buscador

Búsqueda personalizada

martes, 7 de septiembre de 2010

TORTURAS Y MAGNETTO O VICEVERSA







Sorprendidos, indignados, las pruebas nos golpean la cara y la conciencia. Las dudas se evaporan y comprobamos que la dictadura nos dejo un retoño, como ALIEN hacía ferozmente en la película.

El poder económico utilizó a los militares genocidas para el trabajo sucio. Motivo: "negocios"...






    ¿Cómo era el proceso?

    Todo quedó por escrito.

    El general Gallino se reunía con Mitre, Magnetto y Peralta Ramos. Con ellos armaban las preguntas. El Consejo de Guerra Especial Estable número 2, del Comando Zona 1 (a cargo del I Cuerpo de Ejército, con asiento en Palermo, y jurisdicción sobre casi toda la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y La Pampa), les “tomaba declaraciones” a los prevenidos, es decir, interrogaba a los secuestrados (los Graiver y sus empleados).

    Se realizaba una “prevención sumarial”, es decir, un expediente, como resultado del interrogatorio tomado por “el Oficial Superior Preventor” (sí, Gallino). Y ese material, mientras quedaba registrado en el expediente del Ejército Argentino, también era remitido al juzgado que llevara adelante la causa, para blanquearlo –cuando la ocasión se presentara– ante el fuero judicial. En el caso de los Graiver, el operativo de “legalización” lo hizo el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Número 6, a cargo de Hugo Molteni (Secretaría Número 11, Ana Benaventano). [6] Así de ilegal, así de perverso
    ...


El diario Tiempo Argentino accedió a expedientes secretos del Ejército: la burocracia criminal dejó expuesta la trama del despojo a Lidia Papaleo.

La dictadura diseñaba “los interrogatorios” a los detenidos en los campos de exterminio, basándose en las conversaciones con los directores de Clarín, La Nación y La Razón...


    ...El primer documento que publicó Tiempo Argentino, que data del 7 de abril de 1977, lleva la firma del “oficial Superior Preventor Oscar Gallino”.

    El militar estaba a cargo de la “investigación”: un eufemismo para referirse a la sucesión de tormentos que se le practicó a toda la familia Graiver en el circuito Camps. El acta que refrenda revela que, mientras Lidia Papaleo era torturada, Gallino recibía “a los Directores y Asesores letrados de los diarios La Nación, La Razón y Clarín, quienes concurren con motivo de la adquisición del paquete accionario del Grupo ‘Fundador’ de Papel Prensa”.

    Gallino era general de brigada. Un represor salvaje. Desde febrero hasta abril de 1976, había desempeñado el cargo de subdirector del centro clandestino de detención El Tolueno (en la fábrica militar de tolueno sintético) de la zona 4 (Campo de Mayo). Entre sus medallas de combate, se contaba la cacería de los militantes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) que habían intentado copar el Batallón 601 Domingo Viejo Bueno, en Monte Chingolo...
















En este blog le dedicamos mucho tiempo a desmitificar canallas, a desmentir hipócritas, a develar zonzeras...

Algunos periodistas cipayos negaron categóricamente en sus notas que Héctor Magnetto y Clarín, entre otros, tuvieran alguna relación con delitos de lesa humanidad. También lo hicieron políticos opositores y personajes diversos que se han puesto "al servicio de la causa Noble": Defender al Monopolio, aunque pierdan la vergüenza y la dignidad...


LE DOY MI PALABRA: LEUCO MIENTE

JULIO CESAR STRASSERA DERECHO Y HUMANO

RICARDO RECONDO de CLARÍN

RICARDO FASCISTA ROA

ALEJANDRO BOLUDO BORENSZTEIN

MORDISQUITO JOAQUÍN MORALES SOLÁ

CARRIÓ DESCARRIÓ

CÓDIGO ANTIPOLÍTICO

BULLRICH Y GIUDICI

JORGE FONTEVECCHIA


Es sólo un poco de la fauna gorila argentina, infames traidores a la patria, que pudimos analizar desde aquí.

CONTINUARÁ...


Daniel 
Mancuso




No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen