miércoles, 7 de octubre de 2020

NO LLORES POR MÍ, VENEZUELA



«La coherencia es una herramienta política muy poderosa»
Alicia Castro.

Lamentablemente, el gobierno de Alberto Fernández vuelve a faltar a su compromiso con sus votantes. Hay una ruptura paulatina del contrato electoral. ¿Cada vez se parece más al gobierno de Macri?, o en todo caso, se gestiona la crisis en una democracia chueca que hace lo que puede dentro de un capitalismo prolijo que aprieta las clavijas a un gobierno que retrocede. La derecha no afloja. La oligarquía es voraz. 
 
Las señales que da el gobierno nacional no son auspiciosas para el pueblo trabajador. Sus retrocesos en la intervención de la empresa Vicentín, los parches en la economía frente al apriete permanente de la corporación financiera y agroexportadora, las idas y venidas con el Poder Judicial, la persistencia de Presxs Políticxs víctimas de la guerra judicial (Lawfare), la inacción frente a los desmontes, la contaminación con glifosato de millones de hectáreas de campo y poblaciones, los incendios forestales intencionales que arrasan varias provincias... 
 
Hay que torcer el rumbo que viene chueco, hacer que las cosas funcionen en beneficio de todes, corrigiendo los errores y tomando las decisiones políticas a favor de los que siempre perdemos, pero sin movilización popular será difícil, será sólo una entelequia.

Ayer, el gobierno argentino respaldó el informe de Michelle Bachelet que condena "los atropellos a los derechos humanos en la dictadura de Nicolás Maduro", en Venezuela.  
 
Es la misma Michelle Bachelet que no dijo nada de los cientos de ojos arrancados a los manifestantes por los Carabineros de Piñera en Chile. 
 
Es la misma Michelle Bachelet  que nada dijo sobre las muertes a manos de la policía y parapoliciales en Colombia.

Alicia Castro renunció a la embajada en Rusia en medio de una fuerte polémica interna en el Frente de Todos por la postura adoptada por la Cancillería en la ONU. Si al menos Argentina hubiera votado la Abstención, hubiese ganado esa postura y no la condena a Vnezuela. 

 
Por 22 votos a favor, 22 abstenciones y 3 votos en contra se impuso la posición de la mayoría de los países reunidos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y quedó aprobada la resolución que insta a Venezuela a "atender las denuncias sobre las violaciones de derechos humanos" que se equiparan a delitos de lesa humanidad.


la carta completa de Alicia Castro:

Quiero agradecer al gobierno nacional, en especial a nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por haberme honrado con la designación como embajadora en la Federación Rusa. Tenía planificado mi traslado para el mes de abril, pero en marzo, con el Placet concedido por Rusia, inicié el periodo de aislamiento preventivo y obligatorio y formulé mi solicitud formal al Senado de la Nación para que se postergara el tratamiento de mi Pliego en razón de la explosión de la pandemia, que materialmente impide los vuelos a Rusia y a los cinco países en donde tendría concurrencia.

Rusia es un país estratégico en la construcción de un mundo multipolar, y creo que podría servir con lealtad, eficiencia y patriotismo, hasta obtener logros concretos y reconocimiento para nuestro país, como los registrados durante mis diez años como embajadora en la República Bolivariana de Venezuela y ante el Reino Unido. Mi mayor ambición es que Argentina se integre a los BRICS y dar con ello un salto cualitativo, tanto geopolítico como económico y comercial.

Hoy quiero presentar mi renuncia como embajadora, porque no estoy de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores.

El 6 de octubre, en el 45° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el voto de Argentina acompañando la Resolución del Grupo de Lima constituye un dramático giro en nuestra política exterior y no difiere en absoluto de lo que hubiera votado el gobierno de Macri. De hecho, el Grupo de Lima fue creado durante la restauración neoliberal por un grupo de gobiernos de extrema derecha, alentados y financiados por los Estados Unidos con dos objetivos explícitos: Promover un “Cambio de Régimen” en Venezuela -con idéntica matriz de los operados por EE. UU. en Oriente Medio- y desarticular el bloque regional.

En la década pasada tuve el honor de participar - como diputada y como embajadora- del maravilloso proceso de forja de la unidad regional junto a Néstor Kirchner y a Cristina Fernandez de Kirchner y los líderes progresistas de la Región, Hugo Chávez, Lula da Silva, Fidel Castro, Pepe Mujica, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega, unidos en la diversidad. Comprendemos claramente, siguiendo el legado de nuestros libertadores San Martín, Bolívar, Artigas, que la unión de Sudamérica es la clave de nuestra soberanía política e independencia económica. En la UNASUR logramos una institucionalidad supranacional densa y eficaz que logró evitar dos golpes de estado en la Región y luego conformamos la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

Todo se derrumbó con la llegada de Temer, Macri, Bolsonaro, Lenin Moreno, los golpes en Brasil y Bolivia con la manipulación del Lawfare y las operaciones mediáticas. Nadie ha estado más expuesto al linchamiento mediático que el gobierno de Venezuela. 

Es bien conocido cómo orquestan las Agencias Gubernamentales de los Estados Unidos sus planes de Regime Change -con mentiras han justificado sus invasiones militares en Iraq, la destrucción de Libia- y sus pretensiones de injerencia directa en la política latinoamericana. Cabe preguntar por qué al gobierno de los EE. UU. y al Grupo de Lima no les preocupan las flagrantes violaciones de los Derechos Humanos en Chile, en Bolivia, en Brasil, en en Honduras, o en Colombia- donde se han asesinado a 250 líderes sociales firmantes de los Acuerdos de Paz- Acuerdos que también - recuerdo con orgullo- fueron promovidos por Néstor Kirchner, Hugo Chavez y Fidel Castro. Nadie puede ignorar hoy que Venezuela está bajo asedio, sometido a un bloqueo criminal que priva al pueblo de medicinas, alimentos, insumos esenciales. Aportar a intensificar ese asedio es, por lo menos, irresponsable.

Desde el golpe de estado perpetrado contra Hugo Chavez en abril 2002, no han cesado los intentos de golpe, magnicidio, sabotaje, desabastecimiento, acciones organizadas de violencia para promover el caos.

La mayoría de los partidos de la oposición no presentan candidatos a elecciones para no convalidar el triunfo del voto popular, como explicó con pruebas el ex presidente Rodriguez Zapatero desde Caracas cuando fue reelecto Nicolás Maduro en 2018. Como no lograron derrotar a Nicolás Maduro, los EE.UU. fungieron a un presidente “autoproclamado”, Juan Guaidó, quien tiene también el apoyo de varias naciones europeas.

Tenemos en consideración que, en un Frente, no todos pensamos igual. Sabemos que hay entre nosotros dirigentes que siempre estuvieron opuestos al socialismo venezolano -sin haber pisado nunca Venezuela- y hasta alguno que celebró la proclamación de Guaidó.

Pero confiamos en que, independientemente de las preferencias, el gobierno del Frente de Todos iba respetar los principios rectores de No Intervención en los asuntos internos de otros estados, Resolución Pacífica de las Controversias, y el principio consagrado de Igualdad Jurídica de los Estados. La Argentina ha hecho doctrina con estos principios fundantes del Derecho Internacional, la Docrina Drago, la Doctrina Calvo.

Los países de la Unión Europea tienen tanto derecho a inmiscuirse en las elecciones en Venezuela, como a Venezuela le cabe dictaminar en las elecciones francesas.

El anticolonialismo es también, un imperativo ético.

El 6 de octubre en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se votaron dos Resoluciones. La Res. L.55. que subraya la importancia de mantener el diálogo constructivo y la cooperación con Venezuela a fin de “reforzar su capacidad de cumplir las obligaciones que le incumben en materia de derechos humanos”; “expresa preocupación por las noticias relativas a presuntas restricciones al espacio cívico y democrático, incluidas las denuncias de supuestos casos de detención arbitraria, intimidación y difamación de manifestantes, periodistas y defensores de los derechos humanos”; celebra la visita de la Alta Comisionada a la República Bolivariana de Venezuela, que tuvo lugar del 19 al 21 de junio de 2019, y los compromisos acordados con el Gobierno para mejorar la situación de los derechos humanos en el país; exhorta al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a que aplique las recomendaciones recogidas en los informes de la Alta Comisionada presentados al Consejo de Derechos Humanos en sus períodos de sesiones 41º y 44° y pide a la Alta Comisionada que siga colaborando con la República Bolivariana de Venezuela para hacer frente a la situación de los derechos humanos en el país y prestar apoyo sustantivo en forma de asistencia técnica y fomento de la capacidad."

Esta Resolución que promueve y alienta la participación democrática fue votado por varios países, entre otros, México.

Más tarde se puso en consideración la votación de la Res. L.43 promovida por el Grupo Lima.

Esta Resolución, además de condenar enérgicamente a Venezuela, en consonancia con las expresiones de la oposición, promueve la franca injerencia en los asuntos internos. Decide prorrogar por dos años el mandato de una “Misión Internacional Independiente” que fue constituida por tres personas sin representación alguna, designadas por el Grupo de Lima, que se limitó a recibir desde Panamá informes por mail de la oposición venezolana, que nunca fueron constatados. Además, sugiere la consideración de nuevas medidas.

Para mayor muestra de cinismo, expresa preocupación por el tratamiento de la pandemia Covid-19 en Venezuela que, con 30 millones de habitantes, tiene -según datos de la OMS- 80.000 contagiados de Covid-19 y en total 653 muertos, lo que, claramente, muestra un mejor desempeño, seguimiento y cuidado de la salud pública que los países que apoyan la Resolución 43, incluido el nuestro.

Esto demuestra, palmariamente, la falta de rigor de los argumentos expuestos en esta Resolución, que apuntan a demonizar a la República Bolivariana de Venezuela, sus autoridades legítimas y su pueblo, que resisten heroicamente el asedio de los Estados Unidos de América y sus aliados.

Argentina podría haber optado por abstenerse, en todo caso, si no quería comprometerse con ninguna de las dos resoluciones.

Pero en cambio, votó con los países europeos que reconocen al autoproclamado Guaidó como presidente sin un voto, modalidad que pone en riesgo a las democracias de America Latina. Votó junto al Reino Unido, cuando Venezuela ha sido aliada constante y ejemplar de la República Argentina en nuestra lucha por la soberanía en Malvinas. Votó junto al grupo de países latinoamericanos que han seguido a pie juntillas las instrucciones de los Estados Unidos de demoler a Venezuela. Argentina votó con Bolsonaro, con Piñera, con la golpista Añez, con Lenin Moreno y los habilitó como voceros de los Derechos Humanos.

Por lo expuesto, presento mi renuncia como embajadora plenipotenciaria en la Federación Rusa, declino el alto honor y los privilegios que deparan tan alto e importante cargo.

No me voy del Frente de Todos y Todas, al que el Kirchnerismo aportó tanta energía, tantos esfuerzos y la mayoría de los votos. ¡Y construyó con tantos sueños! Recuerdo ahora vívidamente a las masas de jóvenes y viejos militantes felices y conscientes en la histórica Cumbre de Mar del Plata, donde celebramos el rechazo del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), el rotundo éxito protagonizado por los “tres mosqueteros”, como llamó Hugo Chávez a su alianza indestructible con Néstor Kirchner y Lula da Silva.

No podría seguir instrucciones de Cancillería que no comparto y que considero reñidas con el interés de la Nación. Quiero actuar con responsabilidad y transparencia; que nadie se preocupe o perjudique por mis declaraciones, ni conocer preocupaciones en off por los medios de prensa comerciales.

Mi posición y mi ideal de construcción de la Patria Grande es hoy, como fue durante los dos gobiernos Kirchner, y seguirá siendo, firme e inclaudicable. Siempre.

ALICIA CASTRO

 

 



 
 



→ EL LAMENTABLE EDITORIAL DE EDUARDO ALIBERTI SABADO 10-10-2020





Respuesta al editorial del sábado de Eduardo Aliverti 
Por Horacio González
 

El amor por los lugares comunes, en política, puede ser una pasión persistente. Pero suele ser dañosa y contradictoria, además de oportunista. Si tuviéramos una Escuela de Periodismo Radial y necesitáramos dar una clase tanto sobre el uso del clisé desafortunado como sobre el calculado desprecio de los pensamientos que se ofrecen para la discusión, ya sabríamos qué recomendarle a los alumnos. Elegiríamos el editorial del sábado pasado de Eduardo Aliverti, donde condena con sus modulaciones graves y silencios cavernosos, un conjunto de opiniones sobre el voto argentino con relación a los derechos humanos en Venezuela. El conjunto de frases despreciativas y contrahechas que usó revela que escuchó lecciones, revisó manuales, investigó rápidamente a quien quería lisonjear y a quienes deseaba atacar por ser más frágiles, y luego de sentirse protegido, se palpó las municiones que pensaba usar esa mañana radiante de gran editorialista, espíritu fustigante a los imberbes que escapan del redil de sus mayores y “le hacen el juego a la derecha”. Ya comenzó con novedosos conceptos.

Es la tonta frase mil veces empleada por los aprendices de la política que creen estar ya en la superestructura de los genios, pero muestran con insistencia que siguen tan indigentes como el primer día en que pensaron en las consecuencias de toda acción humana. Si fuera por esta opinión perezosa, no diríamos nada. Sería una vez más la aplicación de un esquema de pensamiento mil veces desgastado que alguien puede creer que les gusta a los oyentes por su grado de ostentosa de simplificación. Y más si lo dice con tono solemne alguien que está notablemente enamorado de su voz. Pero tenemos la obligación de no pasar por alto las demás cosas que se dijeron, que entrañan una gravedad inusual en este momento del país, donde nadie puede atribuirse el saber superior de decidir “qué le interesa a la gente”. Esto sí que es asombroso porque el amigo Aliverti se dispuso a dar lecciones de comportamiento político sobre un tema que advirtió que “no le interesaba a nadie”. Lógico, con los problemas que hay, establezcamos prioridades, y como hombre sensato que desea primero asegurar la estabilidad material de la existencia… “doppo filosofare”… ¿por qué va a interesarse entonces en los problemas de Venezuela? Sin embargo, él nos va a hacer el favor de dedicarle unos minutitos preciosos de aire, a este tema tan ínfimo, para brindar sus enseñanzas a unos personajes “flotantes” que de espaldas a la realidad, se entretienen divagando por senderos que la audiencia no desea transitar. Ya sabemos que el conductor radial cuida la salud de la audiencia y sabe siempre lo que ella reclama.

(...) 

 
 


 
 
 
 
 
 
 

jueves, 7 de mayo de 2020

EVITA CUMPLE 101 AÑOS





Hoy más que nunca te necesitamos. 

Hoy, tu pasión, tu energía, tu bronca, son el combustible necesario para no morirnos con el frío neoliberal que nos ataca, nos enferma y nos mata... 

Ay, Evita, los enemigos de la patria nos engañaron con la Revolución de la Alegría, y son tan crueles como los de la Revolución Fusiladora...

El 7 de mayo de 1919 una argentina nacía para cambiar la historia de su patria. Ella no lo supo hasta que el amor la unió a un militar con el que inventaron una pasión que contagió a millones.

Hubo odio, mucho. El odio de entonces es igual al odio de ahora. La envidia, la codicia, la soberbia, se opusieron a la pasión popular, a la felicidad de todos. Ahora también se oponen...

El aluvión zoológico se enamoró e inundó las calles del país con amor de 5 letras resonando las calles, las fábricas.

A veces, la costumbre hace que no valoremos las cosas como se debe. Hoy está calentita la discusión sobre el rol del Estado. Hay resistencias y enojos por la nueva realidad que les pisa los talones a los dinosaurios. Ya se hará rutina, será aceptado y se perderá en la cotidianidad. Cuando las mujeres no podían votar y los hombres eran los únicos que decidían la política, había una mujer que peleaba por los derechos de los más débiles.

Evita puso el corazón y Perón la cabeza. Un tandem indestructible que se enfrentó con la oligarquía y los cipayos de siempre. Hace 7 décadas quieren destruír su ejemplo de lucha y construcción. No lo lograron.


... Soy peronista, entonces, por conciencia nacional, por procedencia popular, por convicción personal y por apasionada solidaridad y gratitud a mi pueblo, vivificado y actuante otra vez por el renacimiento de sus valores espirituales y la capacidad realizadora de su jefe: el general Perón. Mi dignidad de argentina y mi conciencia de ciudadana se sublevó ante una patria vendida, vilipendiada, mendicante ante los mercaderes del templo de las soberanías y entregada año tras año, gobierno tras gobierno, a los apetitos foráneos del capitalismo sin patria y sin bandera.

Mi solidaridad con el pueblo, cuya callada epopeya he sentido en mi carne y he sufrido en mi sensibilidad, reafirma mi peronismo. Porque he vivido los problemas del movimiento, su difícil gestación, su desenvolvimiento y la victoria final de la Revolución y porque he pulsado el amor apasionado que el general Perón alienta por su pueblo y por sus vanguardias descamisadas, es que me he convertido en humilde de esta causa del pueblo, un soldado con una fe inquebrantable en el éxito y con un deseo irrefrenable de quemar mi vida para alumbrar el camino de la liberación popular...



Feliz cumpleaños hermana madre abuela hija bastarda actriz puta compañera montonera mística santa fanática cancerosa amada odiada guerrillera secuestrada admirada patriota repudiada heroína...

hasta la victoria, siempre...


EVITA  PURA  POESÍA


EVITA  NO  RENUNCIA


EVA  PERON  EN  LA  HOGUERA  (RECARGADA)



→ Ciertas corrientes políticas del campo nacional, obsesionadas en su satanización de la pequeño burguesía, suelen ser tan ciegas que no perciben el hecho elemental de que el mejor poema de homenaje a Eva Perón lo escribió una representante intelectual insigne de esa pequeño burguesía demoliberal y, digámoslo, antiperonista por motivos no desechables. Se trata del homenaje a Eva Perón redactado por María Elena Walsh. Resalto el valor que, en ese sentido, tiene el introito prudente que hace a este poema el gran patriota Enrique Oliva. Esperemos que sirva para ablandar ciertos corazones cuya cerrazón antigorila se convierte, en realidad, en herramienta predilecta de la rosca anti…nacional. Por gran poeta, por mujer y por voluntad de acercarse a su pueblo, María Elena Walsh supo descubrir la Eva Perón más verdadera, como nadie lo hizo. Quienes rechazan este poema por el gorilismo de su autora, seguramente hubieran rechazado también a José Hernández porque inició su vida política combatiendo por el exclusivismo porteño contra el interior.



→ Me permito dirigirme a compañeros y compañeras, y a los argentinos todos, para recomendarles muy especialmente la lectura de este poema maravilloso que resume en pocas líneas un sentir colectivo sobre Evita y su perdurable paso histórico en la vida social de nuestro país. Es obra de María Elena Walsh, la poetisa criolla más talentosa de su generación. El envío del compañero Grillo, a quien felicito y agradezco la idea, ha repercutido en París desde donde nos lo ha redistribuido el Dr. Juan Carlos Chachques, médico científico de prestigio internacional. No estoy hablando de política, me refiero a Evita.



Calle Florida, túnel de flores podridas.

Y el pobrerío se quedó sin madre llorando entre faroles sin crespones.

Llorando en cueros, para siempre, solos.

Sombríos machos de corbata negra sufrían rencorosos por decreto y el órgano por Radio del Estado hizo durar a Dios un mes o dos.

Buenos Aires de niebla y de silencio.

El Barrio Norte tras las celosías encargaba a París rayos de sol.

La cola interminable para verla y los que maldecían por si acaso no vayan esos cabecitas negras a bienaventurar a una cualquiera.

Flores podridas para Cleopatra.

Y los grasitas con el corazón rajado, rajado en serio. Huérfanos. Silencio.

Calles de invierno donde nadie pregona El Líder, Democracia, La Razón.

Y Antonio Tormo calla “amémonos”.

Un vendaval de luto obligatorio.

Escarapelas con coágulos negros.

El siglo nunca vio muerte más muerte.

Pobrecitos rubíes, esmeraldas, visones ofrendados por el pueblo, sandalias de oro, sedas virreinales, vacías, arrumbadas en la noche.

Y el odio entre paréntesis, rumiando venganza en sótanos y con picana.

Y el amor y el dolor que eran de veras gimiendo en el cordón de la vereda.

Lágrimas enjuagadas con harapos, Madrecita de los Desamparados.

Silencio, que hasta el tango se murió.

Orden de arriba y lagrimas de abajo.

En plena juventud. No somos nada.

No somos nada más que un gran castigo.

Se pintó la República de negro mientras te maquillaban y enlodaban.

En los altares populares, santa.

Hiena de hielo para los gorilas pero eso sí, solísima en la muerte.

Y el pueblo que lloraba para siempre sin prever tu atroz peregrinaje.

Con mis ojos la vi, no me vendieron esta leyenda, ni me la robaron.

Días de julio del 52 ¿Qué importa donde estaba yo? II No descanses en paz, alza los brazos no para el día del renunciamiento sino para juntarte a las mujeres con tu bandera redentora lavada en pólvora, resucitando.

No sé quién fuiste, pero te jugaste.

Torciste el Riachuelo a Plaza de Mayo, metiste a las mujeres en la historia de prepo, arrebatando los micrófonos, repartiendo venganzas y limosnas.

Bruta como un diamante en un chiquero ¿Quién va a tirarte la última piedra? Quizás un día nos juntemos para invocar tu insólito coraje.

Todas, las contreras, las idólatras, las madres incesantes, las rameras, las que te amaron, las que te maldijeron, las que obedientes tiran hijos a la basura de la guerra, todas las que ahora en el mundo fraternizan sublevándose contra la aniquilación.

Cuando los buitres te dejen tranquila y huyas de las estampas y el ultraje empezaremos a saber quién fuiste.

Con látigo y sumisa, pasiva y compasiva, única reina que tuvimos, loca que arrebató el poder a los soldados.

Cuando juntas las reas y las monjas y las violadas en los teleteatros y las que callan pero no consienten arrebatemos la liberación para no naufragar en espejitos ni bañarnos para los ejecutivos.

Cuando hagamos escándalo y justicia el tiempo habrá pasado en limpio tu prepotencia y tu martirio, hermana.

Tener agallas, como vos tuviste, fanática, leal, desenfrenada en el candor de la beneficencia pero la única que se dio el lujo de coronarse por los sumergidos.

Agallas para hacer de nuevo el mundo.

Tener agallas para gritar basta aunque nos amordacen con cañones.


María Elena Walsh
















NOTA YA PUBLICADA ANTERIORMENTE

Daniel
Mancuso
 

jueves, 7 de noviembre de 2019

INFERNO casi todo







Un día volví a EL INFIERNO.

En agosto 2018, de modo aleatorio, o no, descubrí que “el sitio” donde había estado detenido desaparecido (en 1976, a mis 16 años), era EL INFIERNO, centro clandestino de detención, tortura y exterminio en Avellaneda. Hasta ese momento, jamás me había cuestionado el lugar de mi secuestro, porque estuve encapuchado siempre, porque me faltaban datos para poder encontrarlo. Era un agujero negro de mi pasado.

Una mañana, frente a la compu, leyendo los diarios por internet, llego a un video en You Tube (https://youtu.be/y6Eqr4h-dgw), y cuando la cámara enfoca hacia arriba (minuto 6 más o menos) y muestra las rejas del patio, un enorme escalofrío me atravesó: “yo estuve ahí”. Tengo que ir…

Días después, me acerqué al sitio con mucha ansiedad, me presenté, hablé con el secretario de Derechos Humanos de Avellaneda, Claudio Yacoy… y él me propuso que escribiera una obra como testimonio y homenaje a tantas víctimas de la dictadura genocida. Y estrenar allí, en “El Infierno”.

Durante más de 40 años, el tema de mi secuestro, mi sobrevida y exilio habían quedado guardados en un cajón cerrado de la Memoria. Si bien nunca dejé de militar por los Derechos Humanos (en “Teatro Abierto 1985”, presentamos una obra referida al tema: “COMUNICADO Nº” con mi grupo de Lanús, en sindicatos y escuelas), y participé en las marchas, eventos y foros relacionados con el tema. “Mi caso personal” estaba en el freezer de mi consciencia. 




Fueron momentos arduos de búsqueda y creación junto a Sergio Lobo, en la dirección, para encontrar el modo y los colores de este relato, las imágenes y las emociones para contar el horror y la esperanza de sobrevivirlo. Salió un trabajo bello, pero áspero, lleno de emociones inclaudicables.


Ahora, la alegría de inscribir la obra terminada en ARGENTORES, de estrenarla en el mismo sitio donde sucedieron tan trágicos acontecimientos, de transitar este testimonio artístico, permiten atravesar el duelo personal y social, para poder aportar a la memoria colectiva.










daniel mancuso y sergio lobo




"INFERNO casi todo" es una ceremonia teatral sobre el amor en tiempos de muerte. La obra devela penurias de una generación que soñó felicidades colectivas, y se hunde en las aguas tristes que surcan las masacres de la historia popular.

“Un detenido desaparecido emerge desde el fondo de la tragedia”… Como sobreviviente de un campo de concentración de la dictadura, y como actor, sentí la necesidad estética y ética de homenajear a quienes fueron víctimas del terror, y recuperar la memoria para las nuevas generaciones.


EL INFIERNO: sábado 6-4



El sábado 6 de abril 2019, se estrenó “INFERNO casi todo”, en el Espacio Municipal para la Memoria Ex CCDTyE “El Infierno”, en calle 12 de Octubre 234, Avellaneda, con la presencia de nutrida concurrencia.

En abril, la marcha empezó en Avellaneda, luego, de aquí para allá, como los juglares, de calle en calle y de pueblo en pueblo. Como los cómicos de la legua, recorriendo los sitios olvidados, siempre de camino, con nuestro teatro itinerante, con la Memoria a cuestas...




otras funciones...

















    ▼ "El infierno" como lo llamaban durante la dictadura, fue un centro de detención ubicado en el corazón de Avellaneda. Claudio Yacoy secretario de DDHH nos introduce en la historia de este lugar...






Daniel
Mancuso


domingo, 21 de julio de 2019

DOMINGO CAVALLO






Sin duda, es uno de los hijos de mierda más grandes de la historía política y económica de la Argentina. Pero no el único, lamentablemente. Lo más grave es su impunidad. A través de los años se ha burlado de la "justicia", es decir, de todos nosotres.

Ideólogo de la destrucción de la industria nacional, socializador de la deuda externa privada, inventor de la convertibilidad y el corralito. Empleado y socio de los genocidas, los vendepatria, cipayos y plutócratas.

Causó tanto daño y anda por ahí, repartiendo sonrisas y entrevistas a los medios gorilas. Opina y da consejos cómo si supiera.

¿Le pedirías ayuda a un médico al que se le murieron de causas evitables la mayoría de los pacientes, y mató de hambre al resto?

Hoy tiene 73 años Domingo Felipe Cavallo. Fue director del Banco Central durante la dictadura genocida y ministro de Economía de Menem y De la Rua.

Debería estar preso escribiendo a perpetuidad en un pizarrón de la carcel: "No debo endeudar a mis compatriotas"... "No debo endeudar a mis compatriotas"... "No debo endeudar a mis compatriotas"...


Cavallo en los 90




Domingo Cavallo - Plan de Convertibilidad - 06/04/1991




Crisis 2001: A 10 años del Corralito - 01/12/2011




¿Dónde andará?
¿Seguirá dando conferencias?
¿soplará las velitas con sus nietitos?
Ojalá se indigeste...



LEA TAMBIÉN




Daniel
Mancuso

jueves, 15 de noviembre de 2018

PUERTAS Y CERROJOS









El viento no sopla en el patio del infierno. Ni una simple brisa. No vuela una mosca. Sólo zumba la picana que no descanza. Se para el mundo cuando te ponen una capucha en la cabeza. La noche no tiene fin.  La radio suena... hombres trabajando.

El miedo va y viene como el cerrojo. Con él. Se cierra, se abre. El portón metálico está lejos, entre la atrocidad y nosotres. Carraspea el monstruo que vuelve. Chilla, anuncia nuevas agonías. Desafina un quejido oxidado. El ruido macabro perfora el silencio. Primero temblamos, despues, el terror nos paraliza, los pulmones se detienen, aunque el corazón galopa, el sonido de mi angustia no me deja escuchar quién se acerca. La película se pone en Pausa: prefigurando "Bullet time" antes que las Hermanas Wachowski imaginaran Matrix. Alerta rojo.

El patio tiembla. ¿viene por mí? La zozobra crece con los pasos del verdugo, los murmullos inaudibles, los gemidos sordos, los cuerpos aterrados. Las puertas de los calabozos esperan su turno. La voz del guardia atraviesa la capucha, raspa en medio del insomnio, congela las tripas. Te agarran del brazo, te arrancan del refugio, te llevan a pasear o a morir.

Los relojes se quebraron. No hay días ni noches, solo una lamparita en cada ladrillo de vidrio amarillo sobre la puerta del encierro, que nos pierde. La única salida es el sueño, pero no es fácil encontrarlo, se escapa, huye el muy turro. Pero si lo atrapo, me voy a la vida, al sol que se apagó con mi secuestro. Y si no, canto para adentro...

sol / ese sol / dónde está dónde va / si se pierde / qué colores habrá... / veo a través del grueso muro / ese sol al que espero / creo que vendrá / pero yo... / no espero más... 

Ya no, no me duele nada, lloro en silencio, pienso en mi vieja y lloro. No tengo cuerpo. Soy una mente que vuela. No sé si tengo miedo o estoy resignado. Es un limbo indefinido que me sostiene sin penurias gnoseológicas. A veces rezo el padre nuestro, aunque sé que no existe.

Un día empezamos a hablar de comidas con la flaca que comparte estancia conmigo, me enseñó a hacer torrejas, mientras saboreábamos la leche, el pan y el huevo batido... qué panzada nos dimos, carajo. Fue una brevísima felicidad.

Sorpresa... se abre la puerta, de golpe. No sé si duermo o estoy vivo, una fuerte claridad me arde entre la trama de la arpillera. Tengo hambre. ¿será el almuerzo o la cena? Qué rico está el mate cocido; el pedazo de pan es una delicia. Este mozo es más bueno que el de ayer, parece, me regala otra vuelta, gratis. Es un alivio, cuando comemos no nos submarinan, ni nos gatillan en la cabeza, estamos a salvo por quién sabe cuánto... pero, algo es algo.

Hasta que todo se apaga. Una breve pausa... un estruendo. Empieza la tormenta de puteadas y clamores dolientes. La radio a todo volumen juega a la cinchada con los gritos. Truenan ayes sangrientos. Nadie duerme otra vez...



    * las fotos y video son del Espacio Municipal para La Memoria ex CCDTyE "El Infierno"
       calle 12 de Octubre 234, Avellaneda noviembre 2018







Daniel
Mancuso

domingo, 30 de septiembre de 2018

EL INFIERNO ESTÁ AQUÍ




Recientemente, confirmé que estuve secuestrado en «El Infierno», en la calle 12 de Octubre, de Avellaneda, entre agosto y septiembre de 1976.

Hace años, tuve una charla con Maco Somigliana, del EAAF, y tuve las primeras pistas del chupadero donde me desaparecieron. Ahora, ya no hay dudas.

Tenía 16 años, estudiaba en la ENET nº 1 de Lavallol. Me había denunciado el director Domínguez, porque a pesar de ser el mejor promedio de la escuela, era delegado y reclamaba el boleto estudiantil.

Una patota me levantó en la calle Coronel Beltrán, de Remedios de Escalada, apenas me había bajado del 51 (Expreso Cañuelas), cuando iba a mi casa, al mediodía, a la vuelta de la escuela... Milagrosamente, zafé de la muerte segura. Después, las pirañas asesinas arrasaron y vaciaron mi casa, varias veces durante 1976, 77, 78...







Era una chica flaquita. Un metro setenta, más o menos. Creo, nunca estuvimos de pie en ese lugar. Era difícil, y no nos animábamos. Lo normal era estar tirados, incómodos, ateridos. Me dijo cómo se llamaba pero no me acuerdo. Era de ezeiza, eso sí, y trabajaba en una fábrica. Pero su cara no, no puedo dibujarla en mi mente. La recuerdo así: flaca y asustada, como yo.

Los primeros días casi no hablábamos. Yo desconfiaba de ella y viceversa. ¿Y si es una espía que metieron acá para ver mi comportamiento? ¿para tirarme de la lengua? Pero al pasar el tiempo se hizo improbable la teoría conspirativa y los dos aflojamos, aunque ninguno bajó la guardia. Ella fue más peligrosa: un día tuvo ganas de orinar y me pidió que no mirara, que me diera vuelta. ¿Adónde vas a hacer pis?, le susurré. Acá, no aguanto más. Pero nos vamos a mojar. No me importa, date vuelta o llamo al guardia, amenazó. Y lo hizo. Un gran charco cálido siguiendo las imperfecciones y los declives del piso de cemento iba del fondo hacia la puerta de chapa. Esa noche dormimos bastante mal, de costado, esquivando el pis como pudimos, porque estábamos con las manos atadas a la espalda (yo con mi corbata del colegio, la que llevaba el día que me levantaron) y encapuchados...

No había mucha luz, nunca. Sólo una lamparita del lado de afuera sobre la puerta, encendida día y noche, siempre. La luz pobre que atravezaba débilmente un ladrillo cuadrado, de vidrio traslúcido amarillo, hacía que no supiéramos si era de día o de noche, si era jueves o domingo. Sólo se veía ese maldito cuadrado amarillo que despistaba, que iluminaba poco poco casi nada. O sea que, pronto perdimos la noción de tiempo y espacio. A veces, el silbato de un tren cercano se escuchaba, cada tanto.

¿Dónde estábamos? Ese calabozo de dos metros por uno podría haber sido un bañito pero era nuestra mazmorra y también nuestro refugio. Tenía miedo que me sacaran de allí, porque las veces que salí me llevaron descalzo a una pieza húmeda, con arena en el piso frío, como si estuviera en construcción, con una radio a todo volumen, y desnudo sobre una malla metalica, una especie de elástico de cama vieja, donde me ataron con alambre las muñecas y los tobillos, me hacían cordiales preguntas. Había un tipo "bueno" que me hablaba bajito porque trataba de ayudarme si yo colaboraba, y uno jodido que quería perjudicarme y me gritaba: no, no, noooo... y muy entusiasmado me tapaba la cabeza con una bolsa de plástico. No había COTO, en ese momento, ni Carrefour, tampoco… ¿de dónde sería la bolsa?, y luego una almohada sobre mi rostro, de modo que cuando respiraba se me metía en la boca y me ahogaba. Había algunos más, seguro, pero no los veía, los sentía cerca, sus risas y sus voces, su respiración agitada y su empeño por ser eficientes.

Un día fuimos muchxs. Fue después de esa tormenta grande, cuando de madrugada (supongo que era madrugada), trajeron a cuatro o cinco personas más, mojadas y temerosas. Era agosto o septiembre, era Santa Rosa. Estábamos todxs amuchados, silenciosos, nadie dijo nada, respiraciones agitadas, miedo. Pánico total. Luego de unas horas los vinieron a buscar. Volvimos a quedarnos solos, la flaquita y yo. Volvimos a sentir cierto alivio cuando escuchamos el cerrojo del portón metálico que se cerraba. Algo de paz por otro rato. Algo es algo en esas circunstancias. Una pequeñísima tregua hasta el próximo pico de terror, hasta el próximo cerrojo y la pregunta fatal: ¿ahora me toca a mí?

Y un día se la llevaron. ¿Cómo se llamaba? No volví a verla, ni siquiera cuando aquel domingo nos juntaron a todos en ese patiecito con rejas entre el sol y nosotrxs, adonde daban todos los calabozos. Nos dejaron estar sin capuchas unos minutos. El guardia me dio otro mate cocido y pude meterme en la celda de al lado y ví a una llaga tirada que me sonreía contenedora, cordial. ¿Qué hacés? me dijo. Yo solo sonreí, quizá intentando animarle, curarle las heridas incurables. Pero la flaquita no estaba.

Fuimos muertos sin túnel ni luz blanca al final, vimos la muerte ajena ahogada en llantos apagados por una trompada inesperada. Rehenes de verdugos sin rostro, sólo vi sus zapatos, por debajo de la capucha transpirada de espanto. Aunque, recuerdo... un anillo de oro con un brillante, en una mano criminal que me señalaba. Era un mano de mando, sin duda, seguramente la mano que se llevó a la flaquita...






Espacio Municipal para La Memoria Ex CCDTyE "El Infierno"



En la sede de la Brigada de Investigaciones de Lanús (BIL), situada en la calle 12 de Octubre 234, a dos cuadras de la Av. Mitre al 1100, funcionaba durante la última dictadura cívico militar el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (CCDTyE) “El Infierno”.

Estaba a cargo de la Dirección General de Investigaciones de la Policía de la Pcia. de Buenos Aires, que entonces dirigía el ex Comisario Miguel Etchecolatz, finalmente condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad.

Bruno Trevisán y Jorge Rómulo Ferranti, exjefe y exsubjefe de la Brigada de Investigaciones de Lanús, fueron juzgados por los  delitos de extorsión, privación ilegal de la libertad y aplicación de torturas.

La mayor parte de los detenidos desaparecidos vistos en el CCDTyE eran trabajadores, militantes y delegados gremiales de las empresas Mercedes Benz, Tamet, la Fábrica de Cerámicas, estatales y Saiar.

Al cumplirse el 40º Aniversario del Golpe de Estado Cívico-Militar del 76, el intendente de Avellaneda, Ing. Jorge Ferraresi, inauguró en ese lugar el “Espacio Municipal de la Memoria y Promoción de Derechos Humanos de Avellaneda Ex CCDTyE “El Infierno”: un sitio para la memoria, la cultura y la educación en homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado, que reafirma el compromiso de nuestra ciudad con las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, con el firme propósito que NUNCA MÁS pueda repetirse tanto terror organizado.




CTA de los Trabajadores: 
Transformamos en ex el (CCDTyE) “El Infierno”

El 23 de marzo de 2016, finalmente luego de 6 años de nuestra gestión y de más de 20 años de gestiones anteriores, sumado a los esfuerzos de organizaciones políticas, sociales y defensoras de los Derechos Humanos, se logró desafectar la Dirección Departamental de Inteligencia de la policía bonaerense (DDI – Lomas) que funcionaba en la calle 12 de Octubre Nº 234, en el centro de Avellaneda, donde funcionó el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (CCDTyE) “El Infierno”, durante la dictadura genocida.

En ese lugar inauguraremos el “Espacio Municipal de la Memoria y Promoción de Derechos Humanos de Avellaneda” (ex El Infierno)

Esto fue posible gracias a la decisión política del Intendente Ing. Jorge Ferraresi, ya que para el traslado debió construir un nuevo edificio para esa dependencia policial a un costo aproximado de $12.000.000,- financiado con fondos propios en la calle Venezuela y Onsari.

“El Infierno” fue denominado así por el propio jefe de la Policía bonaerense Ramón Camps durante la dictadura. Desde 1976 hasta 1978, funcionó como centro clandestino en la Brigada de Investigaciones dependiente de la Dirección General de Investigaciones de la Policía de la Pcia. de Buenos Aires, que entonces dirigía el ex Comisario Miguel Etchecolatz. Se estima que pasaron alrededor de 330 personas, entre ellos militantes y delegados gremiales de las empresas Mercedes Benz, Tamet, la Fábrica de Cerámicas, estatales y Saiar. La mayoría continúan desaparecidos.







Sector 134 del Cementerio de Avellaneda





El Cementerio Municipal de Avellaneda, ubicado en Agüero 4040, entre las calles Oyuela y San Lorenzo, fue habilitado en 1876. Para entonces, la zona era un descampado alejado del casco urbano. Con los años se fue agrandando hasta alcanzar las 17 hectáreas que ocupa en la actualidad. Para el año 1976, la zona ya no sería un descampado y el cementerio comenzaría a ser un engranaje del aparato del terrorismo de Estado del denominado Circuito Camps. El lugar fue utilizado para ocultar los cuerpos de los detenidos desaparecidos asesinados en diferentes centros clandestinos y en fusilamientos, disfrazados de enfrentamientos, que se realizaban en distintos lugares del conurbano.

En los primeros meses de 1976 y por orden del intendente de facto de entonces Néstor Sarobe, quien luego fue reemplazado por el coronel Marcelo D´elía, se construyó un muro de tres metros de alto y unos 30 de largo entre el paredón de la calle Oyuela y el cementerio con el objetivo de aislar al sector donde funcionaba la morgue y que no quedara al descubierto las cosas que allí sucederían. El sector se denominó con el número 134. Se colocó un portón que permitía evitar la entrada principal y tener una entrada independiente sobre la misma calle Oyuela. Este sector del cementerio lindaba con los monoblock de Villa Corina, un complejo de viviendas sociales construido en 1974, que albergaba a familias de trabajadores.

El director del cementerio era Alberto Benegas. Ocupó el cargo desde el 5 de mayo de 1976 hasta el 31 de julio de 1978 cuando fue reemplazado por Alfredo Yavico. Las llaves del sector 134-Morgue fueron entregadas al personal de la comisaría 4° de Sarandí y de la Unidad Regional II Brigada de Investigaciones de Lanús con sede en la calle 12 de Octubre 234 de Avellaneda, donde ya funcionaba el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio “El Infierno”.

Con el área, de unos 300 metros cuadrados, aislada y lindera a la morgue, se comenzó la tarea de ocultamiento de las víctimas durante los primeros meses de 1976. Los empleados del cementerio recibían la orden de cavar fosas de 2 metros de ancho, 4 de largo y dos de profundidad que se denominan vaqueras. Las vaqueras eran fosas comunes que eran cavadas durante el día. Según declaraciones de personal del cementerio de Avellaneda, entre 1976 y 1978, las vaqueras se realizaban cada 20 o 25 días. Por la madrugada, camiones policiales y del ejército traían los cuerpos que iban a parar a las vaqueras. Los vehículos entraban de culata por la calle Oyuela.

Para realizar este proceso, tanto el Cementerio como la zona de Villa Corina fueron militarizadas. De noche, cuando se hacían los traslados, los vecinos debían apagar las luces, de lo contrario los militares disparaban contra los edificios. “Había desplazamientos del ejército, de la policía por el barrio controlando las calles Agüero, Centenario Uruguayo, y calles internas de los monoblock. Veíamos operativos, escuchábamos tiros y comenzaban, a los pocos meses del golpe, a entrar camiones dentro del sector de la morgue del Cementerio. Nosotros un par de veces lo pudimos ver”, afirmó en una entrevista Francisco Peralta, vecino de la zona y ex director del cementerio ya en democracia.

En los libros del cementerio quedaron registrados los ingresos de los cuerpos NN, casi todos ellos fusilados en simulacros de enfrentamientos. El procedimiento consistía en sacar de los centros clandestinos de detención del circuito Camps a grupos de detenidos desaparecidos con la excusa de trasladarlos. Ya en la calle, se buscaban lugares más o menos alejados de grandes concentraciones urbanas, se los bajaba de los vehículos en los que eran trasladados y se los asesinaba a balazos. Luego eran ingresados como NN al cementerio y el primer cuerpo del ejército emitía un comunicado donde se daba cuenta del enfrentamiento y la cantidad de “subversivos abatidos” y era publicado sin modificaciones por los medios de comunicación de la época.

Un trabajador municipal que solicitó que no se publicara su nombre contó que muchas veces se escuchaban los quejidos de los fusilados que luego se desangraban en la morgue. “De alguna manera me siento cómplice por no haber hecho nada, pero que podía hacer yo con lo que estaban haciendo, incluso mucho tiempo sentí que me seguían, no sé si lo hacían realmente o era la culpa”, afirmó en una entrevista para este informe.

En 1984, nació el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para investigar los restos humanos que comenzaron a descubrirse en los diferentes cementerios del país y que se suponía pertenecían a los ciudadanos detenidos desaparecidos. El EAAF es una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que desde entonces se dedica a la búsqueda e identificación de los cuerpos sin nombre encontrados como resultado del terrorismo de Estado. Se formó como consecuencia de que la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep) y la organización de las Abuelas de Plaza de Mayo solicitaron la asistencia de Eric Stover, director del Programa de Ciencia y Derechos Humanos de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

La investigación del EAAF determinó tras el trabajo de exhumación que los destinos de las víctimas del terrorismo de Estado fueron esencialmente tres: enterramientos clandestinos como NN en cementerios municipales; enterramientos clandestinos en Centros Clandestinos de Detención o áreas militares y el arrojarlos al Río de la Plata.

El EAAF comenzó en octubre de 1986 a trabajar en el sector 134 del Cementerio de Avellaneda por orden de la justicia para buscar los restos de Rafael Perrota, director del Diario El Cronista Comercial, quien fue secuestrado en la Ciudad de Buenos Aires en julio de 1977. Se trabajo en un área de 2 metros cuadrados. Allí no se encontró el cuerpo de Perrota, pero sí los de otras 11 personas. Lo que se creía era una fosa individual resultó ser una fosa colectiva. Los esqueletos no tenían ropa, no se hallaron restos de cajones, los cadáveres estaban a pocos centímetros de distancia, además, se encontraron 13 proyectiles.

Entre los 11 cadáveres encontrados inicialmente se logró identificar a María Mercedes Hourquebie de Francese, quien tenía 77 años al momento de su secuestro realizado en La Plata el 3 de noviembre de 1977. Fue vista por una detenida desaparecida en el CCD denominado La Cacha y ubicado en ciudad de La Plata.

El EAAF retoma su trabajo en el sector 134 del cementerio Municipal de Avellaneda en junio de 1987. Esta vez por orden judicial, se busca el cuerpo de María Teresa Cerviño. La búsqueda comprende la totalidad del sector 134, alrededor de 300 metros cuadrados. Los trabajos de excavación duran hasta 1992. Los resultados fueron el hallazgo de la fosa común más grande de las halladas hasta el momento.

Se encontraron en total restos de 336 personas (59 mujeres). La mayoría menores de 35 años y con disparos en la cabeza. Los cuerpos estaban distribuidos en 19 vaqueras y 18 fosas individuales del sector 134.

Tras años de trabajos de investigación que continúan hasta la fecha, el EAAF pudo reconocer alrededor de 140 cuerpos de víctimas de la dictadura militar enterrados clandestinamente en la necrópolis de Avellaneda. La gran mayoría de las víctimas reconocidas encontradas habían pasado por los Centros Clandestinos de Detención El Vesubio, Brigada Güemes y el Pozo de Banfield, que dependían del Regimiento III de La Tablada. El Sector 134 fue declarado sitio de memoria por parte de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.






MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Por iniciativa de FEDEFAM (Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos) el 30 de agosto se conmemora el Día Internacional del Detenido Desaparecido.

Esta fecha constituye un aporte al fortalecimiento de la conciencia mundial sobre la persistencia de la práctica de la desaparición forzada de personas -catalogado como crimen de lesa humanidad por la OEA y la ONU. Se inscribe, asimismo, en el trabajo que los organismos de derechos humanos realizan para influir en las políticas publicas nacionales e internacionales con el objetivo de prevenir toda forma de autoritarismo y consolidar la vigencia de los derechos y libertades.





En el marco del Encuentro Provincial por los DDHH, en Avellaneda , Claudio Yacoy, secretario de Derechos Humanos del municipio de Avellaneda, presenta el Espacio Municipal para la Memoria ex-CCDTyE "EL INFIERNO" a lxs mas de 200 participantes del encuentro que propicia la conformación de la RED PROVINCIAL POR LOS DDHH.



El 23 de marzo de 2016, se logró desafectar la Dirección Departamental de Inteligencia de la policía bonaerense (DDI – Lomas) en pleno centro de Avellaneda, 12 de Octubre 234.

En ese espacio funcionó el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (CCDTyE) “El Infierno” durante la dictadura genocida, y el gobierno municipal actual lo transformó en el “Espacio Municipal de la Memoria y Promoción de Derechos Humanos de Avellaneda” (ex El Infierno).



daniel
mancuso





jueves, 13 de septiembre de 2018

El CARNICERO de Zárate






Entraron a la carnicería. Ese 13 de septiembre de 2016 era martes. Le robaron 5.000 pesos. Se escaparon en moto. El tipo los corrió con el auto, los alcanzó y les pasó por encima. Alteño se tiró de la moto y huyó. González, que conducía, quedó tirado. Los vecinos lo rodearon y lo patearon en el suelo. Murió horas después.

Oyarzún dice que no es justiciero, que es un trabajador, que sólo quiere recuperar su carnicería. "Confío en la Justicia. Lo que pasó yo no lo quise hacer. Les pido que me dejen disfrutar de mi hija y trabajar. Es lo único que quiero".

Llegó el juicio. Será el odio que inculcan día a día el que produce oraciones del tipo: “Los delincuentes no sirven, hay que ponerlos a todos en una bolsa y tirarlos a la basura”. No hay arrepentimiento. “Si me condenan acá, me van a condenar con la frente en alto, como un trabajador y un padre de familia, nunca como un delincuente”.

¿Tas seguro, "Billy"? ¿En qué pensás que te convertiste al matar a Brian? ¿Por qué lo increpaste y le pegaste cuando, al costado del auto, moribundo en el suelo, no podía defenderse?

Hoy, fue declarado inocente del crimen de González, por un jurado popular. Consideraron que se defendió legítimamente de una agresión ilegítima y que, por lo tanto, no debe recibir sanción alguna.

El derecho a la Propiedad sobre el derecho a la vida. "Justicia por mano propia", dicen. ¿Justicia? ¿Matar?

Siguiendo la lógica del carnicero, debiéramos ir con nuestros autos a Balcarce 50, un día que haya reunión de Gabinete ("...porque el art. 34 del Código Penal habla de legítima defensa de la persona y de los derechos. O sea que también protege al derecho de propiedad. Y una interpretación extensiva del instituto, lleva a la posibilidad no sólo de repeler al agresor sino de perseguirlo y reducirlo. No lo digo yo, es la interpretación que efectuó el jurado al absolver al carnicero...")

No importa, hoy sos un héroe, a pesar de todo. El odio ganó otra vez. La grieta es enorme. Los envenenadores se frotan las manos. Patricia y Mauricio, entre otros, festajan el éxito de la doctrina Chocobar.

Fueron 12 vecinos de Zárate y Campana, los integrantes del jurado que consideró que Oyarzún actuó en legítima defensa. Y lo absolvieron. “Yo sabía que era inocente”.

No, Billy. Te absolvieron, no sos inocente.

Alteño  fue atrapado tiempo después. Fue condenado a 6 años de prisión por el asalto. Oyarzún mató y está libre. Ni siquiera un insignificante Probation, para reparar algo del daño ocasionado. Algo huele mal en Argentina. El dólar a 40 no es lo peor que nos pasa.   

¡Es  el odio, estúpido!









Daniel
Mancuso

miércoles, 5 de septiembre de 2018

SAQUEO









Estxs tipxs vinieron a hacer lo que están haciendo. No hay un sólo error. Desde arriba diseñaron un plan para todo el continente suramericano. Tenemos que ser el granero, la fuente de agua, la mina de litio del imperio. Tenemos que perder todos los derechos conquistados y volver a principios del siglo XX. Hay un plan sistemático, como el de la dictadura pero sin verdes a la vista, ahora son gerentes, ceos, mercachifles.

Instrucciones a jueces corruptos para que persigan a opositores. Los medios masivos de confusión son el ejército comunicacional que hipnotiza y miente. La democracia es una farsa que inventó el capitalismo para explotar a la población engañada. Las instituciones son el reaseguro de la rapiña organizada. En tu cara se roban miles de millones de dólares que pagarán tus hijos y nietos.

Vos creíste que podías comprar televisores y celulares e irte de vacaciones. Después, creíste que podías comer e ir a la escuela. Te equivocaste, che. Y si te quejás te reprimen, te encarcelan, te desaparecen, o te matan. Milagro Sala, Santiago Maldonado (28), Rafael Nahuel (22), Ismael Ramírez (13), y siguen los nombres... la vida (de los pobres) no vale nada.

Ante la desesperanza del hambre, enferma la falta de trabajo, vuelan los precios, el presente cae a las alcantarillas, suben a su nube de privilegios los ricos cada vez más ricos. No hay futuro.

Si en las películas Robin Hood genera empatía, ¿por qué los pobres que van a pedir comida a un supermercado son delincuentes?

Hoy, "lagente" está avivada. Palpita al héroe arquetípico que combatía la injusticia, pero odia a sus compatriotas marginados. El inglés de la colección de libritos amarillos de aventuras, era defensor de los pobres y oprimidos, que luchaba contra el yerif de Nottingham y el príncipe Juan sin Tierra, que utilizaban esbirros para acaparar ilegítimamente las riquezas de los campesinos (y de los nobles que se les oponían). Acá, los únicos justicieros son los muchachos de patricia bullrich luro pueyrredón.

Cuenta la leyenda que el pequeño Mauricio sufría los desplantes de Lady Marian al Príncipe Juan, y gozaba los incendios de las aldeas, frente al televisor en blanco y negro.

Hoy, "lagente" no come vidrio. Los harapientos del Bosque de Sherwood, idealizados, no están en la grieta; los pobres nuestros hieden sin pausa, son despreciables, choriplaneros, vagos y malentretenidos. Por acá, no es pa todos la cobija.

¿En qué termina esto?, ¿quién sabe? La triste certeza es que habrá más penas en nuestro pueblo, y olvido en gran parte de lxs idiotas que caminan a nuestro lado.





Daniel
Mancuso



buscador

Búsqueda personalizada

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de mierda mal nacidos

hijos de mierda mal nacidos