buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 25 de noviembre de 2011

¿SOMOS TODOS?





Desde hace mucho tiempo, algunos pocos argentinos están acostumbrados a hacer lo que se les da la gana. La dictadura y la década infame de los 90 nos enfermaron de neoliberalismo, y un puñado de canallas hizo mucha plata mientras la gran mayoría se empobrecía. Fue a partir del 2003, cuando la intervención del Estado puso límites a la voracidad empresarial, financiera, corporativa, que la cosa empezó a cambiar. No se ha terminado la tarea pero se ha avanzado bastante, a pesar de las resistencias y las campañas sucias. Todavía se intenta discutir sobre el Estado o las privatizaciones, porque la batalla contra Aerolíneas esconde el interés perverso de los que quieren quedarse con la empresa, con el negocio de la aeronavegación, y derrotar así, simbólicamente, al Estado, para que todos pensemos que es mal administrador, que no sirve, que pierde plata, que mejor es que pase a manos privadas.

Frente al empuje de la derecha europea, y el virus reaccionario establecido en las playas porteñas, algunos nostálgicos vernáculos creen que es posible derrotar al populismo kirchnerista, y sueñan con retrotaernos a los tiempos del rey mercado.



Para Clarín, hoy, son más importante los dichos de Ricardo Cirielli, titular del APTA (Asociación del Personal Aeronáutico), que el discurso de Cristina:

«Me sorprendió el discurso por el grado de agresividad de quien dice que no hay que confrontar. Nos quitan la personería gremial, hay controladores que no pueden ingresar a trabajar, nos agreden al decir que la culpa es de los trabajadores y no se hacen cargo, hay una falta absoluta de gestión con conocimiento de aviación», detalló el gremialista.


Dice Fernando Laborda, en La Nación: «... Habrá quienes rescatarán que, por primera vez, la Presidenta mencionó la inflación. Pero el mensaje de fondo estuvo distante de esa variable. La gran señal de su discurso no pasó por anuncios de políticas, sino por la confirmación de un estilo centralizado en la toma de decisiones; de un poder que dirá quién puede importar y quién no, quién puede comprar dólares y quién no, quién puede seguir recibiendo subsidios y quién no, y hasta cuáles gremios pueden acordar aumentos salariales superiores al 25% y cuáles no. La victoria electoral garantiza la discrecionalidad».

¿Qué quieren los patrones de Laborda? ¿quieren volver a los 90, especular con el dólar, presionar gobiernos, imponer decisiones de Estado, manejar la económía y el rumbo del país?

Sí.

Les molesta la autoridad y decisión política de la Presidenta, la sensibilidad social y personal, la manera que tiene para desentrañar las mentiras instaladas desde los medios desestabilizadores, el lugar que ofrece a la juventud, el sentido de la marcha hacia el futuro.

¿Por qué no se juntan Magnetto y Mitre y fundan un partido político?, porque los candidatos opositores que eligieron para octubre no anduvieron. Entonces a cara descubierta, que digan lo que esconden en cada crítica, en cada titular malintencionado, en cada campaña sucia.

Nosotros votamos junto a los 12 millones de argentinos que queremos otro país, por más inclusión, más trabajo y producción, más presencia del Estado y muchas voces que expresen a la mayoría del pueblo argentino (a los 40 millones menos un par de miles de hijos de puta). Por eso, escuchar a nuestra Presidenta es un placer, una y cien veces...








CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE PUESTA EN MARCHA DE UN REMOZADO HANGAR DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS, AEROPARQUE METROPOLITANO “JORGE NEWBERY”, CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES (jueves 24/11/2011)...
    Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; yo también los quiero mucho a todos: pedí expresamente que se transmitiera esta parte de lo que fue aquel acto, en donde el Estado argentino, a través de su Presidenta, decidía recuperar la línea de bandera por varias razones: la primera, porque tal vez ustedes no recuerden la fecha, pero ese día fue 21 de julio del 2008, hacía apenas cuatro días que la crisis más fuerte que se había sufrido en la República Argentina en muchas décadas y especialmente en mi gobierno culminó con el voto no positivo del vicepresidente de la República. No, no, no, lo digo simplemente para qué midamos el cuadro de situación, el momento político e histórico en que esta decisión fue tomada. Tal vez en el momento más difícil de todo el gobierno, que comencé el 10 de diciembre del año 2007; lo digo también porque por ahí cuando uno escucha que no se pueden hacer cargo de un subte, administrado por una empresa nacional, solvente, con un solo gremio, en una situación económica y social sustancialmente diferente.

    Quiero recordarle a todos los argentinos – y especialmente a quienes tienen responsabilidades sindicales e institucionales – que esta Presidenta se hizo cargo de esta compañía en nombre de todos los argentinos en ese momento: quebrada, vaciada, sin aviones, dejada de la mano de quienes la habían quebrado, con el desempeño también de seis sindicatos en su interior. Es complicado también conducir cualquier empresa con seis sindicatos. Esto me lo puede entender cualquier empresario que normalmente tiene uno o dos; acá tenemos seis agrupaciones sindicales, con las cuales hay que articular intereses y al mismo tiempo articular entre ellas y en un momento económico también difícil: el mundo se caía a pedazos, ya había comenzado lo que iba a culminar en la crisis de Wall Street y sin embargo, tomamos la decisión, sin echarle la culpa a nadie y nos hicimos cargo como nos hemos hecho cargo de todos y cada uno de los problemas de los argentinos, los hubiera ocasionado quién los hubiera ocasionado (Aplausos).

    En ese acto -la verdad que pese a que estaba muy seria, todavía tenía cara de felicidad- es increíble cómo cambia la cara de la gente cuando le pasan cosas dolorosas en la vida, pero bueno acá estamos. (Aplausos). En ese momento tuve el compromiso, como presidenta y pedí también un compromiso a los trabajadores de la línea. ¿Cuál era el compromiso que teníamos que tener desde el Estado? Volver a reconstruir una línea aérea desvastada, con inversiones, con decisiones.

    Hoy aquí estamos inaugurando el hangar para los nuevos 20 aviones Embraer, que adquirió esta administración y que convirtió… (Aplausos y cánticos). No, no, no, si la cuestión no es enfrentarlo a nadie, la cuestión es convencerlos de que trabajen, nada más que eso. (Aplausos). No hay que pelear, no hay que confrontar, hay que persuadirlos de que tienen que trabajar todos los días para levantar cada día más la línea. (Aplausos).

    Y aquí estamos inaugurando este moderno hangar, que en su fase cuatro, estamos inaugurando la fase tres, pone 5 millones de pesos, junto a otras importantes inversiones, que no quiero pasar por alto porque son demasiado importantes y además porque son las que ponen la gente, es la plata de los argentinos, de la cual yo soy simplemente su administradora.

    Desde la recuperación de la línea de banderas, además de este hangar y del que estamos construyendo, en Ezeiza, primera construcción que se hace porque desde el año 1949 fue Perón el último que construyó hangares para Aerolíneas Argentinas (Aplausos). Es increíble pero cada vez que estoy en alguna actividad y llegó y digo: “desde el año tal era la última vez que lo hizo Perón”, y bueno ahora estamos haciéndolo nosotros. No es que me crea Perón, por favor, no quiero ningún titular extraño mañana, no, por favor. Es simplemente reflejar el tramo histórico de dejadez y decadencia que tuvo el Estado argentino, desde aquella época hasta ahora y todo lo que hemos recuperado.

    Yo quiero leerles a ustedes las inversiones: 20 aviones Embraer, que nos colocan con la flota de línea de bandera más moderna de toda Latinoamérica, por un valor de 700 millones de dólares; dos Boeing 737700, por 80 millones de dólares; equipos de rampas, por 10 millones y medio de dólares; sistemas y hardware por 18 millones de dólares; material aeronáutico y reparaciones por 515 millones de dólares; vehículo por 400.000 dólares; herramienta por 10 millones de dólares; instrucción de pilotos por 89 millones de dólares; uniformes por 1.173.000 dólares; proyecto de ingeniería de nuevo hangar de 1 millón de dólares; obras y remodelaciones por 4 millones de dólares; simulador, volvimos a tener un simulador, de los simuladores que supo ser un modelo Aerolíneas Argentinas nos habían dejado sin ninguno de ellos, se los llevaron todos. Compramos uno en 23 millones de dólares; la inversión a la fecha ha sido de 1.453 millones de dólares en equipamiento solamente (Aplausos).

    Pero además, también, esta línea que en aquel momento cuando me fueron a ver, más de 9,600 trabajadores pensaron que podían quedar en la calle no solamente conservaron su puesto de trabajo, sino que además incorporamos nuevos trabajadores. Hay un 8 % más de trabajadores y un 40% más de productividad en la línea. (Aplausos). Pero como además creemos que la competitividad no puede estar reñida con la dignidad de los trabajadores, sino que al contrario, es absolutamente complementaria subimos salarios a cada uno de los seis gremios. Y voy a decirlo para que lo sepan todos los argentinos, porque esto también es dinero de los argentinos y no está incluido en aquellos casi 1.500 millones de dólares de inversión.

    El salario promedio de un trabajador de APA, los que llevan maletas, los que atienden el check in, los que por ahí son agredidos, o porque hay cenizas, o porque algún piloto se lo ocurrió no volar, o porque algún técnico… Claro, siempre es así en la política: los que están al frente y ponen la cara son los que reciben los golpes; los que hacen las cosas de atrás, bueno a eso nunca les pasa nada. (Aplausos). Un trabajador de APA, en marzo del 2008 voy a hablar del salario promedio - percibía 3.681 pesos, hoy están percibiendo salario promedio de 11.500 pesos; un trabajador de APTA, que es el servicio técnico, de promedio - en marzo del 2008 - estaba recibiendo 5.300 pesos, hoy están en 16.680 pesos; un trabajador de UPSA, que es el tercer gremio de personal jerárquico que, en marzo percibía promedio, 6.136 pesos, hoy gana promedio 21.000 pesos; un trabajador de servicio de abordo, que en promedio percibía, en marzo 2008, 4.800 pesos, lo percibía porque además se lo pagaba el Estado porque Marsans no pagaba nada tampoco en un momento, era el propio Estado el que estaba pagando salarios y combustibles, hoy está en un promedio de 12.760 pesos; APLA , que agrupa a los pilotos de Aerolíneas Argentinas, que percibía, en aquel momento aproximadamente, de salario promedio 15.800 pesos, hoy están percibiendo 37.800 pesos; UALA, que acaba de recibir su personería gremial y felicitamos también a los trabajadores que han recibido su personería gremial, pasó de 12.400 pesos, que ganaban en este momento, están en aproximadamente 38.000 pesos, lo mismo más o menos que los otros pilotos.

    Digo todo esto porque duele que te cuenten - como el otro día me contaba a alguien que viajó, no me acuerdo si me dijo en United o en American, que como no habían podido subir al catering - en esto no tenían que ver ustedes – tenía que ver otro bloqueo en otro lado, el piloto dijo por altavoz a todo los pasajeros que la culpa de que no le dieran comida era del Estado argentino. Sentí mucha vergüenza como Argentina y también un poquito de desilusión ante tanta poca correspondencia por lo que hemos logrado y han recibido, en estos ocho años de Gobierno. Nadie pretende recibir las gracias, simplemente que defiendan lo que es de ustedes porque el día a que esto se acabe a los primero que se llevan puestos es a los trabajadores argentinos, que se notifiquen todos de una vez por todas. (Aplausos). Yo voy a seguir viviendo y comiendo pero se van a llevar puesto a los trabajadores (Aplausos).

    No son los únicos logros que hemos hecho, yo debo felicitar a la conducción de Aerolíneas, al ministerio de Planificación por cómo hemos aumentado las frecuencias de vuelo - por ejemplo - de la cual la más importante ha sido la frecuencia de vuelo interno, en la República Argentina. Ha aumentado un 36%, que significa conectar a nuestros compatriotas, que estaban desconectados. (Aplausos). Quiero felicitarlos porque a pesar de que la Aerolínea sigue siendo deficitaria -como lo son, además, la mayoría de las aerolíneas del mundo- han hecho una reducción más que notable de ese déficit, al año 2010, del 48%.

    También con la incorporación de nuevos vuelos y líneas, como los vuelos federales, que han conectado todo el sector turístico. Una iniciativa también del ministro de Turismo, que trabajar articuladamente con la empresa y con Planificación, para lograr que esta empresa de servicio para los argentinos también sea una empresa que nos genere ingreso de divisas porque transporta turistas, que vienen a conocer la Argentina y a gastar su dinero también acá, en la Argentina, generando trabajo para millones y millones de argentinos. (Aplausos).

    El turismo representa casi el 7% de su PBI, pero yo sería injusta si no reconociera que estoy ante la inmensa mayoría trabajadores que colaboran todos los días y se rompen el alma para que todas las cosas salgan bien. Para ellos mi agradecimiento; para los que todavía no entendieron mi pedido, como Presidenta de la República, ese señor que está sentado ahí y que se llama Mariano Recalde no lo puso el Espíritu Santo, lo nombró esta Presidenta. (Aplausos). Además, el plan que fuera presentado la semana pasada - si mal no recuerdo - el lunes, por el señor ministro de Planificación, junto al ministro de Trabajo, junto al ministro de Turismo fue elaborado y me fue consultado, paso por paso, en Olivos, antes de ser anunciado. Que nadie confunda a nadie: la que decida es esta Presidenta por mandato popular (Aplausos).

    Y también quiero hablar, porque no sería sincera si no lo hiciera, de que yo tengo aquí los informes, que me mandaba Julio Alak, cuando fuera primero director, por Marsans, cuando luego le tocó presidir en Aerolíneas, las cosas que hemos visto en los últimos tiempos, lo que yo denomino boicots encubiertos, porque no son acciones declaradas y abiertas, sino que son vuelos que no salen, vuelos que se cancelan, vuelos que se caen. Vienen desde la época de Marsans, pero con Marsans se entendía, ahora hacer lo mismo que se hacía en aquella época, donde se vaciaba la empresa, hacerlo ahora con un Gobierno votado democráticamente, que recuperó la línea de bandera. ¿Saben qué siento? Que esa frase, que todos me repetía monocordemente: “Aerolíneas somos todos”, ahora parece que Aerolíneas son unos pocos y la verdad es que yo no quiero que sea así. Yo quiero que Aerolínea sea de los 40 millones de argentinos. (Aplausos).

    Leí acá - y para ponerle un poco de humor, porque si no entre el dolor y las cosas que a uno le pasan, te terminan haciendo mal las cosas - entonces para ponerle un poco de humor estaba releyendo algunos informes de la época de Marsans, donde por ejemplo… ¿Se acuerdan, el otro día, que en el subte había ocurrido un problema de tendinitis? Bueno, acá parece ser que en mayo del año 2008, no hubo un problema de tendinitis, sino de colitis. Sí, sí, así como se escucha, con vuelos que quedaron colgados en Roma, en Auckland y todos lugares en donde los médicos no podían constatar el estado de esa simultaneidad de colitis. Perdónenme es más elegante la tendinitis – confieso -, pero bueno el informe decía colitis.

    Más tarde, ya durante la gestión de Julio Alak, fue un problema también en mayo del 2009, parece que es cíclico: decidieron cancelar 14 vuelos de destinos de exterior e interior porque los pilotos adujeron vibraciones en los flaps. Los principales destinos perjudicados fueron Madrid, Auckland, y en cabotaje Río Gallegos, Calafate, Tucumán y Salta, entre otros. Una digresión, si se me permite. Aguante Santa Cruz, ni te imaginás lo que aguanta Santa Cruz, sabes qué, las que habremos aguantado. (Aplausos).

    Charlando con Mariano me decía que recurrentemente en los vuelos del interior, el vuelo que más problemas tiene siempre es el de Río Gallegos. ¿Qué raro, será por Néstor, será por mí? Y el de Calafate también, dificultades que por allí te dejan plantada a toda la gente y la tripulación, sin contar el último conflicto, 7 días después que él se fuera, creo que fue acá o en Ezeiza ¿dónde fue Mariano? En Ezeiza, por problemas intersindicales, tal cual yo les decía que no teníamos que hacer, allá en el año 2008, que terminaron en una comisaría con todo los pasajeros arriba del avión, en medio de la pista, y con un escándalo sin precedentes, a sólo siete días, de lo que nos había pasado, por lo menos a mí y yo creo que a buena parte de los argentinos.

    Estas cosas de boicot encubierto, como por ejemplo, que tardó cinco minutos y entonces como no vino la nueva tripulación se cancela el viaje, y que nos hace perder no solamente millones de dólares; el último conflicto nos hizo perder 20 millones de dólares, calculados a estándar internacional. ¿Por qué? Porque no solamente es el dinero que uno tiene que devolver de los pasajes, no solamente son los hoteles, la comida y los transfers, que hay que hacer de cada uno de los pasajeros, que se queda sin el servicio, ahí también se calcula internacionalmente la pérdida de prestigio de una compañía, cuyo deber es llegar a punto, el día y en la hora, que le dijo al cliente, que pagó su pasaje. Tal cual se los decía, en el año 2008, lo vuelvo a repetir hoy.

    Por eso les pido a todos el máximo de colaboración ¿porque saben qué? Esta Presidenta no es eterna, ni lo quiere ser además, ni pretende serlo. No sea cosa que en algún momento en lugar de Doña Rosa venga alguna Doña Elena y piense que entonces el Estado es muy mal gestionador y la historia termine como empezó. Somos - como decía el otro día, en la Unión Industrial Argentina, donde hicieron un gráfico del péndulo- Yo la verdad que está lindo lo del péndulo, pero yo me animaría a decir que más que el péndulo somos los que tropezamos una, dos y tres veces, muchas veces con la misma piedra.

    Por eso quería venir hoy aquí, también porque algunas manifestaciones que escuché, acerca de la juventud, de los jóvenes pareciera ser un pecado tener menos de 40 años. No sé si hablan desde la envidia, aquellos que tienen más de 50 ó 60, o habla simplemente con las rémoras del pasado, frente a jóvenes que han logrado que nos volvamos a incorporar a IATA, a Sky Team, que nos han vuelto a poner de vuelta como una línea de bandera digna de ser tomada. Pero, además - creo que hasta de chiquilines los trataron - hasta hace poco si uno era piloto de un vuelo, o de una línea no podía volar en la otra, algo así como: “no te dejo volar en mi avioncito porque sos del otro avioncito”. (Aplausos). Díganme, eso no es de jóvenes, eso casi le diría que es de niños, de infantes, como cuando nos peleábamos y el gordito se llevaba la pelota a la casa para que no jugara el resto… ni siquiera de jóvenes.

    Por eso quiero dejar en claro la necesidad de abordar estas cuestiones es una decisión política nacional. Y ustedes dirán: “¿y por qué no antes” Y esto lo sabe Julio muy bien, y lo sabe Mariano porque era un permanente negociar para que no cayera el vuelo, para que no se nos juntará la gente en Ezeiza e hiciera escándalo. ¿Por qué? Porque siempre privilegiábamos, primero, al usuario, que no tuviera problemas a costa de muchas cosas. Cuando yo escuchaba y escuché declaraciones que los vuelos está mal programados, cuando quien programaba los vuelos eran precisamente los que los boicoteaban; cuando decían que la operación estaba mal hecha y los que gerenciaban la operación habían sido puestos por ellos mismos, realmente me pareció ya más que una falta de cooperación, un ejercicio de cinismo inadmisible, en una Argentina que tiene que servirle a los 40 millones de habitantes y no a un puñado, que se cree con privilegios sobre los demás. (Aplausos).

    Yo quiero decirles – finalmente - que quiero que reflexionen porque no podemos seguir… seguramente este fin de semana largo ¿se romperá algo, Mariano? ¿A algún piloto le volverá a agarrar colitis o algo? Espero que no porque es un fin de semana que la gente piensa viajar, disfrutar y si no que acá me apunten. Claro es increíble, pero cuando yo escuchó. “No puedo hacerme cargo del subte por esto; no puedo porque tengo tendinitis o colitis”. Y yo – queridos - se me murió mi compañero de toda la vida; tenía los dos hijos hechos pelotas, por no decir otra cosa, y tuve que hacerme cargo de la Argentina y salí a trabajar poniendo el hombro todo el día, como no quieren… (Aplausos).

    Yo quiero decirles que muchas veces siento que no me da el cuerpo, muchas veo a mis hijos mal, y sin embargo, tengo que salir y poner la mejor sonrisa y dar esperanzas e ilusiones y expectativas a todos los argentinos. Porque es lo que los argentinos esperan de su Presidente; entonces cuando veo que alguien aduce que. “No, aquél me corresponde a mí; aquél te corresponde a vos, o no, tengo tendinitis”, me siento casi estúpida, pero no, yo se que en el fondo, en algún lugar y en algún tiempo estas cosas se reconocerán. (Aplausos). Y yo creo, sinceramente, porque aspiro a que todos los argentinos puedan vivir un poco mejor y sean felices, aún a aquellos a los que no pasan cosas feas o desgraciadas, porque no soy la única a la que le pasó lo que le pasó, le pasó a muchos más, pero ese por ahí tiene la oportunidad de por allí quedarse en su casa y no salir durante diez, quince o veinte días o un año. Yo ni eso pude hacer, yo tuve que salir a poner el hombro, la cara y todo lo que tengo, y voy a seguir haciéndolo, porque creo en eso. (Aplausos). Pero por sobre todas las cosas lo veo como el verdadero homenaje que le puedo hacer a él, el mejor homenaje, que cualquiera que se siente identificado con este proyecto nacional y popular puede hacerle a ese gran hombre, que fue Néstor Kirchner, es trabajar y cooperar con la imagen del país, con la imagen de sus empresas, con la imagen del Estado (Aplausos).

    Quiero felicitar también, para poner un poco de alegría, sé que designó un nuevo gerente de Operaciones, al señor Fallolany, ¿dónde está para que pueda verlo? (Aplausos). Está de civil, pero es viejo piloto de Aerolíneas, 33 años metidos acá adentro, está bueno porque esa experiencia y es amor también por la empresa. Felicitaciones. (Aplausos)

    Y quiero decirles – finalmente- a ustedes y todos los argentinos, porque perdonen, pero yo me siento también con obligaciones no solamente con Aerolíneas, sino con el resto de los argentinos, quiero que sepan, porque las cifras son claras; las políticas son concretas, quiero que sepa cada argentino que viaja en Aerolíneas, que decide viajar en Aerolíneas que el Estado argentino, que él que a lo mejor gana menos que el que va comandando el vuelo y que va haciendo un servicio, quiero que sepa que el Estado ha puesto todo lo que podía poner, que son políticas y dinero, porque estas son inversiones, incorporación de personal para hacer mejor la prestación, para hacer mejor la operación y si hay algún problema - en buenos modos, porque yo no creo ni en las agresiones, ni en la violencia, que tanto enferma el mundo y que tanto no se enfermó, durante años a nosotros - que de buenos modos le pida a ese hombre o a esa mujer que él es igual que él: un trabajador, o un comerciante, o un empresario, que quiere viajar y que quiere que la Argentina sea grande, y que él también colabora para que esta Argentina y esta Aerolínea sea grande, sino lo quieren hacer por esta Presidenta, si no lo quieren hacer por él, háganlo por sus compatriotas, por los 40 millones de argentinos, y sobre todo, por aquellos que nunca vieron un avión de cerca, y sin embargo pagan sus impuestos y sus cosas, y tal vez nunca vuelen en la Argentina, háganlo por ellos. (Aplausos).

    Esta Presidenta no necesita declaraciones ni de apoyo, ni de amor, estoy vieja para declaraciones de amor, y el apoyo que yo quiero es el apoyo del trabajo. Trabajen, den todo lo mejor de sí para que Aerolíneas sea lo que me dijeron todos ustedes, aquel el 21 de julio del 2008, en la Casa Rosada, en el Salón Blanco, que Aerolíneas Argentinas somos todos, demuéstrennos –a los argentinos- que Aerolíneas Argentinas somos todos.

    Muchas gracias.




Daniel Mancuso

1 comentario:

Anónimo dijo...

Recuperar nuestra aerolínea de bandera es otra de las reivindicaciones logradas con el actual gobierno. Y el rescate de hace 3 años fue al compás y en auxilio del clamor de "su personal". Una aerolínea de bandera es mucho más que un lindo aviso de TV ó de gráfica ó póster urbano y eventualmente mucho más que un buen negocio. Es la decisión de comunicar la mayor cantidad de zonas de un país para el bienestar y el desarrollo de sus habitantes. Colateralmente favorece al turismo, tanto de cabotaje como internacional, con el beneficio adicional que eso conlleva y que - habitualmente - no contabilizan los perpetuos detractores del celo por lo nacional.
Pero si ese rescate parte de los restos de un desguace feróz, de un abandono de muchos años y merced a empuje, decisión y a la inversión de mucho dinero se consigue poner nuevamente de pié a las malvendidas alas argentinas, lo menos que se espera es una respuesta consecuente, especialmente de TODO su personal.
Como siempre, mi admiración por nuestra Presidenta aumenta con cada una de sus palabras y gestos.
Espero que, junto con la "limpieza" que varias veces sugerí con relación a cierto "entorno", también tenga lugar un ordenamiento severo de quienes no son capaces de participar de la difícil gesta en la que se ha empeñado este modelo.

Saludos
Tilo, 70 años

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen