buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 19 de marzo de 2010

DE CIPAYOS, TILINGOS Y ANALFABETOS POLÍTICOS

























Los impresentables dirigentes que gobernaron el país los últimos 27 años (los que dejaron las finanzas nacionales en la ruina, vendieron todo y se quedaron con las cometas, privatizaron la alegría, y socializaron el hambre y la desigualdad), ahora pregonan a coro, en cadena nacional desinformativa, la defensa de la institucionalidad y la legalidad. Vaya paradoja, los violadores claman por los derechos de las victimas de sus propias (las de ellos) tropelías...

¿Quién hubiera imaginado que se yuxtapusieran Cobos, Menem, Rodriguez Saa, Carrió, Juez, Duhalde, Alfonsín, Reutemann, Solanas, Bullrich, Pinedo, De Narváez... y protagonizarían "El regreso de los muertos vivos" made in argentine?

Ni siquiera Horangel hubiera podido vaticinar semejante enjendro político actual, mezcla de frankenstein con Jack el destripador y remozado a la Ricard Fort (un enjendro de carnes muertas, plástico y algo de glamour berreta adornado con mucha plata y exposición mediática, pero gangrena al fin). Aunque aparezcan en TN, en a dos voces, hablando de institucionalidad son unos canallas mentirosos.

Desde 2003, la política ha venido desplazando a la economía. A pesar de los intentos por aniquilarla para que deje de ser la herramienta más indicada para solucionar los asuntos comunes, los conflictos y las necesidades en una sociedad democrática. Los políticos opositores juegan de modo irresponsable, y hasta suicida, al desgaste del gobierno y (por caracter transitivo) al desprestigio de la actividad política. Se contradicen a sus propios planteos de antaño (Ley de Medios, por ejemplo) porque, ahora (piensan), conviene enfrentar a Cristina. Aunque en la intimidad coincidan con las medidas oficiales, creen que a río revuelto ganancia de pescadores...

Pero como no tienen propuestas superadoras, y la oferta más ambiciosa que ofrecen es volver al ajuste y la ortodoxia neoliberal, el panorama se complica. Además, las ambiciones personales de cada cual para 2011, forman junto a todos los delesnables ingredientes opositores, un cóctel explosivo. Los dirigentes de la coalición cínica, pseudo progresistas, radicales y pro duhaldistas son corridos, apurados por los periodistas del multimedio que los azuzan y castigan para que sean más efectivos, o sea, "más opositores" (al punto de tildarlos de ínutiles por no lograr quórum en una sesión legislativa).

El Ejecutivo (la Presidenta) tiene más popularidad que el ministro de Economía. La figura presidencial está en la palestra todo el tiempo y no abandona la iniciativa política. Si tenés menos de 30, quizás no imagines un tiempo en donde los economistas eran los dioses que pergeñaban la los andariveles por dónde transitaba la vida pública. Aún hoy, las declaraciones de Cavallo o Melconían son replicadas como verdades bíblicas por los medios de confusión. Sus palabras eran, otrora, la palabras divinas e irrefutables. Ya nadie habla del riesgo país, ni el FMI viene a monitorearnos, y están ausentes los economistas con recetas mágicas. Sin embargo, hay exceso de opinadores legislativos, juriscunsultos y mangiapapeles analizando el ajedrez coyuntural.

Bienvenida la discusión política. ¿Qué país queremos, qué modelos están en pugna? ¿Cómo lograr puntos de acuerdo para una sociedad justa y democrática, en serio? ¿La acción o el piripipí opositor?

Empero, los lazos sociales rotos durante la segunda década infame (la menemista), con antecedentes dictatoriales y de hiperinflación y el posterior desgobierno aliancista que explotó en 2001 (megacanje y corralito mediante) siguen quebrados.

El desafío que viene es recuperar puntos de acuerdo en la sociedad argentina que no sean sólo económicos. La inclusión social tiene una gran batalla cultural por delante. Es una tarea de la política, no de la economía. Los intereses especulativos, el mercado voraz y sus epígonos, intentan correr el foco a la histeria y la queja de una clase media cacerolera y tilinga para seguir haciendo negocios y aumentar las ganancias. Mauricio Macri y su PRO es un ejemplo de la economía moviendo los hilos de la gestión pública. Macri entiende el gobierno de la ciudad como la administración de una empresa y la búsqueda de lucro, los habitantes son clientes y consumidores, él es el gerente, el CEO de la CABA.

Los que añoran el neoliberalismo de los 90, los que extrañan a los milicos y Martinez de Hoz, los que olvidaron del corralito de Cavallo y el helicóptero de De la Rua suponen que es ¿Lo mismo un burro que un gran profesor?

Y aparecieron los obispos que no representan a nadie, que ocupan sus cargos en forma vitalicia, que llaman a la concordia y pregonan "la importancia de ir generando un clima de convivencia y armonía".

En cambio, los diputados y senadores de la nación sí fueron elegidos. El voto popular los habilita para que legislen en beneficio de la sociedad. Flaco favor le hacen a la democracia si se autoproclaman OPOSITORES, se juntan irracionalmente el agua y el aceite, y le mienten a la población (con la anuencia de los poderes económicos, corporativos y monopólicos), a través de sus acciones destituyentes y sus declaraciones antipolíticas. Ni una sola propuesta que mejore la vida del conjunto, aminore las desigualdades, imagine el porvenir.

Desde que le hicieron creer a los ingenuos televidentes que los intereses de los empresarios agroexportadores tenían algún punto de contacto con el ciudadano de a pie, el panorama político se enrareció paulatinamente. Apareció la tan mentada CRISPACIÓN, pero no donde la sitúan los medios de confusión. La CRISPACIÓN no está en el oficialismo ni en el gobierno ni en los militantes y simpatizantes del proyecto peronista en marcha. La CRISPACIÓN aparece en los periodistas "independientes" a sueldo de los monopolios, en los dirigentes opositores, en la Mesa de Enlace, en Mirta Legrand, en Chiche Gelblung... ¿Por qué?

Porque el Estado se mete en sus vidas. Porque la política tomó las riendas del camino a recorrer hacia adelante, desde 2003. Porque ya no son la economía ni el mercado los que deciden cómo deben ser nuestras vidas. Sin temor a equivocarme, podría decir que la democracia no comenzó en 1983. La democracia empezó a poner las cosas en su lugar a partir de 2003, con la asunción de Nestor Kirchner como Presidente. Son tantas las cagadas realizadas por las "instituciones" en el interregno constitucional (post dictadura - 19 y 20 de DICIEMBRE) que todo los avances en materia social son pocos, y por tanto, falta mucho todavía.

La recuperación de los dineros de las AFJP, el futbol para todos, la asignación universal, las cooperativas de trabajo, la ley de Medios, los millones de jubilados, la obra pública... son apenas una caricia en medio de tanto viejo dolor prorrogado.

El blog la alpargata nos recuerda la sabiduría que en pocas líneas DICE EL COMPAÑERO BRECHT...

El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas.

El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

La batalla cultural para derrotar la tilinguería que empapa nuestras conciencias no es una tarea fácil. Desde hace años, machacan y machacan para hipnotizarnos, formatearnos la voluntad de cambio, volvernos escepticos y quejosos, permeables a la manipulación intelectual. Y por sobre todo, perdimos el sentido del otro, del conjunto, del todos. Pensarnos individualmente, olvidando la solidaridad y la compasión ante el mal ajeno es un camino ya probado, que nos llevó al precipicio.


Daniel Mancuso



Post scriptum:

algunan notas para reconocer el operativo desánimo instrumentado por la Prensa canalla...

Clarin sigue pensando que somos pelotudos...

El OPERATIVO DESÁNIMO: En el diario (CLARIN) no hablaban de esto...

Disminuyen los habitantes de las villas en Argentina


2 comentarios:

argentinolibre@hotmail.com dijo...

Muy, muy bueno. Claro que no es una tarea fácil, pero no mantenemos firmes y estamos mejor, mucho mejor, más fuertes y decididos que el coro de despotricadores huecos. Avanzamos día a día. No hay dudas.

Saludos

Roberto dijo...

Muy bueno. Rescato el lenguaje (en general, en todos los post de este sitio) llano y entendible para, por ejemplo, mi cuñado. Debemos tener en cuenta fuertemente este detalle. A el debemos apuntarle, a el, que mira TN, lee Clarín, y retransmite ese idioma casi automáticamente. A ese público hay que convencer, que en el fondo es, a no dudarlo, buena gente, gente de laburo. Un abrazo, cumpa.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta