buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 15 de febrero de 2013

SALUD O COSIFICACIÓN







“un mundo en el que los medicamentos producen más problemas de salud que beneficios. El progreso de la medicina hace más daño que bien”.

(David Healy en su libro Pharmageddon, 2012)


Fabiana hace 20 años que trabaja como médica en el hospital público. Sabe que el negocio de la salud es un monstruo grande que pisa fuerte. Pero decidió quedarse donde sabe que puede ayudar más. Padece a diario el desprecio que algunos colegas tienen sobre el juramento hipocrático. Son tecnócratas de la salud que discriminan a los pacientes pobres o de países limítrofes, los maltratan y demoran la atención hacia ellos( a veces, la esquivan). Un aura pecuniaria los rodea. Han olvidado la ética, la compasión y la empatía hacia quienes sufren todo tipo de dolencias y apremios. Son los que no ven a un ser humano que sufre sino a un riñon, un hueso, un músculo al que hay que administrarle medicamentos y observar la respuesta para cambiar de medicamento llegado el caso. Cosificadores seriales con alta estima.


En el momento de ser admitido como miembro de la profesión médica:

Prometo solemnemente consagrar mi vida al servicio de la humanidad,

Otorgar a mis maestros el respeto y gratitud que merecen,

Ejercer mi profesión a conciencia y dignamente,

Velar ante todo por la salud de mi paciente,

Guardar y respetar los secretos confiados a mí, incluso después del fallecimiento del paciente,

Mantener incólume, por todos los medios a mi alcance, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica,

Considerar como hermanos y hermanas a mis colegas,

No permitiré que consideraciones de afiliación política, clase social, credo, edad, enfermedad o incapacidad, nacionalidad, origen étnico, raza, sexo o tendencia sexual se interpongan entre mis deberes y mi paciente,

Velar con el máximo respeto por la vida humana desde su comienzo, incluso bajo amenaza, y no emplear mis conocimientos médicos para contravenir las leyes humanas,

Hago estas promesas solemne y libremente, bajo mi palabra de honor.


Hoy se celebra el Día de la Lucha contra el Cáncer Infantil. Quienes hemos transitado consultorios, salas de espera, tratamientos invasivos, náuseas, ayes, sueros y mangueras, quirófanos, y velatorios sabemos que más de un oncólogo tiene el corazón más duro que un adoquín. Y que la medicina, la salud y la convivencia también se hacen con buenas intenciones, ternura, compromiso y amor. No importa la prepaga, obra social, sanatorio u hospital, el dolor es el mismo.

«Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas»

¡Cuán necesario es volver a las ideas de Ramón Carrillo! (otra vez, las grandes soluciones argentinas están en el peronismo, a partir de él...)

El establishment sanitario no quiere nuestra salud, quiere nuestro dinero. La medicalización encarnizada a la que hemos llegado (neoliberalismo mediante) sólo nos convierte en consumidores pasivos de la corporación medico-farmacéutica global.








melina 19 muertes por danimancux





Decía Ramón Carrillo...

«Los médicos, si sólo indagamos en el órgano enfermo, corremos el riesgo de pasar por alto el mundo que envuelve al individuo. De seguir así seremos simples zapateros remendones de la humanidad»







Daniel
Mancuso





6 comentarios:

Tilo, 71 años dijo...

Cuando el mercado mete la naríz y el Estado se hace el tonto, la cosa se pudre, ya se trate del comercio, de los medios, de la política, del deporte ó de la salud. La avidez de lucro rápido se convierte en la primera prioridad y todo lo demás será un factor de segunda ó tercera magnitud ó directamente carecerá de importancia. Incluso aquellos que son el motivo de su existencia.
Así como recién ahora, transcurrida casi una década, el Estado se abocó a los pesadísimos problemas del transporte público, creo que también ha llegado la hora de tomar al toro de la salud por los cuernos, frenarlo y refundar todo el sistema sanitario prostituído por el neoliberalismo a partir de 1994.
Esta vez, deberá intervenir un gobierno verdaderamente popular.
Aunque siempre vale la pena recordar cosas pasadas:

“El país atraviesa su crisis más profunda, pero los trabajadores queremos ser los auténticos protagonistas del destino común, ser los artífices de nuestro futuro acompañando el coraje de un hombre: Carlos Saúl Menem, que se decidió a cambiar el rumbo de la historia, dejando atrás décadas de frustraciones, apostando a la transformación y a la modernización” (Página 12, 30/04/91).

Saludos

iris dijo...

Y es que el neoliberalismo permea todo, tanto el ideario de los médicos como el de los pacientes y de sus familias. Cuesta cada vez más recordar que la salud es un derecho entre frases como "Porque el hospital está lleno de ---(extranjeros,gente del conurbano,gente de las demás provincias, rellene a gusto) y por que ellos vienen a atenderse en nuestros hospitales" ,etc), "yo a la villa no entro", ir al hospital público es ir a atenderse "de arriba",etc.
Por otra parte es difícil aprender sensibilidad cuando empiezan la carrera de medicina yendo a morgues donde te dicen que los cadáveres son de gente que "no fue reclamada".

iris dijo...

Sobre el lado humano de la atención a enfermos con cáncer te recomiendo: http://mondomedico.es/2013/01/29/la-vida-con-cancer-mas-alla-del-hospital/
Es de España, pero la autora escribe muy bien.

Daniel Mancuso dijo...

Abrazo Tilo; gracias Iris...

Anónimo dijo...

El mayor logro de la reaccion conservadora es que se use la palabra neoliberalismo para nombrarlos. Es increible que con esa voltereta mas bien pequeña hayan vuelto a penetrar en todos los ambitos con una piel de cordero. Hagamos algo por todos, no usemos el termino neoliberalismo nunca mas.

María Isabel García dijo...

Existe una insensibilidad y falta de contencion en una gran cantidad de medicos, enfermeros, adminsitrativos que estan supuestamente trabajando por y para la salud de las personas, que asusta!. Casualmente ayer acompañe a mi madre que tuvo que hacerse una intervencion y que esta diambulando con un problema de salud que se desconocian las causas desde el mes de octubre.La atendieron dos medicos de diferentes especiales, en un lugar muy reconocido, a los cuales no les vio la cara, es decir invadieron su cuerpo, en una persona de edad, preocupada desde hace meses y no existio una palabra de contencion, de aliento... Es alarmante y muy triste a la vez, pensar que no se contemple a la persona que esta sufriendo, padeciendo como un ser que siente sino como una cosa al cual hay que sacarle otra cosa que le daña su cuerpo y de su mente y de sus emociones quien se ocupo? somos un corazon que tuvo un infarto o un ser humano que esta enfermo del corazon y necesita un equipo que lo contenga, lo acompañe, le de tranquilidad y lo opere? Tan limitados, individualistas estamos en estos tiempos, que perdemos la esencia de la vida misma?

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta