buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 25 de enero de 2013

LA DICTADURA PRO





Los opositores al gobierno nacional acostumbran a hablar de «dictadura» cuando se refieren al gobierno nacional, encabezado por Cristina Fernández.

Los caceroleros del 8N  y los repetidores de frases hechas, que escupen el casete prefigurado por las usinas de la prensa canalla hegemónica, azuzados por los mediocres dirigentes políticos de los partidos de la oposición, quisieran que el gobierno kirchnerista pusiera en práctica "las políticas que perdieron" en las elecciones (ajuste, toma de préstamos en los organismos internacionales de crédito, liberar el dólar, privatizaciones, devaluación, etcétera). Exigen que el gobierno nacional no cumpla con lo que prometió a sus votantes, que desande el camino trazado desde 2003, y que retome la senda del neoliberalismo y el Consenso de Washington que reclaman los gurúes mediáticos del establishment. Como no lo hace, como no gobierna en favor de las clases dominantes, entonces, el gobierno de Cristina es casi una dictadura...


1

¿Pero por qué, si Cristina ganó por amplio margen las 2 elecciones que la consagraron Presidenta de la Nación para que siga profundizando el Proyecto nacional en marcha?

Porque los votos no son un dato relevante para la derecha vernácula. El director del diario La Nación, Bartolomé Mitre, en noviembre del año pasado, dijo a la revista Veja, de Brasil: «Algumas pessoas no país podem viajar e comprar dólares, enquanto outras nada têm e não podem sair do país nas férias. Além disso, as múltiplas táticas para calar os opositores quase acabaram com a dissidência política. Essencialmente, vivemos uma ditadura de votos. É a pior de todas. A Argentina está imitando a Venezuela...»


2

Si hablamos de dictadura, hablemos de Mauricio Macri. En sus 5 años de gobierno al frente de la Ciudad de Buenos Aires, el intendente porteño vetó 114 leyes.

    «La palabra veto procede del latín y significa literalmente «(yo) prohíbo». Se utiliza para denotar que una determinada parte tiene el derecho a parar unilateralmente una determinada pieza de legislación. Un veto, por tanto, proporciona poder ilimitado para parar cambios, pero no para adoptarlos»

Mauricio Macri se regodea en la actividad indiscriminada de vetar las leyes emanadas de la Legislatura porteña, vinculadas a la mejora y modificación de los sistemas públicos (salud, educación, vivienda, cultura, trabajo), acordadas trabajosamente entre los bloques opositores y los diputados del PRO. De este modo, desconoce la actividad legislativa y está gobernando de facto, anulando a la Legislatura en su función democrática. Esta situación es la definición más acabada de una dictadura democrática, encabezada por Macri y sus tecnócratas y empresarios amigos, donde el Poder Ejecutivo acciona, legisla y juzga a piacere, impunemente.


3

En diciembre 2009, el diario La Nación publicó una nota de Felix V. Lonigro, profesor de Derecho Constitucional (UBA), titulada: "El veto, un arma de doble filo", donde se criticaba la posible abundancia de vetos por parte de la Presidenta, cosa que no sucedió...

«... Si se tiene en cuenta que, en general, las leyes son aprobadas con la mayoría absoluta de los miembros presentes (siempre que estén presentes la mayoría absoluta de los miembros totales), la posibilidad de que el Congreso pueda doblegar un veto presidencial es casi nula.

»Puesto que está previsto este instituto en el texto constitucional, los presidentes deberían utilizarlo con mucha cautela y restricción, porque de lo contrario, puesto en práctica en forma sistemática contra cualquier decisión legislativa, tal como lo planteó el diputado Rossi, se convierte en un arma letal para la República. Es un misil contra los actos emanados del órgano que más exactamente representa la voluntad popular...»

Empero, no se escuchan voces críticas contra la dictadura macrista que ha vetado 114 leyes

La prensa canalla oculta a Mauricio Macri mientras bicicletea a la democracia.



4









































































5

Escuchemos a Víctor Hugo Morales explicando magistralmente qué significa ser "autoritario", escuchemos atentamente desde el minuto 3...






Daniel
Mancuso



3 comentarios:

Tilo, 71 años dijo...

Después de 5 años de gestión sesgada e improductiva reduciendo asignaciones presupuestarias que además son sub-ejecutadas en materia de acción social, educación y salud, ya sabemos que es un representante de LA DERECHA, por si hiciese falta alguna comprobación.
Amigote de los gauchócratas, de los viejos milicos, de la represión, la persecusión, el espionaje, la delación y el disimulo ejecutado constantemente por medio de expresiones y muestras huecas y frívolas, carentes de significado y sin claridad en sus propuestas.
Alguien que se monta en semejantes inconsistencias para decir sin pudor que "se siente capacitado para ser presidente" termina impactando contra la pared del absurdo y la falta de verguenza.
Tratar de establecer alguna rivalidad con Cristina Fernández me parece un dislate absoluto.

Saludos

Julian Otal Landi dijo...

Claramente es la historia de siempre: lo que para nosotros es democracia para los sectores privilegiados es autoritarismo/dictadura. Y sin embargo, para muestra vale este post! Abrazo!

Julian Otal Landi dijo...

Claramente es la historia de siempre: lo que para nosotros es democracia para los sectores privilegiados es autoritarismo/dictadura. Y sin embargo, para muestra vale este post! Abrazo!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta