buscador

Búsqueda personalizada

sábado, 14 de julio de 2012

TURBULENCIAS K








Esto recién empieza. Todo lo conseguido hasta aquí no alcanza. Son grandes los intereses que todavía conservan su poder de fuego, y nuevas batallas se avizoran en el horizonte. Son enormes los desafíos por venir. Hay que resolver el 35 % de informalidad laboral. Hay que romper el núcleo duro de pobreza estructural. Hay que incorporar a los que están afuera. Hay que agregar valor a nuestros productos y construir una industria potente para el despegue definitivo hacia la gran nación que somos. Hay que vencer a los que se resisten y quieren detener la historia.

El kirchnerismo no es un proceso homogéneo, sino una construcción heterogénea que está conducida hábilmente por Cristina. Es un movimiento de masas que avanza a pasos agigantados, vista la historia argentina de los últimos 200 años. En él se concentran distintos intereses sociales aun con planteos ideológicos no siempre concurrentes. Sólo la organización vence al tiempo, decía Perón. Y esa es la apuesta fuerte del momento. Cristina no es eterna, ¿qué hay detrás de ella? ¿el trasvasamiento generacional? Todo lo logrado desde 2003 es un terreno fértil para seguir diseñando políticas inclusivas y profundizando el proyecto nacional.

Afuera, pareciera que no hay nada, salvo los globos de colores de Mauricio Macri, que tiene un posicionamiento claro en los sectores reaccionarios, pero minoritario en términos electores.

Adentro, hay burbujas en el caldo caliente. «La puja entre el gobierno nacional y el bonaerense tiene varias cargas. Se puede hablar de una carga ideológica, otra de gestión, otra electoral y algunas otras. Pero las estrategias confluyen en una sola esgrima: el gobierno nacional trata de que Scioli se mueva y se defina. Y Scioli aguanta a pie firme. Desde la Nación se irritan por lo que califican como falta de reflejos y parálisis del bonaerense para afrontar una crisis peligrosa. Y en respuesta, Scioli pide a la Nación que lo saque del brete. No actúa, y deriva la responsabilidad hacia fuera», opina Luis Bruschtein.

«Que el Gobierno no se olvide que ese 54% que exhiben permanentemente la Presidenta y sus funcionarios mucho es de ustedes, los trabajadores. La Presidenta tiene que empezar a darle respuesta a a quienes la votaron... Y, si no, empecemos a pensar en términos políticos. Si no hay respuesta en 2013, vamos a repensar nuestro voto y vamos a ver si es cierto que, sin el apoyo de los trabajadores en las urnas, ese 54% no se reduce», vociferó Hugo Moyano tras renovar su mandato al frente de la CGT, en la cancha de Ferro.

Pero ni Scioli ni Moyano son lo mismo afuera que adentro del movimiento. Flaco favor le harían al Proyecto nacional en marcha si continuaran su construcción política por fuera del kirchnerismo. Los únicos que festejan estos ruidos son los medios hegemónicos y el establishment. El debilitamiento del gobierno nacional sólo sería un terrible retroceso para el pueblo argentino, para los trabajadores y para los sectores medios, muchos de los cuales se suman a las huestes caceroleras y desestabilizadoras, sin reflexionar que atentan contra sus propios intereses.

¿Será posible reafirmar que cuando nos peleamos, los peronistas nos estamos reproduciendo?

Lo cierto es que debemos seguir avanzando UNIDOS Y ORGANIZADOS EN SINTONÍA FINA

Decía Perón en 1968, y parece que nos estuviera hablando a nosotros, ahora, su pensamiento está más vigente que nunca en este gobierno peronista...

    «¡Hagamos un esfuerzo de conjunto y nos acercaremos al éxito en una medida superior a cuanto nosotros mismos imaginamos! Pero para estar en condiciones de realizar este esfuerzo es preciso que previamente se llegue a la unidad... a base de una Organización del Peronismo que permita superar el actual estado de desorden y disociación de sus fuerzas. Para ello comenzar por alcanzar la Unidad y Solidaridad que se han perdido en el Movimiento como consecuencia de la falta de conducción táctica apropiada. Restablecer la Organización, integrándola con dirigentes leales y capaces que se comprometan seriamente a luchar por los objetivos del Peronismo y obedecer sinceramente a la conducción. Unificar la Rama Política y la Rama Sindical, y producir los hechos y constituir los elementos necesarios para que el Peronismo retorne a ser lo que ha sido en su influencia político-social en el país».

    «... Está implícito el deseo de realizar una unión a base de una solidaridad que impulsa a todos los dirigentes, tanto sindicales como políticos, hacia una grandeza y desprendimiento que permita asegurar una subordinación absoluta a las conveniencias del conjunto por el sacrificio de pasiones o intereses individuales. No se trata que gane o pierdan otros, sino de que el Movimiento pueda cumplir sus fines, porque de lo contrario, ningún peronista debe soñar en realizarse en un Movimiento que no se realice».



La disputa por la sucesión genera olas peligosas. ¿Llegará la tempestad o es sólo una tormenta pasajera? Lo cierto es que para continuar y afianzar el proyecto nacional hay que seguir ganando elecciones, y para eso, también hay que pensar alguna vez, qué viene después de Cristina...




Daniel
Mancuso











4 comentarios:

Ricardo dijo...

Muy buena nota la de Bruschtein y tus aportes. Firmo al pie los dos primeros párrafos.

Abrazo.

Daniel Aranda dijo...

Coincido con Ricardo, yo tambien lo leí a Bruschtein y me pareció claro, pero ahora que te leo a vos creo que tomo nota del mensaje. Lo cierto que Unidos, Organizados y Solidadrios aparte de un slogan, debe convertirse en realidad efectiva y nosotros tenemos un aso grande dado que es la construcción de un espacio que no está muerto como muchos desearían y que puede hacer mucho ruido todavía. Me refiero al MPB. Tenemos trabajo, empecemos a movernos.
Un fuerte abrazo peronista.
Hasta la victoria siempre.
Nunca Menos.

profquesada dijo...

Muy buena la nota de Bruschtein y excelente tu post Mancuso, coincido totalmente. Yo no temo al futuro, quizás terminen yéndose los que nunca estuvieron del todo, nada más, como ha pasado muchas veces. A veces causa dolor y reacomodamientos, pero son los de un parto.

Si seguimos teniendo la iniciativa política y consolidamos la organización popular no van a ser nada más que anécdotas, como otras situaciones anteriores que nos parecieron incluso más graves. Bien por la propuesta de Aranda.

PAME dijo...

pienso que nuestra presidenta es unica,donde vamos a encontrar otra como ella? otro como nestor? a veces la veo sola, creo que por el bien de todos tenemos que ayudar ,los compañeros que critican ,aunque tengan buenas intenciones me parece que en este momento se equivocan, ellos vienen por todo lo echo,nosotros vamos por mas ,hay todavia muchos muñecos por delante que no la van a hacer facil, y a mi entender esta es la ultima oportunidad de zafar ,otra no se si tendremos, todos los dias no surge un nestor kircner o una cristina .

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta