buscador

Búsqueda personalizada

domingo, 1 de enero de 2012

EL PARAÍSO





Brindis. Deseos. Terminar el año viejo dejando atrás inquinas mediocres. Empezar el año nuevo con bríos renovados. Olvidar las defecciones: la carne es débil, el odio entristece, el bolsillo voraz tuerce el rumbo, las malas compañias. Hoy un juramento, mañana una traición...

Un diario inglés. Un político de pensamiento neoliberal en su variante de izquierda "progresista". Un multimedios apropiador cómplice de los genocidas, socio de los tecnócratas neoliberales, desetabilizador de la democracia. Una nota de un argentino en el diario de una potencia extranjera que nos robó las Malvinas. Un diario manipulador que conduce a los dirigentes opositores subordinados reproduce la mala leche de un ególatra exmilitante popular, actual escriba militante canalla y gorila. Los comentarios de los lectores ingleses.

Quizás, en su delirio literario opositor, Miguel Bonasso se crea Esteban Echeverría presidiendo la Asociación de la Joven Generación Argentina, y panoico en su exilio, esté escribiendo El Matadero...


    «... En aquel tiempo los carniceros degolladores del Matadero eran los apóstoles que propagaban a verga y puñal la federación rosina, y no es difícil imaginarse qué federación saldría de sus cabezas y cuchillas. Llamaban ellos salvaje unitario, conforme a la jerga inventada por el Restaurador, patrón de la cofradía, a todo el que no era degollador, carnicero, ni salvaje, ni ladrón; a todo hombre decente y de corazón bien puesto, a todo patriota ilustrado amigo de las luces y de la libertad; y por el suceso anterior puede verse a las claras que el foco de la federación estaba en el Matadero».


1
Argentina is no paradise, With its vaunted growth and inflation numbers that don't add up, this is not a country in recovery but a client state. By Miguel Bonasso...




    It was sticky and humid when dawn broke on 20 December 2001. The sound of shots could be heard behind us; the angry crowd protesting in the Plaza de Mayo began to move back. Then I saw him: that man in the blue trousers and Hawaiian shirt who fell on the steps of parliament. I knew he was dead. We started to retreat, pursued by the Infantry Guard Corps. Any of us could have ended up that way, with a bullet in the head. Yet we returned, despite the state of seige and the teargas and the bullets, until, later in the afternoon, President Fernando de la Rúa, the man who had ordered the repression, made his escape in a helicopter.

    The final tally was 34 dead, and the Republic of Argentina plunged into a crisis that led to five changes of President in a week. So what had happened to the most European country of Latin America, the one with the least extreme social inequalities, the first to eradicate tuberculosis and illiteracy and the one that had built a solid welfare state by the mid-1940s?

    The answer can perhaps be provided by Michel Camdessus, then head of the International Monetary Fund, who gave Argentinian President Carlos Menem the seat of honour at the fund's annual meeting in October 1998 as an example to be followed. And any parallel with present-day Europe's indignados and the IMF's repetition of self-serving advice is not pure coincidence. As it was then, so it is now. When the financial bubble bursts, it is not the bankers and their poltician supporters who suffer the consequences but the wage earners, the small savers and the unemployed.

    It is a curious paradox that Menem, the Argentine president most eulogised by the IMF, is also a Justicialist, that is a Peronist. He belongs to the party that created the welfare state in Argentina. As the Uruguay writer Eduardo Galeano put it to me, when Menem privatised all the state companies, "the same ones who drafted the prologue were now writing the epilogue".

    With the uncompromising style so typical of converts, Menem completed the devastating work begun by the post-Peron military dictatorship and was in turn succeeded in the task by Fernando de la Rúa, who drove the country into the abyss in his desire to maintain the artificial pegging of the peso to the dollar. Called "convertibility", this was applauded by the IMF but ultimately resulted in the flight abroad of 170 thousand million dollars (equivalent to the country's total foreign debt), the end of credit, the fall into default and – most serious of all – millions of people excluded from the market, marginalised, transformed into the wretched of the third millennium.

    The depression was so deep that the turnaround begun by Néstor Kirchner, who came to office in 2003, and continued by his wife, the current President Cristina Fernández de Kirchner can be seen as a significant contrast: growth of 9% almost every year since 2003 and a strong increase in consumption.

    Despite this, and the undoubted fact that the "Kirchner model" does not follow the recipes of the IMF in an orthodox way, Argentina is very far from the paradise that is painted by the official propaganda. The country might see those demonstrations return again.

    Growth does not automatically mean development. When Kircher speaks of the creation of five million jobs and presents this as the most prosperous age in Argentine history, she fails to mention a few fundamental details. First, the growth in GDP is closely tied to the increase in commodities, particularly soya and maize, for use as biofuels. This model impoverishes the soil, fosters the concentration of land ownership and limits the diversity of agro-industrial options that the countryside could have. As if this were not enough, it depends on market factors that are unaffected by national decision-making. Second, the huge resources generated by this international "tail wind" have not succeeded in putting an end to either the enormous social marginalisation that Argentina is still suffering or the political clientelism that this has brought about. Third, by lying shamelessly about the inflation rate (it is said to be 8% annually when actually it touches 25% percent), the government is concealing the true level of poverty and priming a bomb that is threatening to explode in the near future.

    Furthermore, by opting for future development through mega-mining using cyanide (such as that by Barrick Gold in the Andes) and offshore exploitation in the Patagonian Sea, the government of Cristina Kirchner is taking Argentina back to the model of extraction of raw materials that held sway in colonial times. Which may explain an apparent contradiction: the under the table negotiations with the dangerous consultants of the IMF.




2
El miércoles 21 de diciembre, Clarín publicó la nota ─antes publicada en The Guardian─ de Miguel Bonasso, «Argentina no es el paraíso», traducida al castellano...




    El día estaba húmedo y pegajoso al amanecer del 20 de diciembre de 2001. A nuestras espaldas se oían disparos, y la multitud que protestaba en Plaza de Mayo empezó a retroceder. Entonces lo vi: el hombre de pantalones azules y camisa hawaiana que cayó en la escalinata del Congreso. Supe que estaba muerto. Comenzamos a retroceder perseguidos por la Guardia de Infantería. Cualquiera de nosotros podría haber terminado así, con una bala en la cabeza. Pero volvimos, a pesar del estado de sitio, de los gases lacrimógenos y las balas, hasta que esa tarde el presidente Fernando de la Rúa, el hombre que había ordenado la represión, escapó en un helicóptero.

    El saldo fue de 34 muertos, y la Argentina se sumió en una crisis que llevó a cinco cambios presidenciales en una semana. ¿ Qué le había pasado al país más europeo de América Latina , el que tenía las desigualdades sociales menos agudas, el primero que erradicó la tuberculosis y el analfabetismo, el que para mediados de los años 40 había construido un sólido estado de bienestar? Tal vez pueda proporcionarnos la respuesta Michel Camdessus, que entonces se encontraba al frente del FMI, que en octubre de 1998 dio al presidente Carlos Menem el lugar de honor en la reunión anual como un ejemplo a seguir. Todo paralelo con los actuales indignados de Europa y la repetición de los consejos interesados del Fondo no es mera casualidad (...).

    Es una curiosa paradoja que Menem, el presidente que más elogió el FMI, sea también peronista. Pertenece al partido que creó el estado de bienestar en Argentina. Como me dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano, cuando Menem privatizó todas las empresas del estado, “los mismos que redactaron el prólogo ahora escriben el epílogo”.

    Con la intransigencia típica de los conversos, Menem completó la tarea devastadora que había iniciado la dictadura militar posterior a Perón, tarea en la que lo sucedió Fernando de la Rúa, que llevó al país al abismo en su deseo de mantener la paridad artificial del peso ante el dólar (...). Lo más grave fue que millones de personas quedaron marginadas, convertidas en los miserables del tercer milenio.

    La depresión fue tan profunda que la recuperación que inició Néstor Kirchner, que llegó a la presidencia en 2003, y continuó su esposa, Cristina Fernández, puede considerarse un contraste significativo: un crecimiento de 9% casi todos los años y un fuerte aumento del consumo.

    A pesar de eso, y del hecho indudable de que el “modelo Kirchner” no sigue las recetas del FMI de manera ortodoxa, Argentina dista mucho de ser el paraíso que pinta la propaganda oficial. El país podría presenciar un regreso de aquellas manifestaciones.

    El crecimiento no se traduce de forma automática en desarrollo . Cuando hablan de la creación de 5 millones de empleos y presentan esta etapa como la de mayor prosperidad de la historia argentina, no mencionan algunos detalles fundamentales. En primer lugar, el crecimiento del PBI está estrechamente vinculado al aumento de las materias primas, sobre todo de la soja y el maíz, que se usan para la producción de biocombustibles. Ese modelo empobrece el suelo, alienta la concentración de la propiedad de la tierra y limita la diversidad de las opciones agroindustriales que podría haber tenido el campo. Como si eso no bastara, depende de factores del mercado que no se ven afectados por decisiones nacionales. En segundo término, los enormes recursos que genera ese “viento de cola” internacional no han logrado poner fin a la gran marginación social que aún sufre Argentina ni al clientelismo político que eso ha producido. En tercer lugar, al mentir de manera descarada respecto de la inflación (se dice que es del 8% anual cuando en realidad se acerca al 25% ), el Gobierno oculta el verdadero nivel de pobreza y prepara una bomba que amenaza con explotar en un futuro próximo.

    P or otra parte, al optar por un desarrollo futuro a través de la megaminería que usa cianuro (como la que practica Barrick Gold en los Andes) y de la explotación offshore en la Patagonia, el gobierno de Cristina Kirchner lleva a Argentina de vuelta al modelo de extracción de materias primas predominante en la época colonial. Eso podría explicar una aparente contradicción: las negociaciones secretas con los peligrosos consultores del FMI.



3
Lea el interesante análisis de Federico Bernal: Bonasso y Clarín...

«Bonasso puede opinar lo que se le antoje y publicarlo donde le plazca. Pero resulta vergonzoso hacerlo en la prensa británica, justamente en tiempos de escalada exponencial malvinera y de avanzada conservadora a nivel mundial».




Daniel Mancuso



3 comentarios:

Rodmasf dijo...

Bonasso lamentablente sufre al igual que Lanata el síndrome Bart Simpson. En un capitulo de la serie Los Simpsons, todo el pueblo adopta la conducta IRREVERENTE de Bart tras la llegada de un gurú. Bart, deprimido busca una explicación en su sabia hermana. Ella le explica que ahora quese siente así porque su nicho social se ha asimilado. Con bronca por lo sucedido el quiere cambiar hacia una nueva personalidad. Ergo tanto al gordo como a Bonasso el Kirchnerismo levantó las mismas banderas que ellos durante los pasados veinte años, pero en vez de unirse a la gesta prefieren cruzar la vereda y refunfuñar dando pena sea, desde el grupo Clarín o bien en un diario progr inglés. Son muy patéticos ambos haciendo de chicos caprichoso.

roberto dijo...

Todo pasa y todo queda... Estos pasarán como viento norte, y quedaran como recuerdo perdido en algún rincón olvidados llenos de polvo y sucios de mediocridad.
Éxitos en éste 2012 nuevito, estimado Mancuso.

Lorena dijo...

Feliz año Dani!
Besos Damián y Lorena

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta