buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 10 de noviembre de 2011

LEGISLANDO EL VIA CRUCIS





Quienes hemos vivido la tortura de acompañar el morir indigno de nuestros humanos amados sabemos de qué se trata. Parece mentira que a esta altura de la historia del mundo, todavía, tengamos que padecer estos tormentos. El feticichismo por la medicalización de la muerte a como dé lugar se ha tornado insoportable. Lo que sucede es que el ensañamiento terapéutico forma parte de una cultura muy extendida entre los médicos y también entre pacientes y familiares, quienes han internalizado (“Proceso mediante el cual un individuo incorpora en su personalidad los patrones de conducta prevalecientes en la sociedad”) que les asiste el derecho a exigir atención médica hasta el último suspiro.

La medicalización de la salud implica una merma sustancial de la autonomía individual y fomenta la irresponsabilidad para con nuestras propias vidas; merma de autonomía e irresponsabilidad a las que nos ha conducido tanta dependencia a la oferta médico-farmacológico institucionalizada.

El embarazo, la lactancia, la alimentación, la menstruación, la menopausia, la sexualidad, el envejecimiento, son considerados casi enfermedades que precisan una respuesta científica para ser combatidos a la brevedad. Los estados naturales de la vida no son aceptados y "deben ser corregidos" mediante procedimientos artificiales de alta tecnología y muy invasivos.

No conforme con los procesos vitales, la maquinaria médico-farmacológico asistencial, con la complicidad de una legislación reaccionaria e insensible, invadió a la mismísima muerte, arrebatándonos el derecho a terminar nuestros días como se nos dé la gana.


1
“Peleamos contra una sociedad necia, pero la lucha de Melina sirvió, a ella la escuchó el mundo”, dice Susana Bustamante, la madre de Melina González.

Ayer, el proyecto para que los pacientes terminales tengan derecho a una muerte digna tuvo dictamen favorable en las comisiones de Legislación General y de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, y sumado al despacho que ya había tenido en la comisión de Salud la semana pasada, podría ser tratado en el recinto antes de fin de año, en el período ordinario o en sesión extraordinaria.

“El paciente que presente una enfermedad irreversible, incurable o se encuentre en el estadio terminal tiene el derecho a manifestar su voluntad en cuanto al rechazo de procedimientos quirúrgicos, de hidratación y alimentación, de reanimación artificial o al retiro de medidas de soporte vital cuando sean extraordinarias o desproporcionadas en relación con las perspectivas de mejoría, o produzcan un sufrimiento desmesurado”, establece el texto consensuado.

El párrafo se agregaría a la ley 26.529, sancionada en 2009, y que se encuentra abierta a modificaciones ya que no fue reglamentada, todavía.



2

melina 19 muertes por danimancux


3
Lea también...

Hay que DESPENALIZAR la EUTANASIA


MELINA GONZÁLEZ


CÁNCER, DOLOR Y MUERTE





Daniel Mancuso

2 comentarios:

chela dijo...

Coincidencia total, Daniel. El siempre nefasto "mercado" nos hace olvidar algo tan simple como que somos seres orgánicos: nacemos, crecemos, nos reproducimos, envejecemos y morimos. Prolongar la existencia mecánica mediante maquinaria costosa, obcena, denigrante para el ser humano es redituable y no se discute.

Luis dijo...

Que buen texto, Daniel. Gracias.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen