buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 22 de junio de 2011

MARIANO GRONDONA y EL POSTGORILISMO





A propósito de la reelección de Cristina y de la continuidad del kirchnerismo, pensemos...

Las sociedades que avanzan tiene hombres y mujeres que piensan el pasado, el presente y el futuro. Son faros que alumbran el camino de la democracia de todos, y hacen historia.

Aunque a veces, se corta la luz, y pierden el rumbo. Algunos se caen en un pozo ciego, y a pesar del tiempo transcurrido, el olor a mierda los seguirá por siempre.

Mariano es el padre periodístico de muchos confundidores sociales: de Jorge el fumador, de Luis en la cornisa, de Joaquín desde el llano, de Eduardo el holandés, de Alfredo el cordobés, de Pepe el resentido...

Como en la vida, los genuflexos comunicadores de lo que mandan los jefes tienen algo del viejo, algo, quizá chiquito, pero la ley de la herencia no perdona.

¡Oh!, ¡mirá vos! el mismo cinismo, la misma capacidad para caer siempre bien parado frente a las poderosas corporaciones, las mismas palabras...

Pero vamos a las fuentes. En estos caso hay que ir al original, no a las copias.

Grondona es un periodista estrella que ha transitado más de medio siglo ─50 años de la vida argentina─ al frente de los medios de comunicación masivos, escribiendo y opinando, analizando la política y la economía que han determinado la vida y la muerte de millones de compatriotas.

Grondona es el prócer del "PERIODISMO INDEPENDIENTE", ese método práctico-intelectual mediante el cual ciertos formadores de opinión manipulan la información con fines inconfesables. Siempre a contramano de los interes de populares, como un antimédico que apoya los virus y bacterias que enferman a la gente, y critica y combate las medicinas y tratamientos que benefician a la sociedad.

Y en ese interín... «estas empresas a las que les interesa el país, auspician a Mariano Grondona...»



1
Según Mariano Grondona, El peronismo, como Jano, ha tenido siempre dos caras. Así lo escribía el domingo 22 de marzo de 2009, en La Nación...


    ... Quizás haya llegado la hora de entender por qué el propio Perón llamó a la corriente política que había fundado, no ya "partido", sino "movimiento". Porque, alargando esta definición, podríamos redefinir ahora al peronismo diciendo que es el movimiento que, en su marcha a través de la historia, aprendió. Un peronismo no dictatorial, sino "republicano". A la vista del despliegue actual del llamado "peronismo disidente", que contempla, además, la creciente "diáspora" del kirchnerismo, parece razonable concluir por ello que empezamos a ver las puertas que se cierran de un antiguo antagonismo en camino hacia la superación.

    Pero las llamas dejan todavía insistentes brasas. El kirchnerismo lo ha apostado todo a recrear un odio anacrónico, como si en él hubiera rebrotado el peronismo infantil de los comienzos. Ya lo dijo, sin embargo, Marx: en la historia, cuando la tragedia pretende repetirse, cambia de género para convertirse en farsa. Aun en el seno de aquellos que siguen atendiendo, al parecer, sumisos a las convocatorias cotidianas de la pareja presidencial se puede percibir, aunque todavía no lo proclamen, que el peronismo inicial agoniza en medio del ridículo...



2
El martes 26 de mayo de 2009, Mariano Grondona insistía con El dilema del poskirchnerismo...


    ... Utilizamos el prefijo "pos-", cuando, aunque ya sabemos que amanece una nueva época, no podemos ponerle un nombre preciso porque todavía ignoramos cuál será su argumento. "Post" alude, en estos casos, a una certeza acompañada por una incertidumbre: la certeza de que amanece y la incertidumbre acerca de lo que traerá el nuevo día que apenas asoma detrás de tímidas nubes.

    ...Algo similar nos pasa a los argentinos con el poskirchnerismo. Sentimos que el período de crecimiento económico y despotismo político que acompañó a Néstor Kirchner desde 2003 se está agotando. Pero ignoramos todavía tanto la fecha exacta de su extinción como el contenido concreto del período que lo reemplazará.

    ¿El poskirchnerismo nacerá acaso en este año electoral de 2009 o sólo irrumpirá en los comicios presidenciales de 2011? Pocos creen que el poder de Néstor Kirchner pueda perdurar más allá de esta última fecha, pero la incertidumbre también tiene un límite, porque, a la inversa de nuestras dudas acerca de la posmodernidad, cuyo inmenso contorno nos excede, los argentinos podemos hacer algo, quizá mucho, acerca del poskirchnerismo, no tanto para acelerarlo como para conformarlo, para darle forma, convirtiéndolo en un nuevo episodio fallido, como fue la Alianza a partir de 1999, o llevándolo, al contrario, al umbral de la historia grande, emulando, en este caso, a la generación alberdiana de 1853...

Grondona está ganado por el entusiasmo místico y se desvela en noches eternas de pensamientos epopéyicos, en busca de un horizonte de quimeras republicanas con hombres y mujeres de ojos celestes y cabellos rubios al viento, con instituciones que representen los intereses de la gente de bien, de la fuerzas vivas de una patria que no debió perder el rumbo en populismos estatizantes y autocráticos...

    ¿Será, entonces, el período que asoma detrás de Kirchner un tiempo verdaderamente nuevo o una triste reiteración de los anteriores?

    Precisando esta pregunta, después del previsible ocaso de Kirchner, ¿daremos un precario nacimiento a un poskirchnerismo que apenas será una prolongación necesariamente breve del "antikirchnerismo", que podría triunfar sólo precariamente sobre el déspota actual, o acometeremos, al contrario, la epopeya de lanzar un nuevo sistema que brinde a la Argentina una larga etapa de éxito institucional y económico comparable a la del "transrosismo? El poskirchnerismo que viene, en suma, ¿podrá escalar la empinada cuesta que lleva al "transkirchnerismo"?

    En el curso de este ensayo he procurado explorar no sólo las avenidas, sino también los pasos de montaña del poskirchnerismo. Confío en que este esfuerzo, que creo honesto, pero insuficiente, anime a otros a profundizarlo, porque la tarea que los aspirantes al "transkirchnerismo" tenemos por delante no podría ser la obra de una o de varias plumas, sino de una entera generación. Alberdi nos inspira, pero no está entre nosotros. ¿Seremos capaces de sumar entre todos un "Alberdi colectivo"? ¿Podremos emular, en el terreno político, la hazaña que viene de consumar Mercedes Sahores al ser la primera argentina en escalar el Everest?




3

En su delirio, Mariano Grondona perdió la brújula, no sabe dónde está parado. Dicen que cree estar en la época de Onganía, que habla con Borges, que discute sobre la posibilidad de que el general Aramburu sea un recambio democrático para una Argentina sin Perón.

En las noches, Grondona sueña con explosiones en Plaza de Mayo y se hace pis encima y grita, y festeja, como cuando se grita un gol, pero no son goles, son las bombas...

Fuentes muy próximas al Doctor confesaron, off the record, que su corazón está cansado y que no saben si resistirá 4 AÑOS MÁS


4



Daniel Mancuso

7 comentarios:

Sujeto dijo...

Hola Compañero de Historia,
Y qué la va a hacer, don Mariano hace rato que se viene sobreviviendo a sí mismo.
Quizá lo mejor que podamos desearle sea muchos años de vida para ver la sucesión de gobiernos nacionales y populares, la distribución de la riqueza, la igualdad de oportunidades, los nietos apropiados con sus familias.
¡Larga vida al doctor!
El gran abrazo de siempre

Daniel Mancuso dijo...

Amén... y amén... y amén... hermanos, abrazo grande compañero Sujeto

Daniel dijo...

El Profesor Grondona es un cúmulo de argumentos.
Se levanta y pacientemente va armando frases rimbombantes, párrafos y hasta arengas para cerrar su programa dominguero.

Ahora dice:
"ignoramos todavía tanto la fecha exacta de su extinción como el contenido concreto del período que lo reemplazará"

Que curioso, cuando se sentó con Biolcati parecían muy seguros de ambas cosas.
Está perdido el Profesor, le está legando la jubilación. Claro que sería justo que la transcurra en la cárcel junto a sus viejos amigotes de las épocas de tiro.

Daniel Mancuso dijo...

que se jubile y que la mire a Cristina por TV, abrazo tocayo

Ángeles del Hoyo dijo...

Excelente Daniel ! lo llevo al facebook. saludos

Daniel Mancuso dijo...

lleve, abrazo Angeles

Anónimo dijo...

el peor castigo de mariano grondona antes de su muerte sera seguir viendo democracia en la argentina

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta