buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 8 de junio de 2011

CAOS DE TRANSITO K






Hace muchos años, los que hoy pisamos el medio siglo queríamos ser doctores (por las ambulancias de lata con tracción y sirena) o ingenieros (por el Rasti). Nuestros padres soñaban con un abogado en la familia ─si un hijo les salía puto quería ser bailarin o actor─ y mandaban a imprimir tarjetitas dos años antes de que se recibieran: "Pepe Curdeles, abogado".

Hoy por hoy, muchos pibes quieren estudiar periodismo. Se sienten seducidos por el carisma de Jorge Lanata, la mirada crítica de Lorena Maciel, la inteligencia de Mariano Grondona, la seriedad de Santo Biasatti, el encanto de Maria Laura Santillán, el desenfado de Luís Majul, la Simpatía de Ernesto TN baum. Quieren ser como ellos.

Además, los medios están en boga, y parece fácil llegar a la fama. No hace falta ser muy inteligente, ni tener ideas propias. Sólo hay que ser obediente, no sacar los pies del plato, leer el teleprompter sin chistar, hacer lo que los productores te piden ─lo que mide más rating, lo que más vende─, que según los dueños de los medios es "lo que quiere la gente".

Un periodista que se precie quiere trabajar en Clarín. Allí pagan buenos sueldos y no hay problemas sindicales porque no hay delegados ni asambleas. La única condición es hacer lo que dicen y mantenerse al margen de cualquier conflicto, no hacer preguntas indebidas, decir a todo que sí, sentir en el medio del corazón 2 palabras sagradas: "le pertenezco".

Y entender la lógica editorial de uno de los multimedios hegemónicos más grandes de América: Si hay una marcha opositora se producen "complicaciones en el tránsito", pero si la movilización es en apoyo al gobierno nacional, tenemos ante los ojos de la sociedad un enorme "Caos de Tránsito", sufrimos un "Infierno en la ciudad", o padecemos las peores catástrofes de un país invivible.






Y por supuesto, las tapas tienen que ser explosivas.

No importa que en la nota no haya rastros de lo que se anuncia en el título, o que se fundamente la información, o se citen las fuentes, o se tengan pruebas. Se pone todo en potencial y listo.

Los que tiene cierta formación académica pueden usar sus conocimientos para la causa. Los amantes de las letras usan la elipsis perversa, una figura retórica que consiste en la supresión de algún término de la oración, que aunque sea necesario para la correcta construcción del sentido, se sobreentiende por el contexto (manipulado). Y así se podrá decir lo contrario de lo que sucede como si fuera verdad y sin que miles de lectores se den cuenta.

Nadie lee todo el artículo, apenas el copete, la volanta, y chau. Si alguno está muy interesado llega hasta el primer párrafo. Así que, a mandar fruta, carne podrida, mierda a troche y moche. De Sociedad a Deportes, de Economía a Policiales, de Espectáculos a Ciudades.

Siempre se puede sembrar dudas, limar, criticar, intrigar, dejar en el aire un persistente olor a podrido. Con eso basta y sobra.



Daniel Mancuso

2 comentarios:

Mónica dijo...

el metrobus, a una semana de su estreno, ya
1) atropelló a un peatón
2) chocó
pero eso no constituyó ningún tipo de problema de tránsito.

Schoklender fue tapa en tanto que NO LO FUE que el candidato a vice que lleva Alfonsín tiene vinculaciones con el narcolavado http://www.diarioregistrado.com/Politica-nota-50048-Que-dijo-la-Comision-de-Lavado-sobre-el-vice-de-Alfonsin.html

es obvio (más allá de las responsabilidades que le quepan a Schoklender)que ensuciar a una institución como Madres de Plaza de Mayo es un "tiro" por elevación al gobierno nacional que los del poder hegemónico van a aprovechar en un año de elecciones.

Daniel Mancuso dijo...

Es verdad, Mónica, coincido en el análisis, abrazo

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta