buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 16 de diciembre de 2010

UMBERTO ECO RITORNA












Su nueva novela, El cementerio de Praga, se publica 30 años después de su primera y laureada incursión en la ficción, El nombre de la rosa.


«Ya saben cuánto odio a mis lectores. Les hice leer latín en El nombre de la rosa y un lenguaje inventado en Baudolino, así que me dije por qué no terminar un libro con el personaje más antipático de la historia»
.

El personaje, Simone Simonini, es un fabricante de documentos falsos que odia visceralmente a los judíos, trapichea con hostias consagradas para misas negras y se codea con seres históricos reales del siglo XIX como Freud, Garibaldi o Dreyfuss. Simonini es un protagonista inventado, aunque su ocupación es bien actual.

Umberto Eco recuerda los papeles falsos que justificaron la guerra de Irak, en los que solo parece creer Bush.

«Vivimos rodeados de falsificaciones de los servicios secretos y los Gobiernos».
La furibunda militancia antisemita de Simonini desató las críticas de la comunidad judía y de los jerarcas del Vaticano. En un enésimo capítulo de la batalla de la ficción contra la realidad, el italiano minimizó ambas con socarronería. Los reproches del periódico del Vaticano, L'Osservatore Romano, «ayudaron a vender «100.000 ejemplares más».

Tras algún reproche -tal vez tras haber leído la novela- ha recibido la invitación de tres comunidades hebreas para llevar la obra a Jerusalén.

«Son muy inteligentes. No se puede atribuir a los autores lo que piensan los personajes».

En Italia, ayudada o no por católicos acérrimos, la novela va como un tiro: 600.000 ejemplares en un mes:

«No entiendo por qué, es posible que se hayan vuelto todos locos. Es posible porque votan todos a Berlusconi»
.


  • En declaraciones a la prensa alemana (los diarios Berliner Zeitung y Frankfurter Rundschau), Umberto Eco habló sobre Silvio Berlusconi y lo compara con Napoleón III (cualquier parecido a Mauricio Macri no es casualidad)...


«Sono nato sotto il fascismo. Desidererei tanto non dover morire sotto Berlusconi».

«Di questo sono sicuro. Non sono felice della situazione in Italia e non si tratta piu' tanto di me stesso, per questo sono troppo vecchio. Ma dei miei figli e dei miei nipoti, per i quali desidererei qualcos'altro».

«anche se Berlusconi morisse domani, il sistema Berlusconi continuerebbe ad avere un influsso fuori dai confini dell'Italia».


En esto último se equivoca Umberto. El influjo Berlusconi morirá en el océano Atlántico, como los huracanes. Cuando Mauricio Macri deje el poder, su neoliberalismo reaccionario será un mal recuerdo. Aquí, en Argentina, venimos rumbeando para otro lado, el proyecto nacional esta más fuerte que nunca.


Daniel 
Mancuso

No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen