buscador

Búsqueda personalizada

domingo, 14 de noviembre de 2010

ARTE POPULAR ARTE TILINGO



La noche de los museos es un tour a la argentidad de todos los tiempos con destino al presente de cris pasión...

En el arte como en otras actividades humanas hay mucho chanta dando vueltas. Más, si tenemos en cuenta el halo de misterio que envuelve a la pintura y las artes plásticas, a través de la historia. En el medioevo, la Iglesia se apropió de la producción artística para adornar las catedrales y seguir profundizando su predominio sobre las conciencias. Luego la burguesía tomaría la posta de los religiosos y el arte cambió de dueños, siguiendo un destino de privilegios que llegará a nuestros días. Muchos artistas terminan produciendo para quien puede comprar y pagar altas sumas por sus "productos". Muchísimos artistas más, la mayoría, terminan resistiendo las avatares de una vida de privaciones, con una lucha intensa por sobrevivir y seguir produciendo su arte sin defeccionar.

Los medios masivos le dan poca bola a nuestros artistas. Salvo la sanata inextricable de Federico Klemm, que en el fondo se tranformó en un programa humorístico, de culto, no hay demasiados ejemplos de difusión artística en la memoria popular.

Ayer se realizó "la noche de los museos", séptima edición de una Noche en que se abren nuevamente museos y espacios culturales a medio millón de ciudadanos. (sábado 13 de noviembre de 2010, desde las 20.00 hs. hasta las 03.00 de la madrugada). Fui a dos lugares contrapuestos geográfica y conceptualmente...


1
El Museo Conventillo Marjan Grum es una isla perdida en la calle Garibaldi, acorralado por una vía muerta, a metros del turístico Caminito de La Boca. Allí reina un barbado y talentoso Prospero que construyó un mundo fantástico habitado por duendes de hierro y hojalata, florecido en medio de un tiempo que corroe los colores de la inmigración del siglo pasado y el anterior. El joven Marjam Grum, logró hacerle fintas a las balas y la muerte de la Segunda Guerra Mundial que asolaban Eslovenia, y desde los 10 años se hizo argentino, también.


Las paredes de su reino tienen maderas gastadas de tantos recuerdos; respiran cuadros con enormes caras de tangueros que nos miran en blanco y negro, Discepolo, Troilo, el Polaco...; tienen filetes de Menasche, que estallan en una primavera polícroma, popular. Todo exuda barrio, memoria y sentimiento profundo.

En el patio, unas marionetas teatrales adorables con Maggi Persincola a la cabeza, regalan voces viejas a la añoranza nueva del bullicioso conventillo de antaño.




2
De allí, me fui a Palermo, a otro museo (que no voy a nombrar pero se parece a tantos)... y encontre el arte de la sorna snob sobre lo sublime. Unas maderas en el piso, en una instalación digna para un asado sin carbón, ofende impune la sensibilidad de los visitantes... unos zapatos con plumas, de un autor que quizo hacerse el raro... berrinches consentidos de colores ensuciando unas telas machucadas por el mal gusto... una propuesta posmoderna que se quedó en el tiempo, de tan insulsa y vacua. Digna de los tiempos de la pizza y el champagne...


3
Antagonismos que conviven en la misma ciudad, tan dicotómicos como los subversivos avances nacionales y las rémoras macristas. En la boca del Riachelo, las memorias del esplendor del trabajo y la mezcolanza políglota que fatigaron la patria, emergen del olvido. En los barrios del Norte, los resabios de un tiempo de fracasos y desdichas recientes que fornicaban con lo extranjero se niegan a aceptar la sconfitta.

Mientras en uno se respiran historias y sudores de padres y abuelos; en el otro, el perfume importado y las ganas de figurar en los catálogos de moda nubla los sentidos.



Daniel Mancuso

No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta