buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 22 de octubre de 2010

VIOLENCIA POLÍTICA



La violencia política no es un invento argentino. Tampoco empezó con la muerte del joven militante Mariano Ferreyra. Y será difícil que nos abandone por ahora.

El peronismo tiene sobrada experiencia en sufrir persecusión política, bombardeos, cárcel y fusilamientos como para dar cátedra de militancia política y conciencia popular.

Jamás un militante peronista participó de una dictadura ni se alió a fuerzas represivas. Los burócratas sindicales y las patotas sicarias que sostiene esas mafias, siempre han sido alentadas por los dueños del poder económico desde 1955 hasta hoy, para combatir al movimiento obrero organizado. Y nadie que se llame peronista puede ser burócrata, matón o menemista, en realidad, está mintiendo, es un infiltrado y está traicionando al movimiento.

Pedraza no es aliado del gobierno ni de Moyano. Es otra falacia que pretenden instalar desde Clarín hasta el Partido Obrero. Otra muestra más del infantilismo de izquierda asociado a los intereses corporativos antipopulares. Otra paradoja, como cuando los troscos se aliaron a los agrotóxicos con la 125. ¿Te acordás?

Es una gran irresponsabilidad política y una jugada berreta la de Nelson Aguirre, de 30 años, militante del Partido Obrero, que con sus declaraciones saliendo del hospital Argerich, culpó a la Presidenta de la Nación y al gobierno de los hechos donde murió Ferreyra. No resiste el menor análisis. Aguirre habló por los medios mientras la fiscal del caso pedía por favor que declaren en la Justicia. Es, por lo menos, una actitud de poca honestidad intelectual la que se vio en algunos dirigentes del Partido Obrero.

"Hay que matar a los zurdos". ¿Nunca escuchaste esta frase? Esta imbricada en la cultura y la conciencia de este país. Lleva años picoteando la cabeza de los argentinos. Cualquiera de nosotros, que militamos en los 70, en las filas del peronismo combativo éramos zurdos a los que había que matar. Eramos los que peleábamos por liberación o dependencia.

Mariano es otra víctima de la intolerancia y la dependencia. El uso de su muerte para denostar al gobierno nacional encabezado por Cristina Fernández es una gran actitud antipolítica, cargada de cinismo e hipocresía. Que lo hagan los periodistas a sueldo de la corporación mediática desinformativa, vaya y pase, es obvio. Pero que lo hagan integrantes de grupos políticos como Pino Solanas, o la CTA, o los dirigentes del PO, es mezquino y peligroso.

El escriba Fernando Laborda, editorializa en el diario La Nación, con el título: Del discurso K a la patria patotera...


Si algo le faltaba al gobierno kirchnerista frente al contexto de inseguridad y auge delictivo que golpea a la sociedad, era el recrudecimiento de la violencia política, que anteayer en Barracas se cobró la vida de un militante sindical y dejó a tres personas heridas de bala.

Aunque no haya el más mínimo indicio para acusar al gobierno nacional por este episodio bañado de sangre, al margen de la ineficacia policial para prevenirlo, el discurso permanentemente cargado de hostilidad del matrimonio presidencial y de algunos de sus más celosos defensores públicos, como Hugo Moyano, terminó exponiendo al oficialismo a los cuestionamientos de muchos.

  • No sólo no hay el más mínimo indicio para acusar al gobierno, sino, que por el contrario, el gobierno nacional está comprometido en desalentar la violencia política cuando anuncia y acciona que no va a reprimir la protesta social.

    Cristina lo explica: Por eso quiero decir la amargura que uno siente cuando pasan estás cosas, que son producto de la violencia y de no poder sentarse a discutir y debatir las cosas, como corresponde en una sociedad democrática. Y que debemos condenar todos, absolutamente y enérgicamente todos, pero también tener coherencia y no actuar con grados esquizofrénicos. Porque la semana pasada, el ministro tuvo que salir a explicar con video que la Policía no había reprimido, cuando en realidad todos vimos que no había reprimido, sino que al contrario había sido agredida y ayer se reclamaba porque la Policía no había defendido por allí al mismo grupo político que había ingresado en el Ministerio. Entonces yo creo que todos tenemos que tener una inmensa responsabilidad...

    ... La verdad es que yo no quiero vivir más en una sociedad donde salgan a la calle con palos o con armas de fuego; no me gusta vivir en una Argentina donde se sale a manifestar con palos. Sí a manifestar, ustedes saben, me conocen, he sido militante política toda mi vida y, por lo tanto, voy a defender las manifestaciones políticas y sociales aún las que no estoy de acuerdo o aún las que son en contra del propio Gobierno.

    Bueno, de hecho, no hubo un gobierno en la historia de la República Argentina que soportara cortes de ruta durante cuatro meses enteros, bloqueos de fábricas, desabastecimiento y que no hubiera un solo rasguñado en este bendito país. Y yo estoy muy orgullosa de esa política, prefiero pagar mil costos políticos por no reprimir antes que tener que lamentar la muerte de un argentino...

Sigue Fernando Laborda, en La Nación...

La violencia política es otra faceta de uno de los grandes problemas que acosan a los Kirchner: la inseguridad. Este fenómeno no sólo abarca los habituales asaltos a mano armada que sufre cualquier vecino, sino también los innumerables actos de prepotencia que hacen que el espacio público deje de ser público.

El gobierno kirchnerista incentivó buena parte de la espiral de violencia política que hoy se muestra incapaz de controlar.

El piqueterismo social, iniciado en los últimos años del menemismo y vastamente extendido tras la crisis de 2001, con Luis D´Elía como uno de sus estandartes, fue sucedido por el piqueterismo sindical, que tuvo como abanderado a Hugo Moyano. Ambos padres de esa criatura, D´Elía y Moyano, terminaron en brazos de Néstor Kirchner, para quien la gobernabilidad es sinónimo de control de la calle.

  • Es mentira. El acto de la CGT en River Plate convocó a más de 140 trabajadores y se desarrolló en paz, aunque fue ampliamente criticado en los medios por el "caos de tránsito" ocasionado en las cercanías del estadio.

    La Violencia durante la toma del Ministerio de Educación fue ejercida por militantes del PO, entre otros, el mismo grupo al que pertenecía Mariano Ferreyra. Entonces pongámonos de acuerdo, ¿sirve la violencia o no sirve? ¿Hay que usarla para hacer política o no?

    ¿Por qué Clarín o La Nación o Perfil critican una violencia "piquetera" sí, y otra violencia agroexportadora no?


Durante años, las autoridades nacionales, con el pretexto de que no podía criminalizarse la protesta social, consintieron que distintos grupos se apoderaran de la vía pública y hasta utilizaron a algunos de esos sectores con fines políticos. Dejaron que la violencia y la extorsión se generalizaran como mecanismos para conseguir beneficios sectoriales o personales, aunque la sociedad quedara como rehén. La ocupación del espacio público como método extorsivo garantizaba visibilidad y eficacia.

De la mano de esta concepción vinieron escraches, bloqueos de plantas industriales, con el clan Moyano a la cabeza, y zonas liberadas con la excusa de que la protesta social no podía ser penalizada. Y esa cultura no hizo más que retroalimentarse con la agresividad discursiva de los Kirchner, incluidas las referencias de la Presidenta a la lucha de clases y a su idea del conflicto como vía para el progreso social.

Probablemente el Gobierno no haya hecho nada para provocar la muerte del joven Mariano Ferreyra. Pero en siete años tampoco hizo nada para desalentar la cultura patotera que desató la tragedia. Finaliza así el escriba monopólico Fernando Laborda.

  • Otra vez, se mezcla todo y se hace un pastiche que intenta confundir a la ciudadanía. Los conflictos son parte de la vida social. La política es conflicto y es parte fundante del avance de las sociedades democráticas. Sólo cuando reina la dictadura y la muerte está todo calmo.

    "El silencio es salud" fue una consigna propagandística que se propaló en momentos en que los militares secuestraban y desaparecían mientras los civiles cómplices se enriquecían. Bartolomé Mitre, Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble se quedaban con Papel Prensa; Mirta Legrand y Susana Gimenez almorzaban felices y se molestaban con la campaña antiargentina de los familiares de desaparecidos en Europa.

    Lo que en realidad está en discusión, lo que de verdad molesta, es que los trabajadores conquisten derechos, se empoderen y ganen el lugar que se merecen en una sociedad democrática. Que un camionero gane 6, 7, 8 lucas por mes; que haya paritarias, que se intente participar en las anancias de las empresas... Eso es la verdadera violencia para la clase dominante y lo quieren impedir.


Todavía Clarín y La Nación no se preguntaron qué hacía Mariano Ferreyra en las vías. No dicen que estaba pidiendo por los derechos de los trabajadores tercerizados. Esa es una rémora más de las heredadas del neoliberalismo de los 90 que hay que desterrar. Clarín persigue a sus trabajadores sindicalizados, por ejemplo. Esos medios que manipulan la información y mienten, sumados a los políticos opositores que quieren volver al ajuste fiscal y las leyes del mercado, como Sucede en Europa, son los que se apenaron por la muerte de Mariano.

Cuidado.



Daniel Mancuso

3 comentarios:

Roxana dijo...

Excelente, compañero!!

Unfor dijo...

La mejor prueba de la superación de violencia social fue el Bicentenario. Fue ejemplar, increible.

Pero subsiste la violencia en manos de sicarios, como decís, en los conflictos sindicales donde alguno que ve peligrado su poder los manda.
Hay un punto que me preocupa, Mancu.
No podía la policía armar un cerco para que los manifestantes no queden expuestos a los asesinos?

Es el primer gobierno que no reprime la protesta. Esto no es poco. Es muchísimo.
Pero cuando una comisión de trabajadores decide su independencia y se ve hostigada por una banda de matones, que hacemos?
Mas allá que luego actúe la justicia. Que hacemos "in situ"?

cansarnoso dijo...

por la zona liberada ¿ya le dieron una patada en el tujes a alak?

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta