buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 29 de septiembre de 2010

ESA LOCA VIEJITA



¿Hay algo más absurdo que dar vueltas y vueltas a una pirámide, un monumento, para reclamarle alguna cosa a quienes no van a escuchar nada?

¿Se reirían a carcajadas, hasta morir de dolor de panza cuando escuchaban... Con vida los llevaron, con vida los queremos?



Hebe, deja ya de joder con palabrotas.
Hebe, que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca...



No es intención de este cronista polemizar sobre los dichos de Hebe de Bonafini en la

Sin lugar a dudas sus dichos han sido detonantes de un sinnúmero de opiniones acerca de la oportunidad o no de sus críticas al Poder Judicial, en general, y a la Corte Suprema, en particular.

Pero insisto en que alguien tiene que decir lo que ella dijo. ¿Quién si no? Alguien debe expresar la bronca contenida. La dictadura sigue vivita y coleando en cada injusticia impune y activa que tiene olor a civiles y militares asociados para el delito.

Ella no es funcionaria, ni política, y no tiene cargo legislativo. Y su importancia mediática radica en que representa a uno de los sectores que han venido bregando por la justicia y la verdad desde hace 34 años.

La vieja gritona es el emergente, uno de tantos, de esa tempestad infame que azotó la vida por estas tierras. Y lleva en la piel y el alma la cicatriz perversa de una garra impune y cotidiana, fresca como una frutilla fresca, a la hora del postre de los señores de la vida y la muerte, que se toman un tiempo para regodearse de placeres antes de seguir con sus canalladas. La impune frutilla fresca de los que almuerzan con supremos jueces o políticos presidenciables, antes del café ameno para discutir negocios.

Hebe es una madre dolida, que no pide pena de muerte como Susana Gimenez, ni dice andate conchuda como la señora de la cacerola destituyente. Pide más democracia, organización y memoria.

Y recuerda que hace 34 años pasaban cosas como ésta...


    ... Cuando hace un tiempo entrevisté a Carlos Miranda, el hermano de Bárbara, me atreví a preguntarle si el llamado del colimba había existido. Porque fue público que según la abuela Miranda, muy poco tiempo después del ataque, un joven la llamó por teléfono para avisarle que él había participado del operativo y había visto como un milico se llevaba en brazos a Matildita. Y se la llevaba viva. Digo que fue público porque salió en todos los diarios y revistas que reportearon a la abuela, cuando al efectuar las exumaciones se descubrió que faltaba el cuerpito de la beba. Carlos Miranda me aseguró que el llamado había existido, pero además me dijo que, según creía recordar, ese colimba que llamó a su madre le había dicho que cuando los militares tomaron por asalto la casa, Bárbara aún estaba viva en el fondo del chalet, herida pero viva. Y con su cuerpo protegía "a uno de los chicos". Le dijo ese soldadito a la abuela Miranda que ahí mismo su hija fue rematada de un tiro en la cabeza. Esa versión del colimba, una más entre tantas, la avala la pericia de los médicos forenses...

    Creo que la hija menor de Roberto Lanuscou y Bárbara Miranda vive. Creo que Bárbara la protegió hasta el momento final. Que pudo resguardarla a pesar de tanto fuego, de tanto ruido y espanto, de tanto humo, de tanta sangre. Creo que Bárbara sobrevivió aturdida, sorda, destrozada después de haber visto morir a sus niñitos mayores, empujada por una extraña fuerza visceral de madre. Que sobrevivió al derrumbe de paredes, al incendio, a los estallidos que fueron arrancándole jirones del cuerpo, pedazos de vida en esas pocas horas de dolor y locura, mientras veía a su marido debatirse en una resistencia heroica, alucinada, sin salida. Yo creo que la compañera sobrevivió seis horas a pesar de los miles de proyectiles que se abatieron sobre su casita, a pesar de las bestias de Campo de Mayo, de los 300 efectivos, y aun a pesar de las bombas...

EL CASO LANUSCOU
Marisa Sadi.
(Editorial Nuevos Tiempos,
Buenos Aires, 2009.
Página 343)



Y después de tantas dilaciones, tanta injustica (porque las viejas se mueren y la impunidad sigue), después de tamaño alarde de poder intocable y cuidado entre algodones, pese a las luchas populares, ¿encima quieren buenos modales?

Si hasta el diario La Nación, hace años, allá por 1998, se daba el lujo de hablar de la dictadura porque no había peligro ni cuestionamientos sobre su participación durante el genocidio iniciado en 1976. Publicaron la nota Abuelas de acero 21 años después donde hablan del caso Lanuscou.


¿Qué tendrá que ver todo esto con los dichos de Hebe, al finalizar la marcha por la plena vigencia de la Ley de Medios de la democracia?

¿En qué se acercan la revisión del pasado con el cansancio de Jorge LANATA olor a podrido sobre las discusiones de los 70?

¿Hay alguna conexión entre la hija del matrimonio Lanuscou que no aparece y el monopólico grupo Clarín que se opone a la Ley, toda la Ley?

¿Qué pito toca la Corte Suprema en ?

Un montón. Mucho. Todo.

Jodemos con el pasado, porque esta irresuelto, por ahora. El presente y el futuro están en buenas manos.





Daniel Mancuso

6 comentarios:

Bigote dijo...

Hay mucha hipocresía. De lo que dijo Hebe, obviamente debemos tomar la escencia y entonces preguntarnos si no hubieramos dicho lo mismo. Está claro que "tomar Tribunales" es como "matar a Leuco". Hebe es una mujer de paz, que reclama justicia (como bien dice la nota), caminando alrededor de la pirámide de mayo durante décadas, ¿quién puede tomar en serio eso de tomar Tribunales?, ¡¡por favor!!
¿Quienes son los que no piensan que esto que está haciendo la justicia es de mala leche y que son unos turros que están jugando en contra del pueblo?. Dejemonos de joder.

Greta dijo...

Coincido con tu visión y son muy significativos tus interrogantes.
La respuesta es clave, tal cual vos la planteás, y con eso tiene que ver el enojo de Hebe.
Te invito a leer mi post sobre este tema:
Pulenta con pajaritos: ¿Saben qué? ME TIENEN HARTA...!!! http://t.co/2d772KF

Unfor dijo...

Yo no convalidé la tibieza, Mancu. Me pareció que piantan votos estas cosas y estamos haciendo todos los días para convencer una a una a la gente.
Yo no soy tibio. El tema era: captar a los tibios.
Pero bueno, a mi también me gustan las cosas calientes, siempre es mejor jugarse.
Si la mayoría dice que hay que ir para adelante y que la convicción sea también un grito o una puteada, yo voy con la mayoría.

Uno vio como tuvo que asentarse la cosa con la transversalidad, como cultivar la paciencia, como no confrontar. Quizás, después de tantas traiciones las cosas cambiaron y ahora se torne más frontal la lucha.
Escucho a muchos que dicen que hay que ir con cautela, que sino se pierde. Y a otros, como en tu caso o en el de Sindioses, que al revés, no se pueden resignar las tripas cuando algo se quiere decir como se siente.
Trato de atender todas las razones. Pensaba que era mejor la estrategia de cierta cautela. Pero claro, viendo la impiedad que hay enfrente para destruir este proyecto, terminó sintiendo que tienen razón los que dicen: no nos guardemos nada.

Daniela Godoy dijo...

Es hora de profundizar la mirada crítica sobre lo que es la corporación judicial. Día a día, con los juicios, aparecen magistrados colaboradores con la dictadura. Es un poder que no se ha modernizado ni democratizado como el Legislativo ni el Ejecutivo, y esto se relaciona directamente con la función que cumple en este momento, entorpeciendo la aplicación de las políticas legítimas. Entonces, cómo no poner en el debido contexto la escena? Y además, cómo no aplaudir a Hebe, que no tiene porqué ser "políticamente correcta"?

Daniel Mancuso dijo...

Unfor, lo de tibio no era por vos sino que era una joda, está bien que haya diversos puntos de vista, abrazo grande

Unfor dijo...

Un abrazo, Daniel!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta