buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 2 de septiembre de 2010

CÓMO PRESIONAR A LA CORTE Y QUE NO SE NOTE



Con vaselina pero con decisión monopólica, el diario Clarín publica una extraordinaria nota anticipatoria, una forzada prolepsis de la novela de la Ley de Medios, que muy sutilmente busca presionar a los jueces del alto tribunal y generar las condiciones de un futuro argumento, en caso de no salir favorecidos: "El poder ejecutivo los presionó y dictaron un fallo en contra de su voluntad", dirán indignados.

¿Cómo es el plan?:

Por todos los medios monopolicos salen a decir que el fallo en favor del grupo Clarín está ya cocinado. Lo repiten, lo repiten, lo repiten. Cuando se expida la Corte Suprema de Justicia, si el fallo no es conveniente a sus intereses, esos mismos cientos de medios saldrán con los tapones de punta, diciendo que el gobierno hizo trampas, presionó a los jueces, son autoritarios, vivimos una dictadura, Cristina es Hitler, Néstor es Eva Brawn, y Héctor Magnetto será candidateado al premio Nobel de la Paz...


ARGUCIAS CLARINISTAS PRESENTA:

En la Corte ya están los votos, pero se demora una decisión


02/09/10 Hace varios días que ya hay mayoría para rechazar un planteo oficial por la ley de medios.

Por Silvana Boschi


En un ejercicio de extrema prudencia, varios jueces de la Corte Suprema son partidarios de no firmar resoluciones vinculadas a conflictos en plena ebullición. Así lo han hecho en los últimos años, en coincidencia con un proceso de reconstrucción de su imagen. Esto le permitió a la Corte volver a situarse en un lugar de excelencia, lejos de la conducta de algunos jueces que, allá por los años del menemismo, aportaron al lenguaje local el término de “mayoría automática”.


El caso de la medida cautelar sobre el artículo 161 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que establece el plazo de un año para la desinversión y que fue cuestionado ante la Justicia por el Grupo Clarín , es uno de los ejemplos, donde la Corte demora una definición en un intento por evitar –tal como reconocen en privado algunos de sus miembros– ser cuestionados por “hacerle el juego” a alguna de las partes en conflicto.

A principios de agosto, luego de la feria judicial, los jueces de la Corte comenzaron a analizar si aceptaban o no intervenir en la apelación planteada por el Estado Nacional contra un fallo de primera y segunda instancia, que suspendió la “cláusula de desinversión” (art. 161).

Ante la Justicia, las empresas plantearon que ese artículo es violatorio del derecho de propiedad, ya que las obliga deshacerse de las licencias que exceden la cantidad autorizada por la Ley 26.522. Y en su apelación, la Procuración del Tesoro negó cualquier vulneración del derecho de propiedad, argumentando que “el Estado ejerce el derecho a regular el uso” de las licencias de radiodifusión.

Según fuentes de la Corte, la mayoría de los jueces se manifestó a favor de rechazar el planteo por falta de una sentencia definitiva , lo que dejaría en pie la suspensión del artículo, considerando también que la medida cautelar cuestionada no provocaba un daño “de gravedad institucional” , como sí entendieron que ocurría en el caso de la provincia de Mendoza, donde una jueza había suspendido la aplicación de la ley en todo el país.

Fuentes del tribunal aseguraron a Clarín que –a pesar de que ya estaban las firmas de seis de sus siete jueces– la fuerte presión ejercida por el Gobierno sobre la casi totalidad de sus miembros habría provocado que decidieran postergar la resolución La presión en este caso parece haber ido más allá de las habituales declaraciones públicas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y de su esposo, el ex presidente, con las que intentan disciplinar a aquellos jueces que, en un proceso histórico de renovación, propusieron para ocupar despachos en la Corte. Estas últimas semanas, al menos cinco de ellos habrían recibido llamadas telefónicas directas de la Casa Rosada reclamando que acepten la apelación del Gobierno y revoquen la medida cautelar que suspende la aplicación de la ley.

El resultado de esas gestiones no fue el esperado, pero ayudó a demorar la resolución de este caso, que ya contaba con votos sobrados para alcanzar una mayoría. Habrá que ver qué margen de prudencia están dispuestos a seguir mostrando en la Corte, cuando la naturaleza de una medida cautelar impone plazos habitualmente breves.


El pasquín monopólico dice que: Según fuentes de la Corte..., y que: Fuentes del tribunal... saben que piensan los jueces. ¿Cómo saben? ¿Cómo se enteraron de la postura de todos y cada uno de los jueces de la Corte, en un tema tan sensible que difícilmente dejarían que se filtrara? Tal vez, Los jueces mientras toman el café con leche y mojan la medialuna le dicen a la secretaria, en tono intimista: "¿Sabés qué?, voy a votar a favor de Clarín, Lucrecia, pero no se lo digas a ADRIÁN VENTURA, porque él va y lo cuenta".






Daniel Mancuso

2 comentarios:

Unfor dijo...

La conclusión de tu post es la cuestión.
Este diario se la pasa invocando "fuentes" y anda siempre con el "dicen...".
Refiriéndose a quien?
"Al menos cinco habrían recibido llamadas..."

Escriben todo un diario, desde la tapa misma, en ese modo potencial. La gente que lo lee se va cansando, no? Cada vez tienen menos lectores. No se como "sobreviven" los aún cautivos.

Sujeto de la Historia dijo...

Maquiavélicos los muchachos; se nota que tienen una gran experiencia en aprietes
Saludos

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta