buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 2 de abril de 2009

AUTOCRÍTICA




No caben dudas de que el 28 de junio hay que votar a los candidatos del FPV. Hay que bancar a Cristina para profundizar el modelo productivo, de inclusión social, con redistribución de la riqueza y creación de empleo. La oposición política, aun con sus matices, es un bloque monolítico intemperante, que entorpece la gobernabilidad y retrasa la marcha democrática hacia una patria justa, libre y soberana. Los pibes de la foto esperan.

Sin embargo, así las cosas, éste es un dibujo grosero, pintado a brocha gorda, de la Argentina política actual. Si tomásemos un lápiz fino, y tratásemos, al menos teóricamente, de delinear un dibujo más preciso del presente, nos encontraríamos con una trama compleja y contradictoria, digna de analizar y tratar de entender.

Los análistas, las encuestas, los sondeos más auspiciosos dan un triunfo del oficialismo, con un 45 % de los votos. ¿Qué significa el otro 55%? ¿Son personas irrecuperables? ¿Son enemigos encubiertos que conviven a diario con nosotros pero que a la hora de votar muestran sus rostros siniestros? ¿Por qué no acompañan al gobierno?

Todo indica que el proyecto K gana en Buenos Aires, que el macrismo gana en la Ciudad Autónoma, que Rodriguez Saa gana en San Luis, que en Córdoba..., que en Santa Fe... un mapa bien heterogeneo y dispar. Los pibes de la foto esperan.

Cuando decimos que queremos reconstruír la Argentina Neoliberal de Menem y Cavallo, la patria herida por la dictadura y la guerra de Malvinas, la nación empobrecida de la Alianza, somos sinceros, pero ¿Cómo se hace? Si la dirigencia y la militancia políticas siguen enfrascados en un microclima autónomo que muchas veces da la espalda a las verdaderas urgencias, a los auténticos problemas de construcción y de resolución.

¿Cuánta responsabilidad tenemos por la generación o el fomento de las antinomias tan dolientes que ensombrecieron nuestra historia desde el nacimiento de la patria? Ya tenemos suficiente experiencia sobre los resultados adversos que se obtuvieron por fallas en la caracterización de la etapa y de la coyuntura, confrontaciones directas equivocadas y otras yerbas. Cuántos compañeros perdimos y cuánto tiempo malgastado, y los pibes de la foto esperan.

Nos acusan de soberbios, de sectarios y excluyentes, y a veces, algunos compañeros, erroneamente, con una sonrisa dibujada, asienten orgullosos la calificación, como un signo de nobleza política. Subyace un irresponsable fervor contumaz que desmerece las intenciones más nobles. No es buena la soberbia para la batalla que estamos librando, no ayuda, y enceguece el panorama. Los que empezamos a militar en los 70, sabemos de qué se habla cuando se dice: Hombre Nuevo. Pudimos conocerlos y aprender de ellos, eran los compañeros que en ese tiempo marcaban el pulso de la política con amor, humildad, y valentía sin igual. Trataron, mientras pudieron, de ser mejores, de abandonar sus miserias y abrir las orejas. Los más lúcidos ya no están, pero es seguro que generosamente quieren que los reemplacemos y eso lleva tiempo, decision política y esfuerzo colectivo. Es hora de recuperarlos no sólo en la memoria sino en la práctica política cotidiana.

Si nuestras verdades son universales y nuestras acciones benefician a todos porqué no logramos conseguir la aprobación mayoritaria y el respaldo unánime. No es solamente, porque los otros son más poderosos y la correlación de fuerzas aún no es favorable, y la oposición entorpece la gestión de las políticas públicas y los medios atacan sin descanso. Eso ya se sabe. Pero qué hacemos nosotros. ¿Qué hacen las innumerables agrupaciones peronistas que apoyan el modelo pero no logran una síntesis? ¿Cuántos gremios docentes hay en la CABA? ¿Por qué seguimos sosteniendo intendentes impresentables en el conurbano y gobernadores eméticos en las provincias?

¿Estaremos demasiado obnubilados en la pelea coyuntural? Si nos olvidamos la profundidades de la construcción política e ideológica que necesitamos para avanzar hacia la patria que queremos, el camino va ser más difícil e intransitable. Abundarán las vueltas atrás y los despistes. Tampoco sirve la aceptación incondicional de todo lo que emana desde el gobierno como palabra santa.

La palabra PosKirchnerismo aparece por ahí dando vueltas, tratando de encontrar un significado correcto. No es posible que sea el SI de Eduardo Macaluse, ni el Proyecto Sur de Pino Solanas, ni partido político alguno. La respuesta está en el proyecto en marcha. Sólo que, a diferencia de lo que postulan algunos compañeros, no es dable esperar que todas las jugadas sean unipersonales. La seguridad de triunfo de este proceso estará en el trabajo conjunto, la apuesta a la creación colectiva, la humildad e imaginación de los dirigentes, la militancia sin descanso, el análisis correcto de la realidad, la formación de cuadros y la aparición de nuevos líderes sostenidos por el fervor popular.

Se habla de una escena con tres patas: Una K, una peronista no K y una no peronista. Esa es una explicación para la gilada. La única escena factible hoy es la continuidad del proceso llevado adelante por la Presidenta. Condición necesaria pero no suficiente. Para la continuidad del camino iniciado en 2003, lento en algunos aspectos pero constante, incompleto e imperfecto, es necesario hallar nuevas respuestas, hacer autocríticas y generar aliados. Pero sobre todo, hay que dejar las anteojeras a un lado y empezar a ver el horizonte completo. Los pibes de la foto esperan.



Daniel Mancuso


3 comentarios:

MP dijo...

Qué buen análisis, Daniel. Acá me parece que se está impulsando una salida anticipada del Proyecto Nacional hacia territorios más amables para el gran capital y los grupos de poder, que si chillan como lo hacen, será que algo estamos haciendo bien. El tema dela CABA es un asunto complejo debido al electorado excesivamente derechizado y su permeabilidad al discurso mediático. Traducido: todos los candidatos tienen terror de quedar en orsai con "la gente", porque ésta se siente superior y diferente al resto del país.
Un saludo

Marcelozonasur dijo...

El colombiano que se candidatea en la PBA cuando le preguntan sobre la pobreza dice que tiene el modo de "solucionar" eso... algo así como un salario universal. Como el periodista no pregunta uno piensa... salario universal al instante, acto seguido van al FMI a pedir un prestamo por bache que genera en el Tesoro Nacional la medida anterior... y después, empiezan las concesiones neoliberales...

Obvio que lo mejor es seguir con esto que hay ahora. Entontrar algo superador a partir del fundamental rol del estado como regulador y protagonista de todo.

Anónimo dijo...

Es una buena reflexion, siempre disgna de intercambiar ideas, pareceres, miradas....Lore

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen