buscador

Búsqueda personalizada

martes, 24 de marzo de 2009

Paro Docente



Cada vez que leo o escucho que habrá Paro Docente, me agarra una cosa acá, y me angustio. ¿Será posible que para reclamar aumentos, para conseguir un salario justo, se perjudique a los más perjudicados de la patria, LOS PIBES? No son los niños que van a colegio privado, no son los niños que tienen mucama o niñera o baby sitter. Son los pibes que van a la escuela pública, los de familias de trabajadores, los más humildes, los más pobres. Muchos papás de esos pibes hacen las casas donde vivirán los niños que tienen clases. Muchas mamás de esos pibes, limpian las casas de los niños que tiene clases. Qué paradoja, ¿no? Una lucha justa provoca daños injustos. Sobre llovido, mojado.

Los reclamos gremiales son justos y la ausencia de clase es injusta. ¿Qué gana, la justicia o la injusticia? Los pibes pierden mucho más que ver el programa completo. Muchos no aprenden a escribir o leer bien, las interrupciones son disfuncionales para el aprendisaje. Esos pibes carentes de enseñanza serán los adultos del país que queremos construír. Los padres de escuelas públicas no son los más interiorizados en lo que les pasa a sus pibes porque tiene que estar muchas horas fuera de casa para laburar y no pueden apuntalar el aprendizaje de sus hijos.

- Papá. ¿por qué no puedo ir a la escuela? preguntó un pibe el primer día de clases frustrado, con su mochilita preparada para empezar primer grado. ¿Qué sintió adentro ese nene? Nadie se molestó en preguntarle. Su ilusión ya había sido machacada por los adultos, una vez más.

La mayoría de las familias que no tienen clases, ganan menos que los docentes que hacen paro. Si las políticas o las acciones que se llevan adelante perjudican a los que se quiere defender, algo anda mal, alguien se está equivocando.

¿Y si nos ponemos las pilas y pensamos otras formas de lucha? No me importa que me puteen (aunque no merezca insultos por dudar de una forma de lucha gremial que perjudica a las víctimas de siempre) muchos amigos míos son docentes y ya tuve la discusión respectiva. ¿Qué querés que hagamos?, dicen. Que nos den lo que pedimos y volvemos a clase, dicen. La culpa no es nuestra, nos llevan al paro, dicen.

Sin embargo, no se detiene la línea de montaje de ford, ni se afecta la plusvalía de un monopolio sojero, se deja sin escuela, sin educación, a miles de argentinitos.

Lamento que los pibes no sean consultados, que no puedan opinar. Lamento que las respuestas se parezcan tanto a las de los agrogarcas que cortan las rutas. Los argentinos esperamos un poco de imaginación para que lo urgente no tape lo importante.

En el país que queremos para nuestros hijos, los únicos privilegiados son los pibes, y eso no lo podemos transar.


1 comentario:

MÓNICA ADRIANA dijo...

Y si en la CABA, los sres vanguardistas destruyeron a la escuela pública y además se pusieron a la c lase media en contra, cuando antes de los '90 la tenían de su lado. Ahora el discurso progre no es entendido por las masas populares que concurren a la escuela pública

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta