buscador

Búsqueda personalizada

martes, 14 de julio de 2009

DIÁLOGO





Desde hace tiempo se escucha por ahí, a ciertos dirigentes erosionadores, periodistas mercachifles, políticos de vuelo bajo, y sotretas varios haciendo ruido.

Reclaman al gobierno nacional una acción que instaure una salida al laberinto construído por "la soberbia oficial". Tienen razón: la Presidenta no habla con ennergúmenos (Carrió, Morales...) ni da reportajes a los noteros descerebrados (preguntadores como Mario Massaccesi: "¿Cómo se siente?" le escupe al único sobreviviente de un accidente en la ruta 9, con 15 muertos). Esta actitud oficial ha generado y genera incertidumbre en "la opinión pública(da)".

"Así no es posible construir consensos" gritan cuatro estancieros obesos, aerosol en mano, pintando un busto de Evita, "sólo queremos ser escuchados", admiten, "pero todo de buena fe, amigo, somos unos simples campesinos".

Buscando en la biblioteca, tratando de encontrar una luz en el laberinto de las ideas, encontré un viejo libro de Paulo Freire, gastado y amarillento, con un título sugestivo: "Pedagogía del Oprimido". Abrí cualquier hoja, al azar...




« ...Al intentar un adentramiento en el diálogo, co­mo fenómeno humano, se nos revela la palabra, de la cual podemos decir que es el diálogo mismo. Y al encontrar en el análisis del diálogo la palabra, como algo más que un medio para que éste se produzca, se nos impone buscar, también, sus elementos.


» Esta búsqueda nos lleva a sorprender en ella dos dimensiones -acción y reflexión- en tal forma so­lidarias, y en una interacción tan radical que, sacri­ficada, aunque en parte, una de ellas, se resiente inmediatamente la otra. No hay palabra verdadera que no sea una unión inquebrantable entre acción y reflexión y, por ende, que no sea praxis. De ahí que decir la palabra verdadera sea transformar él mundo.

» La palabra inauténtica, por otro lado, con la que no se puede transformar la realidad, resulta de la dicotomia que se establece entre sus elementos cons­titutivos. En tal forma que, agotada la palabra de su dimensión activa, se sacrifica también, automáticamente, la reflexión, transformándose en palabrería, en mero verbalismo. Por ello alienada y alienante. Es una palabra hueca de la cual no se puede esperar la denuncia del mundo, dado que no hay denuncia verdadera sin compromiso de transformación, ni compromiso sin acción.

  • ¿Será esto lo que está sucediendo? ¿La escena política argentina se llenó de PALABRERÍA? ¿Puro discurso pero nada de acción? ¿Sólo criticar, revisar, analizar, denunciar, denostar? Porque en la acción ya dieron muestra de su incapacidad para gorbernar por el bien de todos: la Alianza con su desastroso final en 2001; El PRO con sus diputados truchos que votan por los que no están, sus políticas liberales, su gestión contra la educación, la salud y la cultura. La designación de un comisario dudoso... En la acción legislativa no han aportado una sola idea en beneficio del conjunto sino que van a la cola de los proyectos oficiales para pegarle bajo, en los tobillos.

» Si, por el contrario, se enfatiza o exclusiviza la acción, con el sacrificio de la reflexión, la palabra se convierte en activismo. Este, que es acción por la acción, al minimizar la reflexión, niega también la praxis verdadera e imposibilita el diálogo.

  • Todo parecido con la Federación Agraria de Eduardo Bussi y Alfredo De Angeli, y todos los productores y rentistas mal nacidos, es pura coincidencia.

» Cualquiera de estas dicotomías, al generarse en formas inauténticas de existir, genera formas inauténticas de pensar que refuerzan la matriz en qué se constituyen. La existencia, en tanto humana, no puede ser muda, silenciosa, ni tampoco nutrirse de falsas pala­bras sino de palabras verdaderas con las cuales los hombres transforman el mundo. Existir, humanamente, es “pronunciar" el mundo, es transformarlo. El mundo “pronunciado”, a su vez, retorna problematizado a los “sujetos pronunciantes”, exigiendo de ellos un nuevo “pronunciamiento”.

  • Buscar nuestra palabra verdadera, Transformar el mundo, es también, ir a contramano de las políticas neoliberales que nos mandaban desde la Usa y Europa. Fortalecer el Estado, recuperar el patrimonio dilapidado en los 90, integrarnos con los hermanos de latinoamérica en el Mercosur y UNASUR, generar Trabajo, recuperar el tejido social agujereado por la injusticia del "Mercado".

» Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo; en la acción, en la reflexion. Más si decir la palabra verdadera que es trabajo, que es praxis, es transformar el mundo, decirla no es privilegio de algunos hombres sino derecho de todos los hornbres. Precisamente por esto, nadie pue­de decir la palabra verdadera solo, o decirla para los otros, en un acto de prescripción con el cual qui­ta a los demás el derecho de decirla. Decir la pala­bra, referida al mundo que se ha de transformar, im­plica un encuentro de los hombres para está transformación.

  • Los hombres dejaron de hacerse, porque los tapó el silencio, la precarización laboral, el desempleo y la marginalidad. Se llenó de cartoneros la gran urbe, de basurales el conurbano, de hambrientos desperdigados por toda la geografía patria. Y también florecieron los countries y barrios cerrados, bañados por la lluvia ácida de la convertibilidad.
  • Tenemos millonarios (De Narváez, Macri, Biolcati...) que no pueden explicar el origen y multiplicación de sus fortunas.

» El diálogo es este encuentro de los hombres, me­diatizados por el mundo, para pronunciarlo no agotándose, por lo tanto, en la mera relación yo-tú.

» Esta es la razón que imposibilita el diálogo, en­tre aquellos que quieren pronunciar el mundo y los que no quieren hacerlo, entre los que niegan a los demás la pronunciación del mundo, y los que no la quieren, entre los que niegan a los demás el derecho de decir la palabra y aquéllos a quienes se ha nega­do este derecho. Primero es necesario, que los que así se encuentran, negados del derecho primordial de decir la palabra, reconquisten ese derecho prohibiendo que continúe este asalto deshumanizante.

  • Esta es la razón por la cual es imposible que el gobierno nacional pueda dialogar con los radicales, los macristas, los lilitistas, porque "ellos" niegan la pronunciación del mundo a los más pobres, a los jubilados, a los trabajadores, a los pibes desnutridos, a los más perjudicados por las políticas implementadas por "ellos" cuando "ellos" son o fueron gobierno. Y si su intención no es esa, si no quieren silenciar a nadie, con sus actos y dichos, igual son funcionales a los poderosos de siempre y perjudican a los desamparados de siempre.

» Si diciendo la palabra con que pronunciando el mundo los hombres lo transforman, el diálogo se impone como el camino mediante el cual los hombres ganan significación en cuanto tales.

» Por esto, el diálogo es una exigencia existencial. Y siendo el encuentro que solidariza la reflexión y la acción de sus sujetos encauzados hacia el mundo que debe ser transformado y humanizado, no puede reducirse a un mero acto de depositar ideas de un sujeto en el otro, ni convertirse tampoco en un sim­ple cambio de ideas consumadas por sus permutantes.

» Tampoco es discusión guerrera, polémica, entre dos sujetos que no aspiran a comprometerse con la pronunciación del mundo ni con la búsqueda de la verdad, sino que están interesados solamente en la imposición de su verdad.

» Dado que el diálogo es el encuentro de los hombres que pronuncian el mundo, no puede existir una pronunciación de unos a otros. Es un acto creador. De ahí que no pueda ser mañoso instrumento del cual eche mano un sujeto para conquistar a otro. La conquista implícita en el diálogo es la del mundo por los sujetos dialógicos, no la del uno por el otro. Con­quista del mundo para la liberación de los hombres.

  • Es imposible que haya diálogo entre los trabajadores y los que no quieren repartir las ganancias. El diálogo es sinónimo de distribución, de redistribución y de equidad. Si no hay equidad, habrá que buscarla, en un acto creador.

» Es así como no hay diálogo, si no hay un profundo amor al mundo y a los hombres. No es posi­ble la pronunciación del mundo, que es un acto de creación y recreación, si no existe amor que lo infunda. Siendo el amor fundamento del diálogo, es también diálogo.

» De ahí que sea esencialmente, ta­rea de sujetos y que no pueda verificarse en la rela­ción de dominación. En ésta, lo que hay es patología amorosa: sadismo en quien domina, masoquismo en los dominados. Amor no. El amor es un acto de va­lentía, nunca de temor; el amor es compromiso con los hombres. Dondequiera exista un hombre oprimi­do, el acto de amor radica en comprometerse con su causa. La causa de su liberación. Este compromiso, por su carácter amoroso, es dialógico. Como acto de valentía, no puede ser identifica­do con un sentimentalismo ingenuo. Como acto de li­bertad, no puede ser pretexto para la manipulación, sino que debe generar otros actos de libertad. Si no es así no es amor. Por esta misma razón, no pueden los dominados, los oprimidos, en su nombre, acomodarse a la violen­cia que se les imponga, sino luchar para que desapa­rezcan las condiciones objetivas en que se encuen­tran aplastados.

  • No caben dudas al respecto. Solo el camino trazado imprime validez al diálogo: Si vamos para el mismo lado, dialoguemos. Si el propósito de "ellos" es torcer el rumbo, estamos en problemas y se termina la discusión.

» Solamente con la supresión de la situación opre­sora es posible restaurar el amor que en ella se prohibía. Si no amo el mundo, si no amo la vida, si no amo a los hombres, no me es posible el diálogo. No hay, por otro lado, diálogo si no hay humil­dad. La pronunciación del mundo, con el cual los hombres lo recrean permanentemente, no puede ser un acto arrogante. El diálogo, como encuentro de los hombres para la tarea común de saber y actuar se rompe si sus po­los (o uno de ellos) pierde la humildad.

» ¿Cómo puedo dialogar, si alieno la ignorancia, esto es, si la veo siempre en el otro, nunca en mí? ¿Cómo puedo dialogar, si me admito como un hombre diferente, virtuoso por herencia, frente a los otros, meros objetos en quienes no reconozco otros "yo"? ¿ Cómo puedo dialogar, si me siento participante de un "ghetto" de hombres puros, dueños de la ver­dad y del saber, para quien todos los que están fuera son "esa gente" o son "nativos inferiores"? ¿Cómo puedo dialogar, si parto de que la pro­nunciación del mundo es tarea de hombres selectos y que la presencia, de las masas en la historia es síntoma de su deterioro, el cual debo evitar? ¿Cómo puedo dialogar, si me cierro a la contribución de los otros, la cual jamás reconozco y hasta me siento ofendido con ella? ¿Cómo puedo dialogar, si temo, la superación y si, sólo en pensar en ella, sufro y desfallezco? La auto-suficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos ­que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo. No pueden ser sus compañeros de pronunciación del mundo.

  • Cheeeee, Lilita, Cleto, Santo, Maria Laura, Joaquin, Nelson, Alfredo, Eduardo, Felipe, Mauricio, Francisco, Gabriela, Gerardo, Patricia ¿escucharon? Vuelvan a leer, por favor no se pierdan esto, es brillante, luminoso como un arcoiris después de la tormenta... (bah, no lo van a entender nunca.)

» Si alguien no es capaz de sentirse y saberse tan hombre como los otros, significa que le falta mucho que caminar, para llegar al lugar de encuentro con ellos. En este lugar de encuentro no hay ignorantes absolutos ni sabios absolutos: hay hombres que, en comunicación, buscan saber más. No hay diálogo, tampoco, si no existe una intensa fe en los hombres. fe en su poder de hacer y rehacer. De crear y recrear. Fe en su vocación de ser más, que no es privilegio de algunos elegidos sino derecho de los hombres. La fe en los hombres es un dato a priori del diálogo.

  • ¿Tiene el gobierno porteño fe en los hombres, cuando sus políticas de gestión son no inclusivas, utilizando recursos para hacer negocios y descuidando a los más desprotegidos?

» Por ello, existe aun antes de que éste se instau­re. El hombre dialógico tiene fe en los hombres, antes de encontrarse frente a frente con ellos. Esta, sin embargo, no es una fe ingenua. El hombre dialógico que es crítico sabe que, el poder de hacer, de crear, de transformar, es un podér de los hombres y sabe también que ellos pueden, enajenados en una situación concreta tener ese poder disminuido. Esta posibilidad, sin embargo, en vez de matar en el hombre dia­lógico su fe en los hombres se presenta ante él, por el contrario, como un desafío al cual debe responder. Esta convencido de que este poder de hacer y transformar, si bien negado en ciertás situaciones concre­tas, puede renacer. Puede constituirse. No gratuita­mente, sino mediante la lucha por su liberación. Con la instauración del trabajo libre y no esclavo, trabajo que otorgue la alegría de vivir. Sin esta fe en los hombres, el díálogo es una far­sa: O en la mejor de las hipótesis, se transforma en manipulación paternalista. Al basarse en el amor, la humildad, la fe en los hombres, el diálogo, se transforma en una relación horizontal en que la confianza de un polo en el otro es una consecuencia obvia. Sería una contradicción si en tanto amoroso, humilde y lleno de fe, el diálogo no provocase esté clima de confianza entre sus sujetos. Por esta misma razón, no existe esa con­fianza en la relación anti-dialógica de la concepción "bancaria" de la educación. Si la fe en los hombres es un apriori del diálogo, la confianza se instaura en él. La confianza va haciendo que los sujetos dialógicos se vayan sintiendo cada vez más compañeros en su pronunciación del mundo. Si falta la confianza significa que fallaron las condiciones discutidas anteriormenté. Un falso amor, una falsa humildad, una debilitada fe en los hom­bres no pueden generar confianza.

» La confianza im­plica el testimonio que un sujeto da al otro, dé sus intenciones reales y concretas. No puede existir si la palabra, descaracterizada no coincide con los actos. Decir una cosa y hacer otra, no tomando la pa­labra en serio, no puede ser estímulo a la confianza. Hablar de democracia y callar al pueblo es una farsa. Hablar del humanismo y negar a los hombres es una mentira.

  • El gobierno nacional ha dado sobradas señales del rumbo hacia donde se dirige, ha expresado abiertamente sus intenciones reales y concretas. ¿Tiene la oposición (el macrismo, la coalición cívica libertadora, la unión cívica clerical, la sociedad rural, los multimedios de desinformación y sus adláteres) intenciones confiables?

» Tampoco hay diálogo sin esperanza. La esperanza está en la raíz de la inconclusión de los hombres, a partir de la cual se mueven éstos en permanente búsqueda. Búsqueda que, como ya senaláramos, no puede darse en forma aislada sino en una comunión con los demás hombres, por ello mismo, inviable en la situación concreta de opresión. » 

 Paulo Freire






Los que nunca tuvieron la palabra, o la tuvieron muy poco, los silenciados y reprimidos de ayer y de siempre, cuando recuperen su palabra verdadera, llenarán de esperanza el porvenir y con un gesto de grandeza inigualable, se sentarán a conversar con todos los hombres que humildemente quieran transformar el mundo.


En diciembre 2008, escribí esta nota referida al tan mentado tema del DIÁLOGO, y me pareció oportuno revisar lo dicho en aquel entonces, visto que la Presidenta ha hecho un llamado al tan necesario DIÁLOGO entre los argentinos.



Daniel 
Mancuso

3 comentarios:

luzbelita dijo...

Una buena para la muchachada
Abrazo peruca

Buenos Aires, 14 de julio (Télam).- El Relator de Libertad de Expresión de la ONU, Frank La Rue, sostuvo "la Argentina está siendo un modelo muy especial en el mundo", al referirse al proyecto de Ley de Comunicación Audiovisual, que está siendo analizado antes de su ingreso al Parlamento.
En una entrevista exclusiva con Télam, La Rue señaló además que "Argentina esta sentando un precedente en esta nueva ley de audiovisuales y yo sí creo que sirve de ejemplo no solo para el continente latinoamericano sino para el mundo entero".
A continuación la entrevista completa que mantuvo La Rue con Télam:
Télam: ¿Cuál es el objetivo de su visita a la Argentina?
FLR: Yo he venido a la Argentina invitado por el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil, para evaluar y ver el proceso de validación y conversación sobre la ley de autorización de medios audiovisuales. Yo creo que Argentina esta siendo un modelo muy especial en el mundo. A los relatores y las relatoras nos toca evaluar normalmente lugares críticos en derechos humanos, indicar a los gobiernos y a los Estados, hacer recomendaciones. Pero también parte de nuestra función, que normalmente se olvida, es evaluar los ejemplos positivos, y generar una forma de compartir las mejores prácticas. Y yo realmente he venido a la Argentina con mucha alegría, porque creo que Argentina esta sentando un precedente en esta nueva ley de audiovisuales y yo sí creo que sirve de ejemplo no solo para el continente latinoamericano sino para el mundo entero.
Télam: ¿Qué podría expresar acerca del panorama mundial de la libertad de expresión?.
FLR: Creo que América Latina, también en el mundo, si uno ve las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es lo mas avanzado que hay en doctrina, incluso mucho mas avanzado que la Corte Europea de Derechos Humanos. Sin embargo también creo que el mundo esta padeciendo del fenómeno de los fundamentalísimos religiosos. Y en ese tema de los fundamentalismos hay un retroceso, incluso en algunos países se quiere penalizar temas religiosos, como la blasfemia. Esas realmente son formas de censura que, además, van en detrimento de las minorías religiosas o étnicas. Yo sí me he propuesto en el mundo desarrollar un rol proactivo de la Relatoría. Nosotros creemos que hay que defender siempre la libertad de prensa y la profesión de periodistas, pero además la libertad de expresión va mucho mas allá, yo pretendo analizar todos los sectores que han sido excluidos de la libertad de expresión, por ejemplo en América Latina hay pueblos indígenas sin libertad de expresión. Estamos pensando hacer, con la presidenta (Michelle) Bachelet en Chile un evento sobre mujer, acceso a la información y libertad de expresión, o estamos planeando con el comité de derechos del niño hacer un evento sobre niñez y libertad de expresión porque la libertad de opinión y expresión, se desarrolla desde la niñez y es una forma de combatir la violencia contra la niñez y la violencia intrafamiliar. Cada vez que un niño o una niña aprendan a pensar por su cuenta y expresarse especialmente con libertad vamos a democratizar los medios.

luzbelita dijo...

Télam: Tenemos el ejemplo reciente de los acontecimientos que se están dando en Honduras con el derrocamiento del gobierno constitucional. Que han analizado respecto de la situación de la libertad de expresión en Honduras?
FLR: Bueno puedo decir públicamente que yo he emití un comunicado personal, pero además se emitió un comunicado de 4 relatorías de Naciones Unidas: la de Defensores de Derechos Humanos, la de Independencia de Jueces y Abogados, la de Detenciones Sumarias y la Relatoría de la Libertad de Expresión. ¿Por qué? Porque nosotros creemos, yo personalmente siendo guatemalteco, y siendo de un país vecino de Honduras, digo que el precedente del golpe de estado en Honduras, es un retroceso histórico de 20 años en América latina. Yo se que son controversiales algunas de las medidas que el presidente Zelaya quería tomar, pero había mecanismos legales para poner eso en disputa. Que las élites económicas de Honduras recurran a movilizar a los militares es efectivamente la forma equivocada. Porque además, aunque nadie lo crea, cae la tentación de todas las élites del continente y de las fuerzas armadas, de pensar que la Constitución depende de los ejércitos y no es cierto. Las Constituciones de nuestros países y la democracia depende de la participación ciudadana, es la ciudadanía la que se vuelve garantía. Entonces no podemos permitir bajo ninguna excusa la posibilidad de un golpe de estado, aunque quede ahora en el aire, porque pareciera que hay un pequeño impasse, esto de todos modos debe ser revertido. Para mi es importante e imprescindible que regrese el presidente Zelaya para que después discutamos el devenir político.
Télam: Para tomar un ejemplo, en los Estados Unidos existen limitaciones a la propiedad de los medios de comunicación para garantizar la libertad de expresión. En ese sentido ¿cuál debería ser el rol de los Estados para garantizar esa libertad de expresión?.
FLR: Bueno es interesante ahora que mencionas el ejemplo de los EEUU. Estados Unidos no admite según la enmienda número uno, de la Constitución ninguna limitación a la libertad de expresión. Ellos lo llevan al extremo que ningún otro país en el mundo lo lleva, por ejemplo que el Ku Klux Klan exista y se manifieste en forma racista, cuando el Pacto de Derechos Civiles y Políticos en su artículo 20 efectivamente prohíbe las manifestaciones de racismo que inciten a la violencia racial. Lo que EEUU si tiene, y este también es un ejemplo para otras partes es el combate de monopolios y eso es parte de sus leyes económicas. Y en el combate de los monopolios incluye los monopolios de los medios de comunicación. O sea, ningún monopolio debe existir y especialmente los monopolios de los medios de comunicación porque eso inhibe y rompe la libre competencia del mercado.
Télam: Además del combate a los monopolios como en el caso de EEUU ¿qué otros factores de riesgo usted puede identificar que puedan tener en los países y que afecten a la libertad de prensa?
FLR: Yo identifico dos riesgos. Por un lado los sectores excluidos. Como hemos dicho, pueblos indígenas y libertad de expresión; niños y niñas y libertad de expresión; organizaciones de mujeres y la participación de la mujer en la libertad de expresión; pueblos africanos o afro descendientes. Y estoy trabajando con la Relatora (Magdalena) Sepúlveda de Derechos Humanos y Extrema Pobreza, el tema de pobreza y acceso a la comunicación, ya ni siquiera a la información sino a la comunicación como parte del derecho al desarrollo. Pero por otro lado está el tema de los monopolios, hay una tendencia al monopolio en el mundo y la libertad de expresión siempre va vinculada al pluralismo, porque realmente la Relatoría es de Libertad de Opinión y Expresión. Para que un pueblo pueda desarrollar su opinión propia tiene que tener acceso a todas las tendencias y a todas las visiones filosóficas. Pero lo importante en la libertad de expresión es mantener el pluralismo y no permitir que ningún interés económico o político se eternice en los medios.

luzbelita dijo...

Télam: En su visita a la Argentina tiene una agenda nutrida y tiene reuniones con varias organizaciones.
FLR: Tengo una reunión con la sociedad civil. Yo estoy muy impresionado, porque esta ley que va a presentar la Presidenta al Congreso sobre materiales audiovisuales y difusión audiovisual, fue consultada a nivel nacional. Yo creo que Argentina está sentando un precedente muy importante. No sólo en el contenido de la ley, porque el proyecto original que vi es lo más avanzado que hay en el mundo en ley de telecomunicaciones, sino además en el procedimiento que se siguió, el proceso de consulta a nivel popular. Me parece que esta es una ley realmente consultada con su pueblo. Yo no tengo ningún problema en decir que he venido a felicitar a la presidenta (Cristina) Kirchner tanto por la iniciativa de la Ley como por la posibilidad de consultarla con su pueblo. Creo que está sentando un precedente muy positivo en el mundo, en América Latina y espero que sea seguido.
Y en segundo lugar vengo a verme con el canciller (Jorge) Taiana que es un viejo amigo activista de derechos humanos, con el que hemos compartido y con el que estamos planeando con las Madres de la Plaza de Mayo y otras organizaciones de derechos humanos la posibilidad de hacer en Argentina en noviembre un evento que para mi, como guatemalteco que también tiene el número más grande de desaparecidos en América un tema muy importante que es el acceso a la información como derecho a la verdad de las victimas de la recuperación de memoria histórica, la preservación de los archivos y la posibilidad de desarrollar esto como un derecho humano. Estamos hablando de hacerlo a finales de noviembre y de ser posible hacerlo en la ESMA que es un gran testimonio de Argentina al reconocimiento de su pasado y a honrar la memoria de sus víctimas. (Télam).-

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta