buscador

Búsqueda personalizada

martes, 6 de septiembre de 2011

¿REMEMBER LA MESA DE ENLACE?




Cómo pasa el tiempo, cuántas cosas quedaron atrás. Los antiguos enemigos han calmado su beligerancia y aplauden la gestión gubernamental. No todos, algunos siguen tirando piedras desde las barricadas de la intolerancia fascista.

La ubicua presidenta Cristina Fernández que supimos valorar (y amar), presentó formalmente las conclusiones del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2020 (PEA), con el que se prevé aumentar la producción de granos a más de 150 millones de toneladas anuales, y montos exportables de carnes superiores al millón de toneladas para la próxima década, con un fuerte impulso al valor agregado para alcanzar la tan mentada “industrialización de la ruralidad”.

En Tecnópolis, ante un auditorio colmado de empresarios, productores, cooperativistas, decanos de universidades, gobernadores y funcionarios del gabinete, Cristina presentó las metas previstas para el año 2020 en el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial.


1
El periodista Jorge Giles nos tiene acostumbrados a la emoción patriótica. Mezcla de alegría, orgullo, y compromiso, sus palabras son hermosos retratos de las certezas presentes, de la esperanza futura, pintados con ternura y lucidez...


    Si Argentina renovara el domicilio en su nuevo DNI, declararía: “Tecnópolis”.

    Allí habita el orgullo nacional.

    Hay industria, ciencia y tecnología, salud.

    Hay trabajo, desarrollo social, educación.

    Hay plazas para los pibes y espectáculos de música y teatro.

    Hay trenes en el andén y un trencito que recorre su interior.

    Hay un glaciar que te salpica con el agua fría, naves espaciales y maquinaria agrícola. Hay aviones y Granaderos que desfilan con la Marcha de San Lorenzo.

    Hay un pueblo participando.

    Los sueños y los pájaros libres de un país en pleno crecimiento, eso es Tecnópolis.

    Anoche volvió a iluminarse con la presencia y los anuncios de la Presidenta y al hacerlo, iluminó el presente y el futuro de los argentinos.

    El acto reunió a gobernadores, ministros, más de 500 representantes de cámaras empresarias, técnicos, decanos de 53 facultades de Ciencias Agrarias, Veterinarias y Económicas públicas y privadas, entre otros.

    El Plan se creó con la intención de establecer, con el aporte de todos los actores de la cadena productiva, los principales lineamientos del sector agroalimentario argentino para los próximos 10 años, con el objetivo de profundizar la generación de valor en origen

    Participaron 45 universidades nacionales, las 23 provincias, municipios, organizaciones rurales y sociales, organismos internacionales y más de 400 escuelas agrotécnicas de todo el país.

    La producción agrícola alcanzará los 150 millones de toneladas en el año 2020, lo que representa un aumento del 50% partiendo de la reciente campaña récord, que superó los 100 millones de toneladas.

    El plan estima que la superficie sembrada con granos pasará de 34 millones de hectáreas en la campaña 2010-2011 a 42 millones de hectáreas hacia el año 2020.

    ¿Se acuerdan cuando algunos regañaban por la ausencia de horizonte en el país?

    Pues bien, la Presidenta señaló anoche el ansiado horizonte.

    Se elaboraron Planes Estratégicos para Turismo, para Educación y la Cultura, para nuestra relación con la UNASUR y el mundo y desde ayer, tenemos un Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial.

    Son políticas de estado. Son políticas públicas.

    Tecnópolis va camino a ser la fábrica de nuestros vientos: los de frente, contra frente, de cola, de pecho, los vientos que quieras.

    Producimos el viento y las velas para navegar.

    Todo “Hecho en la Argentina”.

    Eso constituye el modelo nacional y popular, aunque el Grupo Clarín y La Nación no lo acepten.

    Y aunque Duhalde siga con su disco rayado y los que prohibieron Tecnópolis en la Ciudad son los que declaran “personalidad de la cultura” a Sofovich.

    ¡A bueno!

    Calma.

    Cuando un gobierno sabe adónde va, cualquier viento es favorable.



2
En mayo del año pasado, el PEA comenzó a gestarse. Fue presentado en un acto realizado en el Banco Nación. Contó con los aportes de 53 universidades, 24 complejos productivos, 470 escuelas agrotécnicas de todo el país, y varios técnicos de la Federación Agraria, entre otros actores.

La (hoy marchita) MESA DE ENLACE se opuso y criticó la iniciativa, calificándola como “electoralista”, o “sin consensos”, o “texto cerrado” y cosas por el estilo. Hoy se confirma la realidad, esos muchachos oligarcas se quedaron en 1910.


3
«Convertir un modelo sojero en otro modelo productivo que genere arraigo, inclusión y desarrollo local, que asegure la soberanía alimentaria y la preservación del medio ambiente en lugar de permitir que el libre juego de los mercados internacionales determinen qué y para quién se va a producir, requiere de políticas que, inevitablemente, provocan disputas de intereses.

»Como en la ley de medios o la recuperación del sistema público previsional, cuando las transformaciones van a fondo, afectan a grandes beneficiarios que no se resignan tranquilamente a entregar sus privilegios», analiza Raúl Dellatorre.

«Distintos analistas y estudiosos de la realidad social en áreas rurales y el desarrollo económico regional del país en las últimas décadas han coincidido en la condena a un modelo que convirtió la soja en el cultivo estrella, pero excluyente. Entre otros impactos negativos, el modelo sojero conllevó a una integración vertical en la que quien controla el embarque de la soja (6 grandes exportadoras) dominan toda la cadena: la industrialización, el acopio, los insumos y el productor, por los precios que recibe y los productos que debe cultivar, dada la condición monopólica que le impone tener un único comprador».


4


Ahora, falta que se trate la Ley de Tierras en le Congreso, y que poco a poco, se vayan desarticulando las garras terratenientes, monopólicas, que atenazan el desarrollo nacional, que ahogan a los pequeños productores y trabajadores rurales, que se enriquecen a costa del monocultivo y la primarización que rigió nuestros destinos con las ideas Agrogarcas que añoran el granero del mundo...

"En el Centenario éramos el granero del mundo y una de las naciones más prósperas del planeta. En el Bicentenario somos un país vapuleado por la corrupción, la imprevisión, la exclusión y la pobreza".

Hugo Biolcati,
titular de la Sociedad Rural Argentina.



Ya van dos actos en donde habla Cristina, que lo veo a Cristiano sonriendo. Menos mal, no quisiera volver a escucharlo diciendo: "en el país no hay respeto por las leyes, los contratos y la propiedad privada".

¡Grande, COMPAÑERO RATTAZZI!



Daniel Mancuso

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado:
¿Hemos alcanzado a comprender la magnitud de los cambios que se han producido desde el 25/05/2003? ¿Nos damos cuenta de que el estado de ánimo, la disposición, la esperanza y la buena onda de la mayoría de los habitantes son mucho más que una "sensasión"? Veo a mi país afortunadamente transitando el camino que fué obligado a abandonar hace 56 años. Podemos respirar tranquilos porque la violencia, la proscripción, la prepotencia y las mentiras "occidentales y cristinas" han dejado - por fin - de marcar la agenda para subordinarse avergonzadas al rigor de la realidad.

Abrazo
Tilo, 70 años.

Daniel Mancuso dijo...

abrazo grande, Tilo

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen