buscador

Búsqueda personalizada

martes, 18 de enero de 2011

CLARIN, LA SIP Y PERÓN




Clarín sigue mintiendo, conciente de que su insistente prédica tendrá el efecto buscado (confundir) sobre sus lectores desinformados. Ellos no saben que la empresa monopólica hace 6 años incumple la ley laboral, despide delegados, no obedece los dictados judiciales, y encima da vuelta la información y termina poniéndose en víctima de la intolerancia de "piqueteros K".

Hace tiempo que comenzaron a demonizar a la letra K. Mediante esta operación simbólica, que penetra a través del lenguaje, todo lo que contenga a la K (como adjetivo de un sustantivo común) podría ser asociado a algo malo: militantes K, Ley K de Medios, Políticas K, blogueros K. m

Mediante la repetición en todos sus medios de confusión, el pretende instalar en la sociedad que K = odio, violencia, intolerancia, ilegalidad.

Los editores de están seguros que mucha gente creerá la versión monopólica, porque no tienen tiempo de leer otra cosa, y cuando llegan a sus casas ponen TN o canal 13, con lo cual se cierra el círculo viciosos de la manipulación mediática y la mentira consuetudinaria.


1
Clarín insiste en mostrar el conflicto que mantiene con sus trabajadores como un apriete de militantes K.

Clarín
no explica que la protesta se debe a que LOS DESPEDIDOS DE CLARÍN tienen que volver a trabajar por decisión de la Justicia, y la empresa no cumple la ley.

Por eso, los manifestantes (trabajadores injustamente despedidos, con sus esposas e hijos), gritan a viva voz: ¡¡¡ CUMPLAN LA LEY !!!

Ahora, Clarín apela a , como paraguas institucional para seguir amparando las mentiras en un marco corporativo.


2


Pero ¿Qué es ?

En octubre de 2010, Granma publicó: La SIP, es un cartel de empresarios de la prensa que difama a los gobiernos populares


Desde Miami, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) anunció que una "delegación" de esta controvertida organización visitará La Paz "para expresar al presidente boliviano, Evo Morales, sus inquietudes" sobre la ley antirracista que, según afirma esta asociación de empresarios de la prensa, "amenaza la libertad de expresión".

La campaña de la SIP contra Bolivia es característica de las operaciones de propaganda desarrolladas por este grupo radicado en la Florida contra los gobiernos latinoamericanos que se niegan a someterse a las orientaciones de Estados Unidos.

Desde que fue recuperada, hace décadas, por el coronel Jules Dubois, la SIP se convirtió en una agencia de inteligencia más del gobierno norteamericano, que permite al Departamento de Estado influir de manera directa en la prensa de todo el continente.

Con el curso de los años, la asociación de magnates intervino en la UNESCO, para defender el control de la información por la empresa privada; participó en la propaganda sucia contra el gobierno democrático de Salvador Allende; se mantuvo bien callada durante el golpe contra el presidente Hugo Chávez a quien, desde entonces, ataca de manera obsesiva.

La organización evita recordar que dos de los principales conspiradores del cuartelazo que llevó a la expulsión del presidente hondureño Manuel Zelaya son también sus principales (y casi únicos) miembros hondureños.

Carlos Roberto Flores Facussé, ex presidente de Honduras (1998-2002) y dueño del periódico La Tribuna, y Jorge Canahuati Larach, el multimillonario dueño de los diarios La Prensa y El Heraldo, aparecen entre los conspiradores que iniciaron el proceso golpista en el país centroamericano.

Para muchos observadores, la SIP es un órgano de injerencia comparable a la USAID, que viola de manera continua la soberanía de las naciones, ubicando el mensaje y los intereses de Estados Unidos por encima de la independencia y de las leyes de los pueblos.


3
EL CORONEL JULES DUBOIS
Y LA SIP


En Miami hay un edificio que lleva el nombre de Jules Dubois. Está ubicado en el número 1801 South West de la Tercera Avenida y alberga las instalaciones de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), fundada en La Habana en 1943, durante la dictadura del ex sargento convertido en general Fulgencio Batista.

¿A qué se debe el honor? Luego de ser instructor militar en Fort Leavenworth (Kansas), el coronel Dubois se metamorfoseó como reportero del Chicago Tribune y “refundó” la organización en 1950 en Nueva York. Desde entonces la SIP dejó de ser un ámbito más o menos plural y se transformó en lo que es hasta hoy: un cartel de empresarios, dueños de periódicos, revistas, canales de televisión y emisoras de radio, muchos de los cuales dejaron de ser periodistas hace muchos años para convertirse en hombres de negocios...


4
Juan Domingo Perón hablaba de “Grandes cadenas de diarios, revistas y órganos publicitarios diversos, que responden a la tendencia occidental, dirigidos, manejados y financiados desde la Sociedad Interamericana de Prensa:

“Los órganos independientes, que en pequeño número funcionan en algunos países, deben vivir muy aleatoriamente, desde que las grandes cadenas les hacen una guerra ruinosa de avisadores, hasta conseguir su ruina económica. El sistema es fácil, mediante los grandes órganos que realizan el boicot a las empresas comerciales y particulares, que avisan en los diarios de la «lista negra». Así se va consiguiendo una unanimidad para que todos los «órganos de opinión» respondan a la «voz del amo». A esto se le llama ahora «libertad de prensa».

“Si algún mandatario, en uso de su derecho que no se le niega a estos empresarios de la falsedad, se decide a tener sus propios órganos de opinión o tomar medidas en defensa de los intereses nacionales limitando la licencia y la procacidad de los «órganos encadenados», mediante una censura apropiada, entonces todas las agencias de noticias también encadenadas, comienzan a cursar despachos con «noticias» en los que se tendrá buen cuidado de decir que se trata de un «dictador» y que el régimen es «totalitario» o «antidemocrático» y a renglón seguido se comienza a hablar de una revolución, mientras viaja el inefable Jules Dubois para anunciarla”...


Juan Domingo Perón
"Los vendepatria", 1957.



5

Hoy, Clarín insiste con

    La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) consideró como un grave atentado a la libertad de prensa en Argentina el bloqueo del fin de semana pasado a las plantas impresoras de los diarios Clarín y La Nación , al tiempo que reclamó al Gobierno que tome medidas inmediatas para sancionar estas acciones.

    El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, reiteró la solicitud al Gobierno argentino de tomar acciones inmediatas para frenar estos actos que constituyen “un severo atentado a la libertad de prensa”. Marroquín, director del diario guatemalteco Prensa Libre, recordó que en informes de la SIP y resoluciones enviadas al Gobierno en los últimos años, la organización ha solicitado promover “una actitud de tolerancia a la labor periodística” , a fin de garantizar el respeto a la libertad de expresión y evitar refrendar actitudes agresivas...


Increíble. Tomate el trabajo de leerlo a Perón... "Los vendepatria", 1957... Allí habla de Clarín, de la SIP, de la Ley de Medios... un adelantado el viejo...

¿Y después te preguntas por qué somos peronistas?

Daniel Mancuso

No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta