buscador

Búsqueda personalizada

sábado, 30 de octubre de 2010

NAFTALINA SEBRELI






Juan José es atemporal. Escribe como si viviera en 1930, la primera década infame. O en el 1956 de la fusiladora, o en 1969 de Onganía, es lo mismo. Vive adentro de una campana de cristal donde se guardaban los sánguches de los bares. Como está viejo y achicharrado se mete adentro y se preserva de la chusma.

No es el hermano de Frankenstein pero se le parece. Dicen que es un escritor que en sus orígenes adhirió a la candidatura presidencial del trotskista Nahuel Moreno, allá por 1973. Dicen que JJ polemiza siempre pero sustentando muy sólidamente sus posiciones. O sea que es un gorila con argumentos, o algo por el estilo. No es para tanto, no hace falta ser muy lúcido para ser retrógrado, sólo un poco de resentimiento y asco por los humanos de clases sociales inferiores. JJ se cree superior, perteneciente a una minoría selecta, lejos de la plebe y la barbarie. Y da consejos de civilidad e institucionalismo para los hijos del establishment.

Después de leer su nota en La Nación, titulada El espectáculo del viejo caudillismo, podrás colegir que como su sosias, hay un montón de partes muertas en su humanidad gastada. Sus textos parece que tienen vida, pero es una frustrada ilusión que murió en 1955, cuando creyeron que habían matado al peronismo. Como no soporta la realidad, Juan José Sebreli la inventa y escribe rabioso...

    ... Estos delirios de unanimidad a los que son tan afectos muchos argentinos muestran el persistente culto de los héroes, la creencia en los caudillos salvadores, principal obstáculo para la construcción de una sociedad democrática de hombres libres, iguales y responsables de su propio destino. La incertidumbre que ahora cunde por un posible vacío de poder debería atribuirse no a la muerte del líder, sino, por el contrario, a la persistencia del viejo caudillismo y a la debilidad de un sistema democrático de partidos y de instituciones sólidas que avalen la continuidad y la estabilidad política, más allá de las contingencias de los individuos.


Este octogenario representante del pensamiento reaccionario ilustrado ya no asusta a nadie. Sus textos huelen a naftalina vieja que no puede auyentar las polillas que se comieron las hojas amarillentas, sucias, de tiempos oligarcas idos. Ideas barridas por la escoba popular que limpia la basura y los papeles inútiles...

    Los funerales de Néstor Kirchner debían ser previsiblemente multitudinarios. Forman parte de los rituales de la sociedad del espectáculo en la era de los medios, de la adicción por los eventos masivos y la cultura de la muerte o necromanía, desde las exequias de Juan Pablo II a Lady Di o de Hipólito Yrigoyen y Carlos Gardel hasta Evita, Juan Perón y Raúl Alfonsín.

    La actitud mágica ante la muerte suele envolver a los difuntos famosos con un aura de santidad o heroicidad; no debe extrañarnos que hasta algunos adversarios, políticos, analistas, periodistas y escritores, elogiaran el espíritu de lucha del jefe de un Gobierno vituperado hasta el día anterior por el autoritarismo, la agresividad y la corrupción. El sacrificio y aún la inmolación por un ideal se transfiguraron en una cualidad política, olvidando también que las peores causas han contado con militantes dispuestos a dar su vida.

    Sin embargo, algunos gestos del kirchnerismo aguaron esa fiesta de hipócrita reconciliación: el velorio no se hizo como es habitual en el Congreso. No se les permitió la entrada a la Casa de Gobierno al ex presidente Eduardo Duhalde ni al vicepresidente Julio Cobos. Otros debieron pasar por la censura del secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli, así Felipe Solá, Francisco de Narváez o la comitiva radical -cuyo titular fue abucheado- salieron desairados sin poder saludar a Cristina Fernández. El discreto silencio de Elisa Carrió fue la actitud más digna. La relación amigo-enemigo persistió en el velorio con la discriminación en Palacio y los estribillos amenazadores contra la oposición coreados en la Plaza de Mayo, donde no faltó tampoco la oratoria rabiosa de Hebe de Bonafini...

¿Quién te escucha, quién te lee, Juan José? Tu prosa huele a cementerio de ricos, a vieja pituca emperifollada y hedionda de perfumes franceses, flores marchitas y carnes muertas. Estás condenado a la mesita de luz de Mirta Legrand, las noches de insomnio de Ernestina Herrera de Noble, las horas interminables de Videla...


Daniel Mancuso

8 comentarios:

grace dijo...

Bueno...si la actitud más digna fue la de la Lilita, este tipo no sólo está al horno, sino que se le momificó la última neurona que le quedaba. Debería ser más honesto consigo mismo: debería decir públicamente, sin tantas vueltas, que odia al pueblo, que su individualismo de torre de marfil no se banca las mayorías en la plaza.

GrouchoMarx dijo...

Una frase que me picó es esta:
“... Estos delirios de unanimidad a los que son tan afectos muchos argentinos muestran el persistente culto de los héroes…”
Con eso nos quiere decir, sin hacerlo ahora explícitamente, por falso pudor, que este es un gobierno fascista. Ese delirio de unanimidad es una de las características que el inefable Sebreli asigna al fascismo, o su vertiente plebeya, el populismo, algo que detesta.
Pero por otro lado, tres párrafos más abajo habla de “hipócrita reconciliación”, imposible porque sabemos que los K dividieron a la sociedad.
O sea que los que dividen a la sociedad tienen delirios de unanimidad. ¿No suena algo contradictorio?.¿No es una de tantas pelotudeces a que nos tiene acostumbrado este admirador de Lopez Murphy y Elisa Carrió?
He leído varios de sus libros. Y aunque se viene copiando a si mismo desde hace cuarenta años, cada vez está mas gagá. Como su amigo Aguinis.

Anónimo dijo...

Lo de Sebreli no es caprichoso. El descrédito para aquellos que merecieron el reconocimiento popular, ubicandolos en la aseptica categoria de "difuntos famosos", y la respuesta multitudinaria de dolor y congoja, en la dimensión de "rituales de la sociedad en la era de los medios..". Sebreli ni acepta, ni comprende el sentimiento popular, pero si distingue ciertas "dignidades",que apenas aportan a la historia. El aporte a la historia esta de este lado de la vereda,y ha sido este brazo tendido a un mundo mas justo, mas solidario,de inclusión y de respeto por la vida, recuperando la palabra crítica haciendo eje en la memoria para que realmente nunca más en este Pais nos gane el atropello y avasallamiento de las libertades y conquistas que se consiguieron en estos últimos anios.Sebreli no puede entender el duelo de un pueblo que pierde a la persona que le devuelve la esperanza y la posibilidad de volver a ser protagonista de sus conquistas.La estaura intelectual de Sebreli solo se sostiene en aqullos reductos oscurantistas, divorciados de los movimientos populares y las causas nacionales, del amor de la alegria,divorciados de la vida. Gracias por permitirme este espacio.

gem dijo...

pobre tipo, da asco.

Anónimo dijo...

Quizás, sin intención de su parte, este buen señor nos motiva de extraña forma.
Nos obliga a replantear nuestras discrepancias con la familia Mitre y sus asalariados alcahuetes.
Tiene una prosa respetable y buen manejo de la sintaxis para llevar a la línea del debate epistolar una forma de vivir comprometida con la sociedad en forma solidaria como pregona el Justicialismo.
Si la gente se manifiesta sufriendo por la desaparición de una persona... "hay que estigmatizar la acción como fascista".
"se puede llorar a un Masón nunca a un pobre"
Cada cual con lo suyo, el que quiera comprar que compre, pero simplemente será alguien que dificilmente será llorado, aunque no le importe

Anónimo dijo...

Que asco de tipo!!!!!. Alejandra

Anónimo dijo...

Todos los comentarios no llegan a la altura intelectual de Sebrelli, plagados de descalificaciones e insultos. Falta estudio porque no hay argumentos....ah, cierto que la consigna del primer Perón era alpargatas si, libros no. Y bueno...así nos fué

Daniel Mancuso dijo...

anónimo del 18/11: ¿Por qué no ponés tu nombre, che? ¿De qué tenés miedo? Te explico: el que nunca agarró un libro, salvo el Facundo, es Sebrelli...

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta