buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 23 de septiembre de 2010

LEUCO, PERFIL Y EL MAGNICIDIO




Lo que más duele es la estupidez. La sociedad sufre y se enferma. Y perdemos todos.

Los pibes empiezan a faltar a la escuela y responden irónicos a sus padres: "Para qué querés que estudie, para que me vuelva tarado como Leuco, imbécil como Majul..."

Qué pena que haya tanta gente ridícula escribiendo gansadas en los medios. Qué falta de inteligencia. Cuánta chabacanería.

Pero hay más asco para este boletín...

El cinismo no tiene límites, al igual que la estupidez. Alfredo Leuco es un ejemplo de cínico estúpido antiperiodista, en grado sumo. No podrá denunciarme porque no es un insulto sino una descripción de la realidad.

Y lo que hace a diario no es periodismo. Victimizarse y hechar a rodar carne podrida es antiperiodismo explícito.

Alfredo Leuco inventó una denuncia a un bloguero y dijo que lo amenazó de muerte. Nosotros opinamos que: ES EL MIEDO, PELOTUDO.

Clarín, ni lerdo ni perezoso, a través del antiperiodista Ricardo Kirschbaum, fogoneó la mentira en una nota que avegüenza al periodismo de todos los tiempos, y ofende la inteligencia de un asno:
La banalización del mal.

Hoy, Clarín insiste con la farsa idiota de las amenazas para pegarle por elevación algobierno nacional y al proyecto popular en su conjunto. Ricardo Roa, escribió un libelo patético que tituló:
La obsesión por el pasado.



Buscando, buscando, encontramos que en Perfil.com, en la misma fábrica de mentiras donde labura el falso miedoso antiperiodista Leuco, publicaron esta nota:
¿Hay que matar a Cristina?, cuyo autor dice llamarse Omar Bello.



    Desde que el mundo es mundo, todas las sociedades se preguntan: ¿Qué hacer cuando el líder enloquece? Reyes a los que les saltaban los tapones, Papas que se hundían en las sombras de la locura, presidentes dispuestos a cambiar el status quo.
    Pragmáticos como pocos, los americanos optaron por eliminarlos en atentados sospechosos de conspiraciones varias. Abraham Lincoln, John Kennedy. Claro que con el tiempo se fueron civilizando. Nixon tuvo que renunciar por el caso watergate y, a partir de ahí, se dedicaron a sostener con paciencia a aquellos presidentes merecedores de chaleco de fuerza (George Bush es el mejor ejemplo).
    Con excepción de Chile, donde Salvador Allende terminó muerto, el resto de Latinoamérica desarrolló una metodología, de mínima, más descabellada que el peor de sus líderes lunáticos: matar a la población y proteger al “loco” en cuestión. Perón terminó exilado y aquí murieron cientos de ciudadanos inocentes. Isabelita está en España y su gobierno puso la semilla que engendró a la dictadura más cruel de todos los tiempos. Incluso la salida de Fernando de la Rúa tuvo sus muertos y él sigue de lo más campante.
    Cualquiera que haya leído el libro “Yo el supremo” de Augusto Roa Bastos, entiende lo que sigue: nada más peligroso que un dictador en salida. Autoerigidos próceres de una nueva Argentina, ¿qué esperaban de los Kirchner post derrota electoral? ¿Un milagro? Dicen que no escucharon el mensaje de las urnas. Obvio que lo escucharon. Por eso se comportan como lo hacen. Y empeorarán. Saben que la única forma de negociar que tienen es convertirse en víctimas. Es más, del otro lado, lo último que le conviene a la oposición es que se transformen en Carmelitas Descalzas.
    ¿Tanto nadar para morir en la orilla? Si la oposición gastó fortunas en estas elecciones fue para tomar el poder, no para cambiar el país. Ahora bien, ¿cómo seguimos? Porque si avanzamos con los paros del campo, las peleas por la ley de radiodifusión y la mar en coche, el cuento termina así: varios muertos y los Kirchner a salvo. O sea, tenemos tres opciones: A) Hacemos lo mismo de siempre. Es decir, nos matamos entre nosotros y salvamos a los líderes. B) Copiamos la vieja fórmula americana y matamos a Cristina. C) Nos convertimos en una sociedad civilizada, evitamos entrar en el juego del gobierno, y dejamos que terminen su mandato con paciencia. Si no vamos por la última, jamás tendremos futuro.


Esto que escribió Omar Bello no es un chiste. Es una gran ensalada de mierda reaccionaria. Es incitación al Magnicidio. Es la estructuración de sintagmas antidemocráticos y golpistas. Es el germen del pensamiento gorila y reaccionario. Es un buen ejercicio literario para adoctrinar estupidos y cínicos ciudadanos domesticados.

Omar Bello lo publicó el 28 de agosto del 2009 y tuvo 282 Comentarios como este...

  • Yo soy partidario de la opcion B: matar a Crsitina o mejor aún a Nestor, porque si no, los proximos van a hacer lo mismo, total no les pasa nada, se aguantan un quilombito y despues se van a la casa a gozar de los millones que nos robaron.Los politicos tendrian que tener un castigo real y duro por perjudicar al pueblo argentino, matemos un par y los proximos no va a hacer cualquiera tan facilmente.


Ni Leuco ni Kirschbaum, tampoco Ricardo Roa, Nelson Castro, Magdalena Ruiz Guiñazú, Mirta Legrand y ninguno de los canallas compañeros de falacias antipolíticas dijo esta boca es mía, cuando hablan, insultan, amenazan a la Presidenta de la Nación.

Son unos infames asesinos... del conocimiento.

No los perdones Dios, saben lo que hacen.



Daniel Mancuso

6 comentarios:

De Vierde Man dijo...

Son asesinos, repugnantes. Además pienso en la nota del anti periodista, que jamás voy a leer: "La banalización del mal". Sólo me hace reflexionar, que para ellos, el mal es cosa muy seria.

Sujeto de la Historia dijo...

Muy buen final, Daniel. Yo les agregaría que también son infames asesinos de la Ética, porque no se puede escribir cualquier boludez alegremente.

Daniel Mancuso dijo...

Uh, me gusto mucho eso, Sujeto: "son infames asesinos de la Ética..."

Daniel Mancuso dijo...

De Vierde Man: lo peor de todo es que les ponen títulos rimbombantes pero adentro es pura cáscara vacía... son burdos y no tienen ideas.
abrazo

Omar Bello dijo...

Daniel,
Mi nombre es Omar Bello y, según vos, soy el asesino magnicida. Una pena. Comparto que lo de Leuco es una real pavada. Péro vos estás haciendo lo mismo con mi post que, justamente, apuntaba a todo lo contrario. Como hubo mucha mala intención, al otro día publiqué otro aclaratorio que, según veo, tampoco publicás. El problema de tener que apoyar siempre a alguien es este: frente a una pavada se contesta con otra. Sldos

Daniel Mancuso dijo...

omar bello:
Lamento que no entiendas que cuando un comunicador la pifia y su mensaje se entiende al revés, ese comunicador tiene problemas.

decís en la nota posterior:

"...También, usando la ironía y el humor que me caracterizan, pretendí exponernos a nuestras propias brutalidades. Lástima que ironizar siga siendo peligroso en nuestro país. Hace mucho bien y abre cabezas. Pero a veces no queda otra que ponerse serio. Por si quedan dudas, la idea de la nota, a partir de un título “gancho”, era un llamado a la paciencia en defensa de las instituciones democráticas; paciencia con la figura presidencial en primer lugar. ¿Saben cuál es el drama verdadero? Si ponía “Dejen que Cristina termine su mandato en paz”, nadie leía la nota."

Hubo un grupo catalán que hacía una obra teatral antinazi, pero resulta que todos los fascistas españoles los felicitaban por la obra. Los tipos tuvieron que dejar de hacerla, se les había chispoteado algo...

saludos

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen