buscador

Búsqueda personalizada

martes, 9 de marzo de 2010

BASURA ELECTRÓNICA




Hace 10 años, en la ciudad de Buenos Aires la basura electrónica era insignificante. Hoy, según el Instituto de Ingeniería Sanitaria de la UBA, por día los porteños sacan a la vereda más de media tonelada (573 kilos) de equipos electrónicos en desuso; entre ellos hay partes de computadoras (monitores, CPU, teclados), celulares, radiograbadores, reproductores portátiles de música, (este cómputo no incluye grandes electrodomésticos como heladeras, lavarropas y televisores).

La explosión de la telefonía celular, y la expansión de equipos digitales como computadoras de todo tipo, cámaras de fotos, y reproductores de audio, entre otros, generaron un efecto secundario que crece día a día: la "basura electrónica", es decir, desechos de estos equipos. Este tipo de residuos contiene elementos contaminantes, y requiere –coinciden fuentes oficiales, ambientalistas y fabricantes– un tratamiento especial. Sin embargo, aún no existe una legislación nacional que indique los procedimientos a seguirse con estos desechos. Por ahora, su disposición final está librada, en el mejor de los casos, a iniciativas municipales o privadas, que las hay.

Marcela De Luca, docente del Instituto de Ingeniería Sanitaria de la UBA, explica que una década atrás la basura electrónica era tan poca que cuando aparecía era clasificada dentro de otras categorías, según el caso. Ahora, aunque la media tonelada diaria de desechos tecnológicos representa apenas un 0,02 por ciento del total de los residuos de la ciudad, ya integran una categoría por sí mismos.

La Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (CAMOCA) estima que, en 2009, en el país se produjeron 100.000 toneladas de desechos electrónicos. Esto representa que por cada argentino se tiran al año 2,5 kilos de estos residuos. De este total, 50.000 toneladas son provenientes de oficinas (informática, calculadoras, telefonía fija y celular, etc.), y otras 50.000 toneladas son originadas en hogares y comercios.

Las impresoras de chorro de tinta están entre los equipos informáticos que más se desechan. "Se venden unas 900.000 impresoras de chorro de tinta por año, y estimamos que alrededor de el 85% de ellas reemplazan equipos que se desechan, unos 765.000". En 2009, cayeron en desuso alrededor de 1,5 millón de computadoras.

Según Greenpeace, este año se descartarán en el país 9,7 millones de teléfonos celulares.

En 2005, se dejaron de usar 2,5 millones de teléfonos móviles, por lo que en los últimos 5 años se habría multiplicado por 4 el número de celulares desechados.

En el país, en promedio, los celulares se renuevan cada 3 años, pero se estima que en los próximos meses los equipos se reemplazarán aún con más frecuencia, porque los rápidos adelantos en los servicios móviles dejan obsoletos a los equipos cada vez más rápidamente.

Hasta ahora, no hay una norma que regule el tratamiento de estos residuos. Es posible que este año ingrese al Congreso de la Nación un proyecto de ley del senador Daniel Filmus, que propone la creación del Fondo Nacional de Gestión de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, para financiar la gestión de esos desechos. Ese Fondo se conformaría con aportes obligatorios de fabricantes e importadores.






La advertencia de las organizaciones ecologistas es creciente y contundente: la basura electrónica vertida a cielo abierto es altamente contaminante; los metales, componentes de los aparatos electrónicos, tienen una gran capacidad de persistir en el medio ambiente.
Los efectos sobre la salud de los seres humanos van de la mano con el daño ejercido sobre el medio ambiente al contaminar la tierra y el agua que bebemos.

Profesionales de la salud detallan los problemas que suponen para el organismo materiales como el plomo (perturbaciones en la biosíntesis de la hemoglobina y anemia, incremento de la presión sanguínea, daño a los riñones, abortos, perturbaciones del sistema nervioso y disminución de la fertilidad del hombre), el arsénico (veneno letal), el selenio (desde sarpullido e inflamación de la piel hasta dolores agudos), el cadmio (diarrea, dolor de estómago y vómito severo, fractura de huesos, daños al sistema nervioso, e incluso puede provocar cáncer), el cromo (erupciones cutáneas, malestar de estómago, úlcera, daños en riñones e hígado y cáncer de pulmón), el níquel (afecta los pulmones, provoca abortos espontáneos).

Los desafíos a enfrentar son variados, aunque principalmente son tres las cuestiones que hoy ocupan la atención de los expertos en el tema. El reciclaje de los aparatos en desuso, consistente en la separación de los residuos tóxicos y el aprovechamiento de los materiales que pueden ser reutilizados, la creación de una legislación adecuada que haga hincapié en la llamada “responsabilidad extendida del productor” y la producción de bienes electrónicos cuyos componentes sean más “amigables” con el medio ambiente.


Si tenés algo para tirar y no querés contaminar, podés llamar a la cooperativa de recicladores "Reciclando Sueños Lda". Los teléfonos son 4919 4698 y 15 5346 8667. "Reciclamos todo menos tus pulmones", dicen...





Daniel Mancuso


3 comentarios:

Anónimo dijo...

El proyecto 'E-basura: reciclando con fines sociales' recibió una distinción del gobierno nacional. La UNLP reacondiciona material informático en desuso para donarlo luego a organizaciones sociales
Un laboratorio de la facultad de Informática de la UNLP recibió el primer premio del concurso “Inclusión Digital 2009”, que impulsa el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación. Los profesionales del Laboratorio de Investigaciones en Nuevas Tecnologías Informáticas (LINTI) fueron distinguidos por el éxito del proyecto “E-basura: reciclando con fines sociales”, una iniciativa de extensión que busca reducir la contaminación generada por los residuos informáticos y al mismo tiempo posibilitar el acceso a las nuevas tecnologías a los sectores menos favorecidos.
Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), comúnmente denominados E-desechos, incluyen a todos los artefactos eléctricos y electrónicos que al finalizar su vida útil pasan a ser residuos. Sin embargo, muchos de estos productos –o al menos sus partes- se pueden reutilizar, restaurar o reciclar. Los profesionales y alumnos de la UNLP se encargan precisamente de fomentar la reutilización del equipamiento con fines sociales.
Según explicó la lic Claudia Banchoff “algunos de los componentes informáticos mal tratados pueden convertirse en potencialmente contaminantes y tóxicos; este es un tema preocupante y que está siendo analizado en proyectos de ley para ser incorporado a la legislación, ya que la Argentina carece de normativa específica sobre los RAEE”.
Para reducir el impacto ambiental, la facultad de Informática dispuso de un espacio de almacenamiento para los equipos en desuso de la propia Facultad y los recibidos a través de donaciones. Allí docentes y alumnos que se desempeñan en el LINTI evalúan las condiciones en que llegan y si es posible repararlos para su reutilización; esto incluye el rearmado de nuevas computadoras y posterior instalación de software libre.
Una vez realizada esta clasificación, todos aquellos componentes inservibles son enviados para su disposición final a la empresa Scrap&Rezagos, una de las únicas dos instituciones que poseen la certificación adecuada para el reciclado y desecho de e-residuos en Argentina.
Uno de los puntos salientes del proyecto radica en que las computadoras recicladas en la Facultad son luego donadas a instituciones barriales de la región. De esta manera, la donación de equipamiento informático es reacondicionado y puesto en condiciones operativas, para luego ser entregado a sectores desfavorecidos en forma gratuita. “Queremos contribuir a la reducción de la brecha digital y social, atendiendo a las cuestiones del medio ambiente y reduciendo los niveles de basura electrónica y una disposición segura de los elementos contaminantes o tóxicos”
La Facultad recibe las donaciones de lunes a viernes de 9 a 17 hs, en el viejo edificio de la Facultad de Informática, en calle 50 y 115 (edificio Ex-Liceo), 1er piso.
Se requiere comunicarse previamente
e-basura@linti.unlp.edu.ar
(0221) 422-3528
Los equipos que se reciben son:
- Equipos informáticos (computadora, notebook, notepad, monitor, teclado, mouse, parlante);
- Equipos de conectividad (decodificadores, módems, hubs, switches, bridge);
- Equipos de impresión (impresoras de cualquier tipo, scanners);
- Equipos de telefonía fija y celular (teléfono, celular, central telefónica, fax, télex);
- Equipos varios (reproductores de MP3/MP4, calculadoras, cámaras digitales).
e-basura@linti.unlp.edu.ar
http://www.unlp.edu.ar/articulo/2009/12/29/e_basura_premiado

Anónimo dijo...

gracias por toda la data, abrazo enorme,
Patri.

Prometeo dijo...

Pásenme un par de monitores que necesito para el taller que tengo.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen