buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 16 de junio de 2010

LEÓNIDAS LAMBORGHINI, el solicitante



Algo de poesía para este 16 de junio, y para siempre. Hace un tiempo, publiqué estas líneas que merecen ser releídas...


Cuando el diputado radical Sanmartino, lleno de odio gorila, vomitó el "aluvión zoológico" para denostar al peronismo, no imaginó que Leónidas Lamborghini le iba a contestar con poesía de alto vuelo: "Las patas en las fuente".

El poeta nació en Buenos Aires en 1927. Luego de abandonar la Universidad trabajó como tejedor y a partir de 1956 se dedicó intensamente al periodismo y a la poesía, por la cual recibió el rápido reconocimiento de escritores como Marechal, Juan L. Ortiz y Oliverio Girondo.

Se exilió en México con su familia entre 1977 y 1990, año en el que regresó a la Argentina. Su obra poética, una de las más originales y revulsivas de la literatura actual en lengua española, incluye títulos como Al público (1957), El solicitante descolocado (1971), Episodios (1980) y Odiseo confinado (Premio Boris Vian 1992). El conjunto de su obra recibió el Premio Leopoldo Marechal, en 1991.Un amor como pocos, publicada en 1993, es su única novela hasta el presente.


ver reportaje: LEONIDAS LAMBORGHINI




El solicitante descolocado

Me detengo un momento
En el país de los países
de las maravillas
la izquierda es la derecha
lo blanco es negro.

- Es éste el país
equívoco del equívoco
de los equívocos
pregunté.

- No obstante
trata de dar
los pasos necesarios

y salgo
y entro

pero no sé
si estoy entrando
estoy saliendo

y hay que bajar
para subir
y si es que sube
baja

y salgo
y entro

y doy tres pasos
adelante
y estoy atrás
y atrás
se está adelante
























y nunca
vuelvo al mismo lugar. Nunca
pero se vuelve
siempre
siempre
y salgo y entro y salgo y entro


con la cabeza
del juglar
a la que el sol
golpea y golpea

Al paso
al paso

- Generaciones y generaciones
jodidas por la estética
cometida
con premeditación
dijo el que estaba desde la barricada
haciéndola
detrás

jodidos y jodiendo
a los demás
por dorar demasiado
la píldora
por eso
a no “poetizar”
ya más
lo podrido
está podrido
lo enfermo
está enfermo
no digo
no
quedar en la puteada
gritó
el que estaba desde la
pero sí
que hay que acabar
con el miedo
a pegar el cascotazo
dijo pegando el
lanzando un

Habla
Di tu palabra
y si eres poeta
“eso”
será poesía

















que tu palabra
sea irrupción
de lo espontáneo
que lo que digas
diga tu existencia
antes
que “tu poesía”

Que tu ritmo
sea
pulso de la vida
antes que un elemento
de la música
gritó
arrojando otro
pegando
que tu verso
dé la vida
antes que su comentario

asoma
asoma
de entre tantas
sofisticadas
acumulaciones
dijo asomando el que estaba desde la barricada
asomando

libre de la complejidad
con “lo poético”

asome
tu duro estallido
de palabras
golpeando
rompe el mito
de que has nacido antes que nada
para expresar “lo bello”
para decirlo ante todo
“bellamente”

¡Comienza a abandonar esos prejuicios!

COMPRENDE QUE ES IMPORTANTE
QUE TE TEMAN

gritó el que estaba
detrás
lanzando
arrojando otro y otro

cómo
no
hacerlo entonces

en medio de un país
podrido por la injusticia

golpea
golpea
en la llaga
libre de la “belleza”
libre de lo “poético”
y golpea

gritó asomando detrás de
desde la
y que ése sea tu gesto
y que la palabra sea
tu gesto

***

Pero quién dijo
que no nos reencontramos
acaso
no nos reencontramos y
reencontramos
en el podrido tren de todos los días
suburbanos
en el podrido y repleto
colectivo
de todas las santísimas jornadas

entonces es
cuando el tipo que en el tren
de todos los días
propone el juego de recordar
cuántas cosas
“antes”
se compraban con un peso
dice:
- Aquella era otra época
pero cuántos viejos
ganaban ese peso
viejo?

y ahora
cómo hago yo
cómo hago
para comprarme un traje nuevo
grita
el pobre tipo de los harapos
en la vía
mientras las ruedas por debajo
rodaron y rodaron
entonces sobreviene
un cargado silencio











y el tipo que compraba
“antes”
tantas cosas con un peso
se pone a canturrear

“Oh oh en aquella época
yo compré
una vaquita por un peso”


y veo su rostro
de papagayo
viejo
y en cada surco
de sus cariadas arrugas

y el repetía
“Oh oh en aquella época
yo compré
una vaquita
por un peso”
“y ahora la plata
no vale nada
no vale nada
no vale nada”

y cada vez
el sol golpea
más en mi cabeza
y las ruedas por debajo
ruedan y ruedan

y sentencia la anciana
de pelo platinado:
- Es la ley de la vida
Y uno que parecía joven sentenció:
- Hoy en día
Y otro de maduro aspecto
también sentencia: --Antes
la gente era muy buena
ahora
es muy mala

y cuando todos los podridos
viejos
los podridos maduros
y los podridos jóvenes
estaban sentenciados
los vi bajar
no sé en que estación
y vi que seguían
me pareció
al
- no sé hacia dónde -
viejo papagayo rayado
que repetía
la canción de “aquella época”

***

En el país de
y di tres pasos
hacia los libertadores











y eran los
des-libertadores y matan y persiguen y rondan
y secuestran

sollozando al occidente
sollozando al occidente
y bailan alrededor
de un cadáver que no muere

Aquí corren y corren
los adictos perseguidos
por los perseguidores
que son los des-
libertadores

y estoy con la cabeza
metida en la cabeza
del adicto cabeza
y qué tiene
el adicto cabeza
en la cabeza
tiene económicamente libres
y socialmente justos
tiene y tiene
políticamente soberanos
tiene el adicto
cabeza en la cabeza



- ¡Y ése es un adicto cabeza!
dicen los libertadores
que son los
des-libertadores

y los adictos
buscaban la salida
en el callejón
sin
forzando la salida
adictos a

y la mujer
que va al frente está
gritando
¡Todos unidos
hagamos antorchas compañeros!
Y ella lleva un birrete
en la cabeza
con la marca CONINTES
“y yo estaba
embarazada – dijo –
y me patearon el vientre
y mi hijo desde adentro
aparta
furioso mis entrañas
y los patea a ellos con furia”
dice alegremente .

y había allí
manando sangre de muñones
“somos los destrozados
los mutilados
la vida por
la vida por
cruzando la Gran Plaza”














cuando desde el cielo
la vida por
llovió la muerte
cuando cruzaron
la vida por

y a otros más vi
en ese callejón
“y estábamos escuchando
tus noches Atenas en la radio
mientras jugamos a las cartas”

“y entonces vienen
golpean los libertadores”
sencillamente me contaron

“y aquí ya estaba ese camión
y allí nos meten
sencillamente y nos llevan
no sabemos hacia dónde”.












“o sí
sólo sabemos que es la noche
pero ahora ya sabemos que aquella
fue la NOCHE
pero no la de Atenas
y fuimos llevados”

y caímos adentro
en el basural
y también ahora sí
sabemos
que alguno se salvó
para contarlo
--tus noches Atenas tus noches Atenas
sencillamente
me contaron.


(Fragmentos de "EL SOLICITANTE DECOLOCADO")


1 comentario:

Panco dijo...

Grande Mancu!!!
maestro lamborghini, la sensibilidad de la firme simpleza, lo "puro" con todas sus impurezas... tan lejos, apartado de lo fino...

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta