buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 30 de noviembre de 2012

NETANYAHU NO QUIERE LA PAZ































Alegrías y broncas. Sentimientos confusos. Una historia larga que parece no encontrar salida. El reconocimiento de Palestina en la ONU está cargado de simbolismo. Es un revés para Israel y Estados Unidos, que se oponían a la propuesta palestina por considerarla unilateral. Además, sucedió en la misma fecha en la cual, hace exactamente 65 años, la Asamblea General decidió partir a Palestina en dos, para que allí convivieran un Estado judío y un Estado árabe.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, aprobó la Resolución 181, la cual recomendaba un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU proponía dividir la parte occidental del Mandato en dos Estados, uno judío y otro árabe, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional.

La resolución 181  fue rechazada por los árabes y criticada por los sionistas, que a pesar de todo se adhirieron a ella. La resolución jamás será aplicada y seis meses después de su aprobación, el 15 de mayo de 1948, el mismo día en que finalizó el mandato Británico de Palestina y fue proclamado el Estado de Israel, comienza la primera guerra árabe-israelí...


1
PALESTINA EN LA ONU

Palestina consiguió este jueves 29 de noviembre de 2012 el reconocimiento simbólico de su Estado ante la Asamblea General de Naciones Unidas. El gesto de la ONU es una derrota diplomática para Israel, aunque, según reconoce hasta el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, la paz parece estar "más lejos que nunca".

Palestina es ahora un "Estado" en lugar de "una entidad" para la Asamblea General, el foro de debate de la ONU. Sigue sin pertenecer a la organización al ser sólo un "observador no miembro", puede hablar en la tribuna como hasta ahora y su delegación se sienta en el mismo lugar de las últimas dos décadas, junto a la del Vaticano.

Pero el gesto político consiguió dejar solos a Israel y Estados Unidos ante casi todo el resto del mundo. La declaración de la mejoría formal para la misión palestina se aprobó con 138 votos a favor, entre ellos el de Argentina al igual que la mayoría de los latinoamericanos (Colombia se abstuvo, y Panamá votó en contra),  9 en contra, y 41 abstenciones, entre ellas las de la mitad de la Unión Europea.

De los 27 países de la UE, 14 países votaron a favor (Austria, Bélgica, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Portugal, España y Suecia), mientras que sólo uno se opuso (la República Checa) y el resto optó por la abstención, entre ellos el Reino Unido y Alemania.

Israel ha perdido en esta ocasión hasta a algunos de sus aliados europeos. Aunque contara por igual decir "no" que abstenerse, varios miembros de la Unión Europea evitaron el rechazo más agresivo del voto en contra. Alemania era el europeo más decidido a votar con Israel y al final prefirió abstenerse como Reino Unido, Holanda o Bulgaria. Italia, que había contemplado votar en contra, optó por el "sí". Y así Israel se quedó solo en su voto contrario con Estados Unidos, Canadá, República Checa, Panamá, Nauru, Palaos, Micronesia e Islas Marshall.

El líder de la Autoridad Palestina en Cisjordania, Mahmud Abbas (su nombre en la clandestinidad era Abu Mazen), intenta recuperar su liderazgo perdido frente al auge de Hamas. Dijo que la resolución "da esperanza a millones de palestinos" y que será "un certificado de nacimiento" para Palestina, aunque el voto fuera un gesto de escasas consecuencias legales. La mayoría de los países que votaron a favor ya reconocen el Estado palestino según las fronteras anteriores a la guerra de 1967, antes de los asentamientos judíos en Cisjordania e incluido Jerusalén Este. Ahora también lo hace un órgano de Naciones Unidas, aunque la posibilidad de utilizarlo ahora para las negociaciones de paz con Israel parece remota.

Desde 1988, la misión palestina se sienta en la Asamblea General como "entidad" observadora y el cambio no le ha dado más poderes prácticos en Nueva York, aunque podría entrar en otros organismos de Naciones Unidas, como el Tribunal Penal Internacional. Cualquier movimiento para querellarse contra Israel, podría desencadenar castigos económicos. Si bien Israel ha moderado su postura y no planea de momento bloquear la devolución de los impuestos que cobra a los palestinos, la ayuda exterior de Estados Unidos puede quedar bloqueada en el Congreso.

En ese caso, la Unión Europea, que ya es principal donante en la zona, tendría que cargar con más cuentas de Gaza y Cisjordania, algo difícil en tiempos de recortes. Susan Rice, la embajadora de EEUU en la ONU, se quejó de que el paso no ayuda a desbloquear las negociaciones y es "desafortunado y contraproducente", pero no detalló posibles castigos. Con voz enfadada, insistió en que la votación de la Asamblea no significa que Palestina sea un Estado.





2
NETANYAHU CONTRAATACA





A menos de 24 horas de que la Asamblea General de Naciones Unidas aceptara a Palestina como Estado observador no miembro, el Gobierno de Benjamín Netanyahu ha dado luz verde a una declaración política para la construcción de 3.000 viviendas más en los asentamientos en Jerusalén y Cisjordania, según ha informado este viernes el diario Yediot Ahronot en su edición electrónica. Este gesto se interpreta como una clara represalia por la votación en la ONU. La expansión de asentamientos es uno de las amenazas que Israel verbalizó, de consumarse el voto palestino...

(EL PAÍS, España)



«El tema de la posible anexión de Cisjordania o de las zonas con más asentamientos israelíes ilegales en ese territorio palestino adquirió espesor en estos últimos meses, señala The Guardian: Ehud Barak, ministro de Defensa, se pronunció por la anexión de las tierras que se encuentran entre la Línea Verde internacionalmente reconocida y el muro construido por Israel”.

»Son terrenos palestinos y el primer ministro Benjamin Netanyahu proclamó que su gobierno seguiría construyendo edificios en un distrito árabe de Jerusalén, en respuesta a las críticas que la Unión Europea formulara días antes a tal decisión. El premier israelí dejó en claro el tema: “Hemos construido en Jerusalén, estamos construyendo en Jerusalén y seguiremos construyendo en Jerusalén” (www.huffing tonpost.com, 23-10-12).

»El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declaró en agosto de 1980, en su resolución 478, la nulidad de la anexión israelí de Jerusalén Este, poblada por una mayoría árabe, donde la Autoridad Nacional Palestina demanda establecer la capital de su futuro Estado. La casi totalidad de la comunidad internacional trasladó sus embajadas a Tel Aviv en repudio a la anexión, pero el gobierno israelí no se digna cumplir ni una sola de las decenas de resoluciones de la Asamblea General de la ONU que condenaron la ocupación militar de los territorios palestinos en 1967 primero y ahora la ocupación de hecho. Para qué, si la Casa Blanca lo apoya...»






Israel suffers humiliating defeat at UN.
 
Thursday’s UN vote was the international community’s warning light to Israel, as much as a show of support for the Palestinians. Germany, France, Britain, Italy and other friendly countries delivered messages to Israel with their votes – their patience with the occupation has worn off...
(, Haaretz)





3
¿ABU  MAZEN  DEFECCIONA?


Cuando el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Sr. Mahmud Abbas, se permite renunciar a regresar a su localidad natal, Saffad, situada en la alta Galilea, y reduce Palestina a Cisjordania y Gaza, no solo está haciendo concesiones gratuitas sino renunciando a lo irrenunciable con el propósito de agradar a los israelíes, sin importarle para nada los sentimientos más arraigados de su pueblo, y con ello está mostrando un absoluto desprecio hacia todos los palestinos y sus aspiraciones nacionales. Si él personalmente no quiere volver a Saffad, prefiere vivir en Ramalah o en su residencia habitual en Amman, es libre de hacerlo por ser una opción personal, pero no puede hablar en nombre, ni siquiera alegar representar, de seis millones de refugiados palestinos repartidos por el mundo, muchos de ellos viviendo en los territorios ocupados o en los países de acogida.

¿Cómo podemos estar seguros de que Abbas está capacitado para defender el derecho del retorno de los palestinos, cuando él no está convencido de ese derecho, ni siquiera lo desea para sí, ni para sus hijos y nietos, y es capaz de ofrecerlo gratuitamente a Lieberman o Netanyahu con tal de caerle bien a los israelíes?

El presidente Abbas, para ser digno representante de los palestinos y tener derecho a hablar en su nombre, debería ser su líder ejemplar, respetar sus sentimientos y sus derechos inalienables. Los mártires de la resistencia, que cayeron defendiendo la dignidad y el honor de su pueblo con anterioridad a la ocupación de Israel de Cisjordania y Gaza, lucharon por la liberación de Saffad, Hiyfa, Yafa, Jerusalén y toda la tierra palestina. No tenemos ningún dato que nos ayude a comprender las razones de Abbas para hacer esta grave renuncia al sagrado derecho al retorno, que es la esencia de la Cuestión Palestina. No debe olvidar que la Revolución palestina se inició en los campamentos de la diáspora con objeto de restaurar este derecho y liberar la tierra usurpada.

Si el presidente de la ANP cree que el método más adecuado para conseguir la restauración de los derechos palestinos es pedir una limosna a los israelíes, para que se muestren piadosos y comprensivos, influyendo en los resultados de las elecciones próximas, es que está cometiendo un grave error. Le recuerdo que esta maniobra ya fue ensayada en las elecciones anteriores cuando los árabes, aconsejados por occidente, hicieron una humillante propuesta y la promocionaron a través de los medios de comunicación israelíes con el argumento de convencer a la opinión publica de Israel, al margen de sus políticos. El resultado fue absolutamente contrario al esperado. El pueblo israelí interpretó aquello como una señal de debilidad y se sintió triunfador y por eso optó por el partido más intransigente, el Likud, dirigido por Netanyahu y Lieberman.

¿Qué ventajas espera obtener Abbas de granjearse la simpatía de los israelíes aún a riesgo de perder la de su pueblo, suponiendo que convenza a los israelíes y que los sionistas se muestren comprensivos con él, algo que consideramos absolutamente inviable? Creemos que su planteamiento derrotista será recibido con desprecio, como una muestra de debilidad y falta de alternativas.

Pero lo más grave es que Abbas prometió impedir una tercera Intifada en los territorios ocupados, esto significa que está dispuesto a combatir contra su pueblo, alineándose con el ejército de ocupación. No deseamos que su vida política concluya con ese final...




(Abdel Bari Atwan nació en Gaza. Vive en Londres desde 1979. Ha sido editor del diario en lengua árabe Al-Quds al-Arabi (donde apareció el presente artículo el pasado 3 de noviembre), que se publica en esa capital desde 1989. Es autor del libro “The Secret History of al-Qaida” y de un libro de memorias “A Country of Words”)



4
Norman Finkelstein nos muestra cómo se contesta a la hipocresía y a la estupidez. Parece que algunos no entendieron nada. Este clip está extractado de la documental "American Radical" (2009). El episodio sucedió al final de una conferencia en la Universidad de Waterloo...









Daniel
Mancuso





No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen