buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 13 de abril de 2011

EL NEGOCIO DE LAS PREPAGAS






Las compañías líderes de medicina prepaga están en pie de guerra contra el proyecto de ley de regulación de la actividad, que podría convertirse en ley, y hacen lobby a troche y moche.

Según los directivos, la aprobación de la norma podría significar directamente "la quiebra" del sistema, que en principio -según advierten- se pondría a la defensiva y dejaría de vender los planes de salud que se contratan de forma individual o familiar (no corporativos) para evitar que la afiliación de personas con enfermedades de alto costo ─a quienes no podrían rechazar ─ desfinancie el régimen "y deje sin cobertura" a quienes ya están afiliados.

La iniciativa fue votada en la Cámara de Diputados en 2008, y los senadores en noviembre 2010, le introdujeron cambios, ahora volvió a Diputados.



1
«La garantía constitucional del servicio de salud la debe dar el Estado, mientras que la prepaga debería ser una alternativa. Esta ley está hecha como si la responsabilidad de la salud fuera primariamente de las prepagas y no del Estado», se quejó en diálogo con La Nacion Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical, el año pasado.

En noviembre del 2010, el directivo envió una nota a todos los senadores nacionales, en la que advertía: «Estamos ante la inminencia de un perjuicio abrumador para los afiliados».


Autoridad. El proyecto le asigna a la Superintendencia de Servicios de Salud el rol de regulador, y también da atribuciones a la Secretaría de Comercio Interior.

Contratos. Los planes de salud durarán un año y se renovarán automáticamente.

Afiliación. Según el texto, las prepagas no podrían rechazar a quienes tengan enfermedades preexistentes o edad avanzada.

Cuotas. Los aumentos tendrán que ser aprobados por una comisión integrada por la Superintendencia y el Ministerio de Economía.

Reservas. La norma obligaría a las firmas a tener un capital inmovilizado para garantizar las prestaciones.

Empresarios. En el sector advierten que la norma impactará negativamente por igual a grandes empresas y a pymes.

  • Esta es la gran rémora del asunto, que impide la sanción de una ley que protegería a 4 millones de argentinos. Ahora, la falta de ley beneficia a 5 empresas.



2

Ellos mismos (los empresarios) tratan a la medicina como un gran negocio y a los afiliados como grandes consumidores...

"El grupo de accionistas de OSDE apuntó sus estrategias de marketing a afiliar personas jóvenes y sanas -estos son los "mejores riesgos"-, para hacer el mejor negocio con la salud de los "super héroes" de 18 a 25 años."

Bajo el claim “OSDE Neo, para cuidar a todos los superhéroes de 18 a 25 años”, la campaña creada por Quadro tuvo como objetivo "lograr una fuerte identificación con el público objetivo mostrando algunas situaciones que le suelen ocurrir a los jóvenes y utilizando el humor como recurso. Como por ejemplo: comen en cualquier lado, nunca tienen frío, no le temen al peligro ni a los golpes".

Así se presentó en sociedad la vergonzante campaña del grupo de accionistas OSDE, para vender su Prepaga a los pasmados jóvenes argentinos de clase media y para arriba.



3


Ayer, el radical Agustín Portela, vicepresidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, cajoneó y dijo que aún no hay fecha para el tratamiento de la ley de regulación de la medicina prepaga, una iniciativa clave que fijará un marco legal a un sector con 4.000.000 de afiliados, controlado por 5 empresas.

Es necesaria la sanción urgente de la ley: hay en todo el país más de 4 millones de argentinos que se atienden en el sistema de salud privado y resisten continuas subas tarifarias y abusos en los planes. De acuerdo a un informe de Claves Información Competitiva, en 2009, 5 empresas (Galeno, Swiss Medical, Medicus, Omint y OSDE) controlaban el 75% de la facturación total del sector.

El aumento del 15% en las tarifas que el sector aplicó, entre diciembre de 2010 y enero de 2011, fue la cuarta suba en los planes en menos de un año: en diciembre de 2009, las tarifas se incrementaron un 12%; en abril de 2010, subieron un 8%; y luego, un 15% en agosto.



4
La ley de prepagas obtuvo una media sanción en forma unánime y tiempo récord en Diputados en el año 2008, luego estuvo 2 años congelada en los cajones del Senado por el fuerte lobby de las empresas, y recién en noviembre de 2010 la Cámara Alta le dio la otra media sanción.

Este año, la norma volvió a Diputados para la sanción definitiva, porque el Senado introdujo cambios al proyecto original.

Sospechosamente, para el vicepresidente de la Comisión de Salud,
el radical Agustín Portela, todo ese tiempo transcurrido no fue suficiente: “Los asesores de la comisión no llegaron a concluir el análisis del proyecto para recomendar aceptar o rechazar las modificaciones que le hizo al proyecto el Senado”.


Clarín justifica las demoras:

  • El oficialismo intenta acelerar el tratamiento del proyecto sobre lavado de dinero, pedido especialmente por la Presidenta para evitar sanciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y otro para regular a las empresas de medicina prepaga. Pero esas iniciativas y otras tendrán que superar la dificultad del escaso trabajo en las comisiones. “Como no hay sesiones muchos diputados ni siquiera vienen, esta semana vamos a avanzar con dictámenes”, propuso una mirada positiva un referente del radicalismo.

“los asesores técnicos no terminaron de estudiar las modificaciones realizadas por el Senado”, se excusa el correntino radical Agustín Portela.




Daniel Mancuso


No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta