buscador

Búsqueda personalizada

lunes, 25 de octubre de 2010

DEJAME ENTRAR




El miércoles 27 de octubre voy a ser censista. Voy a andar caminando por Constitución y seguro que me va a agarrar hambre y algún vecino me va a convidar mate con biscochitos, o un sánguche de mortadela, o quédese a almorzar, joven. No gracias no puedo, tengo que seguir censando. Seguro que será una experiencia inolvidable y llegaré a la noche feliz por la tarea cumplida y la panza llena de regalos culinarios que me harán mis compatriotas, como bien anticipa el compañero Jorge Giles...




    El próximo miércoles 27 de octubre me levantaré temprano como de costumbre o quizás, más temprano que nunca. Prepararé un buen mate, dos termos con café, calentaré las medialunas que compraré el día anterior, tendré una botella de agua fresca por si hace falta, pondré la mejor música para la ocasión y saldré a la calle a ver si viene el censista o la censista que nos toque en suerte.

    “¡Arriba los corazones!” despertaré a la familia. Todo está listo para saber quiénes somos, cuántos somos, cómo somos. Saber que podemos colaborar con tan poco a descubrir la última versión de nuestro ADN, o si prefiere, renovar el DNI de los argentinos, es un modesto orgullo para todos ese día.

    Siempre es bueno saber quiénes somos estos morochos, rubios, colorados, aindiados, morenos, que somos los argentinos. Es tan simple y maravilloso como eso, nada más ni nada menos. Pero fíjese usted, coméntelo con los suyos aprovechando el domingo, que pese a la voluntad que pusieron nuestros próceres de Mayo de 1810, un año después se llegó hasta los bordes de un empadronamiento pero no se pudo culminar.

    Sería recién en 1869, el año del primer censo nacional. Claro, fue una muestra incompleta. No censaron ni a los negros ni a los indios ni a los habitantes de la Patagonia ni al amplio territorio que abarcan las hoy provincias del Chaco, Misiones y La Pampa.

    En 1887, fue apenas un conteo a ojo de buen cubero sobre los negros que habitaban Buenos Aires. Pero no fue un Censo Nacional. El segundo Censo se realizaría recién en 1895, y fue mucho más completo que el primero. Pero eso sí, “ de los indios ni me hablen” diría el estado censor en su doble acepción. Lo de censor digo. Por esas tristes paradojas de la historia, entonces se dijo que había que poner una cifra aproximada sobre la población indígena. Y se puso 30 mil.


    La maestra o el maestro censista que el miércoles próximo llegará hasta su puerta es el sujeto que pondrá la historia en su lugar, para dejar atrás ese viejo país de la exclusión y escribir un nuevo paradigma de la argentinidad, el que nos integra, el que no deja a nadie afuera, el que nos iguala en un mismo día a todos, el que repara la historia en su Bicentenario. Como si censara en el amanecer de la patria y con el mismo derecho de identidad, al Libertador José de San Martín, al Negro Falucho, al gaucho Sargento Cabral y al Cacique Comandante, Andresito Guacurarí. Igual, pero doscientos años después.

    Más de 600.000 censistas recorrerán el país hasta el último rincón para censarnos a todos, sin excepción. El deber y el derecho que tenemos es censarnos. No hay opción para desertar con la patria.

    ¡Nos preguntarán si usamos computadoras! Es preciso saber cuánto estamos de avanzados en nuestra conectividad. Hay que integrar a todos, incluyendo, incluyendo, incluyendo.

    ¡Nos preguntarán sobre nuestra descendencia o pertenencia a pueblos originarios! ¡Nos preguntarán de igual forma sobre nuestra pertenencia a la población afrodescendiente! ¡Que suenen los tambores, que repique el tamboril, chico, repique y piano! También harán preguntas sobre discapacidad en la familia, sobre migraciones, sobre la cobertura de salud que tengamos, la situación previsional, la fecundidad y la característica de la ocupación que tengamos. Que a nadie se le ocurra dejar afuera al abuelo o al bebé. Ellos también participan.

    Es importante saber que todo lo que refleje el Censo Nacional servirá para mejorar nuestras instituciones democráticas, para mejorarlas, para formular políticas de inclusión y desarrollo tanto en lo público como en lo privado. Yo haré pasar al censista a mi casa. Es más, lo haré sentir tan cómodo como en su propia casa. ¿Sabe porqué? Porqué de la eficiencia de su trabajo y de la sinceridad en los datos que le brindaremos, estaremos garantizando la mejor hoja de ruta para nuestro futuro.Y porque es de egoístas no hacerlos pasar ni recibirlos con un apretón de manos a quién vendrá simple y maravillosamente a ayudarnos a conocernos mejor. Creo que es así ¿Y usted?









Y como dice el compañero Fernando Nano Suriano...

    COMPAÑER@ HACE UN PAR DE SEMANAS SE ME OCURRIÓ LA SIGUIENTE IDEA QUE TE VUELVO A RECORDAR POR LAS DUDAS: AL RECIBIR AL CENSISTA EN NUESTRA CASA Y COMO VAMOS A ESTAR TODOS (CON "TIEMPO") POR SER FERIADO, AL TERMINAR LA ENCUESTA, ¿POR QUÉ NO LE PREGUNTAMOS AL KUMPA CENSISTA SI ALGÚN VECINO NUESTRO NO LE QUISO ABRIR O ATENDER POR "MIEDO" Y LO ACOMPAÑAMOS PARA QUE CON NUESTRA PRESENCIA EL "VECINO PSICOPATEADO" LO ATIENDA FINALMENTE?

    CREO QUE SERÍA UNA BUENA Y SENCILLA ACCIÓN PARA DESARMAR TODA ESTA CAMPAÑA DE "MIEDO Y PARANOIA" Y DE PASO DEMOSTRARLES A NUESTROS VECINOS TEMEROSOS ¡¡¡LA GRAN MENTIRA Y DIFAMACIÓN DE LOS MEDIOS MONOPÓLICOS QUE CONSUMEN!!!

    ¿¿¿QUE TE PARECE KUMPA???




Daniel Mancuso

4 comentarios:

Sujeto de la Historia dijo...

Muy bueno, Daniel.
Ahora, me parece mentira que tengamos que hacer campaña para abrirle la puerta a los maestros de nuestros pibes.
Qué basura los que manijearon, pero qué ovejitas mediocres los que se dejaron manijear.
Esto último me preocupa mucho más.
Te mando un Abrazo

Unfor dijo...

Buena idea eh, no lo había pensado. No se si tengo algún vecino gorila pero medio despistado puede ser.
Constitución? Lástima, si andabas por Puente Saavedra te invitaba a comer, Mancu.
Suerte el miércoles!!!

Daniel Mancuso dijo...

No faltará oportunidad de juntarnos a comer, abrazo

Anónimo dijo...

un llamado a la solidaridad: colabore con una sociologa, sea serio al contestar el censo. Los trabajadores de la investigacion social necesitamos de los datos secundarios del censo y de la EPH para nuestras investigaciones de grado y postgrado!! ;)
Gracias desde ya por su colaboración

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta