buscador

Búsqueda personalizada

lunes, 12 de julio de 2010

MATRIMONIO CIVIL IGUALITARIO



Azorados escuchamos a la Jerarquía de una Iglesia católica que construye y sostiene un proyecto antinacional con la Argentina del pasado, y que trata a la diversidad sexual como una “movida del Diablo”. Entre tanto, el cardenal Bergoglio llama a la "Guerra de Dios".

Estamos de acuerdo con que se sancione en el Congreso la Ley de Matrimonio Igualitario. Por eso reproducimos y adherimos a esta carta de los Putos Peronistas...




1
Los Putos Peronistas nacimos como agrupación a fines de 2007 en el kilómetro 35 de la ruta 3, en las afueras de González Catán, partido de La Matanza y desde allí nos ampliamos al resto del conurbano, a la Capital y a otros rincones de nuestra Patria.

Somos la parte de la diversidad sexual que no acepta al individualismo ni al consumismo como constitutivo de nuestra identidad, que es ante todo Nacional y Popular, porque como parte del pueblo Argentino vivimos en carne propia las atrocidades que estos valores hechos políticas de estado hicieron con nosotros.

Somos hijos de estos años, en los que la política vuelve a ser una herramienta para pelear contra la injusticia social y en donde el sueño de liberar a nuestra Patria vuelve a ser posible. Ninguna Patria se libera sino implica a todo su pueblo en el proceso y ninguna liberación sexual es posible si no está en el marco de la Liberación Nacional.

No existe mejor momento que el presente para el debate de este proyecto de ley de matrimonio y estamos orgullosos de que sea el peronismo el que, una vez más, le coloque el cascabel al gato. Porque, como decía la compañera Evita: “dónde existe una necesidad, nace un derecho”.

Apoyamos este proyecto porque significa el reconocimiento de los derechos sociales, el derecho a una obra social, a una pensión, el derecho de los hijos y las hijas a contar con la protección y el reconocimiento de sus dos padres o sus dos madres. Porque un derecho que no es para todos más que un derecho es un lujo.

Los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad se alarman y dicen que permitir la adopción a parejas no heterosexuales comporta un peligro de “desintegración social”. Nos preguntamos qué sociedad es la que está en peligro de desintegración a partir de un proyecto de ley de índole inclusiva. Seguramente una sociedad marginadora, basada en jerarquías inherentemente antidemocráticas, que es lo que, a fin de cuentas, estamos discutiendo con ésta y las demás leyes que nombramos.

Lo que sí amenaza a la integración social son las medidas que impiden el acceso a condiciones de vida dignas de muchos compañeros y compañeras de éste país. La ruptura de los vínculos solidarios que enfrentan a los “ciudadanos que pagan sus impuestos” con los que tienen las puertas cerradas en los ámbitos de la educación y el trabajo. Como parte de la putez, rechazamos las exclusiones porque queremos un país para todos y todas. Que quede claro: todos y todas.

En este sentido no podemos dejar de instar a esta Cámara a debatir los proyectos de Ley de Identidad de Género porque la situación de indignidad que viven miles de compañeros trans y compañeras travestis, expulsadas a vivir de la calle, sufriendo el maltrato cotidiano en escuelas y hospitales, siendo blanco fácil de la explotación de la policía y los cafishos, sin siquiera ser nombradas por el nombre que eligen para jugarse la vida, es absolutamente alarmante.

La sanción de esta ley no solo es una cuestión de derechos e igualdad sino ante todo una urgencia social. Es hora de que el Estado se haga cargo de ésta situación, porque en nuestro país una travesti tiene un promedio de vida de treinta y cinco años.

Queremos dirigirnos especialmente a los compañeros y compañeras legisladoras, que se sienten y reconocen como parte del movimiento nacional. A quienes, como escuchamos durante el debate en la cámara de diputados, afirman que el peronismo defiende ante todo la familia y es la versión política de la doctrina social de la iglesia. Y desde esos argumentos sostienen su posición contraria a este proyecto. Nosotros, compañeros y compañeras, compartimos con ustedes ambas afirmaciones y nos basamos justamente en ellas para sostener nuestra postura a favor.

Desde el inicio del peronismo hasta el día de hoy es posible reconocer entre los cambios sociales la emergencia de nuevas formas familiares.

Las familias ensambladas, las familias monoparentales, las familias sin hijos y las familias diversas son hoy una realidad, por eso no compartimos el argumento al que se aferran aquellos que rechazan este proyecto planteando que el matrimonio es el espacio relacional humano basado en una sexualidad solo con fines reproductivos. La realidad muestra lo contrario.

Recuperamos del “Documento La Doctrina Nacional” las siguientes palabras: “La Doctrina Nacional debe orientarse hacia la realización de la armonía y el equilibrio entre los derechos del individuo y los derechos de la sociedad para que la Comunidad posibilite el máximo desarrollo posible de los fines individuales de sus componentes”. Siendo coherentes con esto, las familias diversas son expresión de proyectos de vida que reclaman el reconocimiento de sus derechos para desenvolverse plenamente en la sociedad”.

Como decía Juan Perón: “Los hombres comunes necesitan vivir comúnmente, lo que hay que hacer es elevar el índice de felicidad sin el cual la población no puede vivir tranquila”.

Asimismo compartimos que “La Doctrina Nacional es Cristiana y profundamente humanista en cuanto reconoce la valorización espiritual del hombre y de la sociedad humana y sus fines trascendentes”.

Considerando la historia reciente de nuestro país, el peronismo dejo en evidencia la existencia de dos cristianismos, el que vive y late en las creencias y practicas de los pueblos y el que adormece cristalizado en las instituciones eclesiásticas.

Como dijo el general: “Nuestra religión es una religión de humildad, de renunciamiento, de exaltación de los valores espirituales por encima de los materiales. Es la religión de los pueblos, de los que sienten hambre y sed de justicia, de los desheredados, y solo por causas que conocen bien los eminentes prelados que me honran escuchándome se ha podido llegar a la subversión de los valores y se ha podido consentir el alejamiento de los pobres del mundo para que se apoderen del templo los mercaderes y los poderosos, y lo que es peor, para que quieran utilizarlo para sus fines interesados”.



2
Compañeros del Movimiento Nacional:


Este miércoles 14, se debate y vota en el Senado el proyecto de ampliación y universalización del matrimonio civil. Para la diversidad sexual y el conjunto del pueblo argentino, será el punto de partida y el piso para una sociedad más igualitaria.

Los invitamos a concentrarse juntos desde las 15 horas; una federación de organizaciones instalará una pantalla gigante y un escenario para que la vigilia sea festiva.

Asimismo, invitamos a adherir COMO ORGANIZACIONES Y AGRUPACIONES a la declaración a favor de este proyecto igualitario, desde la reivindicación de una continuidad, apoyo y militancia dentro del proyecto nacional de inclusión social, iniciado en 2003, y encabezado por Néstor y Cristina.

El peronismo debe tomar posición frente a este debate que involucra las bases sociales del Estado y al conjunto del pueblo y nosotros como un granito más del Movimiento Nacional invitamos a esta declaración conjunta. Adjuntamos abajo la declaración. La haremos circular con todas sus adhesiones por “Prensa” y a la vez la volantearemos durante la movida del miércoles.

Y por último, aunque con algunas organizaciones ya compartimos estos documentos, adjuntamos como documento de texto la compilación de nuestros fundamentos y argumentos de estos últimos meses en dirección a bancar este proyecto de ley de matrimonio civil ampliado.

Esperamos sus palabras, comentarios y adhesiones. Por cuestiones operativas y disculpando los aceleres y errores de organización, esperamos pronta respuesta. Saludos muy fraternos.

Agrupación Nacional Putos Peronistas

putos, tortas, trans y travas del pueblo
putosperonistas.blogspot.com
www.putos-peronistas.com.ar
putosperonistas@gmail.com



3
Más inclusión y más justicia social:
por un matrimonio civil igualitario.



"Tenemos que encauzar los esfuerzos en hacer una sociedad más igualitaria en la que las minorías tengan los mismos derechos que las mayorías"
Compañera Presidenta Cristina Fernández
(9/07/2010)


Desde 2003, la Argentina ha salido del infierno neoliberal de desocupación estructural y un ejército de excluidos de toda índole, un estado minúsculo sólo al servicio de la timba financiera y una sociedad cultural que miraba el Primer Mundo y estimulaba los valores del consumismo, el individualismo y el “sálvese quien pueda”. Con el liderazgo de Néstor y Cristina volvieron a hacerse carne las banderas históricas del peronismo y comenzamos a construir un modelo basado en la inclusión social: más de un millón y medio de argentinos y argentinas pudieron acceder con justicia a una jubilación largamente postergada, otros cuatro millones pudieron acceder a un trabajo y hoy más de tres millones y medio de pibes perciben la Asignación Universal por Hijo que ha permitido su reinserción al sistema social, educativo y de salud.

Hoy la tendencia inclusiva de este proceso histórico nos enfrenta en el Senado entre la universalización y ampliación del matrimonio civil y un “engendro” legal como una unión civil que sólo busca discriminar y excluir la diversidad familiar existente. El dilema es inclusión igualitaria o discriminación. Y nosotros vamos por lo primero:

  • Porque el Estado de todos y todas no puede quedar sometido a los designios de las convicciones religiosas, ni tampoco de los poderes corporativos de facto, sean los multimedios, la jerarquía eclesiástica o las corporaciones empresarias del agrobusiness. Nuevamente la disyuntiva vuelve a ser “Democracia o Corporaciones”.

  • Porque como nos ha enseñado la Historia a los golpes y bombardeos y siguiendo el legado de nuestros religiosos compañeros -desde el padre Hernán Benitez hasta Carlos Mugica-, el peronismo dejó en evidencia la existencia de dos cristianismos, el que vive y late en las creencias y prácticas de los pueblos y el que adormece cristalizado, inmóvil y pegajoso en las instituciones eclesiásticas. Frente a una Iglesia católica que desde sus jerarquías construye un proyecto antinacional con la Argentina del pasado y que trata a la diversidad sexual como una “movida del Diablo”, nosotros acompañamos un activismo religioso que en palabras del sacerdote cordobés Nicolás Alessio sigue el Evangelio de Jesús y rescata “un Jesús que nos ha revelado el rostro amoroso de su Dios” que no siempre coincide con la iglesia oficial y sus opiniones.

  • Porque como dijera Juan Perón, debemos orientarnos “hacia la realización de la armonía y el equilibrio entre los derechos del individuo y los derechos de la sociedad para que la Comunidad posibilite el máximo desarrollo posible de los fines individuales de sus componentes”. Desde hace muchos años existen familias ensambladas, familias monoparentales, familias sin hijos y familias con parejas homosexuales también. No somos pura biología sino más bien cultura y las familias diversas son hoy una realidad y es necesario reconocer sus derechos para el desarrollo pleno y feliz de nuestra sociedad. Y como nos enseñara Evita, “donde existe una necesidad, nace un derecho”.

  • Porque el momento histórico que estamos viviendo como sociedad no es un aumento en las identidades diferentes a la heterosexual tradicional de nuestros compañeros y compañeras, es un proceso de visibilización, toma de la palabra, organización y lucha. No somos más, siempre estuvimos, ahora lo estamos haciendo valer: los putos, tortas, trans y travas hemos sido parte de la Argentina y del Movimiento Nacional desde que el Pueblo es Pueblo. Siempre se nos obligó a dejar el corazón por fuera de la militancia; hoy es tiempo de preguntarnos qué diría la compañera Evita sobre dejar a un lado el amor en el proceso de transformación de la Argentina.

  • Y porque dejar a los que no son heterosexuales por fuera del Pueblo y del Movimiento deja poco margen para la construcción de una identidad Nacional y Popular de la diversidad.

Por estas razones y pasiones, el arco de organizaciones sociales y políticas abajo firmantes nos movilizamos este miércoles 14 de julio, desde las 15 horas, en plaza Congreso. Para que la ley de matrimonio igualitario se haga realidad. Acaso un paso más “para que reine en el pueblo y la igualdad”. Por una patria justa, libre, soberana y diversa.




¡Aguanten los putos, tortas, trans y travas del pueblo!

Como decía el general Perón:

"Lo único que vence al número es la organización. Y no sólo esto. La organización es lo único que ha conseguido vencer a la muerte.
Porque la organización también vence al tiempo. No los hombres, pero sí las organizaciones. Las organizaciones sobreviven a los hombres.
Quiere decir que es el único invento del hombre que ha sobrepasado al tiempo. La organización vence, pues, al número y vence al tiempo."

¡Aguanten los Putos Peronistas!



Daniel Mancuso

2 comentarios:

Cinthya dijo...

Sigamos luchando por la patria justa y soberana! Una vez más vamos por la ley!

Ester Lina dijo...

Los curas no poseen autoridad para cancelar un pensamiento diferente, porque su práctica en la historia, como Institución, estuvo del lado de los poderosos y no de las minorías débiles. Hoy pretenden hacernos creer que defienden la moral y el pensamiento de Dios. Pero no son ejemplo ni de moral, ni de sentimientos piadosos, porque nunca se manifestaron frente a los abusos del Padre Grassi, ni frente a los delitos de Von Wernich... Ni pidieron perdón a Dios ni a los hombres.
Te saludo!!!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta