buscador

Búsqueda personalizada

sábado, 20 de febrero de 2010

CAZA SUBMARINA EN LA CABA



La ciudad se inundó 2 veces en una semana. El Rio de la Plata ensanchó sus dominios y llegó a las calles y avenidas de la atribulada tierra gobernada por Mauricio Macri.

El jefe de gobierno porteño y sus adláteres no tenían respuestas inteligentes para dar: "...viene mucha agua desde la provincia, en donde nace el Maldonado".

A la ineficiencia del PRO demostrada en su gestión de gobierno con la ausencia en la prolongación de los subtes, los policía fascistas en la Metropolitana, el nombramiento y rápida renuncia de un ministro amigo de genocidas, las escuchas telefónicas ilegales, el atentado al cuñado de mauricio, las picanas portátiles... ahora se agregan las inundaciones.

Los mismos barrios de Buenos Aires que el lunes pasado, en la anterior tormenta, se anegaron volvieron quedar inundados. Muchos barrios, por ejemplo Santa Fe y Humboldt y la zona aledaña, cercana al Puente Pacífico, en Palermo, volvieron a quedar inundadas, con cientos de vecinos que debían caminar con el agua hasta los tobillos. Los mismos problemas ocurrían en Almagro, Villa Crespo y en Villa Lugano, entre otros.

Por segunda vez en pocos días, apenas 66,9 milímetros de agua caída provocaron un infierno acuático. En Villa Crespo, Palermo, Almagro o Caballito, el paisaje se asemejaba al de Venecia pero sin góndolas.





















Gomones del Grupo Especial de Rescate de la Policía Federal ayudaron a los vecinos a navegar por el río tumultuoso que corría por la porteña avenida Santa Fe, en el cruce con las calles Humboldt y Fitz Roy. Otros transeúntes cruzaron a nado o armaron trencitos, tomados de una larga soga atada a dos árboles, para seguir un camino seguro sobre el asfalto –sin bocas de tormenta ocultas bajo el agua– y llegar sanos y salvos a la vereda de enfrente.






















Más de 60.000 usuarios se quedaron sin luz, cientos de autos tapados por las aguas, los subterráneos y el Premetro interrumpieron sus servicios, hubo inundaciones y cortes en autopistas y en la red ferroviaria. El aeropuerto de Ezeiza quedó 20 minutos fuera de servicio. En Laferrere, partido de La Matanza, un niño de 11 años desapareció cerca del lugar donde corre un arroyo entubado. En las estaciones ferroviarias de Coghlan y Liniers, dos personas murieron electrocutadas cuando cruzaban las vías en medio de la tormenta.
























El lunes, el gobierno porteño le echó la culpa de la inundación a la falta de alerta meteorológica que impidió que se solicitara a los vecinos que no sacaran las bolsas de residuo que luego taparon las alcantarillas.


Ayer, se insistió en que la causa principal fue, otra vez, el desborde del arroyo Maldonado, que corre debajo de la avenida Juan B. Justo. Las obras del canal aliviador que serían la solución al problema, recién terminarán a mediados de 2011.

“Fundamentalmente le pedimos a la gente que no cruce las calles, que espere ayuda porque corre riesgo de recibir una descarga eléctrica o de caer en una alcantarilla”, advirtió ayer el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“...esta vez el alerta meteorológico llegó a tiempo, igual le pido a los vecinos que no saquen la basura a la calle... el Maldonado desbordó porque también llovió con cierta intensidad en el oeste bonaerense, donde el arroyo tiene su nacimiento.... insisto a los vecinos que no salgan a la calle, ni en auto ni a pie, porque no se puede medir con precisión la profundidad del agua”.

En Palermo, sobre la avenida Las Heras, frente al Jardín Zoológico, o en Villa Crespo, en varios tramos de la avenida Santa Fe, el agua llegaba a la rodilla y en otros casos subía más arriba de la cintura de los que cruzaban la calle caminando. ¿Por qué no le hacían caso a Rodríguez Larreta?

Juan Pablo Schiavi, actual secretario de Transporte de la Nación y ex ministro del gobierno porteño, se mostró sorprendido por la magnitud de la inundación “cuando esta vez no ha llovido más que otros eneros o febreros de los últimos diez años en los que no se produjeron estos desbordes”. Respecto de la debacle de la red de subterráneos (se interrumpieron los servicios en todas las líneas) dijo a Página/12: “es muy raro que se hayan inundado los subtes, sobre todo la línea ‘A’, y que haya habido desbordes en algunas estaciones de trenes, como en Liniers o en Belgrano, porque si algo hicieron bien los ingleses fue la red ferroviaria, que nunca se inunda. Es evidente que acá no hubo un mantenimiento adecuado de los sumideros en la entrada de los subtes. También hubo problemas con el Premetro y todo parece demostrar que hay un mantenimiento paupérrimo de la ciudad”.

La ciudad volvió a colapsar porque los sumideros no se limpian y las obras de reparación de los mismos no se hacen. Por eso se inundan lugares que nunca se inundaban, donde no hay arroyos ni ríos subterráneos...


En Saavedra, los vecinos tuvimos que destapar con las manos las alcantarillas que estaban llenas de hojas y ramas de árboles porque el barrendero hace días que no pasa y el camión con una especie de aspiradora que realiza el mantenimiento de los sumideros hace meses que no viene...

Ayer por la tarde-noche, cuando mermó la lluvia, los vecinos de Caballito volvieron a cortar el tránsito en la esquina de Angel Gallardo y avenida Gaona, frente al monumento al Cid Campeador. Indignados, los vecinos hicieron sonar las cacerolas, para quejarse por la interrupción del servicio eléctrico, por segunda vez en una semana. “Estamos cansados. No hago nada con los 5000 pesos”, se quejaban los vecinos, en alusión a la indemnización ofrecida por el gobierno porteño. En esa zona, el corte fue por la inundación de una cámara subterránea. En varios otros puntos hubo vecinos que protestaron cacerola en mano, entre ellos, en Parque Chacabuco.

¿Habrá existido el cacerolazo y la queja de los vecinos? En TN no salió, no sé, me parece que es un rumor malintencionado de las usina del gobierno para denostar a Mauricio.

Rodríguez Larreta y los voceros de Edesur y de Edenor señalaron que muchos de los cortes fueron “preventivos” en los barrios de Palermo, Paternal, Villa Crespo, Flores y en la zona de Parque Centenario, porque se temían accidentes fatales en las calles inundadas que eran cruzadas, en algunas ocasiones hasta descalzos, por los transeúntes que quedaron atrapados en la vía pública por la repentina inundación. Ese es el problema, la gente no hace caso, sale a la calle y no sigue las consignas PRO, ¿Dónde va la gente cuando llueve?

Los malos efectos de la lluvia se hicieron sentir en el Congreso de la Nación. Un pasillo de la planta baja de la Cámara de Diputados, sobre la calle Rivadavia, quedó parcialmente inundado. Se vio a legisladores y colaboradores, de traje y corbata, sacando el agua, con secadores de piso, hasta que llegó una bomba con la que se pudo extraer todo el líquido acumulado. Dicen que se la vio a Lilita Carrió arrastrada por la corriente con varios acólitos agarrados de sus ropas o de las mechas. Patricia Bullrich parece que no sabe nadar y cuentan que Fernando Iglesias lloraba pidiendo a su mamita.

Imágenes exclusivas de Juan B Justo y santa Fe, viernes 19 de febrero de 2010, en tierras (aguas) del gobernador Macri.







Daniel Mancuso


3 comentarios:

Anónimo dijo...

A Fernando Iglesias lo ví con su mamá en una playa del sur en Mardel; en sunga y preocupado por desestabilizar aunque no no se le cae una idea
Chica peronista marplatense

manuel el coronel dijo...

La Carrió estaba exultante en el agua!!! largaba chorros de agua vaporizada.

timoneldetormenta dijo...

QUe habilidad tienen los muchachos Pro para no hacese cargo de nada!!!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta