buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 1 de enero de 2009

Dos pilotos de guerra, cara a cara




En un hecho casi sin precedentes, la sociedad israelí apoyó casi en su totalidad el inicio de la ofensiva Plomo Sólido contra el grupo islamista Hamas. Horas después del masivo bombardeo contra la Franja de Gaza, (sábado 27 de diciembre), el consenso era tan amplio que incluso el partido pacifista de izquierdas Meretz justificó la operación aérea como 'medida de defensa a los criminales ataques de Hamas'.

Pero con el paso del tiempo, las tropas en acción y sobre todo el incesante aumento de muertos civiles en Gaza, se empezaron a hacer preguntas y organizar manifestaciones de protesta como la de varios miles en la Plaza Rabin en Tel Aviv o algunas decenas que diariamente se reúnen delante del ministerio israelí de Defensa para decir 'basta'. Pero las encuestas seguían dando mayoría a los que apoyan 'seguir golpeando a Hamas', tal y como se enunciaba en un sondeo.

Al inicio de la tercera semana de la ofensiva, muchos israelíes critican por ejemplo la 'moralidad de atacar una mezquita aunque dentro haya terroristas o armas'. Un debate que ha llegado incluso a la cabina de los cazas de combate.

He aquí un intenso y agresivo dialogo entre dos ex pilotos de guerra israelíes enfrentados en un programa de la radio local. Dos posturas enfrentadas de quienes han recibido la orden de lanzar misiles o descargar una bomba. Yoav Gal, (59) defensor de los ataques, y Jonathan Shapira (36), en contra. Este firmó una carta de protesta y rechazó servir en las Fuerzas Aéreas en el 2002 cuando la aviación mató al jefe militar de Hamas, Salaj Shehade en un bombardeo en su casa de Gaza que acabó también con la vida de 14 civiles. El primero sirvió bajo el mando del padre del segundo en la guerra de Yom Kipur (73). Hoy discrepan a muerte.

Shapira: Yo en su momento, protesté y firmé un manifiesto afirmando que disparar contra inocentes es un crimen. Desde entonces, ya no sirvo más en el Ejército. Ahora mueren centenares y parece que a nadie le importa.

Gal: Tampoco parece importar los ocho años que hemos sido atacados diariamente con cohetes.

Shapira: Si yo fuera primer ministro de Israel, convocaría al Gobierno para debatir la iniciativa saudí de paz. Hay que dialogar.Intentar el proceso de paz.

Gal: Y si Hamas continua igualmente atacando, ¿qué propones?

Shapira: En primer lugar, te pregunto ¿por qué siempre lo primero que pensamos es que hay que golpearles y castigarles? ¡Han muerton ya 200 niños en Gaza! Todo esto no nos traerá ninguna seguridad. Hay que hablar con Hamas.

Gal: Despierta, vives en otro mundo. Hamas no quiere hablar contigo y ni siquiera desea verte en Tel Aviv o Haifa. Sólo quiere la destrucción de Israel y así lo repite una y otra vez. Su carta fundacional lo pide. ¿Crees que si a los árabes les hablas con flores, ellos te contestarán con flores? Hoy he recibido un correo electrónico en el que se ve a niños palestinos en una clase, ataviados con cinturones de explosivos y gritando 'muerte a los judíos'. Con ese odio no se puede dialogar.

Shapira: Todo esto no justifica la brutalidad de los ataques en Gaza...

Gal: Pues creo que habría que golpearlos aun más fuerte. Hay que arrasarlos. No es una guerra clásica contra un ejército enemigo. Nos disparan misiles desde colegios y barrios poblados. Los árabes se dieron cuenta que Ejército contra Ejército no tienen nada que hacer por lo que apuestan por las guerrillas. Disparan al lado de una anciana de Yabalia para matar a una anciana de Sderot. Nosotros, hijos de supervivientes del Holocausto, tenemos que decir claramente: "A nosotros no nos lanzarán, por ser judíos, ni una piedra. No digo ya misiles, digo una piedra". Yo también quiero paz pero...

Shapira: Pues a mi me suenes más como Hitler.

Gal: No mereces ni mi reacción a este insulto.

Shapira: Hablas de arrasar. Ten en cuenta que muchos del 1.5 millón de habitantes viven en miseros campos de refugiados que tu no desearías que viviera ni el peor de tus enemigos. Cada ves que matemos a más civiles, habrán más extremistas y la solución a la paz será más difícil. Hay dos opciones: o hablar con ellos o como tu dices arrasar y destruirlos. El pueblo judío no puede elegir la destrucción de Gaza. Es un crimen de guerra que además que no sería efectivo.

Gal: Yo no hablo de arrasar en este sentido. Quiero que los árabes que viven en Gaza se vayan a Egipto. Quiero arrasar la ciudad de Gaza pero no los habitantes que viven en ella. Hay que dejar claro: nosotros no aceptamos ni una bala, piedra o misil contra nosotros.

Shapira: Tu camino nos llevará a más guerras y muertos.





No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta