buscador

Búsqueda personalizada

martes, 31 de mayo de 2016

SE BUSCA





Llamado a la solidaridad. Se busca a un ciudadano extraviado desde diciembre 2015. Se lo vio por última vez, feliz y sonriente en una multitudinaria manifestación callejera en donde miles y miles de personas escuchaban a una mujer que decía "Podemos mirar a los argentinos a los ojos".

A partir de ese día, se lo vio triste en ascenso, taciturno, con las esperanzas machucadas. Desde hace meses, no lo podemos encontrar. Diversos testimonios aportan pistas sobre su paradero. Dicen que lo vieron golpeado violentamente por unos Tarifazos que lo sorprendieron en una esquina muy iluminada de la ciudad, a la salida del Despido. Lo vieron llorando cuando su mujer lo dejó mientras cenaban mate cocido a oscuras y no se dio cuenta. Sus dientes castañeteaban  de frío, por eso no escuchó el portazo. Ella se fue a cartonear con los dos pibes adentro del changuito que se afanaron del Coto. Dicen que lo vieron en un comedor popular que repartía puchero a los pibes de un barrio cualquiera. Él no comía, miraba absorto el discurso presidencial que decía: "porque aprendimos de nuestros errores y no los vamos a volver a repetir". Lo escucharon mentando a la madre del ministro que le pidió perdón a los gallegos. Dicen que tenía un auto que se murió de sed, y se quedó exánime cerca de la esquina. Dicen que contaba monedas para subirse a un bondi que lo llevara de vuelta a la Pesada Herencia. Lo vieron a punto de ahogarse, agarrado al pescuezo de un caballo inundado, en la Mesopotamia. Lo vieron juntando leña con una abuelita cerca de Laferrere. Lo vieron haciendo Piquetes puteando a la gendarmería y a la Ministra en ropa de fajina. Lo oyeron tocando el bombo en la puerta de la CGT esperando el Paro General que nunca vino. Hay quien dice haberlo visto dando vueltas, intentando entrar a la Plaza de Mayo vallada, un día patrio, con una camiseta de la selección. Otros, dicen que daba vueltas a la Pirámide con un pañuelo blanco en la cabeza. Que un policía le pegó un garrotazo y lo dejó tirado sobre el asfalto. O que su cadáver tenía miles de balazos en un basural de José León Suárez. La ambulancia del SAME no llegó, tampoco el doctor Crescenti que estaba dando un reportaje. Quizás se lo tragó un remolino en las bóvedas de Lázaro Baez. O lo tienen esclavo en los talleres cladestino de Juliana Awada, en el bajo Flores. Hay quienes lo creen abducido por una sociedad off shore de los Panama Papers, o cautivo del estudio Mossak Fonseca para triturar documentos secretos a tiempo completo. Corren rumores de que esta detenido en Tribunales por haber visto valijas de dinero saliendo del departamento del último jefe de Gobierno, hijo de un poderoso empresario italiano. Otros afirman que lo detuvieron por portación de Smartphone sin factura de compra, ni justificación de ingresos. O porque es muy morocho y parecido a Milagro Sala, como para andar suelto.

Tal vez está vivo todavía, con un poco de suerte, consiguió laburo en el sindicato de Extras, como obrero sonriente en los actos oficiales donde habla el Virrey Ingeniero, y por pudor se mantiene en el anonimato más absoluto. Quienes lo conocen, no dan crédito a esta versión, y en caso de que así fuera, el tipo, enfermo y desesperado, se haría llamar Simón Radowitzky.





Daniel
Mancuso

2 comentarios:

Tilo dijo...

Es doloroso, pero absolutamente cierto. Ya sabíamos de sobra lo que sucedería si los sin-patria volvían a copar la parada. Me he cansado de despotricar en contra de los abombados que han transcurrido a través de los últimos 30 años sin capitalizar las experiencias. Faltos de memoria y de responsabilidad.

Quizá lo que más me subleva es la traición desvergonzada de tantos legisladores, gremialistas y dirigentes que, por lo visto, siempre mintieron, como constantemente miente este gobierno horroroso que estamos sufriendo desde hace casi seis meses.

Pero todo está mal, tan mal que aunque sus espantosas decisiones lo obliguen en algún momento a salir volando hacia el espacio, eso significará que el pobre tipo de a pie quedará destrozado y a la miseria. Y el desastre que va a dejarnos no lo pagarán él o alguno de sus cómplices, que hoy se lo pasan hablando boludeces, arrodillándose ante el imperio y ofendiendo la dignidad de la gente de bien.

Tuvo toda la razón Cristina cuando ante la pregunta de "¿Y ahora, qué va a pasar?", respondió, tranquilamente: "Va a pasar lo que Uds. QUIERAN que pase."

Los que tropiezan más de una vez con el mismo sorete, no merecen consideración alguna. Lástima que también pagan el pato los que hicieron todo lo posible para esquivar a ese SORETE.

Abrazo

claudia dijo...

Excelente texto, doloroso pero puntual. Creo que todos intuimos cómo sigue la comparsa. Con murgueros de pasos pesados, nunca gráciles. Por los borcegos. A estrenarse brillositos en esos probables nuevos diciembres que supusimos jamás se repetirían.
Pero todo es parte de una farsa ácida. De eso se trata el carnaval amarillo.
Por eso, los que se escudaron en la auditoría siempre moral de una izquierda nunca practicada, ésos, que nos criticaron a mansalva y halagaron a las urnas con lo que creyeron pureza ideológica, ahora resulta que nos increpan preguntándonos qué mierda estamos haciendo para ganar las legislativas y las presidenciales posteriores. Porque ahora no dudarían en votarnos.
Y yo debería darles las gracias póstumas. Pero me brota cierto sadismo y los atormento...¿el Peronismo? No, flaco, va a pasar mucho tiempo hasta levantarnos. Y cuando les veo el terror en las caras crispadas, para joderlos, les digo ... 10 años, pibe, hasta dentro de 10 años no volvemos. Qué le voy a hacer, soy así de mala gente. Saludos.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen