buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 24 de enero de 2014

LA ECONOMÍA DEL MIEDO








Reflexiones ácidas, para pensar y discutir, escritas antes de la devaluación, acerca de los límites de la política económica del kirchnerismo...


.1
En su editorial del 18 de enero de 2014 del programa "Cheque en blanco", en Radio Vorterix, Alfredo Zaiat  opina...

El comienzo de este año es bastante intenso en el frente económico. En un ambiente caldeado, resulta fundamental eludir la economía del miedo. Esto no significa que no haya situaciones complejas a resolver. Significa que tiene que tener su adecuada dimensión para evitar caer en el mundo de la confusión.

La economía argentina enfrenta importantes desafíos de coyuntura y también estructurales, en un marco político distinto a los diez años anteriores porque se ha ingresado en los dos últimos años de gobierno de Cristina Fernández. Esos desafíos merecen ser precisados.

Los aumentos de precios provocan una situación de tensión en una escenario de una revitalizada puja distributiva entre el salario y la ganancia empresaria, el frente externo ya no exhibe la holgura de hace algunos años y el mercado cambiario está en permanente estrés, el fuerte crecimiento de la economía no fue acompañado por obras de infraestructura en algunos sectores, por ejemplo en el área de distribución eléctrica metropolitana o en la red ferroviaria de transporte de pasajeros y de carga.

Aún persisten bolsones de exclusión social y una elevada informalidad laboral, la industria sustitutiva de importaciones no muestra dinamismo ante una débil articulación de la política oficial, el déficit habitacional es importante, un porcentaje de la población no accede a infraestructura básica de servicios esenciales y todavía existen sustanciales brechas educativas según estratos socioeconómicos, empresas de servicios, como la telefonía móvil o los bancos, brindan una deficiente prestación a precios altos que le reportan ganancias abultadas sobre el bolsillo del consumidor.

Estos aspectos conviven en un ciclo político de diez años donde indicadores sociales, económicos y laborales han mejorado sustancialmente, incluyendo las condiciones materiales de los trabajadores, revirtiendo la tendencia negativa en la distribución del ingreso, ganando posiciones los sectores postergados por décadas. La existencia de dificultades de diferente magnitud es una característica inherente a la economía debido a que es un espacio de permanente disputa de actores económicos con intereses contrapuestos.

Resulta esencial dar cuenta del debe y del haber para no tropezar con la misma piedra del fracaso de recetas neoliberales que en décadas pasadas significaron duros deterioros sociolaborales.




.2
«Una vez más, como tantas en la historia argentina reciente, la suerte del poder se juega en el campo financiero. Fue así, por ejemplo, en 1975-1976 (rodrigazo y dictadura cívico-militar), 1989 (hiperinflación y ascenso del menemismo) y 2001 (quiebra de la convertibilidad). Lo original del conflicto actual es la potencia del proyecto político que empezó en 2003, el peso estructural de sus acciones y sobre todo, la voluntad de no entregar el timón de las decisiones públicas a los poderosos intereses que fogonean la inestabilidad...», opina Edgardo Mocca en La disputa es por el poder.




.3
«Los controles tienen ya un tiempo largo y la justificación fue, efectivamente, la de evitar una gran devaluación que tuviera efectos negativos sobre la distribución del ingreso. Al pedirles que me expliquen los efectos de una devaluación, me respondieron los economistas amigos que si el tipo de cambio se devalúa fuerte, los precios de los productos importados suben, los precios de los alimentos exportables suben, se encarece la canasta de consumo básica y por lo tanto se transfieren ingresos desde los trabajadores al capital. Además, se premia a todos los que apostaron a comprar dólares, que al final de cuentas van a tener muchos más pesos con los billetes verdes que fugaron. Eso era lo que se quería evitar...», opina Santiago Gómez en Qué pasa con el dólar



.4
"No es una devaluación inducida por el Estado, es la oferta y la demanda de divisas la que se expresó en el mercado de cambios", dijo el jefe de Gabinete Capitanich un día. Al día siguiente, dijo: "Esta decisión obedece a que, en el marco de la política cambiaria de flotación administrada, el gobierno considera que el precio de la divisa, del dólar, ha alcanzado un nivel de convergencia aceptable para los objetivos de la política económica".

Mmmmm...

"Es mentira que (el aumento de la cotización del dólar oficial) vaya a los precios, nosotros no lo vamos a permitir", dijo el ministro Kicillof.

Hay cierto aire maniqueista, sin autocrítica por las dilaciones y equívocos, siguiendo la lógica amigo enemigo. Ganó el mercado, los que tienen dólares, los que no apostaron al peso, y desde abajo siempre sufrimos los mismos...






.5




Mientras tanto, Jorge Altamira, alias el sosia de José Saúl Wermus, conocido como el eterno candidato del PO, en una epifanía poética del más alto trotkismo vernáculo, escribió: “LLEGÓ EL RODRIGAZO

“Para que el Banco Central se retire del mercado de cambios y deje que el peso se devalúe a cerca de nueve pesos el dólar, no hace falta que ‘nos audite’ el FMI o que Argentina deba someterse a sus dictados. Es más de lo que el FMI hubiera 'recomendado'. La lógica de este golpe monetario es ir a la liberación cambiaria. La mega devaluación tiene lugar un día después de que el Club de París le bajara el pulgar a Kicillof, cuando el ‘soviético’ intentaba obtener del Club un salvoconducto para emitir deuda internacional sin pasar por el rodrigazo. La mega devaluación deja planteado un naftazo, para mantener en vigencia los acuerdos con Chevron y reducir la factura de la importación de energía. Constituye, asimismo, una sacudida para los Tesoros de las provincias, que tomaron deuda con el sistema del 'dólar-linked'. Al verano nacional y popular le ha caído el rayo del naufragio económico”.

Raro.  Parece que Altamira, o Wermus, es revolucionario pero toma champagne con Chiche Gelblung (exdirector de revista «Gente» en la dictadura), y tiene un hermano que trabaja en TN que se llama Ismael Bermudez, que funge de analista económico del monopolio genocida. Hoy, Bermúdez habló en TN de «Rodrigazo», también. O sea, uno es trotskista, el otro es cipayo alfil de Héctor Magnetto, pero ambos repiten lo mismo. Raro.



.6
Coto, con ganas de modificar los precios acordados 

El dueño de la cadena de supermercados Coto, Alfredo Coto, advirtió que "la suba del dólar hará oscilar costos del acuerdo de precios", mientras inauguraba un nuevo hipermercado en Mendoza. De esta manera, el empresario desafió las declaraciones del secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, quien anunció que "el Gobierno no va a permitir que aparezcan conductas irracionales en materia de precios".

Hoy fui al Carrefour Express a comprar yerba Amanda de un kilogramo. Según la lista de «Precios Cuidados» vale $27. Llegué a la caja y el empleado me dice: son $32... no, le digo, la lista dice 27... no, acá me marca el sistema que vale 32... retruco 27... retruca 32.. llega otro empleado, me da la razón, que el sistema, que suben y bajan los precios, que no me preocupe y me cobra 27...

Si no te quejas, te empoman con $32.

¿Y el Estado, los controles, las multas? Pareciera que estamos dándole demasiadas ventajas a los actores del golpe blando que vienen socavando la democracia hace tanto tiempo.







No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen