buscador

Búsqueda personalizada

martes, 5 de marzo de 2013

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, COMANDANTE CHÁVEZ







Muchos malnacidos están gozando el cáncer ajeno y aplauden la muerte. A Chávez lo mató el amor que rebasaba, ellos se morirán de resentimiento. Brindan y festejan el dolor multiplicado de millones de corazones que sufren la muerte de un patriota mundial. Su odio les engorda la efímera alegría que siempre se diluye rápido en la letrina de la frustración. No conocen sentimientos colectivos, no saben de qué se trata el gozo de ser parte de un todo más grande que sus ombligos sucios. Nunca sentirán la enorme emoción de la felicidad de los otros, de los hermanos que ni se conocen pero se sienten bien adentro del alma. Pobres individuos encerrados en egos manipulados por la estupidez y el horror. No resisten la felicidad de un pueblo que camina.

El comandante venció a la historia. Dejó de ser un nombre y apellido, y se construyó en nosotros multitudinario, en poesía y revolución en marcha. Invencible democrata, no pudieron con él ni la maledicencia opositora ni los bombardeos multimediáticos. No pudieron con él porque no se puede vencer al pueblo, no se detiene el amanecer ni el huracán.

Lloramos de alegría. Hugo Chávez no murió, se fue de viaje al cielo a armar quilombo en los dominios de un dios reaccionario que detesta a los pobres y oprimidos. El infierno está acá abajo, donde el barba patea en contra. Dejó un camino abierto directo al arcoiris de la justicia social. Una construcción indestructible que avanza en el continente nuestro, que pinta deseos libertarios, que ilumina soluciones y desafíos.

Nos sorprendió a todos. Nadie hubiera imaginado que este milico venezolano le pintara la cara al diablo Bush en su propia casa. Les arrebató la renta petrolera a las clases dominantes venezolanas y se las devolvió a su pueblo, el verdadero propietario. Ganó elección tras elección, desbaratando las campañas desestabilizadoras de la derecha de adentro y de afuera. Asomó la cabeza desde el pozo neoliberal que nos chupaba la sangre y nos develó el sol de la patria grande.




VIVIRÁS Y VENCERÁS...





HUELE A AZUFRE...






Daniel
Mancuso




4 comentarios:

HORACIO FONTOVA dijo...

Mancu, esta es una situación muy dolorosa, pero por más que se escuchen vivas de algunos pocos,
ellos, Hugo, Néstor, y toda la algarabía de libertadores que se está armando allá arriba
hace que todos ellos sigan vivos para siempre, en sus obras y en la memoria de sus pueblos.
Y desde aquí la oímos, la seguimos y la festejamos.

HORACIO FONTOVA dijo...

Mancu, esta es una situación muy dolorosa, pero por más que se escuchen vivas de algunos pocos,
ellos, Hugo, Néstor, y toda la algarabía de libertadores que se está armando allá arriba
hace que todos ellos sigan vivos para siempre, en sus obras y en la memoria de sus pueblos.
Y desde aquí la oímos, la seguimos y la festejamos.

Tilo, 71 años dijo...

No resulta nada fácil la reconquista de la dignidad de los pueblos. Los argentinos y los venezolanos sufrimos el sacrificio de dos de los soldados más valiosos. Afortunadamente no ha sido en vano. Son tiempos de cambio en nuestra América Latina.
Gloria y honor al Comandante que, seguramente, estará bromeando con Néstor y programando el futuro de nuestra Patria Grande.
Del otro lado, como siempre, la basura.

Abrazo

MiTucumán dijo...

Así es... ¡¡¡Chavez vive!!! ¡¡¡vive en nosotors!!!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta