buscador

Búsqueda personalizada

martes, 19 de febrero de 2013

MACRI CONTRA EL LORAX








Cualquier semejanza de la siguiente historia con los árboles talados en la CABA por el intendente Mauricio Macri no es pura coincidencia. Fuentes bien informadas que pidieron reserva, confirmaron que los guionistas de la película de Universal Pictures se basaron en hechos reales acaecidos en una lejana ciudad de Suramérica...


Había una vez una ciudad amurallada donde la naturaleza desapareció entre el plástico, el metal y el cemento:  ThneedVille. Todo era artificial, hasta los árboles eran de mentira. Ted, un muchacho inquieto, iba a la secundaria con su moto de una rueda. Estaba enamorado de Audrey y buscaba excusas para encontrarla.  Ella deseaba ver un árbol verdadero; él quiso conseguirlo para lograr su amor.

El alcalde de ThneedVille, el Señor O'Hare, era un inescrupuloso empresario, propietario de una compañía de Oxígeno Embotellado, quien controlaba la ciudad amurallada con sus matones y sus cámaras de seguridad escondidas por doquier. Por supuesto, descubrió los propósitos del niño y lo amenazó para que abandonara su sueño de salir de la ciudad. Su gran negocio peligraba.

La abuela, sabia, le sugierió a Ted que hablara con un ermitaño fuera de la ciudad: "El-Una-Vez" sobre el asunto de los árboles. ¿Cómo había empezado todo?

El ermitaño le contó una historia... cuando era joven, él había inventado el Thneed (una cosa inservible, de moda) y para su producción necesitaba talar los árboles de Trúffulas para usar su hermoso follaje. A pesar de las advertencias de Lorax, el duende guardián de los árboles, el joven inventor taló todos los árboles para lograr su objetivo, se hizo millonario vendiendo Thneeds (cosas inservibles, de moda) pero destruyó todas las Trúffulas, ocasionando el éxodo de todos los animales.

"El-Una-Vez" no soportó el desastre. Arruinado y abandonado por su familia se convirtió en un hermitaño, culposo por la destrucción que ocasionó. Mientras, otro inventor capitalista se apoderó de la ciudad de Ted: el Señor O'Hare se erigió en alcalde de la ciudad, controló a sus ciudadanos infundiéndoles miedo, espiándolos, y vendiéndoles Oxígeno Embotellado.

Antes de partir al exilio, el Lorax dejó una piedra con una frase escrita: "A menos que..." (unless...) 

Al final de la historia, "El-Una-Vez" se dio cuenta del significado del mensaje del Lorax, y le dio a Ted la última semilla de Trúffula para plantarla y recuperar el bosque perdido. El Señor O'Hare lo sabía e intentó impedirlo junto a sus esbirros, persiguiendo a Ted, tratando de secuestrar la semilla. El pibe junto a Audrey y la abuela lograron eludirlo y llegaron al centro de la ciudad. Al intentar sembrar la semilla fue interrumpido por el Señor O'Hare que con su discurso infundió miedo y convenció a la población de detenerlos: nada debía cambiar.

Ted tomó una excavadora y embistió la muralla de la ciudad para develar la verdad: afuera, el medio ambiente estaba destruído. Horrorizados por la realidad, y convencidos por las razones de Ted, los ciudadanos cambiaron de opinión, desobedecieron al Señor O'Hare y plantaron la semilla... el bosque de Truffula empezó a recuperarse. El Lorax volvió...

Moraleja...

"A menos que alguien como tú se interese de verdad, nada va a mejorar... Jamás".





De la película «Lorax: En busca de la trúfula perdida», 2012 (The Lorax). Muy buena.




Daniel
Mancuso





No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta