buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 17 de octubre de 2012

17 (UN DÍA DE MIÉRCOLES)



































    «Me vestí apresuradamente, bajé a la calle y me uní a la multitud que avanzaba rumbo hacia la Plaza de Mayo. Vi, reconocí y amé a los miles de rostros que la integraban: no había rencor en ellos, sino la alegría de salir a la visibilidad en reclamo de su líder. Era la Argentina invisible que algunos habían anunciado literariamente, sin conocer ni amar a sus millones de caras concretas y que no bien la conocieron, les dieron la espalda».
    «Desde aquellas horas, me hice peronista».
LEOPOLDO MARECHAL




Así como en 1810 la Plaza Mayor se llenó de pueblo, ciento treinta y cinco años después, el 17 de octubre de 1945, miles de trabajadores quisieron saber de qué se trataba y repitieron la escena a gran escala. Siempre buscando respuestas. Aún hoy, pasados 2 siglos nos seguimos preguntando hasta cuándo. La búsqueda de la libertad y la felicidad colectiva ha sido una larga marcha plagada de infortunios. Y aunque el 17 en la quiniela es "la desgracia", el pueblo supo exorcizar todos los males en el movimiento nacional indetenible. La historia da premios y castigos: la felicidad de unos es la desgracia de otros (que no quieren compartir la torta). Y ese 17 fue un día de miércoles para los gorilas.

Nuevamente, la movilización popular puso las cosas en su lugar. Los excluídos comenzaron a hablar. El siglo XX y la Argentina no fueron los mismos desde la aparición del peronismo. Y tan fuerte nació que cambió de siglo y sobrevive y se proyecta.  Ni la traición neoliberal menemista pudo arruinarlo. Ni la violencia de arriba (la única violencia), ni todas las artimañas de los poderosos aplicadas sistemáticamente lograron detener a los «cabecitas negras» en su conquista de derechos.

Queriendo entender un poco la tristeza privilegiada, cruzo la calle imaginariamente. Estoy en la vereda del «viva el cáncer» rodeado de odios supurantes. Trato en encontrar una empatía y me asumo antiperonista. Mi corazón reaccionario deviene intemperante hacia el virus populista, la emergencia de millones de bichos subhumanos que muestran su cara al sol. ¿Dónde estaban, de dónde salieron? suenan las preguntas angustiantes. Eran muchos más de los que supusimos, y todos juntos meten miedo. Algo habrá que hacer, pergeñan los ambiciosos dirigentes libertadores fusiladores en defensa de la civilización occidental y cristina.  «Cristo vence» rezan en las mansiones.

El «aluvión zoológico», que definió el diputado de la UCR Ernesto Sanmartino había nacido, y ya nada podrá detenerlo... No alcanzaron los secuestros, las torturas y desapariciones. Las bombas en la Plaza y los decretos son ineficaces. Se acabó el arsenal y los tiramos de los aviones al Mar Dulce de Juan Díaz de Solís, que se hizo más dulce por la sangre de los compañeros. Los dinamitamos, las manos atadas con alambre al costado de la ruta. Pero los fusilados viven y los desaparecidos aparecen y todo se transforma en una pesadilla. El ruido de las cacerolas intenta tapar las voces que llegan de la historia clamando justicias, pero es inútil. Esa marcha, esa marcha que suena festiva y se retroalimenta en un todos unidos triunfaremos...

¡Oh, vuelvo de la deseperanza opositora! Mi parte miserable no ha podido soportarlo (me remuerde la conciencia, no sé como asesinarla, aunque algunos lo han conseguido). Es muy feo tener todo y no poder disfrutarlo, un resabio cruel aflora a cada instante. No se puede ser feliz en una patria con injusticia social. Es mejor ser parte de un proyecto colectivo transformador, repleto de pequeñas alegrías, que paso a paso van iluminando el camino.

El pueblo entero está unido y grita de corazón... vivá Perón... vivá Perón...





Daniel
Mancuso

3 comentarios:

Margarita dijo...

Y hoy la Patria es una jardin florecido. Flores por donde mires, algunas ya endebles por sus años pero siempre fieles, otras maduras, algunas marchitas, pero se ven millones de pimpollos a punto de estallar en su colorido que impregnaran cada rincon de la Patria
con nuevas fragancias.
Feliz día Compañero.

Hilda Mendoza dijo...

"Es mejor ser parte de un proyecto colectivo transformador, repleto de pequeñas alegrías, que paso a paso van iluminando el camino..."
Y vea vea vea que cosa más bonita...
Volvimos!!!
FELIZ DÍA COMPAÑERO!!!!

profquesada dijo...

Lo importante compañero Daniel es que después de tantos años e intentos de destruirnos tanto desde afuera como de adentro, seguimos bien firmes y en el camino señalado. Feliz día Compañeros y Compañeras!!!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen