buscador

Búsqueda personalizada

martes, 26 de junio de 2012

TRABAJADORES, IMPUESTOS Y PERONISMO





Los romanos lo afirmaban hace 2 milenios: las vacas no hablan. Dicen que fue Catón el Viejo, un senador del siglo II a.C., quien descubrió está verdad y la expresó en latín: RES NON VERBA.

En esta sentencia se condensaban las virtudes romanas: el coraje, la determinación, el trabajo, el valor para enfrentar las dificultades y resolver problemas desde la acción, lejos del piripipí...





«...Esta Argentina que ha generado 9.159.186 puestos de trabajo. Este es el número de trabajadores registrados que tiene la República Argentina: 9.159.000 trabajadores, que generan una masa salarial en total de 62.389.000 de pesos, pero se distribuyen de una manera, porque yo quiero hablar hoy a todos los argentinos, a todos, a los 40 millones con total sinceridad y honestidad, nosotros los peronistas, y aquí me asumo como perteneciente y militante de toda la vida en el peronismo, un partido que ha tenido también en su mismo seno ideas diferentes. ¿Dónde estás Cuervo? Te veía hoy y también me voy a acordar de Darío Santillán y "Maxi" Kosteki que hoy se cumplen... qué Argentina, digo yo. ¿No? Cuando Néstor la recibió los que se morían por situaciones de violencia eran trabajadores sociales, o miembros de las organizaciones sociales. Hoy, en la Argentina tenemos que lamentar la muerte, y ya lo hicimos por Sayago, policía que murió en Santa Cruz, cuando lo mataron a palos sectores del sindicato que estaban enfrentados y que querían ocupar también el yacimiento, lo mataron a palos. ¿Qué Argentina diferente, no? En aquella Argentina pedían trabajo y cortaban los puentes; y en esta Argentina los que han logrado trabajo y tienen sueldos muy superiores al resto de los argentinos provocan situaciones que terminan como la muerte de Sayago, con el desgraciado accidente de siete gendarmes muertos. ¡Qué Argentina tan diferente y qué injusta realmente la actitud de algunos, que poco solidaria con lo que han logrado!


»Yo quiero dirigirme a todos los argentinos para decirles que hay 9 millones de argentinos registrados, tenemos un 32 por ciento que está sin registro, trabajo en negro, más un 7 por ciento de desocupación porque está muy en boga este tema del impuesto a las ganancias, que en realidad más que impuesto a las ganancias es un impuesto a los altos ingresos, que existe en todas partes del mundo. Y yo quiero decirles que de acuerdo con nuestros archivos, a la información que contiene el SIPA, que tiene la AFIP, solamente de esos 9 millones ciento cincuenta y nueve mil, el 19 por ciento paga impuesto a las ganancias o a los altos ingresos; el 81 por ciento de los trabajadores no llega a los mínimos no imponibles, estoy hablando de los registrados. Vuelvo a reiterar: tenemos un 32 en negro y un 7 por ciento de desocupados que están cubiertos con la Asignación Universal por Hijo que cubre a 3.800.000 pibes y 1.800.000 familias.

»Estoy hablando de los que tienen la suerte de tener trabajo, obra social y jubilación asegurada, PAMI, etcétera. ¿Cómo se reparte? Los peronistas siempre dijimos el fifty – fifty, que queríamos llegar al 50 por ciento el capital y 50 por ciento el trabajo. Estamos llegando al 50 por ciento en el trabajo, el problema empieza ahora en cómo se distribuye ese 50 por ciento dentro de la propia masa de los trabajadores. Uno diría bueno, van a ganar más los que tengan mayores capacidades, los que hayan estudiado más, los que sean más necesarios, ganarán más los médicos de hospitales, los investigadores del CONICET, los profesores de las universidades. No, lamento informarles que no es así. Muchas veces los salarios se obtienen por la capacidad de presión, esto es cuánto puedo amenazar y perjudicar a la sociedad para obtener un determinado salario, y acá está la gran madre del borrego, o del Dorrego como decía un amigo mío: de esos 62.000 millones de masa salarial registrada el 19 por ciento de los trabajadores se queda con el 41 por ciento, y el 81 por ciento de los trabajadores se queda con el 59 por ciento. Con lo cual me parece que sería muy interesante comenzar a discutir en la Argentina esto de hacer socialismo con la plata del Estado y de los demás, pero cuando te vienen a tocar la tuya te convertís en el liberal más acérrimo, me parece que hay que rediscutirlo, sobre todo si te querés seguir llamando peronista...»

(...)


«Nos hemos comprometido –ambos– con una Argentina en donde se desarmen los conflictos por la miseria y el hambre de la gente y resultar ser que hoy nos encontramos con una Argentina donde los conflictos no se arman porque la gente tiene hambre o porque la gente tiene un problema, sino porque tal vez, bueno, les parece que es una injusticia contribuir con algo de lo que ganan para que podamos seguir sosteniendo las obras públicas en la provincia de Buenos Aires y el resto del país, podamos seguir sosteniendo los subsidios que permiten colocarnos a la industria y a nosotros competitivamente frente al mundo; lograr los recursos para pagar la deuda que otros armaron de argentinos y de extranjeros; lograr los recursos para pagar a nuestros jubilados; lograr los recursos para pagar estos préstamos que hoy largamos a la calle para mantener la demanda agregada o el plan de vivienda. Por esa Argentina él se murió, para lograr esa Argentina. Y parece ser que sólo somos merecedores de agravios, descalificaciones e insultos. Si alguien espera que yo responda uno sólo insulto, un sólo agravio o una sola descalificación esperen sentados porque no lo voy a hacer.

»Con todo el dolor que una lleva encima, porque es mucho el dolor de las pérdidas irreparables que te afectan la salud, no solamente, inclusive, de uno mismo sino de hasta de la propia familia que sufre la tensión y el estrés. A otros no los veo tan tensionados o estresados, se ve que están algo estimulados para estar tan bien. Nosotros el único estímulo que tenemos es el estímulo del trabajo, el de haber cumplido siempre con nuestras convicciones, de no haber traicionado jamás a los trabajadores, de habernos enfrentado con las corporaciones como nadie lo hizo y que nadie se engañe no somos nosotros el problema. El día que no estemos nosotros –como se lo dije muchas veces a los trabajadores– irán por el verdadero objeto, que es volver a lograr mano de obra barata en la República Argentina como la tuvieron durante décadas





Cristina
Lanzamiento de un nuevo plan de créditos para los jubilados (ARGENTA)




LEA TAMBIÉN...

¿PAGAR O NO PAGAR IMPUESTOS?



LOS IMPUESTOS



4 comentarios:

Daniel dijo...

Ni la escucharon. Se apuraron a salir a twitear que era un discurso anti obrero.
Mañana, una nueva remake de "los muertos de hambre de siempre" + "los zombies avanzan sobre la plaza mayor".

Marce dijo...

Rosario a las 9 de la mañana: un día normal de trabajo.
Los pibes en la escuela, y los demás laburando. Tenemos memoria y estas calles en el 2001 eran muy distintas...
Abrazo

PALERMO BRONX dijo...

Che, camarada, muy buena la nota. Pero me parece que "Res non verba" en latín era "Hechos, no palabras" que, además, tiene mucho más que ver con el contenido del post.
Saludos.

Daniel Mancuso dijo...

Che Palermo, no me agarraron el chiste, claro que son hechos y no palabras, por eso mismo, abrazo...

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen