buscador

Búsqueda personalizada

lunes, 18 de junio de 2012

MEJOR NO HABLAR DE CIERTAS COSAS CON CIERTA GENTE







El diario La Nación plantea que no hay que hablar de política con amigos, familiares y conocidos.

NO hay que hablar de política.

Menos que menos con nuestras parejas, esposas, compañeras, novias, amantes...


─ ¿Qué te parece, gordo, la defensa de la soberanía argentina en Malvinas, hecha por Cristina en la ONU?

─No, mirá, ¿PARA QUÉ?, no quiero pelear, mi amor, vos sabés que soy fanático de Pet Shop Boys, y estos temas me generan contradicciones...







Franco Varise dice que Con amigos, de política mejor ni hablar, Las discusiones en torno del kirchnerismo producen trastornos, peleas, distanciamientos...




    «Un día esa reunión de viejos y entrañables amigos dejó de ser la misma. Luego de una fuerte discusión entre Emiliano, un simpatizante kirchnerista, y Pablo, crítico del Gobierno, dos sillas permanecen vacías. El resto no dice nada, pero extraña a sus compañeros de toda la vida. Su caso no es una excepción. En los últimos años, las discusiones políticas entre amigos, familiares, compañeros de trabajo y hasta parejas abrieron heridas en las relaciones que en muchos casos son difíciles de cerrar.

    »Aunque aquella regla tácita de no hablar de política ni de religión en reuniones sociales es muy antigua, lo cierto es que en los últimos tiempos se ha roto sin que nadie se lo hubiera propuesto. Y de la peor manera. Ocurre de las formas menos pensadas. Apenas alcanza con que una palabra caiga sobre el combustible de la actualidad política argentina para que todo arda.

    »Lo siguiente ocurrió hace una semana. El escenario: un asado entre amigos. La temperatura, muy frío afuera, muy, muy caliente adentro. "¡Daaaale! ¡Qué vamos a estar mejor que Europa! No ves que acá...". "Digo que ellos están aplicando las mismas recetas que se utilizaron acá y...". "Este gobierno es de derecha dictadora fascista y lo alimentan cada día...". "No tenés argumentos serios, Gustavo, y eso que hay puntos flojos de este gobierno, pero el punto común de los opositores es que no se les cae una idea." "Está lleno de ideas, pero no las escuchás porque no te dejan." Gustavo y Miguel terminaron ofuscados...»



░ ░

La nota de La Nación exuda antipolítica subrepticiamente. En tono intimista, con relatos familiares, vamos descubriendo que la intolerancia se adueñó de las redes sociales, los asados y los cumpleaños. La política arruina las relaciones humanas. La culpa es del kirchnerismo que, desde la 125, instaló esta cizaña en la sociedad. La política es más tóxica que el Glifosato. Lo mejor, si queremos conservar los afectos, es estar lejos...


    «Alan Laursen, de 24 años, también vivió momentos de zozobra por el mismo tema. "Me considero una persona diplomática y democrática, pero en ciertas ocasiones estas actitudes conflictivas me han chocado mucho y mal predispuesto con personas que, por ahí son kirchneristas, pero igual de diplomáticas que yo. Uno, ya acostumbrado a ese nivel de agresión y conflicto, empieza a mirar de reojo al otro, y eso termina siendo lamentable para las relaciones humanas", reflexionó...»



░ ░ ░





Agresión, conflicto, intolerancia, crispación. Nos han llevado al extremo de la violencia física y verbal, mientras ellos se apoderan de lo nuestro: nuestros impuestos, nuestros , nuestras costumbres, todo lo que antes era nuestro privilegio. Ahora todos pretenden irse de vacaciones, todos tienen autos, todos tiene celulares, todos van al yopin, todos quieren estudiar, hasta quieren tener CASA propia.

Nosotros no éramos así, no quisimos, pero nos empujaron. Todo tiene un límite. A nadie le gusta abollar recipientes domésticos que no son nada baratos, pero lo hacemos compelidos por la impotencia y la indignación. No tenemos elaborado un manifiesto, una declaración de principios, tenemos bronca. Estamos asustados. Es un sentimiento no puedo parar... Los K nos hicieron reaccionar, ellos cultivaron el cacerolazo.



Daniel
Mancuso









3 comentarios:

Daniel dijo...

Quién escribió esta novela? Por favor.
Pero te digo que por ciertos intercambios que viví últimamente, si, con estos tipos no se puede hablar.
Están más locos que nunca y desde ya, no se bancan un debate. Solo quieren putear y despotricar a lo tonto.

profquesada dijo...

Esto me hace acordar del que tira la piedra y esconde la mano.

La pregunta a responder es qué o quienes alimentan todos los días esa situación de enfrentamiento sin matices ni remedio, ese todo o nada.

Para mí la respuesta es obvia son aquellos mismos que se atreven a describir este estado de cosas como si fuese una inestabilidad climática. La solución que proponen es que no se hable del clima. La política es mala, mala, mala. Los periodistas -furiosamente anti k- son buenos, buenos, buenos y amigos de la gente. Es de un maniqueísmo y un cinismo sin par. Si lo planteasen como realmente es: un conflicto de intereses, de ideologías que se debe resolver de forma democrática, el mal clima hasta cierto punto se disiparía. Planteado como lo hacen parece una suerte de psicosis o de enfermedad social que se resuelve aislándose. Malditos.

Gonzalo Navarro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta