buscador

Búsqueda personalizada

domingo, 16 de junio de 2013

LLOVIÓ MUERTE EN PLAZA DE MAYO









¿Por qué no sabemos los nombres de los muertos? 

Fueron 308. 

Fue a las 12.40, en Plaza de Mayo.

Fue jueves.

Fue 16 de junio de 1955.

Fueron militares argentinos vomitando bombas sobre civiles inocentes.

Ninguno de los que bombardearon la Plaza de Mayo rindió cuentas ante la justicia. Si los criminales de 1955 hubieran sido castigados, quizás no hubiese existido el 24 de marzo de 1976.


¿Quisieron tapar la masacre con olvido? Nadie habla de quiénes pilotearon los aviones asesinos. Silencio canalla. Un bache en la historia popular. Sin embargo, la resistencia también se dio en los relatos, en la memoria, en los archivos, en el cine...

¿Por qué hablamos de dictaduras cívico militares?

Porque la complicidad civil en los golpes de Estado, que tanta desgracia y sufrimiento le ocasionaron al pueblo argentino, apretó el gatillo a la par de los integrantes de las fuerzas armadas que asaltaron el poder, y dieron sus mejores hombres para los cargos necesarios en esos gobiernos de facto, antipopulares y represivos. Civiles y militares se asociaron para delinquir en nombre de la libertad...




.1

«El bombardeo de una ciudad abierta por parte de fuerzas armadas del propio país es un acto de terrorismo que registra pocos antecedentes en la historia mundial, ocurridos en el fragor de guerras civiles muy cruentas que asolaron a esas naciones.

»No hay antecedentes, en cambio, de que miembros de las fuerzas armadas de un país, con la connivencia de sectores políticos y eclesiásticos, descargaran sus bombas y ametrallaran a la pacífica población civil, como forma de implantar el terror y el escarmiento para lograr la toma del poder.

»Por otra parte, las ciudades argentinas jamás habían sido ni fueron luego bombardeadas por fuerzas extranjeras.

»El furor fratricida se abatió el jueves 16 de junio de 1955 en el marco de una tentativa de golpe de Estado, centrándose particularmente en civiles inermes o muy pobremente armados en defensa de un gobierno no solo legítimamente constituido, sino también sustentado por un apoyo popular hasta entonces inédito en los anales de la historia nacional.

»Desde aviones fueron lanzadas más de cien bombas —con un total de entre 9 y 14 toneladas de explosivos— la mayoría de ellas sobre las plazas de Mayo y Colón y la franja de terreno comprendida entre las avenidas Leandro N. Alem y Madero, desde el Ministerio de Ejército (Edificio Libertador) y la Casa Rosada, en el sureste, hasta la Secretaría de Comunicaciones (Correo Central) y el Ministerio de Marina, en el noroeste.

»Las acciones bélicas planeadas por los mensajeros de la muerte en aquel fatídico día tenían el descabellado propósito de bombardear la zona céntrica de la Plaza de Mayo con el fin de matar al Presidente y a sus ministros al precio de destruir la Casa de Gobierno con todos sus ocupantes y causar en sus alrededores muertes y daños, desaprensivamente y sin importar su costo humano...»







    Publicado por la Unidad Especial de Investigación sobre Terrorismo de Estado del Archivo Nacional de la Memoria, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación.





.2

«Los tres aparatos de la Marina de Guerra que volaban sobre la Casa de Gobierno y el Ministerio de Guerra arrojaron mortíferas bombas sobre la sede gubernamental, sobre la plaza y el elevado edificio del Ministerio de Ejército, en la calle Azopardo.

»Una de las bombas cayó de lleno sobre la casa de gobierno. Otra alcanzó un trolebús repleto de pasajeros que llegaba por Paseo Colón hasta Hipólito Yrigoyen. El vehículo se venció sobre el lado izquierdo, sus puertas se abrieron y una horrenda carga de muertos y heridos fue precipitada a la calle. Una tercera bomba tocó la arista nordeste del cuboide edificio del Ministerio de Hacienda, despidiendo pesados trozos de mampostería.

»Junto con el mortal estrépito de las bombas prodújose una intensa lluvia de esquirlas y menudos trozos de vidrios. La violencia de la expansión del aire con la explosión provocó la rotura instantánea de centenares de vidrios y cristales en todos los edificios de ese sector céntrico. Al mismo tiempo restallaron los cables rotos de los trolebuses y mientras se oía el brusco aletear de millares de palomas que alarmaban la plaza, se escuchaban los ayes y lamentos de docenas de heridos.

»Fue un momento de indescriptible y violenta sorpresa. Los cronistas que se hallaban en la Sala de Periodistas de la Casa de Gobierno vieron desplomarse el techo de la amplia oficina. Cayeron arañas sobre la mesa de trabajo y las máquinas de escribir fueron acribilladas con trozos de mampostería y vidrios. Gateando para sortear las nuevas explosiones salieron de la Casa de Gobierno, tropezando con los soldados de la guardia de Granaderos que se precipitaban por los corredores a reforzar las guardias, y se dirigieron al edificio del Ministerio de Ejército, pasando entre coches destrozados, cadáveres yertos, heridos clamantes y ramas de árboles desgarradas».


La Nación, 18 de junio de 1955




.3

«Los unificaba el odio por el peronismo. Un odio clasista, y en gran medida racista (…) Su mística es la lucha contra la clase obrera, contra los ‘negros’, quienes se le presentan como la encarnación de la subversión y el desorden, de la incultura y la incapacidad. Su ideal, el liberalismo y la distinción jerárquica, está desbordado por un sentimiento apasionado, dominante, de rencor hacia la clase obrera. Sentimiento que va más allá del concepto de clase hasta hacerse racial, netamente racial»

Salvador Ferla
Mártires y verdugos

Publicado originalmente por la Editorial Revelación en 1964, se consigue hoy editado por Peña Lillo/Continente.



.4



«No habría sido posible el bombardeo del 16 de junio de 1955 si no hubiera existido el intento de golpe de Estado del general Benjamín Menéndez en septiembre de 1951 —del que participó también Orlando Ramón Agosti, futuro miembro de la Junta Militar en 1976 — y el del coronel Francisco Suárez en 1952 , cuya unidad con los golpes posteriores no solo está dada por sus propósitos, sino por la presencia de los mismos protagonistas: Menéndez, Alejandro Lanusse, Eduardo Lonardi y tantos otros.

»No habría sido posible el bombardeo del 16 de junio de 1955 si no hubieran existido los tres artefactos explosivos colocados en alrededores de la Plaza de Mayo, en 1953, durante una concentración organizada por la CGT, en momentos en que el presidente Perón se dirigía a la concurrencia desde el balcón de la Casa Rosada. De las tres bombas estallaron dos. Y la colocada en un andén del subte de Plaza de Mayo mató instantáneamente a cinco personas e hirió a más de cien; diecinueve de ellas quedaron mutiladas o lisiadas para siempre. Este acto criminal fue dirigido por el ingeniero Roque Carranza, quien tres décadas después, con la desmemoria de su antigua responsabilidad criminal, fue designado ministro en el gobierno de Raúl Alfonsín, y paradójicamente, a su muerte, puesto su nombre a una estación del subterráneo...»



.5

«Los múltiples vasos comunicantes entre los golpistas de 1951, 1955, 1966 y 1976 son tan evidentes como el hecho de que la impunidad de que gozaron los asesinos habría de alentar el in crescendo criminal que culminó en 1976 con el secuestro, tortura, detención-desaparición y asesinato de millares de personas. La lección de junio del 55 había sido aprendida y transmitida por aquellos que constituyeron su criminalidad como un continuo.

»El terror expandido era imprescindible para tratar de dominar todo el cuerpo social. El capitán de navío Vicente Baroja, que participó en el complot de Menéndez como jefe de una es cuadrilla de la aviación naval que arrojó panfletos sobre la Casa Rosada y otros lugares céntricos, años más tarde, ya con el grado de contralmirante, puntualizó respecto a aquel primer intento golpista: “El movimiento fue sumamente aleccionador para el país y las Fuerzas Armadas. Habíamos confiado en derrotar al tirano con pequeñas acciones sin derramamientos de sangre. La lección fue que era preciso llegar al derramamiento de sangre para voltearlo”.

»Algunos ejemplos del continuismo golpista: los tres ayudantes del contralmirante Olivieri eran los capitanes de fragata Emilio Eduardo Massera, Horacio Mayorga y Oscar Montes. Todos ellos, a pedido de Olivieri, fueron eximidos de ser juzgados por el benevolente Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. Massera fue miembro de la Junta Militar que asaltó el poder en marzo de 1976; Mayorga estuvo involucrado en la Masacre de Trelew (el ametrallamiento de diecinueve prisioneros, de los que murieron dieciséis, el 22 de agosto de 1972) y después, en la última dictadura, de la que Montes fue canciller.

»Los pilotos y demás fugados a Uruguay fueron recibidos en el aeropuerto de Carrasco por el capitán Carlos Guillermo Suárez Mason, prófugo de la Justicia argentina desde su participación en el intento de golpe de septiembre de 1951. Suárez Mason sería el poderoso comandante del Primer Cuerpo de Ejército durante la última dictadura; luego vaciaría YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales), que se convertiría en la única petrolera del mundo con pérdidas sistemáticas...»



.6

«Teníamos un sistema celular compuesto por cinco personas y éramos en total 125 comandos (es decir, 25 células) de la Facultad de Derecho conectados a los demás de FUBA en los que estaban (Adolfo) Canitrot y Gerardo Andujar. Curiosamente, los comandos más gorilas eran los socialistas, los conservadores suelen ser más pragmáticos… Cuando se acercaba la revolución de junio nos contactó (Agustín J.) Álvarez (Gran Maestre del GOFA, hijo del intelectual mendocino homónimo), un dirigente radical muy misterioso que reportaba a Raúl Lamuraglia (presidente de la UIA, emparentado con el presidente uruguayo Luis Batlle Berres, otro antiperonista acérrimo) que era unionista, me parece. Decían que éramos 10 mil comandos. Primero nos movilizaron para la procesión de Corpus (Christi) y para defender la Catedral, ya por el lado católico. Ahí terminé preso (…). Nos soltaron el 15 de junio, justo para entrar en la otra. Los 125 de nuestro grupo fuimos encargados de tomar las torres y antenas de Ezeiza, y ahí fuimos. Pero como por falta de plafond se demoró el ataque de la aviación, nosotros íbamos y veníamos por la General Paz de ida y vuelta. Al final fuimos a Ezeiza y ahí debía estar un coronel que no apareció nunca. Volvimos y llegamos a Plaza de Mayo para ver el bombardeo. Nos dispersamos. Sin embargo, había en el grupo tipos muy violentos y muy armados, y como venían camiones llenos de sindicalistas, ellos fueron a apoyar a la Marina»





LEAN TAMBIÉN...

¡ PROCEDA !


LOS FUSILADOS QUE VIVEN


¡¡¡ NO BOMBARDEEN BUENOS AIRES !!!


EL 4161 QUE PROHIBÍA SENTIR




Daniel
Mancuso


8 comentarios:

Daniel dijo...

Hay mucha gente hoy mismo en esa trinchera de enfrente que no dudaría en cortarnos a pedacitos. No han renunciado para nada al odio.

profquesada dijo...

Excelente Mancu, excelente, para atesorar. ¡Ni olvido ni perdón!

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

DANIEL: No te imaginas cuanto te agradezco que hayas publicado esto. Es muy importante para todos el conocer y entender ese momento de nuestra historia. Recuerdo ese espantoso día y como nos dio tranquilidad escuchar esa noche al General Perón explicando lo sucedido. Lamentablemente la infamia recién había comenzado.
Eddie

Daniel Mancuso dijo...

Gracias Daniel, profquesada , Eddie,
la memoria está intacta y construye...

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

DANIEL: Perdoname, pero hay un detalle menor que olvidé mencionar. Me parece que esa crónica de aquel 16 de junio tiene un pequeño error. Dice que en 1955, cuando era ayudante del contraalmirante Olivieri, el tristemente célebre Massera era capitán de fragata. Massera egresó como guardiamarina en 1946 y que ya tuviera esa jerarquía en el 55 supone que ascendió cinco grados en nueve años, lo cual no suena posible. Me atrevería a decir que era teniente -no capitán- de fragata o, a lo sumo, teniente de navío.
Mi padre estaba en la Marina -se retiró en 1972- de modo que algo entiendo de eso.
Eddie

Daniel Mancuso dijo...

Puede ser, Eddie, pero la info es de una Unidad Especial de Investigación sobre Terrorismo de Estado del Archivo Nacional de la Memoria, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos, no sé, pudo haber un error, tal vez...

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

DANIEL: Si hubo un error (no estoy seguro) seguramente fue de tipeo, de algún/a secretario/a que se equivocó con la transcripción. Con o sin ese detalle, de todos modos, el trabajo es impresionante por todas las revelaciones que contiene y vuelvo a agradecerte que lo hayas publicado.
Eddie

Tilo, 72 años dijo...

Hace relativamente poco tiempo que la masacre "bautismo de fuego" de la aviación de la marina de hace 58 años está siendo recordada, como así también sus muertos y heridos.
Muchos argentinos grandecitos no tienen idea de ese genocidio disfrazado de lucha por la libertad y la democracia, como siempre.
Todos los medios de difusión deberían estar OBLIGADOS a incluir programas y artículos alusivos en homenaje a las víctimas y repudio a los asesinos, tan occidentales y cristianos.
Esa fue la única forma de arrebatar el manejo del país del poder constitucional ya que por medio de elecciones libres jamás pudieron lograrlo.
Desgraciadamente, no sería la última masacre popular.
Te agradezco ser tan consecuente y jamás olvidar ese hecho vergonzoso y cobarde.

Saludos

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta