buscador

Búsqueda personalizada

martes, 7 de febrero de 2012

DIOS SE LO PAGUE




Fue una lúcida estampa de la hipocresía argentina, generada en tiempos del primer peronismo.

En 1948, la película «Dios se lo pague» se estrenó en Mar del Plata, inaugurando el Primer Festival de Cine Argentino, organizado por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Dirigida por Luis Cesar Amadori, la película nos muestra la hipocrecía de una burguesía que sólo se basa en las apariencias, en el poder del dinero o el apellido, en la explotación del más débil, e incluso del ignorante, sin remordimiento alguno. En una escena, Mario Alvarez ─el millonario, de orígen humilde, interpretado por Arturo de Córdova─ manda despedir al jardinero por repartir sin permiso botellas de Champán a los choferes de sus invitados. En otra escena, consigue de uno de sus invitados los últimos $500 necesarios para abrir el comedor infantil al que apadrina. Un sátrapa que prefigura lo que vino después...


1
La Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) detectó durante enero en la costa atlántica un total de 424.496 metros cuadrados construidos que no estaban declarados en el catastro bonaerense.

¡Son casi 43 hectáreas!

Esto equivale a 1.466 partidas inmobiliarias. Los datos surgen del balance del primer mes del
operativo de verano que la agencia llevó adelante en las localidades balnearias y otros puntos turísticos de la provincia. Uno de los casos más emblemáticos fue un country “de lujo” en Pinamar que aparecía construido sobre un terreno “baldío.

La agencia de control destacó que 7 de cada 10 veraneantes verificados estaba al día con el fisco. Según el informe de la Subdirección Ejecutiva de Fiscalización y Servicios al Contribuyente de ARBA, los inspectores relevaron en la costa atlántica un total de 11.549 partidas inmobiliarias y detectaron que el 13 por ciento de ellas (1.466) presentaban diferencias entre los metros realmente construidos y los declarados ante el fisco.

“A través de la tecnología satelital y el trabajo de campo de nuestros agentes pudimos detectar, a lo largo del primer mes de operativo, construcciones nuevas y ampliaciones que nunca fueron declaradas. Nuestro objetivo es que los dueños de estas propiedades dejen de especular y se pongan al día con la Provincia”, enfatizó Martín Di Bella, titular del organismo.


2
En Pinamar se detectó un total de 77.187 metros cuadrados sin declarar.

¡Son casi 8 manzanas!

Unos de los casos más llamativos involucró al country La Herradura, “con 8.000 metros cuadrados edificados que nunca fueron declarados ante el fisco provincial”. Este predio posee una extensión de 110 hectáreas y promociona unas 80 viviendas, de las cuales sólo estaban declaradas 54.

“Trabajamos muy fuerte para terminar con la especulación de quienes quieren esconder su capacidad contributiva para no pagar impuestos. Los dueños de estas propiedades deben asumir su compromiso como contribuyentes y declarar su verdadera situación ante el catastro”, sostuvo Di Bella.


2
Según el artículo 81 de la Ley de Catastro provincial, los propietarios, poseedores a título de dueño o responsables de los inmuebles, están obligados a denunciar cualquier modificación que se introduzca en las parcelas de su propiedad, posesión o jurisdicción, a través de la presentación de una declaración jurada. El plazo máximo son 30 días desde que se efectuó la modificación.

Otra de las ciudades emblemáticas, tanto por la afluencia de turistas y por la evasión descubierta, fue Mar del Plata, con 227.968 metros cuadrados edificados sin declarar.

¡Son casi 22,8 manzanas!

En esa ciudad, 507 partidas inmobiliarias presentaron diferencias catastrales. Uno de los casos más salientes involucró a una serie de siete edificios, que figuraban como baldíos. En total, eran 212 departamentos que no estaban incluidos en ningún catastro.

“Estas torres representan casi 13.000 metros cuadrados que estaban sin informar al fisco bonaerense, lo que significa que la Provincia dejó de recibir casi 175.000 pesos en concepto de Impuesto Inmobiliario Edificado Urbano”, explicó la Subdirección Ejecutiva de Fiscalización y Servicios al Contribuyente del organismo, a través de un comunicado.


3
Otro caso involucró un local de Zona Norte Multiespacio-Eventos, que figura inscripto en ARBA, pero también como baldío, a pesar de que tiene edificados 1100 metros cuadrados. En todo el Partido de la Costa se encontraron sin declarar 72.025 metros cuadrados.

¡Son más de 7 hectáreas!

Un comportamiento tributario diferente se verificó entre los dueños de 97.000 vehículos. ARBA comprobó que siete de cada diez turistas se encontraban en regla y no tenían deudas impositivas con la Provincia. “Este mecanismo de fiscalización permite verificar, a través de la patente de los autos, si el propietario posee algún tipo de mora en concepto de los impuestos sobre los Ingresos Brutos, Automotores e Inmobiliario”, indicó el organismo.


¡Maldito Estado y su presión impositiva! ¡Esto en los países serios no pasa!, dicen los evasores.



Daniel
Mancuso



No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta