buscador

Búsqueda personalizada

sábado, 11 de febrero de 2012

BELÉN Y TINOGASTA Y DESPUÉS...







Es hora de empezar un debate serio. Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. La represión a la protesta social es repudiable y obscena. La minería debe ser discutida por sus protagonistas, autoridades y especialistas. Ninguno de nosotros está de acuerdo con la represión a pobladores indefensos por parte de uniformados armados hasta los dientes. Deberían renunciar los jueces, fiscales, intendentes y la gobernadora si no saben encauzar este problema. Una bala de goma o un palo en la cabeza de un manifestante no valen los puestos de unos burócratas ineficientes. Renuncien.

Lo que los pueblos de la provincias mineras necesitan es trabajo y desarrollo, con inclusión. Darle a todos y cada uno lo que el neoliberalismo y los gobiernos corruptos y alineados a los poderes del puerto les robaron durante 200 años.

Tampoco podemos regalarle el tema a las corporaciones desinformativas, a Clarín y TN, o a los partidos de izquierda que sacan 2 votos en las elecciones y no representan a nadie. Algo está mal. Falla la comunicación y llegamos tarde adónde nunca pasa nada o ya pasó. No es justo que nos corran por izquierda quienes definitivamente han demostrado que están en contra de los intereses populares, y siguen confundiendo a la población, generando más daño que la megaminería que dicen combatir...


1
El Kuntur, grupo de elite de la policía de Catamarca, “reprimió con balas de goma y gases lacrimógenos” a dos grupos de personas que desde hace diez días vienen protestando con cortes de ruta contra la minería a cielo abierto en las localidades catamarqueñas de Belén y Tinogasta. Hubo 35 detenidos y doce vecinos tuvieron que ser asistidos en el hospital de Tinogasta.


2
“En el pueblo jamás se vivió una situación de semejante violencia. Nos sacaron a empujones y a golpes de la ruta, sin tener en cuenta que había mujeres, incluso una de ellas embarazada, y muchos niños porque nosotros somos vecinos del lugar, no somos militantes de ninguna organización política”, le dijo a Página/12 Karina Olmos, integrante de la Asamblea Ciudadana de Tinogasta.

Anoche, en esa ciudad, decenas de vecinos estaban volviendo a ocupar la ruta 60, para impedir la circulación de camiones que llevan insumos hacia la minera La Alumbrera, en la vecina ciudad de Andalgalá. Antes, cerca de un millar de vecinos se reunieron frente al municipio de Tinogasta para pedir la renuncia del intendente local, Hugo Avila.


3


Ante la situación, el ministro de Gobierno de Catamarca, Francisco Gordillo, justificó el desalojo argumentando que “el bloqueo del camino retenía el paso de camiones que trasladaban explosivos que significaban un peligro para la sociedad”, y señaló que “el operativo se hizo en cumplimiento de una orden judicial, respetando sobre todas las cosas el derecho que tienen todos de transitar por la ruta”.

Al mismo tiempo, Gordillo sostuvo que tienen “las puertas abiertas para dialogar con los ambientalistas”.






4

El “violento desalojo” que denunciaron los pobladores se produjo ayer cerca de las 9 de la mañana. Los vecinos recibieron primero una notificación verbal de la fiscal Liliana Carrizo, pero aseguran que no hubo “ninguna orden judicial por escrito”. En ese punto discrepan con lo que dijo el gobierno provincial.

Según los vecinos, cuando comenzó la represión se habían concentrado en la ruta cerca de 150 personas. “El corte lo veníamos haciendo unas 15 o veinte personas, pero después del anuncio de la fiscal avisamos a otros vecinos y se vinieron a la ruta con nosotros.” Karina Olmos denunció que hubo “disparos de balas de goma, gases lacrimógenos y nos golpearon a todos, hombres y mujeres, sin importar que había muchos niños a los que tuvimos que proteger”. Como protesta, los vecinos –cerca de un millar– marcharon ayer por la tarde a la intendencia de Tinogasta.

Como no estaba su titular, Hugo Avila, le pidieron su renuncia al viceintendente Alanis Andra. Los vecinos marcharon con un cartel que decía “Las ideas no se reprimen, siguen presentes”.

El otro desalojo ocurrió en la ruta 40, en Belén, por donde también pasan los camiones que van hacia La Alumbrera. Esto ocurrió en la tarde del jueves, a partir de las 18, por “disposición del fiscal Jorge Flores”. En este caso se produjeron empujones y golpes contra un grupo compuesto por varias decenas de vecinos que en ese momento no estaban cortando la ruta. “Estábamos en un terreno privado, de la familia Barragán, cuando vino el grupo Kuntur y nos sacó a los golpes”, relató Mariano Cervantes.

Sólo hubo heridos leves, pero se llevaron detenidas a 35 personas, “diez de ellas mujeres y dos chicos menores, de 14 y 16 años”. Estuvieron detenidos durante más de 8 horas, las mujeres en la Regional 3 de Belén y los hombres en la comisaría de la localidad de Londres.



5
Mario Barquero, gerente de Ingar Ingeniería, una empresa con sede en Olavarría (provincia de Buenos Aires) que se dedica a estudios topográficos y a ingeniería minera, sostuvo que en la Argentina debe separarse la minería de la megaminería a cielo abierto.

“No hay que partir de la simplificación de estar a favor o en contra. En nuestro caso, trabajamos con el ámbito minero, de modo que no podemos estar en contra de la minería. Pero los medios de comunicación han instaurado una dicotomía sobre el tema, como si se tratara de ser de River o de Boca”.

Barquero se declaró a favor de los proyectos mineros, pero sólo de aquellos considerados sustentables, es decir aquellos que minimizan el impacto ambiental.

“Desarrollando buenas labores mineras se llega a buenos resultados. La minería es una de las primeras actividades del ser humano. Con el crecimiento demográfico y las actividades cada vez es más difícil estar en equilibrio desde el punto de vista medioambiental”, admitió. Y dijo que la minería llevada a cabo con las prácticas y reglamentaciones vigentes es diferente de la megaminería. “Es distinta la minería de las megaexplotaciones de yacimientos polimetálicos. Yo con la megaexplotación de oro no estoy de acuerdo. Existen otros mecanismos extractivos, como la minería subterránea, que demanda otros costos, pero con impacto ambiental mínimo. No es necesario volar una tonelada de cordillera para sacar tres gramos de oro”, afimó.

Barquero dijo que es necesario tomar nota del planteo de la Presidenta de abrir una discusión profunda sobre la actividad minera. “Fue una consideración apropiada: llamar a la reflexión y que no implique esto una guerra. Es ponernos de acuerdo en qué tipo de minería queremos tener en el país”.






Daniel
Mancuso


11 comentarios:

Julian Otal Landi dijo...

Estoy muy de acuerdo con vos Mancuso, es momento de no esquivarle al bulto sobre este tema tan delicalo y realizar un debate serio como se hizo con la ley de medios. Abrazo kirchnerista!

mundotario.blogstpot.com

Rodrigo dijo...

Me alegra encontrar este blog donde el tema de la megaminería no se esquive. Muchos de nosotros nos hemos jugado la piel para acompañar y defender este proyecto que lleva adelante Cristina desde 2003, y no merecemos quedar expuestos a que nos corran por izquierda como bien dice la nota. Que se abra el debate para que esto no se convierta en una nueva fantochada opositora.

Daniel dijo...

Muy aclaratoria y sentando posición, Mancu.
Ahora, si viene un debate profundo me gustaría discernir sobre la minería "a cielo cerrado" (así se llamaría?).
Una trampa importante, no? hay que meterse a laburar en esas cuevas. Y tenemos la experiencia de Chile que es más cuantiosa que la del caso archiconocido.
Ahora bien; que hacemos?
Volvemos a las cavernas? Dejamos de lado toda la tecnología?

Esto hay que profundizarlo pero con todo, incluyendo que hacemos con los contratos ya tomados con firmas que ahora queremos sacar a patadas. Y ante la perspectiva de una ley nueva donde se toquen todos los tópicos.

Gabriel dijo...

Me quedo con esta frase, es perfecta: "No es justo que nos corran por izquierda quienes definitivamente han demostrado que están en contra de los intereses populares"

Por eso no soy del PJ-Frente para la Victoria, que banca a las corporaciones extractivistas contra los pueblos de Belén, Andalgalá, Amaicha, Esquel, Tinogasta. Basta de megaminería contaminante.

Sí, te la saqué de contexto. Onda 678. Pero es que, realmente, en otro contexto, la frase me parecería perfecta.

Hilda dijo...

Estoy de acuerdo con tu planteo... Y con la necesidad de debate... ¿Cuál es el precio a pagar por no pertenecer "a las cavernas"? ¿Necesariamente se deben abandonar los proyectos de megaminería? ¿Cómo se puede disminuir el daño al ambiente? ¿Por qué los "ambientalistas" insisten con esto pero no dicen nada de otras contaminaciones? etc. etc.

Rucio dijo...

Yo estoy de acuerdo con tu planteo, pero te olvidás de un actor, las mega organizaciones que con el argumento de la protección del medio ambiente y en defensa de otros intereses, desvirtúan el debate orientándolo a limar al Estado y a los gobiernos. Ellos son los primeros encargados de desinformar y de sembrar paranoia en los pobladores cercanos, para terminar usándolos como escudo.
Todas las formas de minería deben ser enmarcadas, al igual que la cuestion medioambiental, en el marco del debate más ampli sobre el desarrollo sostenible, o estamos condenados a seguir padeciendo estas contradicciones que usufructan unos pocos vivos.

profquesada dijo...

Mancu, tu introducción, que es absolutamente tuya me parece brillante, no hay que justificar la represión policial bajo ningún concepto, es totalmente repudiable y está en el ADN del FpV, le parezca o no a Gabriel, es un principio que algunos que gobiernan en nombre del mismo olvidan con demasiada frecuencia. Claro que ese señor Gordillo tiene que pedir perdón a los agredidos (que no son "ambientalistas" sino vecinos) y, desde luego, renunciar, l mismo le corresponde al fiscal que se lo debe quitar del puesto, es inconcebible que un fiscal tenga ese poder.
En cuanto a la minería la opinión de Barquero es eso, una opinión discutible o debatible como todas, el problema con ella es que no explica por que NO a la megaminería y si a las cavernas, los minerales no están distribuidos en el subsuelo según nuestra conveniencia.

Debatir no significa condenar sino analizar en serio las ventajas e inconvenientes de cada alternativa, algunos aspectos del tema son muy técnicos y si desconfiamos de todos, de los técnicos mineros y del Estado que nos queda. Como dice Rucio pasamos a jugar a favor de los que no quieren que el país crezca con este modelo, quieren el viejo para poder seguir haciendo lo de siempre y además reprimiendo como en el 2001 con balas de plomo.

Decir que hay que prohibir todo, expropiar a las empresas internacionales, prohibir la expansión del cultivo de soja, hacer que las vacas dejen de ser rumiantes porque producen mucho CO2, etc etc etc, suena bonito sino fuera patético, porque luego, agregan, hay que luchar contra la pobreza y la indigencia, hay que construir viviendas y crear empleos como la gente, etc, etc etc
Es evidente que la ecuación no cierra. Que para lo segundo hay que estar dispuesto a pagar algunos costos, de ahí que haya que debatir, pero luego de debatir hay que decidir.

ram dijo...

Ustedes no entienden, hay que hacerles caso a los ayatolas clarinescos, troskoides y oenegeístas made in USA. Argentina debe ser menonita o no será nada.
Basta de joder con tecnologías, electricidad y demás inventos del satanás modernizador, basta de ciudades, todos al campo a sembrar lo que vamos a comer (eso sí, si la tierra ya tiene un dueño, no nos pasemos de vivos y aceptemos la maceta que nos corresponda; ya dijo diosito que propiedad privada es divina, divina, ...e intocable, claro).
¡Qué debate ni debate!!, ¿qué derecho tenemos a oponernos a ser la reserva estratégica de minerales del tío sam?, ¿o no vieron que las pérfidas mineras son canadienses, australianas y demás países exóticos menos la madre... no, mejor dicho, "el tío patria".
Debiera darle vergüenza, don Mancuso, alentando el colonialismo expansionista argentino, contra los legítimos intereses ingleses en Malvi... no, falklands y los del pobrecito tío sam, que tan bien defiende al mundo libre y usted quiere quitarle sus piedritas, montañitas y mineralitos.
Un escándalo!, claro que sí, don pino!

Gerardo dijo...

Esta es una reflexión personal, que no busca atacar al Gobierno, al que apoyé desde el 1er. día (2003) y sigo apoyando.
Tampoco al Modelo de desarrollo, sino aportar, precisamente, alguna reflexión QUE AYUDE A ENRIQUECER ESE MODELO Y PROFUNDIZARLO.
Creo que el debate sobre la "megaminería tiene tres aspectos: ecológico, económico y político.

Quienes defienden con tanto énfasis a la "megaminería" podrían explicarme ¿por qué los metales que se extraen de las minas, no se procesan y/o elaboran en el país??

Si la "megaminería" es una etapa necesaria para el desarrollo industrial, cabe una pregunta:
¿para el desarrollo industrial de quién?

¿No deberían, esos metales, ser industrialiados EN NUESTRO PAÍS?

Durante "los 90" "la Cooper" intentó instalar una refinería de cobre en Argentina.
Durante algunos meses compitieron Tucuman y Santa Fe para ser asiento de esa refinería.
No ganó ninguno.
Ganaron los gringos mineros, los que extraen el mineral y se lo llevan a sus países.
No se instaló nada.
Hace 15 años se llevan todo el cobre ( y el oro que-generalmente- viene junto con el cobre)
Y nosotros tenemos que gastar dólares en importar cobre para fabricar conductores eléctricos.

La última:
la soja, el trigo, el maíz, se cosechan y se exportan.
Se vuelven a plantar y vuelven a crecer. Son bienes RENOVABLES.

Los metales se extraen, se van y no vuelven a crecer.
No se puede plantar cobre, ni litio, ni oro, ni petróleo.
Son bienes NO RENOVABLES.

Cuando se acaban ...se acaban
¿Qué cosa, no??
¿A nadie se le ocurre pensarlo?.

Recimiendo una nota de Jorge Pistocchi, bajada del blog "COMANDO AMELIA", del "negro" Horacio Fontova.

En la nota de Pistocchi, reflexiona sobre las reservas ecológicas un tal Juan Domingo Perón.
Vale la pena leerlo.
Y pensar
Un abrazo

Gerardo

Gerardo dijo...

Esta es una reflexión personal, que no busca atacar al Gobierno, al que apoyé desde el 1er. día (2003) y sigo apoyando.
Tampoco al Modelo de desarrollo, sino aportar, precisamente, alguna reflexión QUE AYUDE A ENRIQUECER ESE MODELO Y PROFUNDIZARLO.
Creo que el debate sobre la "megaminería tiene tres aspectos: ecológico, económico y político.

Quienes defienden con tanto énfasis a la "megaminería" podrían explicarme ¿por qué los metales que se extraen de las minas, no se procesan y/o elaboran en el país??

Si la "megaminería" es una etapa necesaria para el desarrollo industrial, cabe una pregunta:
¿para el desarrollo industrial de quién?

¿No deberían, esos metales, ser industrialiados EN NUESTRO PAÍS?

Durante "los 90" "la Cooper" intentó instalar una refinería de cobre en Argentina.
Durante algunos meses compitieron Tucuman y Santa Fe para ser asiento de esa refinería.
No ganó ninguno.
Ganaron los gringos mineros, los que extraen el mineral y se lo llevan a sus países.
No se instaló nada.
Hace 15 años se llevan todo el cobre ( y el oro que-generalmente- viene junto con el cobre)
Y nosotros tenemos que gastar dólares en importar cobre para fabricar conductores eléctricos.

La última:
la soja, el trigo, el maíz, se cosechan y se exportan.
Se vuelven a plantar y vuelven a crecer. Son bienes RENOVABLES.

Los metales se extraen, se van y no vuelven a crecer.
No se puede plantar cobre, ni litio, ni oro, ni petróleo.
Son bienes NO RENOVABLES.

Cuando se acaban ...se acaban
¿Qué cosa, no??
¿A nadie se le ocurre pensarlo?.

Recimiendo una nota de Jorge Pistocchi, bajada del blog "COMANDO AMELIA", del "negro" Horacio Fontova.

En la nota de Pistocchi, reflexiona sobre las reservas ecológicas un tal Juan Domingo Perón.
Vale la pena leerlo.
Y pensar
Un abrazo

Gerardo

Ángeles del Hoyo dijo...

Bien ahí, Daniel! valiente , jugado, honesto , como buen militante!! te felicito!

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen