buscador

Búsqueda personalizada

domingo, 8 de enero de 2012

LA CULPA DE TODO LA TIENE EL PERONISMO




La insistente propagación de ideas neoliberales en el diario de Bartolomé Mitre nos ayuda a construír una escena tilinga.

El diario está sobre el sillón. El bebé está dejando de gatear, hace fuerza, se toma de la mesita ratona y se pone de pie, señala la foto de "ella" en la tapa del centenario matutino, la toca, balbucea algo parecido a ma-má. Indignada, la madre le pega un chirlo en la manito. La política es caca, nene, no toca, peronismo, malo, cuco.

Prensa canalla. La corrupción flotando sobre la política. Desprestigiar es la tarea. Todo es igual, nada es mejor. La nota empieza con el suntuoso paraíso privado del fallecido exgobernador de Río Negro Carlos Soria, infiere contraadicciones en Feinmann el bueno y en Horacio González, y continúa con los dineros de la Presidenta.


    Jorge Fernández Díaz hace los deberes para sus patrones de La Nación, desde el título: «Políticos populares con vidas suntuosas», arroja el dardo venenoso directo a la fuerza gobernante:

    «...Hace rato que el heroico partido de los desposeídos se transformó en una poderosa oligarquía basada en feudos y en manejos discrecionales de los dineros públicos, con autosucesiones verdaderas o simuladas, y solidaridades patrimoniales de partido. La vieja épica peronista viró así hacia una casta de dirigentes humildes apegados a la administración pública que se transformaron paulatinamente en hombres ricos...»


El autor no hace un análisis particular sobre algunos personajes. Su nota es una mirada totalizadora de la actividad política, y fundamentalmente el peronismo. Todo está podrido en la fuerza gobernante. El ataque es directo. La única fuerza capaz de transformar la realidad de nuestro país, que amplió ciudadanía, recuperó derechos, desarrolló la democracía, nos devolvió la política como herramienta de transformación, nos sacó de la crisis terminal, y nos proyecta al futuro junto a los países hermanos de latinoamérica... "está podrido por dentro, corrupto y corrompido".


    «...El interés por la honestidad pública es destituyente, salvo cuando ese interés indague a un gobierno neoliberal.Involuntariamente, ayudó a silenciar estos asuntos el concepto "honestismo" con el que Martín Caparrós aporrea a quienes adjudican a la corrupción todos los males de la República. El gran cronista aclaró acertadamente que apuntaba contra quienes ponían la honestidad por encima de las grandes problemáticas. Pero la idea fue tomada por intelectuales kirchneristas como coartada para evitar cuestionar a los corruptos de sus propias filas, pecado mortal en el que no cae el PT de Brasil...»


Jorge Fernández Díaz se pone en la burbuja impoluta del periodista de investigación. Termina su nota con una especie de ¿autocrítica? por su falta de interés en los temas privados, el verdadero lugar donde se concentra el poder fáctico que ha corrompido, arruinado, las vidas de millones de ciudadanos a lo largo de la historia...

    «...Los periodistas, si no queremos ser espectadores pasivos de las glamorosas postales de la prosperidad de los políticos, deberemos seguir investigando. Y hacer, como es tradición en la prensa anglosajona, lo propio con las empresas privadas. En este último ramo, en el que no hemos hecho lo suficiente, podrían ayudarnos los periodistas militantes, que teniendo esa enorme oportunidad también la descartaron».


Parece que el escriba no leyó el informe Papel Prensa La verdad.

De todas formas, es inimaginable que Jorge Fernández Díaz haga una investigación sobre los pozos ciegos de los verdaderos poderosos de la patria, los socios y cómplices de dictaduras. Sus Patrones no le pagan para eso.

Los políticos, los periodistas, los empresarios, los médicos, los ingenieros, los maestros, los taxistas... son personas, con todas las miserias y virtudes que trae la humanidad desde que bajó de los árboles. Atribuirle a la política la característica delesnable de la corrupción y la deslealtad en quienes la ejercen, implica condenarnos a la desesperanza, porque la política es la única que puede salvarnos de los atropellos de los privados, los monopolios, las corporaciones, los fondos buitres, los bancos, las trasnacionales. Y este gobierno, este proyecto político, puso la herramienta al alcance de todos.

Atacar a los políticos sin analizar los poderes fácticos que manejan los hilos del devenir del capitalismo actual, es un hecho de profunda deshonestidad intelectual, en principio, y denota un gran espíritu reaccionario al final. Jorge Fernández Díaz ha demostrado que mira la realidad por el ojo de la cerradura de la oficina de su jefe, en la redacción de Bouchard 557, y se ha ganado todos los premios como el mayor periodista antipolítico y neoliberal de este domingo.




Daniel Mancuso





6 comentarios:

profquesada dijo...

Muy buena foto elegiste Mancuso, las patas en la fuente versión 2011. El post, excelente, no hay que dejarles pasar ni una, pero con argumentos.
Acompaño cada palabra, cada frase. En especial los dos párrafos finales me parecen una excelente síntesis de lo que nos enseñó esta década que ya dejamos atrás. Ahora se trata de seguir adelante pero con todo lo logrado bajo nuestros pies, pavimentando el camino.

Alcides Acevedo dijo...

Ahá... interesante reflexión, muy válida si uno vive dentro de un tarro de dulce de leche.

La realidad es muy otra, basta con recorrer el segundo o tercer cordón del GBA... o la innumerable cantidad de provincias miserables gobrenadas históricamente por el peronismo.

Perón trajo la villa, el proyecto político del peronismo es convertir a la Argentina en una gran villa miseria gobernada por señores feudales, así de simple. Piénsenlo.

Daniel Mancuso dijo...

Alcides Acevedo, ya estás listo para mandar un currículum a La Nación. Te tomán seguro... de cadete.
Pensalo.

Rucio dijo...

Che, esa referencia a la tradición anglosajona respecto a las empresas privadas a mi me huele a apriete... extorisión para hacerlo más académico. La Nación ya tiene antecedentes de eso, no?

iris dijo...

¿Vio que malo es el peronismo, Mancuso? Antes de existir, durante la crisis del 29,ya andaba por la Argentina generando villas miseria, y de seguro también fue el causante de las ollas populares.
Aprender historia leyendo La Nación trae secuelas irreversibles...

ram dijo...

Lástima que el tal alcides alpedo no registre la inaugural "Villa Desesperación" de los lejanos 30, cuando la simpática década infame; linda época aquella para lalalanación, diario creado para y especializado en, sostener infamias e infames.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen