buscador

Búsqueda personalizada

martes, 27 de diciembre de 2011

EL TÍTULO Y LA NACIÓN BRITÁNICA




El título. La parte más visible de la noticia. Miles de lectores se quedan con el título flotando en la memoria, sin siquiera llegar al final de la nota. Algunos editores juegan con las letras grandes, lo de adentro casi no importa algunas veces; y juegan con el público distraído, apurado, crédulo.

El título. La parte más visible de la noticia. Un golpe de sentido dirigido al corazón de la conciencia. El título y el efecto del título sobre el lector. No es una acción casual, es un diseño meticuloso, perfeccionado a lo largo de los años. Lo que se quiere decir, lo que no se quiere decir, lo que se oculta, lo que se calla. El alma misma de la noticia, el principio vital del periodismo, la llave para entrar a la esencia interna del texto, o parafraseando a Sartori: la dimensión más importante del Homo videns.

El diario fundado por Bartolomé Mitre ─que salió a la calle el 4 de enero de 1870, hace casi 142 años─ juega con las palabras, con los lectores, con la soberanía, desde su nacimiento. Adentro Dice no inocentemente:

    «La decisión de los países del Mercosur y de Chile de no permitir en sus puertos el arribo de barcos que enarbolen la bandera de las islas Malvinas sigue dando que hablar.

    »El embajador británico en Chile, Jon Benjamin, advirtió que hay "preocupación" por "los países que se sumaron" a la declaración del Mercosur, según consigna ANSA.

    »"Pareciera ser una especie de bloqueo económico para las islas y su pequeña población civil e inocente", advirtió el diplomático británico...»



¿De qué lado está el diario La Nación?

¿Qué intereses representa?

¿Esta en desacuerdo con las medidas tomadas por el plenario de países de Unasur, Mercosur y Celac respecto de la soberania de Malvinas?

¿Pareciera que está en sintonía con el multimedios Clarín y su VERBO COLONIZADO?



Pero el uso de una parte de las declaraciones de un entrevistado, para titular una nota, es una práctica corriente en los medios privados que manipulan las noticias, buscando un efecto determinado por los intereses que defiende la empresa editorial. En este caso: ¿la férrea oposición al gobierno lleva al diario La Nacion al borde de cipayismo?

No es la primera vez, ni será la última, pero el comportamiento antinacional de los medios hegemónicos indigna, preocupa, conmueve. Si nos acostumbramos a vivir en la basura, llegará un día en que no nos demos cuenta que estamos rodeados de inmundicias. Una costumbre es un hábito adquirido por la práctica frecuente de un acto. Cambiemos de hábitos. Después de todo, pensar no cuesta tanto. ¡Y es tan saludable!



Daniel Mancuso









3 comentarios:

profquesada dijo...

Ni Clarín, ni La Nación estuvieron nunca de parte del interés nacional solo están de parte de sus intereses de clase, son proyanquis en el primer caso y pro británicos en el segundo y no es que no admitan intereses cruzados además si es lo que conviene. Son Cipayos a ellos el nombre que no significa otra cosa que vende patria les viene de perillas esa es la actitud que siempre han mantenido.
Un abrazo.

Daniel Mancuso dijo...

clarísimo profe, abrazo

Anónimo dijo...

Después del casi siglo y medio de incansable labor en contra de nuestro país, creo que no existe duda alguna de que están apoyados en la baranda de la Costanera apuntando hacia el norte y la vetusta Europa. De espaldas a la patria, como siempre.

Saludos
Tilo, 70 años

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen