buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 27 de octubre de 2011

KIRCHNERISMO QUE FLUYE








inauguró una nueva etapa de la historia nacional. Un punto de inflexión a partir del cual cambió la vida de los argentinos. En 2003, llegó a la Casa Rosada, con el 22% de los votos, en medio de una profunda crisis política y con el país semidestruído.

Desde el Estado y con la autoridad presidencial en ascenso, fue acumulando poder de decisión con el acompañamiento de vastos sectores de la población, los más castigados por el neoliberalismo de los 90, el movimiento de Derechos Humanos, las organizaciones sociales, desocupados, piqueteros, trabajadores informales, el sindicalismo peronista. Se fue generando una alianza social que atravesó toda la sociedad, y recuperamos la política como herramienta de transformación e inclusión.

Estos 8 años han sido muy intensos, muy dramáticos, muy felices. Hemos conseguido recuperar los proyectos y utopías, y tenemos un instrumento en pie, un movimiento nacional y popular, que late, respira, imagina, construye, sueña...

Hace un año, la noticia nos golpeó en medio del Censo 2010, caminando las calles, tocando timbres, aguantando la angustia, el desasosiego, para completar la tarea patriótica y llegar a la plaza, a llorar a mares, a decir que te queremos, a bancar a Cristina.



1
Hace un tiempo, Eduardo Blaustein, se preguntaba: ¿KIRCHNERISMO LA FASE SUPERIOR DEL PERONISMO?


Hay algo en lo que quiero evitar caer: esta idea de que el kirchnerismo es el estado superior del peronismo. En todo caso me parece que es una relación que habrá que ir resolviendo políticamente, si es que es necesario resolver.”

La reflexión de Carlos Tomada puede ayudar a ilustrar algunas tentaciones riesgosas para el kirchnerismo que, paradójicamente, devienen de un escenario de fenomenal recuperación. El “kirchnerismo como fase superior del peronismo”, la pregunta - debate que planteamos, sólo pretende ser una provocación simpática, un estímulo para reflexionar sobre el futuro del kirchnerismo, de su gobierno y del país, pero sobre todo para crecer política, institucional y culturalmente.

¿Por qué puede resultar riesgosa la pregunta sobre la “fase superior”? Porque según cómo ─lo dice Eduardo Jozami─ puede remitir a aquella idea tentadora del Tercer Movimiento Histórico planteada en los años de mayor fortaleza política de Alfonsín, y aún antes. O yendo más atrás, a ciertos recortes del peronismo hechos en los ’70 cuando, para hacerlo más puro y “revolucionario”, terminaron siendo irrespetuosos respecto de la (muy) problemática diversidad del peronismo. O más directamente: poco democráticos.


Hay en estos días un riesgo de “agrande” del oficialismo por autodestrucción opositora, alguna tentación que la derecha calificaría de “hegemónica”, difícil de evitar en función de esa debilidad. Hay a la vez cambios de matices en el discurso presidencial a favor de una mayor apertura política, y de búsqueda de salida de escenarios en los que el oficialismo no hizo las cosas bien (Indec, inflación, aun cuando esta última tenga que ver con fenómenos sólo relativamente “ajenos” a la responsabilidad oficial).

Por el lado de lo que, simplificando mal, podría llamarse izquierda kirchnerista (pues hay en el tiempo kirchnerista espacios de representación que trascienden o superan la oxidada noción de “izquierda”), hay una voluntad evidente de dar pelea por la profundización de la democracia en todos los espacios y ampliando agenda: desde los temas que hacen a calidad institucional a las políticas de seguridad y las distributivas o fiscales, desde el tipo de modelo sindical al que se apuesta, a las prácticas políticas del conurbano o Formosa.

El desafío es el de respetar y convivir con otras expresiones, no sólo las del peronismo. Por el lado de ciertas militancias juveniles, hay una necesidad de pasar de una cierta adicción a los ’70, de la idealización de las escasas semanas que duró la experiencia camporista o la dura búsqueda de espacios de poder propio, a una política de formación de cuadros que se planteen nuevos desafíos de construcción y de futuro.

Por el lado de la interpelación social, bajar un cambio en lo que fueron batallas imperiosas de deconstrucción del discurso de la derecha comunicacional y política para aceptar y asumir determinadas críticas a valorar y afrontar como estrategias de estado consensuadas (de nuevo: inflación/Indec, seguridad, sistema judicial, mejores políticas de redistribución, minería, medio ambiente, salir con el menor dolor social posible del sistema de subsidios).

La actual situación del kirchnerismo robustecido, revalorizado y represtigiado debería ser el piso para plantear esas nuevas metas de superación. Nunca, desde que se recuperó la democracia, un gobierno fue capaz de remontar una cuesta tan embromada como la que debió atravesar este gobierno hasta fines de 2009. La respuesta habitual de los gobiernos ante las malas fue de concesión, debilitamiento y derrota. Hasta es excepcional que cualquier gobierno en el mundo comunicacional/democrático contemporáneo sea capaz de superar la presión de las corporaciones y de los climas mediáticos y culturales.

Pero tomando aquella vieja metáfora eficaz que solía usar , si hace algunos años salimos del infierno... se supone que seguimos en algo parecido al purgatorio. Hay demasiada pobreza en la Argentina todavía y demasiada violencia real y simbólica devenida de nuestros estallidos sociales y culturales.

Antes que desde un imaginario al estilo de lo menos lindo del ’73, cuando desde una combatividad encomiable se terminaba negando al otro, la nueva fortaleza del kirchnerismo, y mucho más la posibilidad verosímil de encarar en calma un tercer ciclo de gobierno (con estabilidad política, con la economía bien conducida y ayudando), debería servir para seguir pensando, interpelando, dialogando y haciendo. Para encarar políticas estratégicas con la mayor capacidad inclusiva posible, la social, pero también la devenida de mantener las orejas bien abiertas.


CONTRAEDITORIAL



2
En ESCARCEOS DE LA BATALLA CULTURAL, planteábamos que pasaron 28 años desde que se fue la dictadura genocida y todavía estamos cicatrizando heridas. Llevamos 28 años de democracia formal y todavía tenemos muchas deudas con nuestra gente más sufriente. Lo cierto es que la irrupción del Kirchnerismo en 2003, puso en debate los grandes temas que se hallaban enterrados por la furia neoliberal, y nos arroja a impensados planteos a futuro: profundizar lo hecho e ir por más...


3
En VOLVER AL PASADO, planteábamos que la historia no vuelve para atrás. La lluvia nunca llueve hacia arriba. Las aguas de los ríos no retroceden, van al mar de los posibles destinos que desembocan en los océanos del porvenir; los pueblos movilizados también. Nosotros no queremos el país que añoran los culpables del fracaso perenne que nos persigue hace 200 años, ni la patria estanciera de los oligarcas explotadores, ni la modernidad neoliberal e impune de .

Desde 2003, vamos para adelante, profundizando la huella, apostando a nuevos desafíos, imaginando construcciones necesarias, esperando el próximo conflicto. Con cada palo o piedra que nos tiren construiremos una escuela, con cada crítica malintencionada encontraremos una razón para seguir luchando por una patria justa, libre y soberana. A cada odio resentido le devolveremos una sonrisa compasiva para aliviarles la pena y el dolor de la derrota histórica que sufren los dinosaurios que van a desaparecer...




Daniel Mancuso

No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta