buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 7 de octubre de 2011

BEATRIZ SARLO, NOMBRAR A KIRCHNER y EL CÓDIGO DA VINCI





Un viejo maestro decía que se debe criticar la obra, no a la persona. Primero buscar todas las cualidades positivas, después señalar los errores, por último dar una propuesta superadora. Así se hace una buena crítica.

Hoy vamos a analizar el futuro libro que está pergeñando Beatriz Sarlo, quien no da puntada sin hilo, aprovechando su fama de notable intelectual de izquierda, con tanto prestigio académico que los diarios Clarín y La Nación se ven obligados a publicar sus ideas progresistas e incorruptibles.

1) cualidades positivas

Al mejor estilo de "El Código Da Vinci", y quizás intentando ser un sucedáneo sudamericano del mismo, Beatriz Sarlo intenta hacer pie en los símbolos del peronismo y el kirchnerismo para establecer la cabeza de playa de su próximo best seller y seguir incautando giles y billetes.

La nota Nombrar a Kirchner tiene 1459 palabras: Si sumamos 1+4+5+9=19, es decir 1+9=10, y 1+0=1, o sea que 1 remite a Néstor, el primero que pensó en la patria, el mejor, el presidente que cambió el destino de la Argentina post implosión neoliberal. Bien ahí Sarlo, una señal de reconocimiento al gran conductor del proyecto nacional en marcha.

Hay 7364 caracteres sin espacios: 7+3+6+4=20, 2+0=2, esto significa que después del 1 viene el 2, que es más femenino, tiene una curva grande que simboliza la Presidenta, o sea que no hay otra opción para nuestro país, primero el 1, después el 2, indefectible, matemática, cientificamente.

Pero hay 8810 caracteres con espacios: 8+8+1=17, esto es "la desgracia", el 17 es la desgracia. ¿Será un homenaje a la muerte de Néstor, o es simplemente su lado gorila que se expresa subrepticiamente frente al futuro triunfo arrasador del 23 de octubre? Pero además: 1+7=8, y el ocho es el símbolo "infinito de pie". ¿Será una alusión a la reelección indefinida de Cristina que tanto asco les produce a los lectores de La Nación?


2) cualidades negativas, errores

Es viva Beatriz. Como del otro lado no hay nada, se agarra del kirchnerismo y empieza una tesis acerca de los símbolos del peronismo y la imagen y la palabra y bla bla bla.

Tomemos parte de los 13 (¿la mala suerte que sufre la Argentina desde que Perón tomó notoriedad pública?) párrafos que constituyen la nota...

    A la Presidenta le gusta nombrarlo. En primer lugar, porque así realiza un acto que será recibido por su audiencia con las mismas claves con que el nombre ha sido pronunciado: deuda, agradecimiento, reconocimiento de una gestión y, sobre todo, continuidad. "Soy la que soy porque fui con Néstor." También es posible escuchar la inversa: "Fue el que fue porque fue conmigo". Pero este implícito no se pronuncia porque es un fundamento profundo de la autoridad presente, y su profundidad lo vuelve impronunciable: nadie es igual a un muerto...

    (...) Un cuerpo vivo, el de Cristina, tomó el lugar de las imágenes... ¿Dónde pervive Néstor, el fundador, el hacedor, el Gran Muerto? Transmutado en "El", Néstor crece en el discurso, en el que se lo menciona como la fuerza de lo que vendrá: "El" tiene la capacidad que no tiene ninguna imagen, porque está presente de manera invisible. Es convocable (como los espíritus). Cuando alguien es designado "El", salta de categoría. De algún modo, ninguna representación alcanza para abarcarlo en su grandeza.

    (...) Lo que sucede con la palabra "Néstor" no está escrito en un capítulo del manual del perfecto kirchnerista; es algo que ha resultado. La palabra "El" trae a Néstor mejor que ninguna imagen: lo saca de esa muerte, que la imagen no puede evitar, y lo pone en el presente de la voz de su viuda; refuerza el unicato presidencial dándole un fundamento trascendente. No sale de un instructivo de publicidad. Prueba una vez más (por si fuera necesario) el talento peronista para la simbología.


Beatriz Sarlo analiza al peronismo y al kirchnerismo sin conocerlo, desde afuera, con la mirada del turista que hace un tour de 15 días por 18 países, y cuando vuelve, habla y habla de París, de Londres, de Roma, Milán, Belgrado, Atenas... No lo entiende. Un gorila no entiende al peronismo y su sucedáneo actual, pasa su análisis por la razón académica, sin pisar el barro, el basural, la muerte, la cárcel, la tortura, la desaparición, la delación, la valentía, el coraje, el dolor, la alegría, la solidaridad... no entiende nada, no vibró las plazas sudadas de pueblo gestando su propia historia, ni las bombas amputando sueños.

Beatriz Sarlo analiza al peronismo y al kirchnerismo como se analiza un jabón de lavar la ropa o un programa de televisión. No sirve la semiología para analizar la imagen de Kirchner (o por lo menos no alcanza sólo con ella), porque "Nestor", o "kirchner", o "él", o como quieran llamarlo, es algo más que un muerto ilustre que fue sucedido por su esposa. Es el presente y el futuro de 40 millones de argentinos, la chispa que encendió el motor de la patria, que durante tanto tiempo estuvo fundido y herrumbrado.

Beatriz Sarlo no tiene pasión, no siente la energía popular cocinando luchas y conquistas, no conoce el goce de la militancia cotidiana. Y encima es deshonesta intelectualmente. Qué falta de respeto, qué atropello a la razón, yo no me atrevería a hablar de física cuántica, pero ella habla de Néstor y Cristina, con total desparpajo.

Beatriz Sarlo es anorgásmica (políticamente hablando, claro). O frígida, ¿quién sabe?



3) Propuesta superadora

Bien, sin ninguna animosidad hacia Beatriz Sarlo, podemos afirmar que su nota Nombrar a Kirchner es un mamarracho, su posible libro sería un mamarracho mayor. Es seguro que eso a Sarlo no le importe, que haga el libro igual, y que lo venda como pan caliente, pero seguirá siendo un mamarracho.

No pierda su tiempo y su dinero.

Si usted quiere saber algo del peronismo, lea algún libro de Juan Domigo Perón, acérquese al Instituto Nacional J.D. Perón y lea LA COMUNIDAD ORGANIZADA; CONDUCCIÓN POLÍTICA; LOS VENDEPATRIA; o cualquier otro. Pero fundamentalmente, vaya a un barrio, hable con los laburantes, con los viejos, los verdaderos protagonistas, los herederos de "él".





Daniel Mancuso

3 comentarios:

Pibe Peronista dijo...

Vieja keniata, o soplaquenas

ram dijo...

Esta señora, buena representante de nuestra típica "izquierda" derechosa y antiperonista, tiene un pecado original en cada una de sus opiniones, NO RESPETA al objeto de su desagrado y así es imposible ser analítica, intelectual o simplemente seria; en fin, de reaccionaria no pasa, y eso que es de "izquierda".

Leonel dijo...

Creo que del periodismo no kirchnerista es lo mejor que hay. Enriquece al dialogo y a la construcción y consolidación de nuevos objetos culturales desde el momento en que los identifica. Creo que es muy inteligente en ese aspecto, es evidente que es socialista, tiene la mirada crítica de uno de ellos. Me considero kirchnerista, de izquierda, pero fui al acto del 23 de octubre en la plaza de mayo y la realidad es que la presidenta es una gran actriz, es un monstruo político, es muy habil y creo que eso Sarlo lo describe muy bien. La describe como una figura de la política que sabe manejar su discurso.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen