buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 28 de septiembre de 2011

EL MISMO PAÍS, LOS MISMOS RIESGOS





El neoliberalismo de los 90 les hizo creer que tenían privilegios. Sin darse cuenta, el individualismo los penetró bien profundo, y el goce pudo más que la conciencia social. Pero la realidad es la única verdad. O nos hundimos todos, o nos salvamos todos. No se puede ser feliz en un país con injusticias cotidianas detrás del paredón.

La geografía de muchas localidades del país se fueron transformando al calor de la explosión de los countries y barrios cerrados que fueron manchando el mapa. Las familias buscaban, buscan, refugio a la inseguridad ciudadana en esas islas prefabricadas con calles y arboledas copiadas de un libro de cuentos. Afuera, el mundo cruel golpea las alambradas y los muros, las puas y las alarmas, los guardias y cámaras de seguridad. Si quiere entrar, el mundo debe pasar el control, ofrecer el documento de identidad, abrir el baúl, acreditar que no se tienen hongos ni caries.

Pero no alcanza. La contaminación de afuera no se puede detener. Los chorros entran igual, a escondidas o con la luz del día, invitados o furtivamente, ajenos (los que vienen a robar al country) o propios (los que roban en otro lado pero disfrutan sus casas, piscinas y club house). La muerte no se detuvo, al contrario, resuena cruel en El Carmel, en Villa Golf, en El Remanso, o en tantos otros, con macabra potencia mediatizada.


    Un abogado, su esposa y sus hijos fueron asaltados y maniatados en su casa de un country del partido bonaerense de San Fernando por dos delincuentes que les robaron dinero en dólares, algunas alhajas y el auto.

    Para escapar del lugar, los delincuentes capturaron a un vigilador y se lo llevaron como rehén para que les abriera la puerta del country, y finalmente lo liberaron a cuatro cuadras de allí.

    En tanto, los investigadores lograron determinar que los delincuentes, además, asaltaron otra casa del mismo country, aunque en esa oportunidad no se encontraban los propietarios y robaron algunos efectos de valor.

    El asalto. El hecho ocurrió esta madrugada en el Barrio Privado La Chacra, al norte del conurbano, cuando dos delincuentes armados sorprendieron a un abogado de 48 años que estaba ingresando a su casa...



Tal vez sea tiempo de pensar en soluciones. No gastar tanto dinero en chiches tecnológicos para la vigilancia, y utilizar los recursos materiales y humanos para redistribuir la riqueza, crear más trabajo, escuelas, clubes, centros culturales, en suma: inclusión social.

Ahora, quizas se salven algunos: Susana Giménez que se mueve en auto blindado y vive la mayor parte del año en Miami, ciudad segura y pacífica, a los ojos de la diva; o Héctor Magnetto que tiene un tunel supersecreto entre su cuarto y la oficina en la calle Tacuarí. Pero los demás, aun en el country, seguirán siendo víctimas de sus creencias erróneas, su insolidaridad y su autoexclusión de la trama social, rica y variada, que se construye sólo en la mixtura y la interrelación de todos los días, cuerpo a cuerpo, cara a cara, sin alambres de púas de por medio.

No hay nada nuevo, es volver a las fuentes, nada más.





Daniel Mancuso


No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta