buscador

Búsqueda personalizada

miércoles, 20 de julio de 2011

MI DÍA DEL AMIGO NO ES HOY





Queridos y queridas, estimados, amigos conocidos compañeros y demases...

Quiero saludarlos cordialmente si es que hace mucho no nos vemos, y si no, también lo hago, pero no porque se festeje el día del amigo sino porque me da la gana y para que se sepa. NO creo en ninguna de las fechas que nos obliguen a comprar un regalo, ni que sea pretexto para que me inviten a comprarlos desde la tele o los diarios y revistas. No quiero andar mandando mensajes y salutaciones berretas. Tengo buena memoria, todavía. Me acuerdo de todos y cada uno (hasta las caras, las voces y apellidos de mis compañeritos de la primaria, mirá lo que te digo).

Jamás he convalidado los saludos hipócritas u obligados por las buenas costumbres, o comportamientos políticamente correctos. No me sale. Nunca simpaticé de mentiras con nadie. Los tengo en mi corazón, aun a aquellos que no compartan mis ideas y pasiones, pero que hemos generado una empatía que nos acercó, cada vez, a la esencia de nuestro ser, y eso nos hermana.

Sepan disculparme si hubimos discutido y llegado a controversias por miradas diferentes acerca de determinados temas. Y eso nos distanció. Pero lo más importante de la relación o vínculo que tuvimos o todavía conservamos (aunque sea en el congelador) no se ha perdido y continuará vivo mientras yo respire. Llevo en mi memoria la más maravillosa música que es para mí la imagen de vuestros rostros sonriendo conmigo en algún encuentro de la vida. Todos tenemos virtudes y miserias, aciertos y errores, así que, está claro que no hay culpables entre nosotros.

Simplemente, quiero contarles que estoy grande, ya subí con la piedra varias veces como Sísifo, y disfrute cada esfuerzo y me sentí feliz, pero al llegar abajo y tener que volver a empezar, voy despejando el camino y algunos de ustedes ya no están, o es mejor que no estén para reemprender la nueva marcha con bríos sin máculas. Ya no soy el que fui, perdí algunas ingenuidades, pero ninguna ternura.

Así que, nada, no pasa nada, todo sigue igual. Podremos recordar sin culpas ─porque la culpa no existe─ que hubo alguna vez un amigo amiga que nos hizo bien, con el cual lloramos, con la cual gozamos, con quienes fuimos felices. Y si seguimos en la misma senda somos bienvenidos, porque la bienvenida nos pertenece, y es anterior al uso que los publicistas hacen de las palabras.

Hasta siempre.



Daniel Mancuso

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Muy bueno, Daniel.

Un abrazo.

chela dijo...

El Día de.... es cada uno de los 365 del año! La vida sin amigos es un desperdicio. Aún con aquellos que no nos acaban de empatizar del todo. Son el espejo de nuestro paso por este mundo imperfecto pero apasionante. Y aún aquí, en el mundo virtual, aparecen tipos como vos que se convierten en apoyo y compañía de sentires.
Un abrazo

Daniel Mancuso dijo...

gracias, Ricardo, Chela, amigos que no conozco y sí, abrazo

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen