buscador

Búsqueda personalizada

jueves, 17 de febrero de 2011

LA MUERTE EN TREN





Para todos, pero más para cualquiera de nosotros, los que hemos viajado mucho en tren para ir desde cualquier barrio del conurbano al "centro" (y los que lo seguimos haciendo, casi siempre laburantes y desocupados), el accidente de ayer en San Miguel fue un tortazo en el rostro, en el alma.

El neoliberalismo de la mano de Carlos Menem y Domingo Cavallo, logro destruír el sistema ferroviario que fue orgullo argentino durante décadas. A diferencia de lo que pasa en algunos países, viajar en tren en Argentina es una tortura. Ahora, hace años que empresarios carroñeros comen de los subsidios que el Estado nacional aporta y no sólo no reinvierten sino que se
enriquecen mientras los trenes están cada vez peor, y los pobres viajamos mal.


1
Lo de la locomotora de Ferrobaires metida en un tren de pasajeros, los muertos y heridos, muestran las graves faltas de seguridad y las fallas constantes en diversas líneas, algo que sucede más de la cuenta.

¿Por que todavía dependemos de la vista del conductor, de señales visuales, de frenos manuales como en el siglo pasado (en definitiva del error humano)?

Los autos de alta gama vienen con sistemas electrónicos incorporados que cuando el vehículo se acerca peligrosamente a otro que está adelante, frena mediante un sistema automático de computación y se evita el accidente. ¿Por qué no modernizar la seguridad de las formaciones? No es un tema económico imposible de poner en práctica, se gastan milloness de dólares en subsidios...


2
La implementación del SUBE viene lenta. los retrasos son injustificables, deejémonos de joder. Esa tarjetita podría ser una gran aliada para combatir las mafias que rapiñan nuestros dineros y sabríamos cuánta gente viaja en cada línea, y en qué se gasta el dinero que llega desde el Estado a los concesionarios, pudiéndose así hacer una revisión de los contratos incumplidos cuando corresponda.

Pero con eso no alcanza. Hay que terminar con los padecimientos de millones de compatriotas que viajan a diario para trabajar, estudiar, vivir... no sólo en tren, sino en colectivo y subte también.

¿Para cuándo un Ministerio de Transporte?

Debemos tener el coraje de poner las patas en el barro neoliberal que todavía subsiste en el Estado, que ensucia y lastima la calidad de vida de nuestro pueblo. Cortar por lo sano, acabar con los sátrapas que maman de nuestra teta, ya no más.

Debemos terminar con la lacra empresarial que está pegada económica y financieramente a la gestión estatal. Más allá de deslindar responsabilidades, buscar culpables, encanar a los laburantes que manejaban el tren, las cosas se solucionan por arriba, como los laberintos, y el de los trenes es un intringulis fabuloso.

Basta de regalarles consignas a la oposición, de alimentar la imaginación de Pino Solanas. Podemos hacerlo, la decisión política es la clave.


3
Varias veces subí a los colectivos de la CABA, con la maquinita colocada pero sin funcionamiento. Conversando con los choferes, me enteré de la resistencia empresarial para con el SUBE...


─ ¿qué pasa maestro? Hace rato que están las máquinas pero no andan...

─ ¿sabés que pasa papá?, ahora la guita la manejamos nosotros, con la tarjetita la guita la va a manejar el gobierno, ¿entendés?

─ Pero vos no sos patrón.

─ Pero ellos me pagan, si la guita está acá, yo cobro, si la tienen allá no sé...




Daniel Mancuso

1 comentario:

Antonio (el Mayolero) dijo...

El SUBE como la tarjeta de aproximación aca en Mar del Plata elimina el "negro" en la recaudación, "negro" que permite la complicidad de la dirigencia de la UTA. Entre otras cosas.

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta