buscador

Búsqueda personalizada

sábado, 29 de enero de 2011

TENGO GUILLÉN





TENGO

Cuando me veo y toco
yo, Juan sin Nada no más ayer,
y hoy Juan con Todo,
y hoy con todo,
vuelvo los ojos, miro,
me veo y toco
y me pregunto cómo ha podido ser.

Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de andar por mi país,
dueño de cuanto hay en él,
mirando bien de cerca lo que antes
no tuve ni podía tener.

Zafra puedo decir,
monte puedo decir,
ciudad puedo decir,
ejército decir,
ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
y un ancho resplandor
de rayo, estrella, flor.

Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de ir
yo, campesino, obrero, gente simple,
tengo el gusto de ir
es un ejemplo...
a un banco y hablar con el administrador,
no en inglés,
no en señor,
sino decirle compañero como se dice en español.

Tengo, vamos a ver,
que siendo un negro
nadie me puede detener
a la puerta de un dancing o de un bar.
O bien en la carpeta de un hotel
gritarme que no hay pieza,
una mínima pieza y no una pieza colosal,
una pequeña pieza donde yo pueda descansar.

Tengo, vamos a ver,
que no hay guardia rural
que me agarre y me encierre en un cuartel,
ni me arranque y me arroje de mi tierra
al medio del camino real.

Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
no country,
no jailáif,
no tennis y no yatch,
sino de playa en playa y ola en ola,
gigante azul abierto democrático:
en fin, el mar.

Tengo, vamos a ver,
que ya aprendí a leer,
a contar,
tengo que ya aprendí a escribir
y a pensar
y a reír.

Tengo que ya tengo
donde trabajar
y ganar
lo que me tengo que comer.

Tengo, vamos a ver,
tengo lo que tenía que tener.







El cubano Nicolás Cristóbal Guillén Batista inició su producción literaria en el ámbito del posmodernismo y la afianzó en el de las experiencias vanguardistas de los años 20, en cuyo contexto se convirtió pronto en el representante más destacado de la poesía negra o afroantillana.

Sin renunciar a otras posibilidades, en Motivos de son (1930), Sóngoro cosongo. Poemas mulatos (1931), West Indies Ltd. (1934) y poemas dispersos en libros posteriores, usó todos los recursos característicos de esa poesía con la voluntad de lograr una expresión auténtica para una cultura mulata, la propia de un país mulato como él mismo, y manifestó una preocupación social que se fue acentuando con el paso de los años.

Desde West Indies Ltd., evolucionó rápidamente hacia esas preocupaciones políticas y sociales: en Cantos para soldados y sones para turistas (1937), El son entero (1947) y La paloma de vuelo popular (1958), mostró su compromiso con la patria cubana y americana, con sus hermanos de raza y con todos los desheredados del mundo, mientras en España. Poema en cuatro angustias y una esperanza (1937) acusó el impacto de la Guerra Civil española y el asesinato de FEDERICO GARCÍA LORCA.

Crítico con la injusticia y el imperialismo, eso no le impidió verse afectado por las inquietudes neorrománticas y metafísicas que también dominaron la literatura de esa época, pues el amor y la muerte son también temas fundamentales en su poesía.

Con Tengo (1964) manifestó su júbilo ante la Cuba revolucionaria, y Poemas de amor (1964), El gran zoo (1967), La rueda dentada (1972), El diario que a diario (1972) y Por el mar de las Antillas anda un barco de papel. Poemas para niños y mayores de edad (1977) demostrarían su capacidad para conjugar preocupaciones diversas y encontrar formas de expresión siempre renovadas. En Prosa de prisa (1975-1976) se han recogido sus trabajos periodísticos.




Nicolás Guillén (1902-1989) es otro poeta militante, de los tantos que abundan en América latina, que mezcla mágicamente arte y política, revuelve la sangre de rebelión negra, y consigue un hermoso fruto de amor por su pueblo, por la vida, por la justicia, en cada letra de su obra inmortal.

TENGO cantamos con Néstor y Cristina los que tenemos y no tenemos, pero tendrán tendremos lo que nos falta, los que sabemos que juntos hacemos el camino de la Patria grande y oscura, negra, mulata, india, cabecita, la patria chueca (...la patria Maciel, decía Viglietti).

El peronismo vino a devolverle a los humildes sus derechos secuestrados por el neoliberalismo. Por extensión, TENGO tambien es para los argentinos algo más que una canción cubana. Si la escuchamos con el corazón, es un himno a la restitución de la dignidad a los desposeídos y un canto de alegría de quienes siguen de pie y caminan hacia el porvenir, por más...

Desde hace un tiempo, muchos argentinos, que ni siquiera conocen a Guillén o a Milanés, gritan, sienten, disfrutan, festejan TENGO.

Yo TENGO, ¿y vos?


Daniel Mancuso

2 comentarios:

M. Ángeles del Hoyo dijo...

Excelente! Qué versos , qué poeta Guillén!!!

Anónimo dijo...

Excelente! Tengo todo estó que mencionas y tengo un compañero militante que mezcla magicamente arte y politica, con el que compartó como Néstor y Cristina un proyecto, que me devolvió la esperanza y la pasión. Que me ayudó a creer que se puede con laburo y convicción, construir un país, a partir de un corazón devastado; qué me ayudó a construir a partir de utopías, una hermosa realidad. YO TENGO. Ojalá cada día haya más argentinos que se animen a luchar y sentir y defender su verdadera esencia. Es un camino alucinante, el de la libertad. Gracias por tu post, me permitió esta reflexión...
Isabel

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta