buscador

Búsqueda personalizada

sábado, 13 de noviembre de 2010

DÍA DEL PENSAMIENTO NACIONAL






En Lincoln, provincia de Buenos Aires, el 13 de noviembre de 1901, don Pedro Jauretche y Angélica Vidaguren tuvieron a su primer hijo: Arturo Martín. Después, vinieron otros 9 hijos más.


... Entonces funcionaban en el pueblo los valores de las nacionalidades establecidos por Sarmiento y Alberdi y los liberales en conjunto; todos esos racistas muy admirados por nuestros antirracistas.

Habían fabricado una escala humana en cuya cúspide estaba siempre un personaje rubio, de ojos azules, haciendo la grandeza del país por su condición superior de nórdico. Así los nórdicos masculinos eran siempre Don o Míster, tratamiento que marcaba diferencias sociales y culturales con los extranjeros provenientes de la Europa Meridional. En lo más alto de la escala estaban los ingleses pero en el pueblo conocí solamente uno: el ingeniero del ferrocarril.

Este prestigio lo lograron al final también los irlandeses, un poco de refilón pues los irlandeses de aquí se anglicanizaron. Supongo que como la colectividad británica era pequeña, sus miembros prefirieron incorporar a los irlandeses y no correr el riesgo de una mezcla excesiva con los aborígenes o con los italianos, rusos, españoles, que era casi peor3. De tal forma los irlandeses, especialmente los urbanos, entraron a formar parte de "la colonia". Lo que había motivado la emigración de su tierra, que en Estados Unidos, por ejemplo, los hizo mantenerse en situación beligerante, desapareció en los directorios y clubs compartidos en las pampas. Así fue cómo muchos irlandeses gozaron de status de ingleses y eran Don o Míster, como eran don el alemán, como era don, a veces, no siempre, el francés.

El
español no; era gallego de... -salvo que tuviera Ramos Generales-; también lo eran algunos criollos viejos, si además eran hacendados y excepcionalmente los paisanos reputados por sus hazañas de cuchillo o por sus habilidades de troperos. También los de mucha edad. Mucho más difícil era que el Don le cupiera al italiano y desde luego ni remotamente al modesto turco o ruso ya mencionados...

... Como se ha visto, las nacionalidades determinaban status y me he referido incidentalmente a éstos hablando de las misias y los dones.

Le oí a César Bresa algo ilustrativo sobre los status determinados por las nacionalidades, a pesar de que en el caso no se trata de anglosajones o noruegos de acuerdo a la escala que nos dejó el sarmientismo. En este caso se trata de los vascos que como se sabe son inferiores a ingleses, escandinavos o germanos, y también a los franceses, pero muy superiores a los españoles y mucho más a italianos, y mucho más aún a judíos, turcos o rusos. En este caso la presunta superioridad no es intelectual, sino moral.
Una noche en Avellaneda la policía allanó una timba; todos huyeron menos tres que fueron llevados a la comisaría. Hacía frío y por eso el oficial de guardia los dejó en su oficina esperando la llegada del comisario que andaba de recorrida. Cuando el comisario llegó, ahí mismo, en la oficina, empezó el interrogatorio.
-Vos, - le preguntó al que tenía más cerca- ¿cómo te llamas?

-"Martín Echanagucía" -contestó el interpelado.


-¿Vasco español? Buena gente -agregó el comisario-.
¡Ándate nomás! -Y tocó la salida.
Llamó al próximo y le preguntó el nombre.
-"Juan Caracotche" -contestó. Y el comisario comentó-: Vasco francés, buena gente. -Y ordenó la libertad.
Se adelantó el tercero y no esperó la pregunta. Dijo presentándose: -José Travallini, vasco italiano...
Vaciló el comisario, enseguida sonrió y lo puso en libertad. Pero por gracioso, no por racismo...



El fragmento precedente pertenece al libro: De memoria, PANTALONES CORTOS, publicado por Editorial Peña Lillo, en diciembre de 1972.

Antes, Don Arturo había escrito: 1934: El Paso de los Libres (edición prologada por Jorge Luis Borges*). Una segunda edición en 1960 llevará el prólogo de Jorge Abelardo Ramos. 1956: El Plan Prebisch: retorno al coloniaje. 1957: Los profetas del Odio y la Yapa. 1958: Ejército y Política. 1959: Política Nacional y Revisionismo Histórico. 1960: Prosas de Hacha y Tiza. 1962: Forja y la Década Infame. 1964: Filo, Contrafilo y Punta. 1966: El Medio Pelo en la Sociedad Argentina. 1968: Manual de Zonceras Argentinas. 1969: Mano a Mano entre Nosotros.


    * (En 1933 participa en Corrientes en el levantamiento radical de los coroneles Bosch y Pomar contra el gobierno de Agustín P. Justo. Vencido el alzamiento, Jauretche es detenido. En prisión escribe sobre estos episodios. Lo hace en forma de poema gauchesco. Titulado “El Paso de los Libres” será prologado por Jorge Luis Borges, algo que se torna cuasi increíble en retrospectiva, dado los caminos divergentes que siguieron ambos personajes).




ARTURO JAURETCHE fue afiliado al Partido Conservador en su juventud, militando luego en las filas del radicalismo Yrigoyenista. Allí se convirtió, a partir del derrocamiento del Presidente Hipólito Yrigoyen, en uno de los protagonistas de la lucha callejera contra los presidentes de facto, los generales José Félix Uriburu y Agustín P. Justo, y en combatiente revolucionario al participar en los combates de San Joaquín y Paso de los Libres, en la provincia de Corrientes, en 1933, siendo tomado prisionero en este último levantamiento radical.

Jauretche participó en 1935, de la fundación de FORJA ("Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina"), constituida bajo el lema "Somos una Argentina colonial, queremos ser una Argentina libre". Desde allí denunció junto a sus amigos el Estatuto Legal del Coloniaje, levantándose su voz en las improvisadas tribunas esquineras, erguido sobre cajoncitos de cerveza, apostrofando las entregas y los latrocinios de la llamada Década Infame.

La Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, FORJA, fue una agrupación política argentina, fundada el 29 de junio de 1935, por Homero Manzi, Luis Dellepiane, Gabriel del Mazo, Atilio García Mellid, Jorge del Río y Darío Alessandro (padre) y Arturo Jauretche.

Raúl Scalabrini Ortiz, afín e inspirador del ideario del grupo, no formaba orgánica parte del mismo, pues se requería la membresía de la UCR para participar.


FORJA desarrolló una propuesta fuertemente nacionalista, de denuncia y oposición al neocolonialismo. Difundiendo el lema de "Somos una Argentina colonial, queremos ser una Argentina libre", analizó y expuso los mecanismos económicos del neocolonialismo, y el comportamiento ilegítimo de las empresas y capitales extranjeros en la monopolización de sectores claves de la economía.

En sus investigaciones, FORJA analizaba en detalle las medidas económicas de los gobiernos de la Concordancia, como el pacto Roca-Runciman; la creación del Banco Central con el fin de que hombres ligados a los intereses financieros británicos controlaran el sistema monetario y financiero argentino; la organización de la Corporación del Transporte para garantizar a las empresas ferroviarias británicas y un sistema sin competencia; la oposición a la ruptura de relaciones con la Unión Soviética, pues esta podía significar un importante comprador de los productos agropecuarios argentinos.

Uno de sus principios incondicionales fue el apoyo a la neutralidad argentina ante la Segunda Guerra Mundial. FORJA actuó dentro de la esfera de influencia de la Unión Cívica Radical. Se disolvió en 1945.

  • El día 13 de noviembre se institúyó como el “Día del Pensamiento Nacional”, en homenaje al nacimiento del escritor y pensador Arturo Martín Jauretche. (Ley 25844, Sancionada: Noviembre 26 de 2003).

El fundador de FORJA será el “enlace obligado y dialéctico entre los dos grandes movimientos nacionales del siglo pasado: el yrigoyenismo, ya declinante, y el peronismo, surgente y caudaloso”. El se constituirá en la conciencia activa de la vieja Argentina y de la que nacía en las jornadas del 17 de octubre de 1945, de un nuevo eje político-social bastante parecido al que había postulado en su insobornable lucha.

El peronismo de la primera etapa “sería inconcebible sin el pensamiento y la acción de Jauretche, que le trasmitirá, la tradición del nacionalismo democrático procedente de las más antiguas raíces".

Al caer el peronismo en 1955, Jauretche formará parte “del puñado de argentinos quienes salieron en defensa de la historia, las conquistas y logros alcanzados por la Revolución Nacional acaudillada por el General Juan Domingo Perón”.

Arturo Martín Jauretche murió en Buenos Aires el 25 de mayo de 1974, cuando tenía 73 años. Hoy tendría 109 años.


... Ahora me acuerdo de Chalar, un chico petiso y cabezón, algo menor que yo, que fue en su época el niño precoz de General Pinto, como yo el de Lincoln, y me acuerdo porque tiene un cuento al caso que se conecta con lo que sigue.

Ya he dicho que en Pinto como en todos los pueblos de los alrededores -Lincoln era la excepción- no había aguas corrientes y bebíamos la de pozo, por cierto muy fresca y dulce. También era linda para el baño pero no lo digo por dármelas de higiénico, pues en Pinto sólo estábamos en verano, época en que conocí la media tina, y después la banadera de hojalata. No sé cómo se arreglaban en invierno y supongo que sería calentando agua en ollas. Lo que cuento tiene que ver con las obras sanitarias pero es de fecha bastante posterior a lo que estoy recordando.

Chalar vive y supongo que no me va a desmentir. Recién nombrado como auxiliar de Banco lo mandaron a un pueblo que como Pinto no tenía aguas corrientes y por consecuencia cuartos de baño instalados, con las comodidades que ya gozábamos en mi pueblo.

Se alojó en la fonda más aceptable. Chalar tenía sus convicciones entre las que figuraba aquello de "cacatio matutina est tamquam medicina". Todas las mañanas al despertarse iba a la garita situada al fondo a la derecha, pero al ponerse en cuclillas mientras sujetaba el pantalón con la mano izquierda tenía que castigarse con la derecha la pelada -además de intelectualmente precoz, Chalar era precozmente calvo- para espantar la enorme cantidad de moscas que pululaban como en cancha propia. En una ocasión, ya cansado, le dijo al fondero:

—"¡Eh! Don Giusseppe. ¿Por qué no echa un poco de fluido en la letrina que está llena de moscas?"

Don Giusseppe le contestó:

—"¿A qué hora va osté a la letrina?"

—A las ocho -contestó Chalar.

Y el fondero le dijo:

—"¡Ma no! Ándate a la hora de comer que entonces las moscas están a la cocina y el comedor"...










Daniel
Mancuso



No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta